EL NOVIO DE LA MUERTE. HISTORIA Y CANCIONES DE LA LEGIÓN (General Rafael Dávila Álvarez- Jefe de la Legión entre 2001-2004)

«En el legionario es característica la alegría y el buen humor y de ello son su manifestación los cánticos. ¡Cantan a la mañana como los pájaros; cantan al salir a la marcha y al combate; cantan al volver, cantan, siempre cantan!…

EL himno es la marcha nupcial del soldado cuando va a desposarse con la muerte. Los vivas son gritos de vida, afirmación de los ideales, imposición de ellos…

Nuestros himnos fueron: dos españoles y uno extranjero, “La Madelón”. Con él empezamos como cortés deferencia a los legionarios extranjeros; igual hicimos con el Deutschland über alles y El Tipperary. Después tuvimos “La canción del legionario”, del Maestro Modesto Romero, con estrofas del Comandante Emilio Guillen. Pronto se hizo popular y lo repitieron las músicas militares y los clásicos  organillos. El “Himno de la Legión”, severo y solemne, que se adapta a los momentos de intensa emoción y respeto, es debido al Maestro Francisco Cales y letra del poeta Antonio Soler. A ellos se unen los espontáneos, los que brotan como las flores en el campo, los que cantan los legionarios, sin saber de dónde vienen, siendo la musa de la Legión quien los inspira. Cada Bandera tiene sus himnos predilectos, como sus cantos de marcha, y las letras hablan de lo que le es más querido. En esto, como en todo, sus imaginaciones se desbordan exuberantes y sentimentales. Los vivas se repiten pertinaces y los gritos de ¡Viva España! ¡Viva el Rey! y ¡Viva la Legión! suenan en todos los actos y en todos los lugares. Es la consagración de su Credo, es el nudo gordiano de su existencia legionaria. No se puede ser soldado sin tener los vivas grabados en el alma. Ellos serán los que los empujen, son los motores de la voluntad, el ánimo, el enardecimiento, el grito de guerra, el de salvas, el de muerte, el de alegría, el de adiós y el de pena. Los vivas son el alma que se muestra en forma material; sin vivas no hay soldados, no hay guerreros en las filas… hay tan sólo hombres formados».

Son palabras del Teniente Coronel Millán-Astray extraídas de su libro “La Legión” escrito en 1923.

Himnos y canciones de la Legión. El deseo de Millán-Astray

Era el deseo de Millán-Astray que La Legión contara con sus propios himnos y canciones «que abrevian los kilómetros y alivian la fatiga. Todas las noches, a la retreta, se cantarán esos himnos solemnemente, y siempre, siempre, la Legión rendirá el homenaje del recuerdo a sus muertos».

Iba a ser la música la expresión de la mística legionaria. Para entrar en el corazón humano hay que cruzar la antecámara de los oídos. El silencio de la tragedia legionaria sólo podía ser expresado a través de sus canciones o con el rezo conjunto, recio y vibrante de los espíritus del Credo.

Porque en la Legión hay poco que entender o discutir; aquí no se habla, se reza…

Porque no se habla cuando se va a luchar pero se reza cuando se va a morir.images (3)Así surge la música legionaria que busca la trascendencia, vencer el miedo y la zozobra. Cantando oyes al compañero en compañía hacia la muerte y silencias a los enemigos del alma. La música te hace fuerte, hace legión, cohesiona y acompaña en el recuerdo de las hazañas que fueron y en la esperanza de las que vendrán.

Nace la melodía del combate, la combinación del ritmo del ataque con la armonía de la ciega y feroz acometividad que te arrastra hacia el mayor honor, morir en el combate.

Millán–Astray busca al compositor amigo, Francisco Cales, del Cuerpo de Músicos Mayores del Ejército y con él surge el primer himno oficial de la Legión al que pone letra el poeta Antonio Soler, “Tercios Heroicos”…

¡Viva España! valientes hermanos

¡Viva España! Legión inmortal

No podía faltar en este primer himno la contraseña de la Legión, esa que despierta el alma cuando el cornetín suena por encima del fragor del combate anunciando el inminente momento del encuentro con la victoria o la muerte:

¡Legionarios a luchar!

¡Legionarios a morir!

El compositor y el poeta describen la mística legionaria que habla del misterioso pacto con la muerte:

Ya surja ruda, feroz pelea

o de la lucha cese el afán

notad que os cercan siempre amorosas

sutiles sombras que un beso os dan.

 

La Canción del Legionario del maestro Modesto Romero

A finales del año 1920, el maestro Modesto Romero y el Comandante Emilio Guillén Pedemonti, autor de la letra, habían compuesto “La Canción del Legionario”,

Soy valiente y leal legionario

Soy soldado de brava Legión

Pesa en mi alma doliente calvario

Que en el fuego busca redención

El año 1921 la estrenan en el Teatro Cervantes de Madrid cantando como solista el barítono Ulivarri. Un coro con uniformes legionarios y la Banda de música y cornetas del Regimiento de Infantería del Rey le dan máximo esplendor. Aquella canción se incorporó de inmediato al repertorio legionario sustituyendo con el tiempo a Tercios Heroicos como Himno oficial de la Legión.

Vibrante, trascendente, de ciega y feroz acometividad, era un himno para el combate, para el sufrimiento y dureza:

Mi divisa, no conoce el miedo

Mi destino, tan solo es sufrir

Un canto al compañerismo, a la amistad, unión y socorro:

Cada uno será lo que quiera,

Nada importa su vida anterior,

Pero juntos formamos Bandera

que da a la Legión el más alto honor

Es el himno que esperaba la Legión y que recogía el espíritu de su Credo:

Legionario, legionario,

De bravura sin igual,

si en la guerra hallas la muerte

tendrás siempre por sudario, legionario,

la Bandera Nacional

Desde entonces y hasta nuestros días es el Himno oficial de la Legión; un himno, como no podía ser de otra manera, para el combate y el encuentro con la muerte, un himno para los valientes y leales legionarios.

La Legión había encontrado su propia música acorde con el destino escogido; una marcha nupcial sólo para los soldados de brava legión; notas vibrantes de la divisa legionaria que no conoce el miedo; el pensamiento y el ideal hecho música contagiosa para acudir donde se oiga fuego, de día de noche, siempre, siempre…

Pero el combate de la Legión sólo puede terminar con la victoria o la muerte, legionarios a luchar, legionarios a morir; no hay otra opción.

La Legión necesitaba una canción para la muerte; no para la vulgaridad del miedo sino para rendir homenaje a sus muertos de acuerdo con el Espíritu de la Muerte que reza así en nuestro Credo:

«El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez, la muerte llega sin dolor, y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde».

El novio de la Muerte

Baltasar Queija de la Vega es el primer legionario que muere abatido por un disparo enemigo. QueijaEs la primera baja de la Legión. Fue el 7 de Enero de 1921 mientras protegía la aguada del Zoco el Arbaa, cerca de Tetuán. En sus bolsillos encontraron un poema dedicado a la Legión:

Somos los extranjeros legionarios

El Tercio de hombres voluntarios

Que por España vienen a luchar

 Era el primer muerto en combate de la Legión, un legionario poeta, un niño legionario. Nos lo cuenta así el fundador de la Legión:

«Baltasar Oueija de la Vega, el infantil poeta, fue el primer legionario que murió en combate. Era un niño, de inteligente mirada y espontánea presteza. Hizo los versos, de todos conocidos, de exaltada pasión y espíritu guerrero; fue el trovador de la 2ª  Bandera, y cantó, como el cisne, para luego morir. Parece una novela, mas sus compañeros lo aseguran: Cierto día, a los muy pocos de salir al campo, dicen que recibió una carta fatal. Allá en su pueblo acababa de morir la mujer de sus amores, y el poeta, en la exaltación de su dolor, se emplazó a sí mismo invocando el unirse a la muerta con la primera bala que llegase. En el primer ataque al campamento hubo una sola baja, un legionario muerto: Baltasar Queija de la Vega. ¡Quién sabe si la sencilla leyenda es hija de otro poeta!».

Dicen que esta historia fue la que inspiró la composición de la que iba a ser la más famosa composición  legionaria, “El novio de la muerte”.

En julio de 1921, una cupletista de moda, Mercedes Fernández González, de nombre artístico Lola Montes, se encontró en la calle Montera de Madrid con el letrista Fidel Prado cuyas letras interpretaba a menudo Lola Montes. En la conversación Fidel Prado invitó a la cupletista a escuchar la partitura de un cuplé, con letra suya, y que le acababa de enviar el compositor catalán Juan Costa.lola-montes1001

Se celebró la audición en el estudio del maestro Modesto Romero, en la calle Luchana, emocionando a todos los presentes e incorporándola de inmediato Lola Montes a su repertorio para estrenarla en su próxima actuación en Málaga.

Allí, en Málaga, en el teatro Vital Aza, se estrenó el cuplé. La duquesa de la Victoria dirigía los hospitales de la Cruz Roja en Marruecos y al escucharlo le pidió a Lola Montes que lo interpretase en Melilla para elevar la moral de la población.

El día  30 de Julio de 1921, cuando la Legión acababa de desembarcar en auxilio de Melilla después del desastre de Annual, se estrena en Melilla  “El novio de la Muerte”; es oída por el Teniente Coronel Millán-Astray, jefe de la Legión, que sin dudarlo un instante la incorporó al repertorio legionario introduciendo los necesarios cambios para adaptarla al ritmo de la marcha legionaria.

La Legión ya tenía una canción para sus muertos. Una conmovedora música creada para un cuplé con una letra que bien podía haber escrito Queija de la Vega o cualquier legionario de los que cantaban aquello…

Soy valiente y leal legionario

¡Madre volveré cantando!

…soy soldado de brava Legión.

¡Madre, no llores y espera!

Mi camisa legionaria,

Será para ti Bandera.

En 1952, el director músico de la banda de Guerra del Tercio, Ángel García Ruiz, adaptó el ritmo de la composición al paso procesional de los desfiles de la Semana Santa de Ceuta. Así la cantamos ahora, como si de un rezo se tratara. Sólo hay una razón para tan enorme emoción, “…por ir a tu lado a verte, mi más leal compañera…”. Si al escucharlo no te emocionas, es que todavía no has comprendido el alma de la Legión.

La Legión podía honrar a sus muertos. El origen de la música y letra era el cuplé. Así tenía que ser, evitando la retórica pomposa y la expresión forzada. Más las veces son mejor oídos, el puro ingenio y lengua casi muda, testigos limpios de ánimo inocente, que la curiosidad del elocuente. El cuplé llamado “género ínfimo” iba a dar la música y la letra para el estremecedor momento de la muerte en una trascendente confesión colectiva de amor al valor y al arrojo. El novio de la muerte, una declaración colectiva de sentimientos, una expresión del ideal individual, la fe en la vida y en la muerte:

…Si algún día Dios me llama me llama

Para mi un puesto reclama

Que a buscarte pronto iré.

Muchas veces el silencio se expresa cantando y la única forma de oír el silencio legionario, la tragedia interna y la externa, cuando un compañero cae, es cantando nuestra fe junto a nuestro Cristo de la Buena Muerte.

Y en el último beso que le enviaba

Su postrer despedida le consagraba

La historia de los himnos y canciones la tenéis escritas en muchos lugares. No era mi intención repetirla ni detallarla; quería ir más allá y hablar de sentimientos, sin los cuales es difícil entender esta mística. Aunque aquí nada hay que entender y sí mucho que sentir; nada hay que cantar pero sí mucho que rezar; porque veréis a los legionarios enérgicos, airosos, con mirada que brilla con fiebre; son de hablar alto y enérgico, erguidos y resueltos pero saben arrodillarse y morir como un bravo al grito de ¡Viva España!¡Viva la Legión! y despedirse para unirse en lazo fuerte con tal leal compañera.

La Legión tiene un himno para el combate, “La Canción del Legionario”, legionarios a luchar, y una canción para enterrar a sus muertos “El Novio de la Muerte”, legionarios a morir. Forman parte de la mística legionaria y con ellas se han sucedido los actos heroicos, humildes y sencillos de gente dispuesta a morir por su Patria, dando la vida por los demás. Y es mucha la sangre de los novios de la muerte con la que han regado la tierra ardiente.

Era como si la noche no hubiese caído, como si el día no tuviese de largo lo suficiente. Nadie se recogía esperando ver al Cristo, al Señor de la Buena Muerte Todos en silencio, cada uno el de su suerte, con la mirada en la madera de una figura que se retuerce y en la Cruz cobra vida, se transforma de repente en la carne de  los que allí esperaban que el prodigio sucediese

Cantan los novios de la muerte

«Por ir a tu lado a verte…»cristo_560x280

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

Publicado el 9 agosto 2018

 

TERCIOS HEROICOS (Sigue interpretándose en todos los actos y formaciones de la Legión)

EL NOVIO DE LA MUERTE 

20 pensamientos en “EL NOVIO DE LA MUERTE. HISTORIA Y CANCIONES DE LA LEGIÓN (General Rafael Dávila Álvarez- Jefe de la Legión entre 2001-2004)

  1. Buenos días:
    Quien no se emocione al escuchar las canciones e himnos de La Legión, no tiene alma ni sangre en las venas.
    A mí se me ponen los pelos como escarpias, cada vez que los oigo.Y he de confesar que alguna lagrimita de emoción se me escapa cuando veo el desfile de Málaga.
    Un saludo,
    Viva La Legión.
    Viva el Rey
    Viva España
    Siempre COE

    Le gusta a 8 personas

  2. A la orden de V.E. mi General:
    – No puedo escribir nada por el nudo que tengo no ya en la garganta sino hasta en el alma, pensando en mi padre.
    – Bendito sea, mi General, por interpretar con la sensibilidad que siente y que fructifica en un artículo tan hermoso como el que V.E. ha escrito hoy, el AMOR que V.E. siente por LA LEGIÓN.
    – Cada uno será lo que quiera, nada importa su vida anterior…PERO JUNTOS FORMAMOS BANDERA…
    – Agradecida de corazón por el bálsamo que para mi alma supone su artículo de hoy domingo, día del Señor, al acordarme por la parte que me toca del novio de la muerte, y su naci para sufrir que hubo en mi casa, aunque a la vez apurara la vida con alegría, y riendo casi siempre…
    – Respetuosamente y agradecida, quedo a la Orden de V.E. no sin decir más fuerte que nunca para que llegue hasta lo más alto, y que mi padre lo comparta conmigo como MONÁRQUICO convencido que era, como saben todos los que le conocieron independientemente de quien encarnara la INSTITUCIÓN, ya que sé, porque recíprocamente nos sabíamos interpretar hasta la mirada, que desde el cielo intenta ayudar a S.M. EL REY DON FELIPE, como el día de mañana hará con Su Alteza Doña LEONOR

    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MI REY FELIPE VI Y S.A.R. LA PRINCESA DE ASTURIAS DOÑA LEONOR, SERVIR HASTA MORIR, DESPERTA FERRO, SEMPER FIDELIS, VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA LA LEGIÓN!!
    Esperanza González de Fonseca Marco
    (Dama Paracaidista de Sanidad Militar)

    Le gusta a 6 personas

  3. Llevo más de 56 años escuchando el Novio de la Muerte, y NO hay ni una sola vez que no me emocione. Es más, mientras más viejo soy más se anuda mi garganta con los himnos y canciones de La Legión incluyendo el Himno de Infantería, que aunque nunca lo canté en formación lo llevo en el CORAZÓN.

