LOS VERSOS DEL CORONEL Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM. (r)

UN GRIEGO EN TOLEDO

 El Greco deja Roma y en 1577 llega a Toledo tras un corto periplo italiano. Aquí recibe enseguida dos encargos: un retablo para Santo Domingo el Antiguo y un cuadro para la Catedral Primada. Perteneciente al primero y como resultado del segundo ya se han comentado en LA PASIÓN A SU MANIERA:

 – Santísima Trinidad: LVC, TERNURA

– El Expolio: LVC, POLÉMICAS

 los que, siguiendo la cronología numeraremos 7 y 8 en el conjunto de la obra del genio que aquí recogemos.

 Como ya se apuntó, su proyecto era presentarse ante Felipe II para ofrecerse como artista en la decoración pictórica de El Escorial. Prácticamente al tiempo de los encargos citados, no muy contento con la fría y polémica acogida por parte del Cabildo catedralicio deriva sus esfuerzos; y como muy probable “carta de presentación” de sus recursos artísticos presenta al Rey este cuadro que numeraremos con el 9. Poco sabía que tampoco en este caso su “éxito” fuera para tirar cohetes. De todas formas, aquel lo aceptó, más o menos, y le encargó un nuevo motivo.
Nuestro personaje, lo iremos comprobando, parece que es muy dado a polémicas, a enigmas y misterios; extremos que “cuidadosamente” va colocando en su trayectoria y que  jalonan  su  obra y su vida. De ambas se sabe mucho, pero tal vez se desconozca mucho más: él así lo quiso.

 En el cuadro que hoy nos ocupa, ni tan siquiera hay acuerdo en el nombre o la motivación que lo movió a pintarlo como se irá viendo en los versos. Pero, eso sí, no se olvidó de retratar junto con sus aliados de la Liga Santa al mismo Rey, deseado futuro mecenas, y a su hermanastro D. Juan, triunfador en Lepanto. Resalto asimismo algunos aspectos que reflejados en la obra, muy del gusto de su manera de entender la pintura.

Alegoría de la Liga Santa. 1577-80. M. de San Lorenzo de El Escorial

 ENIGMAS

 (Soneto)

 Sueño imperial, o Liga Santa fuera

de un Dux, un Rey y un Papa que en Lepanto

diera a la Cristiandad un triunfo tanto

que al Mundo confirmó tal como era.

 

O por glorificar, lo concibiera,

del Salvador Jesús el nombre santo,

¿o es un Juicio Final?, premio y espanto:

enigmas que en su adentro mantuviera.

 

Escenas terrenales, Cielo eterno,

por rojos y amarillos vinculados;

y los blancos, azules y carmines.

 

… De Leviatán, cual puerta del Averno,

por las fauces abiertas, los penados

se adentran, del abismo en los confines.

(Continuará, D. m.)

6 pensamientos en “LOS VERSOS DEL CORONEL Félix Torres Murillo. Coronel de Infantería DEM. (r)

  1. Toda o casi toda la década de lo 40, veraneaba, con mis abuelos en El Escorial. La “ pandilla” nos recorríamos todos los rincones del Monasterio, era increíble. No se , aunque no lo creo, que viera este cuadro, pero desde luego lo asocio a aquellos años. De los versos, como siempre oportunos.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  2. Muchas gracias, solo le pediría una cosa, que no nos falten sus sonetos y sus lecciones de pintura, pues se agradece que en el fragor de tanta disputa y desatino, aparezca lo bonito que tenemos y las grandes personas como Vd., con sus sonetos. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  3. Muchas gracias Spliego9; aunque sólo fuera por las personas que como usted manifiestan su inmerecido agradecimiento, seguiré remitiendo mis envíos.
    Saludos afectuosos.

    Me gusta

  4. Buenas tardes, del día siguiente

    Ayer conseguí leer sus sonetos y ver el cuadro (extraña pero extraordinaria pintura) pero lo de comentar no hubo manera, lo intenté dos veces y me di por vencida.

    Hoy de nuevo hago un intento para ver si hay suerte. Por lo menos le daré las gracias y le digo lo mismo que Spliego, que ojalá no nos falte el alimento de éste rincón de poesía y pintura.

    Afectuosos saludos a Vd. mi coronel, a D. Luis y a Spliego. Hoy veo que falta su tocayo…le ponemos falta sin justificar 🙂

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Me gusta

  5. Apreciado D.Félix Torres Murillo.

    En estos tiempos sombríos y de incertidumbre en los que nos hayamos inmersos; sus eruditos escritos sobre El Greco, las ilustraciones de su obra que la acompañan y los bellos sonetos que la describen son un bálsamo que aporta sosiego a nuestro espíritu y hace más llevadero este duro confinamiento.

    Muchísimas gracias por concedernos, con su obra poética, este hermoso remanso de paz.

    Un afectuoso saludo.
    Pedro Dalmau

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .