EL PRÍNCIPE Y EL CAPITÁN Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Su padre era Alejandro VI, último Papa nacido en España (Játiva) de nombre Roderic de Borja.

«César Borgia —llamado vulgarmente duque Valentino— adquirió el Estado gracias a la fortuna de su padre, perdiéndole al faltar este, pese a recurrir a todo los medios posibles al alcance de un hombre prudente para enraizarse en aquellos Estados adquiridos con el concurso de las armas y la fortuna ajenas».

Fueron muchos los que se avinieron al ver que la Nación-Estado y la Corona estaban en manos de quienes amaban el fortalecimiento de las Instituciones y el concepto de nación.

Hubo un conciliábulo convocado por los enemigos de lo ajeno, señores ineptos más atentos al robo de sus vasallos que a corregir el desorden. Querían acabar con el Estado y no formar nación.

Para evitarlo nada como abrir las puertas y dar paso a los partidos, los Orsini o los Colonna, y fue todo de tal manera, que al final el Borgia solo pudo optar por la astucia para no arriesgar nada y disimular todo.

El conciliábulo introdujo el desorden entre sus partes, parceló el interior de las murallas con nuevas e ideológicas para después apoderarse de cada una de las partes y destruir el conjunto.

El primer movimiento que hizo aquel pacto traidor fue enfrentar a los ejércitos, constituirlos en partidos que daban o quitaban el poder a sus tribunos respaldados por los cargos, honores y dinero que repartían según la condición de cada uno de sus vasallos.

Fue todo inútil. La breve vida del Papa Alejandro y las infamias a su alrededor, en una corte de traidores, le hizo errar ya que creyó que las nuevas recompensas harían olvidar, entre los grandes personajes, las antiguas injurias. Ese fue su engaño.

«Quien juzgue, pues, necesario en su principado nuevo asegurarse de su enemigo, ganarse amigos, vencer, bien por la fuerza, bien por el engaño, hacerse amar y temer por los pueblos, lograr que los soldados le sigan y respeten, desprenderse de quienes puedan  o deban causarle daño, reformar el orden antiguo, ser severo y apreciado, magnánimo y liberal, suprimir la tropa infiel y crear otra nueva, conservar la amistad de príncipes y reyes, de manera que te beneficien con su cortesía o teman ofenderte, no podrá hallar ejemplo mejor que las acciones del Duque. Tan solo se le puede acusar de no haber elegido con más tino el nombramiento de…» (Nicolás Maquiavelo. El Príncipe). El sucesor claro.

Creo que se entiende lo que expongo y siempre es novedoso, actual, sin que el tiempo entierre hechos que fueron escritos tanto para ayer como para hoy «porque los hombres son siempre malos de no ser que la necesidad les torne buenos».

«Pero ¿cómo puede un príncipe conocer al ministro? Hay un procedimiento que no falla nunca. Cuando ves que un ministro piensa más en sí mismo que en ti y busca en todas las acciones el provecho propio deduce que ese individuo ni será nunca un buen ministro ni podrás nunca fiarte de él porque aquel a quien se ha confiado el gobierno no debe pensar nunca en sí mismo sino siempre en el príncipe», nos dice Maquiavelo en El Príncipe; que es lo mismo que me enseñaron cuando mandaba una Compañía de soldados en la cual yo era el príncipe, como lo son ustedes de su propia vida o negocio.

Ya me entienden.

Aprovechen su talento para hacer célebre y engrandecer su patria. Si no es así duden hasta de ustedes mismos y no sean príncipes de ninguna empresa.

Ya ven lo que está pasando. Por sus obras los conoceréis.

«¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán! Levántate y escucha las campanas;
levántate —por ti la enseña ondea— por ti suena el clarín;
por ti son las guirnaldas y festones —por ti se apiñan gentes en la orilla;
por ti claman, la inquieta masa a ti se vuelve ansiosa». (Walt Whitman)

Rafael Dávila Álvarez.

Blog: generaldavila.com

9 noviembre 2021

 

