Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

Pues, ¿qué quieren que les diga?

 Constitución Española.

Art. 56.- El Rey […] arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones.

Art. 99.- […] previa consulta por los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria […] propondrá un candidato a la presidencia del Gobierno.

-Diccionario de la Lengua Española.

Arbitrar:

  1. tr. Idear o disponer los medios, medidas o recursos necesarios para un fin.
  2. intr. Actuar o intervenir como árbitro […]
  3. intr. Proceder libremente, según la propia facultad y arbitrio.

Árbitro:

  1. adj. Dicho de una persona: Que puede hacer o decidir algo por sí sola sin dependencia de otra.
  2. Persona que, como autoridad reconocida o designada por las partes, resuelve un conflicto o concilia intereses.
  3. Persona cuyo criterio se considera autoridad.

Arbitrio:

  1. m. Facultad que tiene el ser humano de adoptar una resolución con preferencia a otra.
  2. m. Autoridad, poder.
  3. m. Medio extraordinario que se propone para el logro de algún fin.

Y si El Rey puede, y debe, hacer tantas cosas:

-¿Por qué todo lo que estamos ya tan acostumbrados a vivir no ha de tener soluciones alternativas que redunden en resultados beneficiosos?

-¿Por qué habríamos de suicidarnos como Nación al permitir que se estén adoptando irresponsables y traidores cambalaches que a tal situación nos llevarían?

-¿Y si algún “designado” por alguno de los “grupos con representación parlamentaria” no acude a la audiencia real para la “previa consulta”; tendría el Rey los elementos de juicio necesarios y suficientes para trasladar su propuesta como candidato a la presidencia del Gobierno?

De la prensa, de diciembre de 2019

 EL REY INICIA LA RONDA DE CONSULTAS PARA LA INVESTIDURA

Como el papel lo aguanta todo, y soñar no cuesta dinero, más abajo, mis

 SUEÑOS

 (Soneto con estrambote)

 Soñando, por soñar, soñara un sueño;

soñé en un soñador de sueños ruines,

de ensueños egoístas, cuyos fines,

y única su meta, inicuo empeño,

 

es soñar, en sus sueños, ser el dueño;

y soñé con groseros parlanchines,

que sueñan en oscuros sanedrines

con romper la Nación, su vil diseño.

 

Soñé que al soñador, alguien decente,

pues inicuo es el plan, en la su cita,

le diera en las narices un portazo:

 

¡Vuelva usted le dijera, pues realmente

no es esto lo que España necesita;

y otro traiga mañana, bajo el brazo!

 

Soñando, por soñar,

 esto soñé.

Y al despertar, qué triste,

me encontré.

Don Eufemio, dic. 19

(Continuará, D. m.)

13 pensamientos en “Desde su atalaya cordobesa: LAS COSAS DE DON EUFEMIO

  1. Magnífica exposición y razonamiento, me parece bien.
    El Parlamento ,los Jueces y los “progresistas “, creo que lo ven de otra manera diferente. Ojalá no fuera así.
    Me solidarizo con tu punto de vista, puedes contar con mi apoyo, pero creo que ni el Rey lo asumirá, ni nadie lo propondrá.🇪🇸🇪🇸
    Mal vamos Don Eufemio.

    Me gusta

  2. A las órdenes de V.I., mi Coronel.

    Ni Calderón de la Barca, ni el mismísimo Francesco Petrarca, que salieran de la sepultura, lo habrían bordado igual de fino.

    Y como muy bien remata, lo peor después de este sueño, es el despertar.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Me gusta

  3. No quería ni siquiera añadir un comentario a su amplio artículo, ni a sus sonetos, que siguen siendo perfectos aunque no esté de acuerdo con su contenido, no puedo dejar de estarlo con el continente, y que precisamente usted se exprese en esos términos, usted, que en mi opinión es uno de los cerebros pensantes con los que contamos, y no tenemos tantos, me ha dejado descolocada y con las neuronas en suspensión. Tendré que tomarme un café para ver si con la cafeína me vuelven los reflejos que seguramente he perdido no se dónde, y que me gustaría recuperar.

    Soñar…claro que todos hemos soñado en algún momento con una reacción enérgica, un puñetazo en la mesa, y un hasta aquí hemos llegado. Pero resulta que esa es nuestra querencia, no es la labor de un árbitro, por mucho que acudamos en ayuda de la Real Academia de La Lengua.

    La naturaleza de nuestra monarquía no es esa, mal que nos pese, y por mucho que nos esforcemos nunca podremos pedirle a un árbitro que no sea imparcial, porque está ahí precisamente para eso, para serlo, para seguir las normas y actuar sólo desde esa alternativa.

    Tenemos que dejar que actúe según le dicte su conciencia y le permitan sus obligaciones, y el resto no son más que sueños imposibles de ver cumplidos desde una perspectiva me imagino muy diferente de la que nos gustaría.

    Nos gustaría, mi coronel, que no es lo mismo que lo quiero aquí y ahora.

    Y no es que no nos duela la realidad, a mi tanto o más que a usted, se lo aseguro, pero es preferible no “mover el saco de los ratones”, no sea que entre ellos esté la rata madre y salga y nos dé un buen mordisco.

    Atentamente y siempre a sus órdenes

    margarita alvarez-ossorio

    Me gusta

  4. Magnífica exposición y definición de todo, D. Eufemio :
    Para que no haya ninguna duda del tema, en cuanto a las decisiones se refiere, y podamos entender todo desde el primer momento. Le apoyo y asumo su escrito, pero , estoy muy preocupada, por lo que pueda salir de todo esto. En estos momentos en España. Tal como se perfilan las cosas. DESEO EQUIVOCARME TOTALMENTE, y que todo se arregle como debe ser.
    Un afectuoso saludo, D. Eufemio. Y a pesar de todo…
    !Viva España ! !Viva el Rey ! ! Viva la Legión !
    Josefa López del Moral Beltrán

    Me gusta

  5. Pues a ver si Don Felipe se anima y empieza a arbitrar . Ya es hora de que de un puñetazo encima de la mesa ,no?

    Me gusta

  6. CVV
    Doña Margarita, usted apela al Rey para “seguir las normas y actuar sólo desde esa alternativa”, y por tanto “tenemos que dejar que actúe según le dicte su conciencia y le permitan sus obligaciones”

    ¿Sabe que la Constitución le permite incrustarse en el Consejo de Ministros y presidir todas sus sesiones sin límite temporal?

    En su consecuencia, la norma a seguir está; de su conciencia a no dudar ni un instante, y la única duda es si puede abusarse pidiéndole tal sacrificio, pues al fin y al cabo es humano. Pero si no es ahora, ¿cuándo?

    VERL

    Me gusta

  7. A todos, muchas gracias por su fidelidad
    Y, Doña Margarita no se preocupe; sus neuronas están perfectamente colocadas. Ya sabe: “los sueños, sueños son”

    Me gusta

  8. Pues yo creo que ya lo hizo, Dña. María Teresa. en su momento y de la manera más expeditiva que le permitían las buenas formas, y no sirvió de nada.

    Dos votaciones después estamos peor que entonces. Contra malhechores convictos y confesos, que insisten en que lo volverán a hacer, y los que lo que lo consienten en su propio beneficio, con el apoyo de una mayoría mínima, pero que obliga a nombrar al mismo de nuevo para que encuentre un posible gobierno, no puede ni podemos nada.

    Esa es nuestra tragedia, que somos mayoría pero que no se traduce a la hora de vernos representados en los organismos pertinentes, y en vez de pedirles a los que deberíamos para que den el puñetazo en la mesa, se lo pedimos a quién no puede hacerlo sin el peligro que implica que esa rata madre de la que hablaba, que está con los dientes prestos para dar el mordisco definitivo a quién está más disponible, ya que no pueden eliminar a tantos millones como somos los que hemos dicho que no nos gusta nada de lo que está pasando, lo muerda, y lo elimine. ¿Es eso lo que queremos?

    Por lo que veo parece que si.

    En fin, ninguno de nosotros está en disposición de decidir, estamos en democracia aunque parezca mentira, y ganará toda esa gentuza que quiere destrozar España. Mal que nos pese, y al menos a mi me pesa más de lo que humanamente se puede sufrir, aunque no sea la única, que se que no lo soy, pero a éstas alturas no se qué hacer ni a quién acudir que pueda ayudarme.

    Por supuesto que clamaría al Rey si pensara que está en su mano ayudarnos, pero creo sinceramente que no lo está, y criticarlo es tirar piedras contra nuestro propio tejado, que ya está bastante resquebrajado como para encima tirarle tejas que acaben de romperlo.

    Me gusta

  9. Y aunque pueda estar presente en el Consejo de Ministros….¿puede intervenir en las decisiones que éstos tomen? Sólo sería un invitado de piedra

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .