EL REY DE ESPAÑA ANTE NUESTRO PADRE JESÚS DE MEDINACELI Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Cada primer viernes de marzo la fe se arrodilla a las puertas de El Señor de Madrid, nuestro Padre Jesús de Medinaceli. Como el ciego del polvoriento camino -¡Hijo de David ten piedad de mí!-, grita la fe proclamando su necesidad. Sobrecoge preguntar a cualquiera del millón de fieles que se arrodillan en la eterna espera que convierten en milagro. Solo explicable porque cada año ocurre lo extraordinario que surge en los que han creído que iba a suceder.

¿Por qué estás aquí? Estremecedoras respuestas de los que se confiesan bajito, con la misma devoción y humildad que se lo piden al Nazareno: un hijo, el paro, el marido… Se repite siempre el doloroso paro y el cáncer.

Lo más extraordinario es que casi nadie pide para él. Es otro el necesitado del milagro, del ruego, de la oración. Quizá por eso se conceden tantos y la mayoría no nos enteramos. Aunque los muertos resuciten

En esas largas colas se iguala la necesidad, quizá la única igualdad auténtica, esa que no distingue entre las posibles diferencias.

No hay encuestas ni estadísticas de lo que allí ocurre. Nadie lo sabe, o al menos se guarda como las cosas delicadas: en el corazón.

Todo el que va pide, con devoción, respeto y agradecimiento. Repite cada año porque la necesidad es insoportablemente repetitiva, infinita.

También el Rey de España está necesitado; su necesidad es seguramente la de todos…, quizá más.

Debe hacerse eco de lo suyo y de lo de todos. Pongámonos de acuerdo al menos en una cosa: que sea por España.

Ayer Don Felipe, Rey de España, se presentaba por primera vez como Rey ante El Señor de Madrid. Se conocían de antes. Ahora es de Rey a Rey. En su petición iba todo. Era el gesto de España, necesitada como cualquier español. Interpretar la santa voluntad de los españoles es también misión de un Rey. Con los gestos también se reina y llegan incluso más lejos que un buen discurso. En el gesto se nota la mano del que lo escribe. En las palabras nunca se sabe.

Se agradece el gesto del Rey, auténtico y de frente, católico y castizo, entrañable. Don Felipe, el Rey Católico, se acercó al Señor y habló en nombre de todos los que fuera, en la calle, esperaban el milagro.

¡Felipe pídeselo por mi!, pude escuchar desde una alejada esquina.

Esclavo del Cristo de Medinaceli, rendido a sus pies, junto a la inmensa necesidad de los que llevan horas, meses, días y años esperando que el milagro sucediese. Y Felipe, el Rey, también pidió por aquella señora de la esquina que le gritaba.

Amén.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog generaldavila.com

3 marzo 2018

 

 

3 pensamientos en “EL REY DE ESPAÑA ANTE NUESTRO PADRE JESÚS DE MEDINACELI Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. A las órdenes de V.E., mi General.

    Hay dos Cristos muy especiales en Madrid. El de Medinaceli y el del Pardo, ambos con fama de milagrosos. Y en casi todas las provincias de España se tiene un Cristo propio con una tradición de devoción popular también especial. Y luego está, por ejemplo, el Cristo de la Buena Muerte, el de los legionarios, en Málaga, con sus réplicas en cada lugar en que está la Legión, pues por algo El la eligió para ser su protector y que sólo legionarios lo toquen muerto. Por cierto, eso mismo dispuso el inmortal General Millán Astray para cuando le llegase la hora, “que sólo le tocasen legionarios”. ¿Se puede ser más románticos?.

    Sí, es francamente emocionante ver a un Rey joven y desenvuelto en íntima conversación con este Cristo madrileño, pidiéndole por todos y contándole, seguramente, sus cuitas. Y sobre todo, reviviendo la tradición secular de todos los soberanos españoles que siempre llevaron a orgullo el sobrenombre de “Su Católica Majestad” y así están reconocidos hasta en los documentos oficiales entre ellos y los de otras naciones.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY!!!.

    Y cómo no, ya que la he mencionado, ¡¡¡VIVA LA LEGION!!!

    Me gusta

  2. SM hace un gesto que le honra, como católico, y como Hombre de bien.
    Mientras tanto, se tiran cruces en nombre de una Ley de Memoria Histórica ya sumamente desprestigiada que ha convertido una reivindicación justa quizás en origen, en una simple y mera venganza.
    .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s