NUESTRAS PATRONAS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La próxima semana se reúnen en tres fechas la síntesis del hondo sentir y la fuerza interior de, ni más ni menos, la Infantería española, la Artillería y el Ejército del Aire. No hay día más importante en el calendario de un soldado que el de su patronazgo, el de su santo protector.

Es diciembre un mes con sabor familiar, entrañables días que para un pueblo como el nuestro se centran en la Navidad, festividad en la que se conmemora el nacimiento de Jesucristo. <<Ya huele a Navidad>> solemos decir cuando comienza diciembre.

Para infantes, artilleros, aviadores, estos días de Patrona son un baño de sentimientos, recuerdo para los que nos dejaron cumpliendo el deber y celebración jubilosa centrada en la historia de sus armas.

4 de diciembre: Santa Bárbara, Patrona del Arma de Artillería.

8 de diciembre: la Inmaculada Concepción, Patrona del Arma de Infantería, Cuerpo Jurídico y Capellanes Castrenses.

10 de diciembre: Nuestra Señora de Loreto, Patrona del Ejército del Aire.

Patronazgo incrustado en la vocación, en el rombo distintivo del Arma de cada uno, en el corazón uniformado de cada infante, artillero o aviador. Es algo congénito, heredado a lo largo de generaciones y que nada ni nadie puede extraer del inseparable recorrido de las Armas españolas junto a sus protectores. Nuestra Madre Santa en sus múltiples advocaciones, el Señor en su Cruz, hasta legionario en la Buena Muerte, Santos que nos protegen y cuidan en este caminar de riesgo y fatiga que a cada instante te recuerdan  que pase lo que pase están a tu lado. Para siempre.

Son muchas las cosas que se le acumulan al recluta que se viste por primera vez de soldado. Pero hay tres que aprende de manera innata y de una vez para siempre: su himno, su patrón y el nombre de su capitán.

Cualquier unidad que se traslada fuera de su acuartelamiento, sea por unos días de maniobras o lejos en arriesgadas misiones, lleva consigo la imagen de su patrón que presidirá ese lugar santo que las Armas españolas durante toda su historia han elegido como el centro de sus vidas.

Suena el cañón que canta Patria, Gloria y Amor… Por España levanta su estandarte con un viva Velarde y un viva Daoiz.

Vuelan las alas gloriosas de España que dejaron escritas sobre el viento la hazaña, la gloria infinita de ser español.

Saber morir, saber vivir. No es posible lo uno sin lo otro. Vida de fe y servicio. Por el camino del Santo Patronazgo llegamos a la Navidad.

Desde esta semana de las Patronas vaya nuestra anticipada felicitación a infantes, artilleros y aviadores. Todos en la misma senda de la entrega sin límites a España, tras el sueño permanente que resumen las estrofas del himno de los infantes que, a la postre, por tierra, mar o aire, todos servimos a pie, somos infantes:

<<El esplendor y gloria de otros días tu celestial figura ha de envolver, que aún te queda la fiel infantería que por saber morir sabe vencer>>.

Que nadie lo dude. Todos somos infantes, da igual el arma, el destino o el Ejército donde caminas, navegas o vuelas; gente de a pie y de bien, que tienen a España como pasión y devoción. La vida a ella le fue entregada con un beso a su Bandera. Gente de bien que camina con la seguridad del buen hacer y confiada en la protección y bendición de sus Santos Patrones.

Bendita sea nuestra Virgen Inmaculada, del Loreto, y Santa Bárbara bendita nos protejan.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

1 diciembre 2017

 

 

11 pensamientos en “NUESTRAS PATRONAS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. QUERIDÍSIMO RAFAEL: BENDITO SEAS POR TU COLABORACIÓN DE HOY SOBRE NUESTRAS PATRONAS.
    ES TAL LA EMOCIÓN QUE ME HAS PRODUCIDO QUE LO ÚNICO QUE SOY CAPAZ DE HACER ES ENCOMENDARME A LAS TRES, PERO ENTENDERÉIS QUE ESPECIALMENTE A LA INMACULADA, SUPLICANDOLE ME HAGA DIGNA DE SU MISERICORDIA, Y NOS PROTEJA A MI HIJA Y A TODOS, Y MUY ESPECIALMENTE A LA FIEL INFANTERÍA, QUE PROTEGIENDO A NUESTROS INFANTES PROTEGE A LOS ESPAÑOLES EN GENERAL, Y A ESPAÑA ENTERA.
    A TODOS LOS QUE HACÉIS POSIBLE EL MILAGRO QUE SUPONE VUESTRO VALIENTE BLOG, EN LOS TIEMPOS QUE CORREN, OS MANDO UN APRETADO ABRAZO LLENO DE TODO MI CORAZÓN.
    QUIERO ACABAR ” RUGIENDO” DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MI ALMA:
    ¡¡¡VIVA LA INFANTERÍA ESPAÑOLA!!!
    ¡¡¡A ESPAÑA Y AL REY, SERVIR HASTA MORIR!!!
    ESPERANZA GONZÁLEZ DE FONSECA MARCO

    Me gusta

  2. Muy emotivo y poético mi general. Perfecta simbiosis de la cruz y la espada. Del espíritu religioso y el espíritu castrense del militar español. Porque en buena o mala fortuna, la milicia no es mas que una, religión de hombres honrados. Por ello es tan importante evitar que desacralicen los ejércitos. Primero relegando, y después suprimiendo, los santos patronazgos.