    España día 28 de febrero de 2021

    Ramón Lencero Nieto=Rogaciano Goana Nelson

    Le gusta a 9 personas

  4. ¡…susórdenes!

    Que interesante el post. Gracias

    Son letras que procuran aglutinar, en contra del individualismo que ahora tanto se defiende y fomenta.
    Nada importante puede hacer un conjunto si cada uno de los elementos que lo componen no viven encantado de pertenecer a el.

    Le gusta a 7 personas

  5. Muy cierto y verdad, mi querido General, todo lo que plasma en su extraordinario artículo sobre La legión, sus Himnos y canciones, Millán Astray, el Credo y la mística legionaria cual guerrero monje, el Novio de la muerte, su Cristo…

    La Legión, un grupo de hombres que jamás han perdido una guerra, porque obtienen su eficacia de la moral que les otorga el espíritu del Credo Legionario, y su materia prima del poder más legítimo y más humano de una nación: “el hombre corriente”.

    Lógicamente hablar de legionario sin hablar del espíritu de La Legión es imposible, toda vez que gracias a él, ese hombre del pueblo, el hombre corriente, se convierte en algo especial; muta su carcasa de civil en caballero-guerrero del ejercito español.

    Millán Astray era un hombre con Fe, religioso, creyente, que tenía arraigados los valores cristianos necesarios para que cualquier movimiento contrario a su obra se estrellara en la solidez de su alma.

    Él sabía que las naciones más fuertes son aquellas en las que sus hombre tienen una religión sólida; por eso cuando piensa cómo deben ser los legionarios piensa en Jesucristo “Cristo de la Buena Muerte”; deben ser como ÉL, porque así serán capaces de estar dispuestos a morir por Dios y por su Patria. Así como las virtudes del Bushido: Rectitud, Benevolencia, Respeto, Honestidad, Honor, Lealtad…

    Era poesía armar Caballeros a los legionarios, sin condición de raza, credo, riquezas o sabidurías, todos eran iguales: porque “nada importaba su vida anterior”; y era poesía cuando les hablaba del futuro que les ofrecía la legión: trabajos y dolores, hambre y sed, heridas y la muerte, como el más alto destino del legionario; pero a cambio les prometía convertirlos en los mejores combatientes del mundo, cuyos conocimientos debería poner siempre al servicio de España; era poesía cuando ordenaba que al legionario había que considerarlo como un conjunto de alma y cuerpo, procurando resaltar la personalidad individual que cada ser humano merece.

    El Legionario es ese hombre que, después de cumplir su compromiso y reintegrarse a la vida civil, pasa al Tercio 5º La Legión, que es el que representa a los Veteranos que dejando la milicia activa sienten nostalgia de su paso por La Legión, y a los simpatizantes que se identifican con el Credo y la Liturgia legionaria; siendo más eficaz en su trabajo, más responsable; es un hombre más cotizado como trabajador, porque reciben el estigma de la Pica, el Arcabuz y la Ballesta; porque en todos sus actos hay un lema que dice “en la legión lo imposible se hace y los milagros tardan un poco más”.

    Y el legionario necesita El Cristo de la Buena Muerte, por todas estas razones. Ni el ejercito, ni los políticos, ni los laicistas, ni los antilegionarios civiles y militares, podrán deshacer nunca el vínculo que une a Cristo y a La Legión.

    Un fuerte abrazo legionario.
    Pedro Motas
    Veterano de España

    Le gusta a 9 personas

  6. Muy al pelo la reedición de este post, que nunca pierde frescura, y en 2018 no lo la había visto por no frecuentar esta casa ni conocer de ella, falta que ya he repuesto. Y digo lo del muy al pelo porque cuando unos felones, desmemoriados y asesinos de la historia decidieron levantar de su pedestal la estatua de Franco en Melilla, en homenaje a su pasado legionario para con la ciudad autónoma (pobre pueblo el que no hornra su historia) un grupo de legionarios jubilados se constituyó frente a la fechoría y entonó esas canciones que nos trae al paso Vd., pero que muy oportunamente.

