LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO. “Único y sin igual”. Aurelio Ruiz Enebral (Periodista del Confidencial Digital)

Cada ejército, cada arma, cada unidad militar tiene a gala ser el mejor, el más valeroso, el más potente, el más arrojado, el más condecorado, el más antiguo… Si hay una actitud que destaca en cualquier colectivo militar es el orgullo, no sólo por su patria sino por su propia idiosincrasia. Ese orgullo es el que une a sus miembros y les convierte en una comunidad.

Las Fuerzas Armadas españolas acumulan algunos de esos récords que provocan orgullo: la Infantería de Marina es la más antigua del mundo; el Regimiento “Soria” 9 y el Regimiento “Inmemorial del Rey” número 1 se disputan el ser el regimiento más antiguo del mundo aún en activo…

En mi aún muy corta carrera como periodista, la casualidad y mi trabajo de redactor del Confidencial Digital me han llevado a conocer a bastantes militares que pertenecen o pertenecieron a la Legión. De observarlos y hablar con ellos he sacado principalmente una conclusión: se trata, a mi entender, de la unidad más especial de la milicia española.

Un episodio se me quedó grabado entre otros muchos, y creo que ejemplifica a la perfección qué significa la Legión para quienes pasan por sus filas.

Ocurrió hace cuatro años en Montmeló, a 20 kilómetros de Barcelona. A un antiguo caballero legionario que allí vivía le detectaron cáncer y el hombre, por miedo o por otra razón que sólo él conocía, se negaba a someterse a una operación para que le extirparan el tumor.

Su hijo, preocupado por esa negativa de su padre, decidió recurrir a la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barceloba. Hermandades como esta existen por distintos puntos de España, y suponen una forma de mantener la camaradería y ayudar a veteranos de la Legión con problemas.

Una veintena de antiguos legionarios de la hermandad de Barcelona acudieron una mañana a Montmeló. Vestidos con sus camisas verde lejía abiertas sobre el pecho, tocados con el chapiri y con tambores y cornetas, entraron con sigilo en el jardín del veterano enfermo y rompieron a tocar una marcha que sacó a la puerta al homenajeado.

Al ver el vídeo y escuchar el testimonio de su hijo pude entender la emoción que sintió ese antiguo legionarios al ver a otros enamorados de la Legión tener ese gesto con él.

Emociona escuchar cantar “El novio de la muerte” en el traslado del Cristo de Mena en Málaga cada Jueves Santo. Pero a mi no se me olvidará la historia y las imágenes de esa mañana en que dos decenas de gargantas de antiguos legionarios (no ex legionarios, legionarios no dejan de serlo nunca…) hicieron temblar una calle de Montmeló por levantar el ánimo a un camarada enfermo.

Por eso creo que es tan acertado el inicio del primero de los doces espíritus del Credo Legionario que redactó el fundador, el general José Millán-Astray: “El Espíritu del legionario: Es único y sin igual…”. Ya lo creo que lo es: han pasado casi cien años y ese espíritu sigue siendo tan veraz como entonces.

Aurelio Ruiz Enebral (Periodista del Confidencial Digital)

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.

10 MARZO 2019