CORONAVIRUS DESDE LA RETAGUARDIA. Coronel Ejército del Aire en la Reserva, Carlos de Palma Arrabal.

Enfermedades y epidemias son compañeras inseparables de nuestras vidas. Desde la primera oleada que se cuenta con información, la Peste Negra universal del año 1330, la humanidad ha sufrido decenas de pandemias y cientos de millones de fallecidos. Solamente la Gripe universal de 1918 causó en un año 80 millones de muertos, el doble que la Primera Guerra Mundial (las cantidades son aproximadas). Nos parecen cifras espeluznantes para nuestra sociedad del bienestar, en parte porque los avances científicos y tecnológicos nos hacen sentir como los amos del mundo, pero en realidad somos unos modestos supervivientes.

Ahora ha llegado el turno al Coronavirus, calificado en titulares como segunda pandemia universal. Los canales de alerta mundiales avisaron con tiempo de su inminente llegada, pero las autoridades de cada país han reaccionado a su manera y sus ciudadanos la sufren de distintos modos. Por ello pretendo compartir, desde la Retaguardia de esta pandemia, la idea de que pensemos por nosotros mismos en Planes de Contingencia y Lecciones Aprendidas como ciudadanos de a pie.

Al Coronavirus la combaten cuerpo a cuerpo un puñado de valientes encabezados por médicos, enfermeros, sacerdotes, voluntarios y personal del sector sanitario y servicios sociales. Y a estos valientes se han unido también profesionales esenciales como militares, guardias civiles, policías nacionales y municipales, guardias jurados, bomberos, voluntarios, agricultores, ganaderos, pescadores, fabricantes, transportistas, taxistas, suministradores, almacenistas, periodistas, reporteros de radio y TV, profesores, así como personal de protección civil, juzgados, cárceles, servicios funerarios, tiendas y supermercados, empresas, instituciones, limpieza, recogida de basuras y un largo etc.

Empleando un símil militar, estos valientes se encuentran en la primera línea de lucha contra el Coronavirus. En segunda línea del frente y puestos de mando claves se encontrarían nuestros dirigentes públicos, mientras que la Retaguardia la cubrirían el resto de personas que, en ejercicio del bien común, permanecen confinadas en casa. Solo la lealtad y coordinación entre estos tres frentes por igual podrá ganarle la batalla al Coronavirus.

Y hablando de batallas, hay conceptos extraídos de la experiencia militar que se deben compartir en la gestión de crisis, porque los militares son ciudadanos como los demás, porque forman uno de los colectivos más sobresalientes y cualificados, y porque tienen el deber de contribuir activamente al bienestar de sus compatriotas. Algunos conceptos útiles son las Estrategias, los Planes de Contingencia y las Lecciones Aprendidas.

En el caso de España se dispone del documento del Gobierno “Estrategia de Seguridad Nacional 2017”, que señala las siguientes AMENAZAS a la seguridad (Terrorismo, Espionaje, Crimen organizado, Conflictos armados, Proliferación armas destrucción masiva), y los siguientes DESAFÍOS (Epidemias y Pandemias, Emergencias y catástrofes, Vulnerabilidad energética, Inestabilidad económica y financiera, Daños en infraestructuras críticas, Flujos migratorios irregulares, Cambio climático). Además se cuenta desde 2013 con la “Estrategia de Seguridad Marítima Nacional”, y desde 2019 con la “Estrategia de Seguridad Aeroespacial Nacional”, la “Estrategia Nacional de Protección Civil” y la “Estrategia Nacional de Ciberseguridad” (se citan textualmente para facilitar su búsqueda en Internet). Estos documentos, junto a la Constitución española de 1978 constituyen los cimientos de nuestra Seguridad y Libertad. Todos ellos deberían estudiarse suficientemente en institutos y universidades, pues esta Seguridad y Libertad no son gratuitas sino que hay que luchar por ellas cada día en este mundo.