    Le gusta a 9 personas

  7. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    ¡Fascinante!. Como V.E conoce , le remito solamente lo que buenamente pueda de CALDERÓN Y LOLA MONTES.
    (1)
    AL CRISTO DE LA BUENA MUERTE (CRTO. DE MENA)

    La boca semiabierta y párpados caídos,
    dobladas las rodillas , cabello repartido,
    el legionario pecho, sangra estremecido,
    expresiva belleza en músculos dormidos.

    Divina dimensión y Sol de luto revestido,
    arqueados brazos, sus hombros vencidos,
    dolor y amor en la Cruz de los redimidos,
    por fuego quemado, Señor y sorprendido.

    Aún dramático Mena, Palma sin gemidos,
    casi un siglo y en ellos siempre imprimido,
    tan rutilante luz emociona pasos unidos.

    Jesucristo de la Buena muerte, tan querido,
    concede a La Legión el lugar para elegidos
    no mires faltas, solo entrega y buen sentido.

    (2)
    Millán Astray proponía,
    una Unidad sin remplazo,
    miró al gabacho su trazo,
    Villalba al Rey convencía.

    Real Decreto abrió plazo,
    y Marcelo Villeval sería,
    el primero que vendría,
    en San Clicerio al regazo.

    Esa feliz fecha se elegía,
    como firme aldabonazo,
    que conmemora tal día.

    Del Japón vino chispazo,
    era código que plasmaría
    en su credo, cual bombazo

    (3)
    A LA LEGIÓN ESPAÑOLA

    Del latino legere, , seleccionar, juntar, recoger,
    Cayo Mario, Tito Livio, Polibio hasta Jenofonte,
    hoplitas que Roma copiaba del griego horizonte,
    y Millán, la organización Francesa supo poner.

    La cultura , valentía de viejos Tercios del monte
    el espíritu tagalo y samurái podría establecer
    ligera similitud con alma japonesa al parecer,
    principios , votos , pestes y caminos de remonte.

    Servir al Jefe supremo, y tus ideales defender,
    fidelidad paternal, bien común y no clerizonte,
    muerte, fidelidad, dignidad, prudencia prometer

    Rígido camino dando culto al valor simbionte
    del honor, a la cortesía, a la Patria y el deber;
    sueño, ligereza, sensual, avaricia, nada sinsonte

    Ya continuaremos. Mil gracias. A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA LA LEGIÓN
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 5 personas

  8. A las órdenes de V. E., mi General.

    Epico e instructivo, como siempore, este entrañable trozo de historia sobre los himnos y cantos legionarios.

    No puedo renunciar a referir una anécdota personal en relación con esos himnos que canta, mejor, “reza” la Legión.

    Copio literalmente la breve nota de despedida que me escribe una compañera de trabajo, que en este caso bien podría haber vestido el uniforme de Dama Legioinaria, sobre un cuadro mural que me dedican y regalan los compañeros de mi “sección”, que allí llamábamos “turno”, y sobre el que cada uno garrapatea unas letras de afecto, en mi última tarde de servicio en el Centro de Control, la víspera de mi jubilación forzosa por la edad, en el año 2.006.

    Dice así: “¡Jo!. ¿Y ahora, quién me dirá esos bonitos piropos, quién me escribirá poemas, y quién cantará en la sala, que suena a canción de cuna, El Novio de la Muerte, cuando mayor sea el fuego y la pelea más fiera?”.

    Porque así se ponían las cosas a veces en los viejos tiempos, y había que echarle corazón.

    Claro que se llora, y a mucho rgullo, cuando suena los himnos, y en especial éste.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 8 personas

  9. Mi General, poco puedo añadir. Todo está dicho, y con el“sentimiento “, de todas las canciones legionarias.
    Desde mi infancia, he visto y admirado a la Legión: Ceuta y su acuartelamiento…..mucho más adelante, de nuevo en Ceuta. En los Desfiles de la Victoria de Madrid…….En Málaga muchos años con su desembarco desde navíos de la Armada, sus rezos, cánticos y desfile posterior…….glorioso y emocionante.
    Los he visto en FUENGIROLA, y pueblos como, Mijas,Marbella. etc.
    Yo si me emociono con ellos, quizás alguno o muchos se acordaran cuando cantan,en la mujer, que los espera. Y cuando han conocido la guerra, Sahara, Ifni, seguro que soñaron con la muerte y con ESPAÑA.
    “VIVA LA LEGIÓN “, “VIVA ESPAÑA “. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 9 personas

  10. Mi General:
    Nuestro buen amigo Pedro Motas conoce la admiración que siento por la legión, su espíritu, su compañerismo -“a mí la legión”-, sus himnos y su devoción al Cristo de la Buena Muerte.
    Mi más sincera enhorabuena por su artículo y por haber tenido la oportunidad de ser su Jefe.
    Saludos cordiales.

    Le gusta a 8 personas

  11. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    ¡FASCINANTE EXPOSICIÓN!
    Me parece que le envié antes algo sobre CALDERÓN Y LOLA MONTES, esta mañana.. Ahora solamente me ciño al NOVIO DE LA MUERTE y le remito algunos versos al respecto. El primer cuarteto ensalza a un laureado de la Legión. Los demás cuentan la historia de NOVIO DE LA MUERTE. Tengo otros sonetos a las otras marchas legionarias.
    GRACIAS. A la orden de V.E

    AL “NOVIO DE LA MUERTE”

    ( I )

    Encarnizado fuego, y helado el viento,
    el Capitan Serra, cruzando el primero,
    herido grave, se desangraba el lucero,
    en Cerro Gordo, patrio mejor momento.

    Cuarenta y cinco versos el canto entero,
    Cuasi octavas, pareados de instrumento,
    quinteto de estribillo y singular intento,
    cierra el canto otro quinteto muy certero.

    Queija de la Vega, el trovador contento,
    primer legionario caído y muy lisonjero,
    escrito en su bolsillo un verso con acento.

    Era inicial letra para El Tercio Extranjero,
    hombres voluntarios, luchando sin lamento,
    y precisa más sonetos, éste trivial relojero.

    AL NOVIO DE LA MUERTE

    ( II )

    El silencioso enemigo por retaguardia ataca,
    Galán Teniente, le afronta y en valor supera,
    con entusiasmo en Xeruta, gloriosa Bandera,
    gravemente herido, vivió y el prestigio destaca.

    Fue encuentro fortuito, tal vez por primavera,
    Mercedes Fernández, artista bella y currutaca,
    La Lola Montes, con Prado letrista y de petaca,
    en Madrid Puerta de Sol con la calle montera.

    Es invitada al auditorio del Maestro Romero,
    escucha su letra y la música de Juan Costa,
    acepta estrenar en Málaga el verano primero.

    La Duquesa de la Victoria la pide a toda costa
    que la cante en Melilla por ambiente guerrero,
    la escuchó Millán y se adapto de marcha aposta.

    AL NOVIO DE LA MUERTE

    ( III )

    El Mogote en la Peña Aholo era decisivo,
    la precisa serenidad y pericia de Montero,
    Comandante invalido pero, firme y entero,
    freno de noche, a un enemigo tan agresivo.

    La temeridad, audacia y anonimato primero,
    sin conocer su historia, doliente e impulsivo,
    como lobo mordiente a un corazón efusivo,
    en la segunda cuarteta suponía fiel semdero.

    En el primer pareado, preguntando quien era,
    y con doliente rudeza en quinteto respondía:
    soy novio de la muerte, y la suerte se hizo fiera.

    enardecía la pelea, cuando rudo fuego crecía;
    el legionario avanzaba defendiendo Bandera,
    regando en pareado con sangre tierra ardiente.

    AL NOVIO DE LA MUERTE

    ( IV)

    Una vez más, La Legión en vanguardia,
    y el Teniente de Miguel, también primero,
    con su Compañía, La Bomba por entero,
    así los nacionales de Badajoz salvaguardia

    Vuelve el estribillo, y su novia con esmero,
    fuerte lazo y ella entre astros hace guardia,
    en novena cuarteta, le recoge retaguardia,
    lleva carta y retrato del amor de otro lucero.

    Se funden ambas estrellas, en esfera celestial,
    rutilantes : patria, bandera ,muerte, compañera
    ”dulce et decorum est pro patria mori “.Bestial. .

    Cierra sublime marcha un quinteto de primera
    magnético amor imanta y desborda manantial,
    era leal compañera y eterno amor mi Bandera.

    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA LA LEGIÓN
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 5 personas

  12. Un excelente y emotivo texto sobre los himnos y cantos de la Legión.

    Yo no puedo evitar emocionarme cada vez que los oigo. Especialmente con la última estrofa de “El novio de la muerte”.

    Tengan todos ustedes, un buen fin de semana.
    Pedro Dalmau

    Le gusta a 5 personas

  13. Buenas tardes mi General y todos

    No se si ocurre en éstas generaciones veinteañeras, hace años que he perdido la pista a su música y a sus ídolos, pero nosotros, los veteranos de la vida, no sólo vibrábamos con los himnos y cantos de la Legión, es que los sabíamos de memoria, y también el himno de Infantería. Es que las vivíamos y las repetíamos cuando se oían en los desfiles militares, nos electrizaban y erizaban la piel, y daban ganas de seguir a los desfiles y gritarles vivas hasta desgañitarnos.

    Cuando el Cristo de Mena sale en Málaga en procesión, a hombros de los legionarios, cantando el Novio de la Muerte, yo he presenciado muchos pañuelos que disimuladamente enjugaban las lágrimas. Y no es por casualidad, es que ellos representan el valor, la hombría y el patriotismo, y tantas virtudes que nos llenan el alma y nos hacen sentir como un todo dentro de nuestra Patria, y quién no sienta esa emoción, efectivamente, es que no tiene sangre en las venas.

    Viva La Legión, Viva España, Viva el Rey.

    Margarita Álvarez-Ossorio

    Le gusta a 7 personas

  14. Siendo el Ejército de España, la más grande enseñanza de Honestidad y sacrificio de las gentes nobles y generosas, destaca, de entre todos sus Valientes Soldados, los Tercios de la Legión. Son el Primer baluarte, de la Marca ESPAÑA, que les paran los pies, a todos aquellos que osan ofender y agredir nuestra Patria. Cuerpo de élite junto a la Infantería de Marina y otras Fuerzas especiales, cada noche, dormimos muy tranquilos, sabiendo que las familias y niños del futuro, tendrán siempre como referencia la ayuda y Valor incomparables de estos ángeles de verde oliva. Ningún otro cuerpo de la milicia es más respetado y temido. Especialmente por nuestros “Hermanos” del Sur. Y aún en las tierras de Flandes, recuerdan con pavor … Y a los que no quieren comerse el postre … Les amenazan … Que viene el Duque de Alba! Casi naaaaaaa … Viva La Legión Española, y Viva el Ejército Español. Viva el Rey. Y Viva España!!!

    Le gusta a 6 personas

  15. Con permiso de Vuecencia, mi General. A estas horas queda poco por decir. El artículo de Vuecencia y los comentarios de los blogueros me han emocionado de tal manera que solo acierto a decir GRACIAS. Como ya he dicho en otras ocasiones y refiriéndome a algunos comentarios, “Los Legionarios también lloran” y no por cobardía, mas por el sentimiento “Donde el caído lloró angustiado, donde el hermano la vida dio, ….”. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Le gusta a 4 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s