El emoticón del lacito amarillo Melitón Cardona (Embajador de España)

Aunque la republiqueta catalana apenas ha sido reconocida por uno de los cerca de doscientos estados que hay en este mundo (nada menos que por Osetia del Sur, faro de la civilización oriental y occidental con sus 80.000 habitantes), sus partidarios creen haber influido en la historia mundial de los mass media al haber logrado que las multinacionales de las comunicaciones hayan incluido en su repertorio de emoticones el famoso lacito amarillo de sus reiteradas cuitas. Nada más lejos de la realidad: si sus intelectuales no se dedicaran a reemplazar el Mare balearicum de toda la vida por una inédita Mare catalana o a Cristóbal Colón por Cristófol Colom y además engañifas de charlatán de feria para nostálgicos de cierto carlismo rural decimonónico, sabrían que el “yellow ribbon” es de raigambre anglosajona: lo lució el ejército puritano en la guerra civil inglesa (1642-1651), de manera que tiene una tradición secular aunque con significados cambiantes, pues en los Estados Unidos aludió en un principio al deseo de una mujer de que le fuera fiel un prometido que estaba muy lejos. De hecho, ya en 1917 se popularizó una canción con ese lema que fue versionada de nuevo en 1949, aunque su variante más difundida y popular es el famoso”Tie a yellow ribbon round the ole oak tree” en la conocida versión de Tony Orlando.

Pero no queda ahí la cosa, porque en Australia se utilizó como símbolo de protesta contra la cesión de espacio público del Albert Park para el Grand Prix de aquel país. En Canadá fue utilizado por madres y esposas de combatientes en la Primera Guerra Mundial y en Dinamarca se generalizó como símbolo de apoyo a sus tropas en combate con la leyenda “Støt vore soldater” (apoya a nuestros soldados); por último, en China se utilizó para conmemorar el trágico hundimiento de un famoso crucero fluvial.

Conviene añadir que ya en 1704 el virrey de Cataluña, conde de Melgar, los prohibió para evitar su uso por quienes “crean discordia en el seno de las familias”, algo que vuelve a estar de actualidad cuatro siglos después.

Todo lo anterior dará igual a quien se muestran más inasequibles al desaliento que los mejores falangistas de antaño. Si han creído en la vialidad de su republiqueta de opereta ¿cómo no van a creer que han generalizado el uso de su lacito amarillo en las redes sociales del universo mundo?

Escribió de Quincey que “se empieza asesinando … y se acaba faltando a las reglas de urbanidad”. En Cataluña se empezó prevaricando y se ha acabado delirando.

Melitón Cardona (Embajador de España)

Blog: generaldavila.com

4 abril 2018

11 pensamientos en “El emoticón del lacito amarillo Melitón Cardona (Embajador de España)

  1. Muchas gracias, Señor Embajador,

    Y yo que creía que ese lacito ni negro de luto, ni rojo ni azul, sino amarillo, era una genialidad como reclamo más llamativo por el color, de estos catalanes separatistas de ahora. Y resulta que me entero, gracias a V.E., de que es casi tan antiguo como el “Indalo” oriundo de Mojácar (Almería).

    Me gusta

  2. Os animo a poner una queja en WhatsApp como está haciendo ya mucha gente !!!
    Configuración > contáctanos
    Saludos
    Alfonso Couret

    Me gusta

  3. Sr. Cardona,

    “Los mejores falangistas de antaño”, tal y como Usted menciona, dieron generosamente su vida por un ideal, fueron poetas de una patria en la batalla de Krasny Bor, en los arrabales de Leningrado, de la que hoy evidentemente no queda absolutamente nada. Sin juicio de valor alguno.

    Permítame, este no es el caso. Y su mención comparativa con los actuales portadores de un emoticono amarillento, cual fiebre pestilente, desde un punto de vista intelectual, tampoco.

    – Francisco de Javier

    Me gusta

  4. Estoy de acuerdo con Francisco de Javier. Muchos falangistas dieron sus vidas por defender sus ideales. Los separatistas catalanes lo único que han hecho ha sido huir o lloriquear ante el juez para no acabar en la cárcel.

    Le gusta a 1 persona

  5. Lo del lazo amarillo, hace tiempo que se lo oí a Cesar Vidal en aquel genial programa de ” Camino del sur” cuando el preso le propone a su novia que si aún le quiere y desea que se quede en el pueblo ” ate una cinta amarilla alrededor del viejo roble” y si no ve la cinta no descenderá del autobús y continuará viaje. Con su permiso Embajador lo compartiré en mi muro de facebook a ver si le llega a algún ignorante que otro. Un saludo y muchas gracias.

    Me gusta

  6. En la defensa de nuestra Patria( España) seguimos inasequibles al desaliento, y no retrocederemos ni un paso, ni siquiera para tomar impulso. ¡Arriba España!. Julio de Felipe

    Me gusta

  7. En la sabiduría popular andaluza persiste la huella de que el color amarillo trae mal fario. No les falta razón y serios motivos. En el lenguaje de banderas tradicional en las marinas de todos los mares, la amarilla avisa de la trágica noticia de traer peste a bordo, y al mismo tiempo solicitar atraque en lazareto o malatería, para recibir auxilio y evitar contagios.
    No hay que descartar que la elección del color pestilente- como recuerda nuestro contertulio Francisco de Javier- tenga connotaciones racistas para poner en fuga a los catalanes oriundos de nuestra maravillosa Andalucía. No lo lograrán, Cataluña también es cosa suya
    Lazo amarillo. ¡ Qué siniestros los “separatas”!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.