Estos documentos sobre “ESTRATEGIAS”, llamémosles teóricas, se actualizan cada varios años y se desarrollan hasta concretarse en PLANES DE CONTINGENCIA para hacer frente a cada amenaza y riesgo señalado anteriormente. Estos planes se organizan por niveles de responsabilidad gubernativa (nacional, autonómico, local) y por tipo de interviniente (Servicios de Inteligencia, Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Policía Local, Protección Civil, Servicios de Salud, etc.). A nivel de población general, los Planes de Contingencia que los ciudadanos, empresas e instituciones tienen asumido por Ley son los relativos a Incendios, Evacuación de edificios, Prevención de Riesgos de Salud y Laborales, Protección de Datos personales y Redes informáticas.

Dejando aparte los distintos Planes de Contingencia oficiales y gubernativos sería deseable que, desde la Retaguardia, las instituciones, empresas e incluso autónomos y otras unidades laborales de carácter general elaborasen sus propios Planes de Contingencia para cubrir las posibles amenazas o riesgos que ellos mismos consideren que pudiesen afectarles gravemente. Todas las unidades militares, la UME (Unidad Militar de Emergencias), etc. trabajan continuamente con estos conceptos, y ello les permite reaccionar de forma rápida y eficaz. Los militares saben muy bien que las improvisaciones cuestan vidas.

Un Plan de Contingencia puede consistir en un breve documento escrito donde identificar claramente el eventual riesgo o amenaza a la que harán frente los intervinientes, así como los pasos que cada cual debe dar para minimizar los efectos de una incidencia leve o de una situación grave. Este plan debe ser accesible de inmediato, conocido por los afectados y practicado periódicamente. Son válidos para civiles y militares.

Los Planes de Contingencia se alimentan, entre otros ingredientes, de LECCIONES APRENDIDAS. Y centrándonos por ejemplo en las pandemias, resulta que una de las Lecciones Aprendidas en Corea por su gobierno y su población -y compartida con la red mundial de sanidad- tras las recientes pandemias del SARS en 2002 (Síndrome respiratorio grave), de la Gripe Aviar en 2005-2011-2014, o la Gripe Porcina en 2009, fue la recomendación de uso generalizado de mascarillas, por lo que su población y desde la Retaguardia, empezó a usarlas antes incluso de que se les ordenara su empleo; desde el mismo momento que oyeron de los primeros casos de Coronavirus en China.

Si bien cada organismo gubernamental tiene sus Estrategias, Protocolos, Planes de Contingencia, y debería extraer y difundir en su momento las Lecciones Aprendidas de esta nueva crisis, pensemos ahora en: ¿Cuáles podrían ser las Lecciones Aprendidas del Coronavirus para los ciudadanos y profesionales que nos encontramos en la Retaguardia? Brevemente y sin ánimo de exhaustividad podrían ser las siguientes:

1º) Disciplina y prevención: Hay que seguir, como mínimo, las consignas de las autoridades competentes. Pero además se necesita aprender todo lo posible y entender la naturaleza de la amenaza, para colaborar activamente y adaptar las medidas a nuestro entorno y circunstancias particulares. Hay que prevenir para garantizar la Seguridad.

2º) Conocer al enemigo: En este caso, la Coronavirus es un agente viral que se encuentra en estudio. Recopilando las recomendaciones dadas, sabemos que ataca a cualquier persona siguiendo un patrón sin distinción geográfica y con predilección sobre los mayores. Se aloja en el infectado con suma facilidad de contagio sin que se entere, y a partir de ahí se transmite por contacto en nuestra boca, nariz y ojos por medio de micropartículas aéreas y superficies de contacto sobre las que se posa el virus. Podría compararse con el radio de acción del humo de tabaco, pero que no se ve ni se huele. Para evitar su contagio hay  que mantener distancia preventiva de unos 2 metros (equivale a no tocarse entre dos personas con sus brazos extendidos), evitar reuniones, usar material de protección, limpieza, etc. La mayoría de las personas lo sufren con escasos efectos (asintomáticos) y nuestros científicos van encontrando su tratamiento, vacunas, etc., pero mientras tanto en la Retaguardia debemos aprender individualmente como combatirlo. Estas amenazas, riesgos y desafíos actuales no son lineales, sino que presentan COMPORTAMIENTOS EXPONENCIALES de contagio y pueden provocar desbordamientos y colapso.

3º) Equipo de Protección Individual (EPI): Un combatiente o un grupo ha de luchar protegido, y volviendo a recopilar recomendaciones, se deben usar mascarilla y guantes, siendo recomendable según la actividad usar gafas y vestuario de protección. Este material hay que manejarlo adecuadamente para colocarlo y retirarlo, evitando contacto con posibles partes contaminadas. El vestuario, gorros, batas, zapatos, etc., también requieren limpieza, las manos o guantes requieren frecuente lavado con jabón y no tocarnos boca, nariz u ojos. Este material se asemeja al EPI de un combatiente, o al de un obrero en su trabajo frente a sus riesgos laborales. Es una responsabilidad individual manejarlo correctamente, por la propia seguridad y la de los demás. Es un material individual, intransferible y habrá que seguir usándolo mucho tiempo.

4º) Reservas y reposición de material: Cada persona enfrentada a potenciales contagios debe disponer de su propio stock de EPI y renovarlo adecuadamente para poder ser autónomo. Si no se encuentra material óptimo se debe suplir transitoriamente con otro opcional (pañuelo y guantes textiles, gafas de jardín,plásticos, lo que sea). Una vez conseguido el material hay que tratarlo, limpiarlo o desecharlo según el caso tras su uso. Este virus, u otros, pueden volver a reproducirse aunque sea con menor virulencia en el futuro, por lo que en cada domicilio o unidad laboral (oficina, empresa, fábrica, hospital, etc.) debería haber un stock suficiente de RESERVA, y tener identificados los canales de REPOSICIÓN y fabricantes suministradores de dichas reservas y otros equipos críticos en la propia localidad o región (en el campo militar se llama Reserva de Guerra y Canales de Aprovisionamiento). En una pandemia o emergencia generalizada nuestra administración pública tendrá que atender muchas prioridades y no siempre podrá cubrir nuestras necesidades en la Retaguardia. En esta pandemia de evolución exponencial, los niveles de reservas de EPI han resultado insuficientes, y al superar en magnitud exponencial los Planes de Contingencia previstos ha habido que improvisar la adquisición de material y otros equipos críticos de refuerzo (respiradores, test de pruebas, medicamentos, etc.).

5º) Plan de Contingencia: Se elabora para cada unidad colectiva, ya sea empresa, fábrica, hospital, etc. Hay que practicarlo periódicamente y garantizar que cada persona usa su EPI y cumple los protocolos adecuadamente. Con ciudadanos responsables, bien informados y formados, los protocolos de confinamiento se aliviarían y la economía sufriría mucho menos. En el futuro habrá que insertar anuncios de recordatorio estacionales en prensa, radio, TV e Internet, y quizás, tal y como se hace en la actualidad con los avisos de niveles de contaminación o de agentes que provocan alergias, habrá que añadir avisos temporales en paneles por epidemias o pandemias. Además de lo anterior, y para salir progresivamente del confinamiento por sectores productivos, es fundamental que seamos muy responsables y disciplinados. Nos va la vida en ello.

6º) Continuar siendo humanos e implementar apoyos económicos: Las crisis y el uso futuro que habremos de hacer de mascarillas, guantes, EPI, etc. no debería hacernos perder nuestra humanidad. Podremos comunicarnos por muchos medios, saludar con un gesto, con la mirada, o con una sonrisa que podrá adivinarse en los ojos o tras la mascarilla. Habrá que sacar adelante medidas y apoyos económicos drásticos, justos y solidarios, y no cabe duda que nos afectarán a todos los niveles, debido al nivel de interdependencia económica de nuestra sociedad.

Concluyo con una palabra que considero importante: CONFIANZA. Confianza en la resolución de esta crisis, en la vuelta ala actividad de nuestros comercios, en viajar por este mundo, y en la esperanza de poder modificar este diseño de “Inhumano Desorden Mundial” que construimos. Esta Pandemia nos ha dado un importante aviso de humildad en forma de minúsculo virus. Aprovechemos la oportunidad para reflexionar, y oremos también por las almas de nuestros fallecidos. ¡¡ Descansen en la paz de Dios ¡¡

Coronel Ejército del Aire en la Reserva, Carlos de Palma Arrabal.

Piloto Combate. Diplomado Estado Mayor. Curso Senior OTAN. Curso Oficiales Superiores Iberoamericanos.

14 abril 2020

Blog: generaldavila.com

8 pensamientos en “CORONAVIRUS DESDE LA RETAGUARDIA. Coronel Ejército del Aire en la Reserva, Carlos de Palma Arrabal.

  1. Perplejo me quedo, todo estaba escrito en el “ Plan de contingencia “, y a nadie se le ocurrió, ponerlo en marcha. Pienso que, se equivocó el Gobierno, en la elección del equipo y con los asesores.
    Ya no podemos dar marcha atrás, pero si empezar a trabajar para que la próxima Pandemia , nos encuentre preparados.
    Todos los Protocolos de Actuación deben ser difundidos, en Hospitales fábricas..ect.
    Gracias por esta exposición tan completa, continúa presionando para que, al que corresponda, se ponga en marcha. No podemos cometer los mismos errores, aunque la próxima Pandemia ocurra dentro de cien años, sembremos ahora para que las próximas generaciones estén preparadas.
    Para dirigir hay que estar preparado y saber mandar. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  2. Buenos días mi Coronel, gracias por su clara exposición de donde está cada uno en esta Pandemia; a nivel mundial y estratégico todo esto que Vd. que nos dice no puede ser más cierto. Pero, en mi humilde opinión, y sin señalar, podría haber en algún lugar del Mundo alguna excepción, conste que no pongo ejemplares ejemplos, en el que la 2ª línea la oKupe el Enemigo, con lo que no existiría como tal, con lo que la Retaguardia dejaría de serlo para pasar a ser la nueva segunda línea: Pero estemos tranquilos, esto son sólo teoría y especulaciones. .

    Le gusta a 3 personas

  3. Mi Coronel, el análisis de la actualidad de la pandemia,es impecable, y sus reflexiones serias y profundas.
    Mis felicitaciones por su claridad y suficiencia sobre el “demonio” que nos rodea y desborda.
    ¡¡¡Viva España!!!.
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Venceremos con la ayuda de Dios!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!111

    Le gusta a 3 personas

  4. Estimado Coronel de Palma:
    Un placer encontrarle en estas páginas.
    Creo que, al ver mi foto, me recordará. Coincidimos con motivo de una exhibición de la Patrulla Águila. Y posteriormente en el Centro de Control de Palma de Mallorca el sábado 4 de diciembre de 2010, con motivo de lo sucedido el día anterior y de nuestras respectivas responsabilidades.
    Magnífico artículo mi Coronel.
    Se puede decir más alto pero no más claro.
    “Dios qué buen vasallo si hubiera buen señor”
    Reciba un afectuoso saludo.
    José Manuel del Pozo

    Le gusta a 2 personas

  5. Saludos Coronel de Palma;:

    Un reproche más que tener en cuenta ante la desastrosa gestión de ésta pandemia es que Vds. soldados de España, lo tienen todo escrito, estipulado, planificado y estudiado, y no sólo eso, además se ejercitan regularmente para estar preparados ante emergencias como éstas.

    Me pregunto si no se les ha consultado en función de una soberbia inaudita, sólo porque nuestro presidente (o de quién lo sea, que no mío) había previamente despreciado al ejército y hecho declaraciones sobre la inutilidad de un Ministerio de Defensa.

    Y no ha sido capaz de consultar al único colectivo a quién debería haber puesto al frente, junto a VERDADEROS EXPERTOS EN SANIDAD, y no quién ocupaba el puesto, como casi siempre, a puro dedo y con desconocimiento total de la labor para la que se le designa y se le paga, e imagino que no poco. Y no me refiero al Ministro, que anda más perdido que un pulpo en un garaje y a quién ya ni escuchamos de puro desprecio mezclado con aburrimiento, sino a su experto, al que daba la cara y que finalmente también resultó infectado. Espero que por méritos propios, puesto que llegó a aconsejar a su propio hijo que acudiera a una manifestación multitudinaria sobre la que habían avisado todos los organismos profesionales y más o menos independientes que pudieron hacerlo, y es posible que hasta él mismo apareciera por allí, si estaba tan convencido de que no ocurriría nada, aunque sinceramente dudo de ese consejo y de su presencia, como dudo de tantas otras cosas que no merece ni la pena nombrar.

    Supongo que un comité de crisis entre el verdadero y experimentado colectivo con experiencia en Sanidad, y los militares, para desarrollar la logística que ellos hubieran designado hubiera sido lo adecuado, y no quiero seguir, porque ayer padecí una especie de ataque de pura cólera (supongo que Dios podrá perdoname) que hizo que haya tenido hasta fiebre. Puede ser un contagio, ha habido un miembro de mi familia contagiado y supuestamente curado, dentro de mi propia casa, así que no sería de extrañar, pero como de momento sigo estando en condiciones de escribir, pues es lo que estoy haciendo, y advirtiendo a todo el que quiera leerme que sobre éstas premisas, en mi opinión, se deberían basar las denuncias que puedan irse presentando por todos los afectados y más particularmente por quienes hayan sufrido la infección e incluso con fallecidos en su familia.

    No sabe cómo le agradezco éste artículo, que nos aclara perfectamente cuales hubieran debido ser los canales para detener una emergencia de ésta gravedad.

    Y no quiero ni puedo extenderme más.Solo repetir GRACIAS

    saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 1 persona

  6. Gracias a todos por los comentarios, y a Jose Manuel del Pozo que bien recuerdo en aquel otro Estado de Alerta, motivado esa vez por la Crisis de Control Aéreo de 2010, mal llamada huelga de controladores.
    Gracias a Mi General por su esfuerzo y patriotismo, y por haber admitido mi primera colaboración abierta (aparte de revistas profesionales). Es un honor arrimar el hombro a sus órdenes, cada cual desde su experiencia, con sus ideas y forma de ser, pero con la mirada común puesta en España. Espero seguir aprendiendo y disfrutando de su ” generosidad y hospitalidad intelectual”.
    Hay una canción de Joan Manuel Serrat cuya letra incluye esta frase: “….no esperes a que te den los libros para aprender la lección…..” , y yo añado que “… si encima tienes los libros, al menos estudia y practica la lección….”. Pues eso, entre los cimientos de la Libertad se encuentra la capacidad de cada ciudadano y jefe de empresa o Unidad para prevenir, tener criterio propio y aplicar el sentido común, sin esperar a que una autoridad gubernativa me dé, “mascarillas”, por ejemplo. A cualquier Gobierno se le podrá criticar siempre, pero antes habrá que aplicarse la autocrítica a uno mismo también. Con cuidadanos mas críticos consigo mismos, consecuentes, coherentes y fuertes, tendremos una sociedad más fuerte, que elegirá a su vez a un gobierno más fuerte también.
    Un afectuoso saludo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Muchas gracias mi coronel y amigo Carlos. Esta es tu casa, una casa de libertad inteligente, y después del éxito obtenido con tu artículo todos esperamos volver a disfrutar de tu sabiduría y acierto en la redacción. Un fuerte abrazo agradecido y ¡te esperamos! General Dávila

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .