Letrados iletrados ante un golpe de Estado (Melitón Cardona. Embajador de España)

El gran pensador colombiano Nicolás Gómez Dávila advirtió que «para detestar las revoluciones, el hombre inteligente no espera a que empiecen las matanzas». De manera análoga, pienso que para evitar los golpes de Estado el gobernante inteligente no debe esperar a que empiecen los estragos.

La actitud del Gobierno de la Nación ante el golpe de Estado catalanista ha sido un despropósito de principio a fin: diagnóstico erróneo, titubeos incomprensibles, demoras inexplicables, intervención torpe y contraproducente y, al final, tarde y mal, activación del artículo 155 de la Constitución en términos de dudosa constitucionalidad en mi modesta opinión, que sin duda lo es.

Como ha señalado el pensador francés François Jullien en una entrevista en el periódico Libération, produce consternación el hecho de que la clase política actual ya no lea. Lo ha dicho en un país cuyo presidente de la República sabe latín, griego e inglés y acostumbra a leer filosofía. El nuestro ignora esos tres idiomas y sus lecturas parecen ser limitadas; si estuviera familiarizado con la obra de Max Weber, en especial con «Politik als Beruf» («La política como vocación») comprendería la importancia vital que para el Estado tiene el monopolio de la fuerza física legítima y si se hubiera molestado en leer a Carl Schmitt (que no fue un ciclista alemán del siglo pasado) hubiera aprendido que soberano es «quien decide sobre el estado de excepción», algo que hubiera permitido evitar el bochornoso espectáculo de un cuerpo policial básicamente inepto y desleal burlando, sin disparar un solo tiro, la acción de una policía moderna y supuestamente eficaz.

Cuando se parte de un diagnóstico erróneo se aplica una terapéutica necesariamente ineficaz y si, para colmo, se hace con dosis altas de galbana, titubeo e inseguridad, el resultado es más que previsible. Yo estoy de acuerdo con los apologistas del presidente del Gobierno en lo de su manejo magistral de los tiempos… que deja pasar, instalado en un confortable nirvana monclovita. Si la situación a la que nos ha conducido su desidia no fuera más dramática de lo que la gente piensa, diría que es el resultado de una auténtica astracanada en el sentido literal del término recogido por la Real Academia, a saber, «acción y comportamiento públicos disparatados y ridículos».

Con la excepción de 1808, nunca han estado los gobernantes españoles más alejados del sentir popular. Nuestro Rey se lo ha recordado inequívocamente en dos ocasiones y, por lo visto hasta ahora, en vano. Por cierto y aprovechando la ocasión, aunque la Constitución, en su artículo 56, establece que «El Rey es el Jefe del Estado«, también señala en el mismo artículo que «su título es el de Rey de España«, de manera que resulta ridículo referirse a Él como «Jefe del Estado», un título que, históricamente, únicamente ha sido utilizado en España por el general Franco.

A muchos colegas extranjeros les resulta incomprensible la actuación del Gobierno español ante el golpe de Estado perpetrado por una combinación de partidos políticos burgueses en alianza con radicales cuya finalidad es destruirlos. A mí también.

Melitón Cardona. Embajador de España

Blog: generaldavila.com

2 noviembre 2017