12 pensamientos en “EL PRÍNCIPE Y EL CAPITÁN Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    Muy bien expuesto el sentir y hacer del MANDO. Por todos el artículo sobre EL CABO , magistral y de sobra conocido por todos , en el titulo primero de las REALES ORDENANZAS el artículo 13 lo pone claramente:
    Art. 13.
    El militar que ejerza mando lo hará de acuerdo con cuanto señalan la Constitución, el ordenamiento jurídico del Estado, las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas y las del Ejército. Tendrá las atribuciones fijadas para cada empleo, destino o servicio en la doctrina, los reglamentos tácticos y técnicos que sean de aplicación y las disposiciones vigentes en materia de disciplina y administración.
    Nicolás MAQUIAVELO (1469-1527) en «EL PRINCIPE» (26 Capítulos) trata de CÓMO los gobernantes del RENACIMIENTO, deberían actuar para prevalecer. La conclusión es que UN ESTADO FUERTE REQUIERE UN LIDER CAPAZ DE DEFENDER SU PODER A TODA COSTA.
    EL PRINCIPE, aporta un nuevo concepto de la POLITICA. Precisamente, la práctica política ensombrecida por la idealización de los gobiernos y ciudades utópicas deben olvidarse y encuadrarse en la efectividad de LOS EJERCITOS basada en CUATRO CLAVES :
    C1: TENER UN EJERCITO PROFESIONAL
    C2 : IMITAR AL ZORRO AL EJERCER LA DIPLOMACIA
    C3 IMITAR AL LEÓN EN LA BATALLA
    C4: AL ADMINISTRAR LA JUSTICIA HAY QUE PREFERIR SER TEMIDO A SER AMADO.
    Caracteriza V.E muy claramente EL MEDRAR acaparando incluso lo realizado por otros en su propio beneficio.
    Por ello en una de las jambas del CASTILLO DE SAN SERVANDO (Colegio del ANTIGUO PERO SIEMPRE ACTUAL bañado por LA FRANJA AZUL Y PLATA entre ACADEMIA Y ALCÁZAR : «AQUI NO PUEDE HABITAR QUIEN NO TENGA LA HUMILDAD DE RECONOCER LO MEJJOR DE LOS DEMÁS Y DAR A LOS DEMÁS LO MEJOR DE SÍ MISMOS»
    Los políticos actuales de ESPAÑA no dan LA TALLA que de UN PRINCIPE DE LA MILICIA SE ESPERA.
    OVIDIO, formulo hace años su PRINCIPADO AMOROSO desde la CUNA DEL SOLDADO : «MILITAT OMNIS AMANS, ET HABET SUA CASTRA CUOIDO» (Todo amante es soldado, y Cupido tiene su propio Campamento).
    Reitero ENHORABUENA .
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA LOS PRINCIPES DE LA MILICIA
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 6 personas

  2. A las órdenes de V. E., mi General.

    Todo como siempre desde que el mundo es mundo, como ayer, como hoy, y como lo será mañana. Las fuerzas del mal no descansan, y en sus proyectos a largo plazo van por delante de los acontecimientos. La única manera de no ser presa de los traidores es eliminarlos tan pronto se les ve venir.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 7 personas

  3. Atentamente y con el debido respeto

    Al retrato del desgobierno
    ——————————————
    Los conciliábulos de entonces
    están haciendo presencia
    con los hechos, y las voces
    de las políticas atroces
    establecidas en la indecencia.

    De este ahora tan peligroso,
    tan desatento y confuso
    que atenta contra el progreso
    y acelera el retroceso
    que la indignidad dispuso.

    Y. Los ejemplos no faltan,
    España es un referente
    basta con ver est@s carpantas,
    los mangantes y mangantas
    que nos arrugan la frente.

    Muera el gobierno esclavista
    con su guarra idiosincrasia
    que presumiendo de progresista
    a la inteligencia la crispa
    soportando las desgracias.

    España día 9 de noviembre de 2021

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 7 personas

  4. Complicado, mi General, buenos días a todos; lo de que los los ejércitos tomen partido y se conviertan en partidos; porque los ejércitos por su naturaleza son leales, y los partidos alérgicos a la lealtad, lealtad solo efímera y oportunista para sus dirigentes, duradera mientras sirva a su interés particular, el propio partido, su electorado y militantes , la causa, ideario, y el Estado o Nación a quien se supone sirven, y de los que, en realidad, SE sirven.

    Le gusta a 7 personas

  5. Oyendo a un tonto en la tele de un tal «Recupera Madrid» que ni el día de la Patrona sabe estar a la altura. La tranquilidad es que con esta izquierda que tenemos en Madrid, con la inestimable colaboración de Maquiavelo Sánchez, el gobierno de la derecha (que no del PP) no corre peligro, g. a D. y a la Almudena. Espero que tenga la calidad para publicarlo, je, je.

    Le gusta a 6 personas

  6. Con su permiso, mi General.

    «Me gusta formar parte de un país tan antigüo y de cuerno tan retorcido», decía Pla..Pero hay dilemas que son insolubles, como el de los puentes de Köninsberg. Entonces,no queda otra que ver por dónde habrá que repetir el paso..

    A las órdenes de V.E.

    Le gusta a 5 personas

  7. Mi General : Difícil entender, su exposición, aunque se adivina todo.
    Pasan los años, y si cerramos los ojos, todo continúa igual. Han cambiado las ciudades, pero los hombres siguen igual. La Política es la misma, todos ansían el poder de la manera que sea. No me atrevo a seguir.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 7 personas

  8. Observo, mi General, que cita con frecuencia a Maquiavelo. y aunque tengo que suponer que sus criterios son muy superiores a los que yo pueda tener, ese escritor-filósofo o como queramos llamarle, no ha sido nunca parte de mis personajes preferidos.

    El escribió «El Principe» pensando justamente en Alejandro VI y su hijo César Borgia, con unas intenciones políticas, si se analiza con atención, fuera de toda convicción moral o ética. Sólo son consejos para conservar el poder, sin tener en cuenta nada más, y yo no estoy de acuerdo con esa teoría, aunque reconozco que quién si que lo leyó y lo hizo suyo, Fernando El Católico, consiguió su propósito de conservar el poder hasta su muerte, sin importarle realmente los medios, tal como aconsejaba Maquiavelo.

    Se sospecha que liquidó a su yerno, Felipe, porque vino a España con la intención de hacerse con el poder a través de su esposa y heredera al trono Juana. Si nos atenemos a la justa legalidad, ella debería haber heredado los reinos de su madre, y acabó encerrada en un castillo por su condición de «loca». Yo siempre he tenido mis dudas sobre esa locura y que fueran el motivo de su encierro de por vida, por más que reconozca que gracias a ello Fernando consiguió mantener unido el reino y así llegar a transmitirlo a su nieto, Felipe II, al fin y al cabo criado y educado en el país de su padre, por lo que su labor podría haberse ido al traste si ese nieto no hubiera tenido la perspicacia de entender que si no se apoyaba en la nobleza y señores feudales españoles nunca llegaría a ser un verdadero Rey en el país al que le correspondía dirigir por su cuna, y esa fue quizás nuestra suerte, la sensatez y visión política de Felipe II. La de Fernando, su abuelo, fue una política dirigida exclusivamente a detentar el poder hasta su muerte, y él si que utilizó todos los medios, yo diría que hasta lo más ruines, para conseguirlo.

    Que España resultara beneficiada por los actos del que fuera consorte de la Reina de Castilla no es óbice para que mi opinión sobre Fernando El Católico y su política, basada en efecto sobre los consejos de Maquiavelo no fuera lo bastante noble que se podría esperar de un Rey que ha pasado a la historia como El Católico. Pero claro, no se pueden juzgar actos del siglo XVI con una visión del siglo XXI, sobre todo viendo los resultados. Pero vamos a atenernos a su comentario de hoy, que no me cuadran con su sentido de la justicia y su propia honestidad cuando expone sus pensamientos.

    Los míos me han costado más de una discusión se lo aseguro, y a veces hasta acabar con una buena amistad por mantener posiciones distantes en éste tema. Creo que cada uno tiene derecho a ver la historia, si se informa a fondo, con diferentes visiones, aunque por supuesto no pretenda cambiar los éxitos ni los hechos que son irreversibles y están ahí para dar la razón a quienes mantienen que Fernando El Católico fue un gran político. Yo no discuto que lo fue, eso es incuestionable, sólo los medios que empleó. Reconozco que es muy posible que no hubiera otros, eso nunca podrá saberse.

    Ni tampoco veo tan claro que un político pueda saber a ciencia cierta que un consejero en quién, en principio, ha depositado su confianza, no sea merecedor de ella. Si eso fuera tan fácil es muy posible que Casado se hubiera deshecho de quién, por todas las razones que vemos desde fuera de los órganos del poder, le está perjudicando ante la opinión pública y es muy posible que le lleve a su ruina. Hay cegueras que matan, pero nadie está libre de no ver lo que es tan evidente para los otros. Lo malo en éste caso es que, con su ruina, puede arruinar a España, y eso si que es muy grave, y quienes estén en posición de abrirle los ojos deberían hacerlo, aunque se jueguen su puesto, porque está por medio el futuro de todos los españoles y eso debería primar ante los propios intereses. Creo que no puedo ser más clara, y desde hace tiempo lo vengo diciendo, no me han hecho falta éstos últimos acontecimientos para llegar a esa conclusión

    Pero hay quién no quiere oír, y eso tiene difícil solución. Allá él y sus decisiones. No será porque no esté prevenido.

    Cordiales saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 3 personas

  9. Pues muy agradecido, pero de momento uso mi tiempo para publicar en revistas de factor de impacto, en lo mio, que es lo que me da de comer. Y le hago caso, lacónicos eran los lacedemonios.Además Vd. ya sabe que me censuró dos o tres trabajos previamente, probablemente por ser demasiado explícito.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s