PONCIO PILATOS Y LA GESTIÓN DE UNA PLAGA DE PROPORCIONES BÍBLICAS (CUANDO LAVARSE LAS MANOS NO ES SUFICIENTE) Eloisa Pérez de Pascua

Pilato se lava las manos [y mira hacia otro lado] Obra de GebhardFugel (Iglesia de Santa Isabel, Stuttgart)

Estamos en una Semana Santa ciertamente atípica que, por razón de la plaga que, en forma de virus, nos azota, hemos de celebrar con impuesto y extremo recogimiento. Semana Santa de confinamiento y forzada ausencia de las celebraciones populares que – aunque ferozmente atacadas desde alguno ámbitos – forman parte de nuestra  tradición  y son reflejo y manifestación del sentir de un pueblo – el de Dios – en el que cada uno, a su manera y medida, practica los preceptos que su fe y conciencia le dictan. Pueblo, en el que el respeto a los demás y a sus sentimientos constituye principio fundamental y guía de conducta (cosa que a la inversa suele no ocurrir). Ciudadanos cristianos, respetables y respetuosos, que suponemos también tienen derecho a celebrar (en igualdad de condiciones que otros colectivos y/o colectivas) lo que a sus intereses y sentimientos convenga. Ciudadanos que, en esta ocasión y de muy buen grado,aceptan quedarse en casa renunciando a manifestaciones multitudinarias (cosa que no ha mucho – 8M – no hicieron otros colectivos y/o colectivas) para evitar mayores males.

Pues precisamente por tratarse de una Semana Santa de obligado recogimiento, debemos aprovechar la ocasión para meditar sobre su verdadero significado y recordar las enseñanzas que en la Biblia son y que, aunque escritas hace largos siglos,tienen hoy una paradójica y casi burlona actualidad.

Comencemos recordando el pasaje bíblico de Poncio Pilato.

Mateo 27 (24:25)

24 Y viendo Pilato que nada adelantaba, antes se hacía más alboroto, tomando agua se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo ¡Allávosotros!

25 Y respondiendo todo el pueblo, dijo: ¡Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos!

 Ha querido el cruel destino que hace un par de meses, allá por febrero, cuando empezó la cuaresma y debió haber empezado la cuarentena (craso error como después pudo comprobarse),empezó a ponerse de moda el tema del lavado de manos, remedio que hasta mediados de marzo se presentaba como  la mejor y más eficaz solución para contener la pandemia. Sin embargo la situación iba de mal en peor, las manos estaban limpias pero la epidemia avanzaba a vertiginoso ritmo. A pesar de ello, el Presidente del Gobierno, en su comparecencia de 13 de marzo[1], a la vez que anunciaba que se iba decretar el estado de alarma, seguía aferrado al lavatorio y pronunciaba la, a nuestro juicio, desafortunada frase “el heroísmo también es lavarse las manos”, sentencia que desde ese mismo día figura en el tweet oficial del partido(ya hubiese querido el Poncio romano tener un grupo de asesores que le hubiesen compuesto tan oportuna frase).

Antes de seguir adelante, que nadie interprete que pretendemos contradecir las recomendaciones del Ministerio de Sanidad sobre la pertinencia de lavarse las manos. Todo lo contrario, suscribimos y apoyamos sin reservas tan saludable y profiláctica acción (ahora y cuando pase la plaga vírica). Sin embargo, lavarse las manos no es suficiente, lo decimos nosotros y las demoledores cifras que, día a día, no dejan de sorprendernos y alarmarnos. En este punto recomendamos la lectura de un artículo que hemos leído recientemente (“Guerra contra el coronavirus. La maldición de Sisifo)[2] donde se ofrecen algunas estimaciones y datos para la reflexión y, si fuese posible, alguna que otra acción. Estamos de acuerdo en que lavarse las manos es una saludable costumbre – a nivel doméstico que no político – pero ¿no podría hacerse algo más? Otros países, cuyas autoridades no se lavan tanto las manos, están realizando otras acciones que parecen estar dando mejores resultados: inversión en infraestructuras y equipamiento sanitario, impulso a la investigación, medidas para garantizar equipos de protección (en particular para el personal más expuesto), realización de tests masivos para identificar a los infectados y los inmunizados para aislar a los unos y liberar a los otros…

El artificio y excusa de lavarse las manos es muy viejo y ya lo usó– con poco éxito – Poncio Pilato hace casi 2000 años para, en el caso de Jesucristo, hacer poco o nada y eludir la responsabilidad de su crucifixión. Ojo, con una importante matización, no hay que echar toda la culpa al denostado Poncio. Leamos a San Mateo con atención y comprobaremos que el pueblo fue cómplice y responsable. El prefecto romano, consciente de la presente injusticia yvenidera tragedia,con no poca astucia y habilidad, acabó por trasladar la responsabilidad del crimen a la ofuscada y tal vez mal informada plebe. A tal fin hizo las oportunas declaraciones: “Inocente soy yo” – dijo el taimado Poncio – “de la sangre de este justo ¡Allá vosotros!” ¿Y qué respondió el alborotado y ciego pueblo? “¡Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos!”. Moraleja: Como a buen entendedor…¡Que cada cual saque la suya!

Lo que aconteció a Pilato después de lavarse las manos y condenar a Jesucristo no está del todo claro, aunque parece que, por sus pecados y mala gestión, nuestro personaje no acabodel todo bien. Entre las fuentes más fiables podemos citar a Eusebio Pamphili (263-339 d.C.), también conocido como Eusebio de Cesarea, por haber sido prelado de la mencionada diócesis. El Obispo de Cesarea fue también escritor, destacando entre sus obras las tituladas “Pantodape Historia” (Historia Universal) y “Theofaneia” (Historia de la Iglesia). En sus escritos Eusebio cuenta que Poncio Pilatos, acabo mal. Tras el infame lavatorio, no tardo en caer en desgracia, fue trasladado a la Galia y, cuatro años después (precisamente lo que dura una legislatura), en el 37 d.C, acabó suicidándose (probablemente agobiado por la mala conciencia y remordimientos).

No queda si no desear a los lectores y gentes de buena fe, que pasen una recogida, espiritual y, sobre todo, muy feliz Semana Santa en compañía de los seres queridos.

[1]https://www.20minutos.es/noticia/4186823/0/discurso-pedro-sanchez-crisis-coronavirus/

[2]https://www.defensa.com/en-abierto/guerra-contra-coronavirus-maldicion-sisifo1

Eloisa Pérez de Pascua

10 abril 2020

Blog: generaldavila.com

10 pensamientos en “PONCIO PILATOS Y LA GESTIÓN DE UNA PLAGA DE PROPORCIONES BÍBLICAS (CUANDO LAVARSE LAS MANOS NO ES SUFICIENTE) Eloisa Pérez de Pascua

  1. Buenos días, Doña Eliosa, y todos. A propósito de Poncio Pilatos, el que se lavó las manos básicamente para ahorrarse problemas y quebraderos de cabeza, dos mil años después, algunos discípulos del gobernador romano le han superado: con gesto parecido, pero ya no conformes con lavarse las manos, se las frotan ante una situación que les permite saltarse sus propias leyes a su antojo y cuando les conviene.

    Le gusta a 2 personas

  2. Estupendo artículo y muy oportuno por cierto Dña. Eloisa.

    Aunque sabemos que no todos y no siempre se paga el precio debido en éste mundo a las malas acciones, sinceramente y por una vez me gustaría comprobar que la Justicia no es sólo una palabra, una utopía, un deseo más que un hecho real.

    Aunque no sea la Justicia Divina, esa se la dejaremos a Dios para cuando El la crea oportuna, mientras tanto quizás podamos poner de nuestra parte para que los aficionados a esa saga de los Poncio Pilatos q

    Le gusta a 4 personas

  3. En fin, está claro que el mundo anda descolocado, y no digamos ya internet. Me ha dejado textualmente con la palabra en la boca, pero bueno, resumiendo, que unos años de cárcel sin indultos ni salidas permitidas por amiguetes les vendrían muy bien a esos que intentaba nombrar hace un momento.

    Y lo dejo aquí porque a éste paso ya no va a ser un comentario sino el rosario de la aurora…

    Saludos

    Margarita Alvarezs-Ossorio

    Le gusta a 4 personas

  4. Doña Eloisa. Muy inteligente y oportuno su exposición sobre Pilatos. Mas, me atrevo a pronosticar que los pilatos que hay en España no se va a suicidar, y por mucho que se laven las manos jamás las tendrán limpias.

    Atentamente: Ramón Lencero Nieto

    A la Iglesia Mayor de San Fernando (Cádiz)———————————————————————————————————————-
    En la Santa paz del templo,
    Donde el alma se doblega
    Con la humanitaria entrega
    Que se apacigua el lamento
    Que tanto nos desespera.

    Donde Dios está presente,
    En los altares que redimen,
    Y el pensar se hace sublime
    Con sentimientos ardientes
    Que arrodillados gimen.

    Donde es bello contemplar
    Imágenes que reclaman
    La dedicación cristiana
    Que se expresa en el altar
    De la celestial ventana.