    Me gusta

  3. A las órdenes de V.E., mi General.

    Precioso y sentido canto el que hace sobre algo tan solemne y entrañable como es para nosotros y significa de intimidad en nuestra fe, la celebración del ´Día de la Patrona, o del Patrón. Y más en este mes en que se celebran tres patronas seguidas. Lo que V.E. nos escribe hoy sobrepasa en mucho la categoría de un artículo, y se convierte en un bellísimo poema en prosa,

    Con qué nostalgia y placer recuerdo tantas celebraciones vividas. No sólo aquellas en las que participé de joven en activo, sino todas las demás a lo largo de mi vida como invitado de la Base Aérea en que durante más tiempo serví y que hoy continúa siendo “mi casa”. El próximo día 10 iré allí, a los actos militares, pero este año no podré acompañar a los compañeros a la tradicional cena, porque hace tres días, a causa de una lluvia torrencial que me sorprendió por la calle, sufrí una caída con la mala suerte de fracturarme la cabeza del húmero del brazo derecho y lo tengo inmovilizado. Y no es cuestión de presentarse en una cena, de etiqueta, con un brazo de esa guisa, aparte de lo doloroso e incómodo que está siendo.

    Pero ya digo, los actos militares, con el homenaje y ofrenda a los antiguos compañeros Caídos en acto de servicio, no faltaría por nada del mundo a ese deber aunque tuvieran que llevarme en camilla.

    Esperemos y pidamos a Dios que jamás se le ocurra a nadie, y menos a ningún aprendíz de brujo o malabarista de la política, disponer la supresión de estas cosas que son parte inseparable de la naturaleza militar.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA, SU GLOROSO EJERCITO, Y SUS TRADICIONES!!!

    Me gusta

  4. Buenos días mi General:

    Me ha gustado mucho, lo de hoy, pues, vivo muy de lleno las fiestas de la Inmaculada, ,con los militares de infanteria y la legión, los de artilleria, con santa barbara, y los de aviacion con nuestra señora de Loreto.. Me traen grande recuerdos de personas que he querido mucho,y ya no están entre nosotros, y las que están que quiero.. y jamas quisiera perder su amistad.
    Me uno a las felicitaciones de navidad con ellas, siempre lo hacemos, en su celebración en Málaga, es, el momento entrañable para ello, por su proximidad como comenta en su escrito..que, al estar sola, valoro infinitamente mas. Las fuerzas armadas, se convirtieron hace muchos años, en mi verdadera familia.
    Mis felicitaciones de corazón, hoy a todos, por las fiestas tan importantes, para todos..y, yo me incluso, aunque no sea nadie..
    Infinitas gracias, a todos con un abrazo grande..y de corazón. Y también digo..

    !!VIVA ESPAÑA !! !! VIVA EL REY !! Y !! VIVAN SUS GLORIOSAS FUERZAS ARMADAS.. !!
    Incluidas todas ellas en una..
    cariñosos saludos mi General.

    Josefa López del Moral Beltrán..

    Me gusta

  5. Si ninguna enfermedad me lo impide espero participar en los actos que se celebrarán, Dios mediante, en la Base Aérea de Torrejón. ¡ Vivan las Fuerzas Armadas y sus santos y santas Patronas ! Arriba España. Julio de Felipe

    Me gusta

  6. El 8 de diciembre ha quedado para siempre como una de las más destacadas Fiestas Nacionales de España desde que en esa misma fecha de 1585 se produjo el llamado «milagro de Empel».

    Aunque bien conocida la historia en el ámbito militar, es digna de conocerse por los demás y con permiso de mi General, no me resisto a contarla para que ningún lector quede privado de tan bella historia real, que no leyenda, y tenga un motivo más de orgullo, ya que las gestas de nuestros ejércitos son las gestas que alcanzaron aquellas gentes del pueblo que de profesión soldado no son distintas de la otra gente del pueblo. Españoles se nos llama, sin distinciones de credo.

    El motivo de que el infante español haya proclamado Patrona suya a la Inmaculada Concepción fué un hecho portentoso acaecido en el dique de Empel frente a la isla de Bommel ‒entre los brazos de los ríos Mosa y Vakal‒ el día 7 de diciembre de 1585.

    Guarnecían esta isla 5.000 españoles del Tercio de Holanda, mandados por Francisco de Bobadilla. Cinco mil españoles que, en frase del almirante francés Bonnivet, parecían “cinco mil hombres de armas, y cinco mil caballos ligeros, y cinco mil infantes, y cinco mil gastadores, y cinco mil diablos”.

    El conde de Holac, que mandaba la escuadra Protestante, sitia la isla. El bloqueo se estrecha cada día más. La lucha, continúa y cruel, va eliminando poco a poco a los soldados de Bobadilla. Secretamente piden los españoles auxilio a Farnesio y al conde de Mansfield sin resultado práctico. Cuando los pertrechos de guerra y de boca estaban casi agotados, el conde Holac les intima a la rendición, ofreciéndoles grandes ventajas.

    El consejo de capitanes da la siguiente respuesta: “Los españoles prefieren la muerte a la deshonra.” Al oír esta respuesta el conde Holac tiene una idea diabólica, que pone en práctica: las aguas del Mosa discurren por un canal más alto que el terreno ocupado por los españoles. Abre un enorme boquete en el dique que las contiene y las aguas se precipitan, viéndose los españoles rodeados de un mar que los obliga a retirarse a las dunas que sobresalen y al montecillo de Empel para no perecer ahogados, quedando sitiados por el agua y presos en tres islotes a merced de la escuadra protestante. Pasaron allí cinco días, mal vestidos, mal alimentados, empapados de agua y ateridos de frío.

    Un soldado rompió con un zapapico el hielo que cubría la trinchera, y al profundizar en la tierra tropezó con un objeto de madera. Era una tabla en la cual vio, con gran sorpresa y alegría, qué estaba pintada en frescos colores la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

    A los gritos de júbilo de este soldado acuden sus compañeros, y, colocando la imagen de Maria Inmaculada sobre la bandera española, caen todos de rodillas y cantan la Salve.

    Aquella misma tarde, 7 de diciembre, se levantó un viento fuerte e intensamente frío que barrió parte de las aguas y éstas comenzaron a congelarse.

    La escuadra protestante, ante el temor de quedar apresada entre los témpanos del Mosa congelado, levanta el cerco y se retira. Cuentan los historiadores que el conde de Holac pronunció entonces estas palabras: “Parece que Dios es español, pues ha obrado tan gran milagro.”

    Los españoles, marchando sobre las aguas heladas del río Mosa, atacan con coraje y ardor guerrero a la escuadra protestante y alcanzan una completa victoria al amanecer del día 8, fiesta de la Purísima, contándose entre el botín de guerra diez navíos de provisiones de boca y armas, toda la artillería y munición enemiga y 2.000 prisioneros.

    El mismo día, 8 de diciembre de 1585, se celebran actos religiosos de acción de gracias y es trasladada a Balduc la imagen de la Inmaculada Concepción de María.

    A lo largo del tiempo, la devoción a la Inmaculada fue alcanzando tal grado de extensión e intensidad entre los españoles de toda condición que a Ella consagró España el Rey Carlos III en 1761 y la tomó por Patrona y Protectora de la nación española.

    Pero no es hasta una real orden de 12 de noviembre de 1892, aparecida en el número 248 de la “Gaceta de Madrid”, donde la reina regente doña Maria Cristina concedía a la gloriosa Infantería española la proclamación oficial del patronato de Maria Inmaculada.

    La República implantada en España desde abril de 1931 a julio de 1936 abolió este patronazgo de la Virgen Inmaculada, pero fué anulada tal disposición por una O. C. dada por Franco con fecha 14 de noviembre de 1938 por la cual quedan establecidas las disposiciones que nombraban santos patronos y protectores de cada una de las Armas y Cuerpos del Ejército, Armada y Aire.

    La historia de España es una historia de devoción y fidelidad a la Virgen María. Así ha sido en cualquier rincón de España, mal que le pese a quienes sus devociones son materiales y tienen poco de espirituales.

    Deseo a las tres Armas de nuestro Ejército, en esta Semana de las Patronas, todo cuanto de bueno merecen. Que no es poco.

    Me gusta

  7. Repito el párrafo donde no se han copiado los últimos renglones, sin los cuales queda incompleto.:

    Aunque bien conocida la historia en el ámbito militar, es digna de conocerse por los demás y con permiso de mi General, no me resisto a contarla para que ningún lector quede privado de tan bella historia real, que no leyenda, y tenga un motivo más de orgullo, ya que las gestas de nuestros ejércitos son las gestas que alcanzaron aquellas gentes del pueblo que de profesión soldado no son distintas de la otra gente del pueblo. Españoles se nos llama, sin distinciones de credo. Españoles se nos llama aunque no a todos adornan las virtudes del soldado, porque aunque siendo españoles algunos salen malvados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s