    Y benévolos pensamientos
    En el templo dan esencias
    Haciendo las reverencias
    Del humano comportamiento
    Con la maldad en ausencia.

    La ventana del Oriente
    Se resalta en la excelencia
    Que Cristo en su providencia
    Dio el milagro consecuente
    Que motiva su presencia.

    Están todos los altares
    Con cuidados pertinentes,
    Y se arrodillan las gentes
    Que rememoran pesares
    Que en el alma son hirientes.

    En esta Iglesia Mayor
    De la Villa de San Fernando
    Se ve a la gente clamando
    Con el pensamiento en Dios
    Que todo lo está mirando.

    En este templo cristiano
    Se extingue lo temeroso;
    Y aparece lo misterioso
    Que da calor en lo humano
    Con sentir misericordioso.

    En esta Iglesia singular
    Hay un dogma muy hermoso
    Con ese don religioso
    Que fomenta sensibilidad
    Y ahuyenta lo vanidoso.

    El lobo se hace cordero,
    Y el malévolo se arrodilla,
    Aquí la gente es más sencilla,
    El honesto y el bandolero
    Se inclinan en sus capillas.

    Y en un fervor amoroso
    A Dios le ofrecen canciones
    Que brotan de corazones
    Con sentimientos hermosos
    Y vientos de bendiciones.

    En la Santa paz del Templo;
    Donde el alma se doblega
    Con la humanitaria entrega
    Que se apacigua el lamento
    Que tanto nos desespera.

    Autor. Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 3 personas

  5. El hombre elige mal,en muchisimas ocasiones.Y no solo en las elecciones generales ( vease el error cometido en nuestras ultimas elecciones,con el nefasto efecto que sufrimos a diario).
    El hombre se equivoca, cuando elige darle la espalda a Dios,como lo hace nuestra sociedad contemporanea.Y asi nos va.Ya lo decia el profeta Jeremias,cap.2,13,cuando expone la queja del Dios vivo,ante el rechazo de los hombres:”A mi me dejaron, manantial de aguas vivas, para hacerse cisternas, cisternas agrietadas.”

    Le gusta a 1 persona

  6. Mi general, buena semana santa, sobra decir hoy más que nunca, en recojimiento espiritual, rodeado de la familia. Momento para hacer examen de conciencia y reflexión. Un fuerte abrazo y paciencia.

    Obtener Outlook para Android ________________________________

    Me gusta

  7. Muy oportuna y bien traída reflexión Doña Eloisa.
    El lavarse las manos, como profilaxis, es una práctica muy recomendable.
    El “lavarse las manos” eludiendo responsabilidades, quien por el cargo que ostenta tiene la obligación de asumirlas, “es causa de gran desidia e ineptitud para la carrera del político” Parafraseando lo que determinan las sabias RR.OO del ejército para el oficial en el Art. 72 del Tratado Primero.
    Un cordial saludo y muchas gracias por recordar la obligación de asumir responsabilidades. Sin “lavarse las manos” intentando trasladar la responsabilidad al subordinado.
    Para el caso que nos ocupa, del “mando político” -la Administración- al administrado.

    Le gusta a 2 personas

  8. Mi General, doña Eloísa, comentaristas todos:
    Poco o nada hay que añadir a tan estupendo artículo y los acertados comentarios que ha suscitado.
    Me sumo al deseo de doña Margarita: “unos años de cárcel sin indultos ni salidas permitidas por amiguetes”.
    Sin embargo, coincido con D. Ramón en “que los pilatos que hay en España no se van a suicidar, y por mucho que se laven las manos jamás las tendrán limpias”.
    Por lo tanto, creo que no nos quedará más remedio que salir a la calle y ayudarles a tomar la decisión de irse. Sobre todo si continúan abusando del pueblo -cuando publican los decretos del estado de alarma en el BOE- para colarnos indultos para los golpistas catalanes, despenalización de las injurias al Rey y a España, y otras “lindezas” similares.
    Reciban un afectuoso saludo.
    José Manuel del Pozo

    Le gusta a 2 personas

  9. La felicito Dª Eloísa, su artículo es perfecto y con una pequeña ironía , pone el dedo en la llaga. Pilatos puede ser, uno que todos conocemos, lo llamaré desde ahora “ el limpio”.
    No quiero ser pesimista pero “el limpio” no se irá, aunque Pilatos se suicido a los cuatro años (una legislatura), él durará.
    Dejémonos de acertijos, aprovechemos estos días, para meditar seriamente. Hagamos examen de conciencia y reconciliémonos con todos, estamos en momentos de Perdón, que estos días nos sirvan para ser mejores.
    P.D. – Continuemos lavándonos las manos.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .