NAPOLEÓN Y SU MITO. Salvador Fontenla Ballesta. General de Brigada (R)

Napoleón y su mito

Napoleón es considerado historiográficamente como uno de los grandes genios militares de la historia. Ha sido mitificado por sus numerosos partidarios, como el más insigne representante de la grandeza de Francia, y astutamente aceptado por la historiografía sajona, porque así ensalzan más a sus supuestos vencedores, fundamentalmente representado por Wellington, en la batalla de Waterloo.

Si estudiamos de forma más sistemática el mito de Napoleón, veremos que no resiste un somero análisis crítico, y por tanto la admiración que todavía despierta, entre tantos hacedores de otras  leyendas negras. Napoleón reunió en su persona la conducción de la guerra y de las operaciones militares. Mandó en todos los niveles, político, estratégico, operacional y táctico.

Napoleón general táctico.

Napoleón debió su meteórico ascenso a su actuación como general de la Revolución Francesa, en los campos de batalla de Italia, en las que demostró ser un excelente táctico, porque estuvo especialmente capacitado para:

  • Atraerse al enemigo al lugar y momento adecuados para batirlos, mediante hábiles fintas de diversión. No trató de adivinar las intenciones de sus enemigos, sino que estos actuaran de acuerdo con sus intenciones.
  • El acertado empleo de las reservas, con fuerzas de las tres armas, que eran las que ejecutaban la acción resolutiva, cuando el enemigo había empeñado y desgastado las suyas. Anteriormente las reservas se empleaban en acciones de refuerzo, reiteración de ataques y protección de retiradas, en su caso.
  • Ejecutar acertadas maniobras de concentración de esfuerzos, en el momento oportuno.

Sin embargo, en sus campañas italianas, empleo dos principios, que a la larga le resultaron fatales, hacer vivir a sus tropas sobre el terreno y buscar siempre la batalla decisiva.

El primero que empleo con éxito en el frente secundario de Italia, fue el que le encumbró militar y políticamente, porque no solo sus campañas no fueron costosas financieramente (que la guerra alimente a la guerra) sino que consiguió un suculento botín. Este apoyo logístico sobre el terreno (indiscriminado y abusivo) provocó la animadversión de las naciones ocupadas, y alentó el levantamiento nacional y la guerra de guerrillas en España.

El segundo principio favoreció que consiguiera victorias campales espectaculares, pero a costa de una continua sangría de hombres. Despreció el principio de economía de medios, y terminó por desgastar irremisiblemente a su antaño poderos ejército. Sus victorias tácticas se pueden considerar pírricas, que aunque la fama se la llevó Pirro, más apropiado sería llamarlas napoleónicas.

Napoleón como estratega.

También cometió una serie de errores estratégicos, que vuelven a cuestionar su fama de genio de la guerra, y que finalmente le costaron la derrota, el poder y la ruina de Francia:

  • Mantuvo la guerra en dos frentes terrestres distanciados y activos, en España y en Rusia. Lejos de la táctica seguida en sus campañas de Italia, de contención en un frente para batir otro, teniendo superioridad de medios en este, y a continuación revolverse para batir el primero.
  • Estuvo obsesionado por la victoria decisiva, para destruir el centro de gravedad enemigo. No supo ver, a tiempo, que en España ese centro de gravedad no estaba en sus degenerados reyes (Carlos IV y Fernando VII) ni en una batalla campal, sino en la voluntad de lucha (de vencer) de la nación. Tampoco aceró en Rusia, que supuso que su centro de gravedad estaba en Moscú, por ser la supuesta capital, sino en San Petersburgo, en todo caso, donde estaba el Zar y su corte (el centro del poder político); y además se dejó engañar para que le cogiera el “general invierno” en las entrañas rusas.
  • No tuvo en cuenta las características del teatro de operaciones de Europa del Este, con vastas distancias despobladas, donde resultaba muy difícil vivir sobre el terreno (agravado por la táctica de tierra quemada), los costosos desplazamientos de fuerzas y el alargamiento excesivo de las rutas de abastecimiento, tan diferentes de las ricas campiñas del centro de Europa.
  • El sistema ofensivo napoleónico se basaba en la reiteración de ataques de batallones en masa, con ingentes cantidades de bajas. Estas grandes pérdidas forzaban, para no perder potencial de combate, emplear más tropas con cada vez menos tiempo de instrucción. El continuo flujo de bajas por combates, o por las penalidades de las campañas, produjo un progresivo deterioro de la calidad de los cuadros de mando y de la tropa, perdiendo la ventaja estratégica que le proporcionó la movilización de todos los ciudadanos, con lo que se consiguió grandes masas de maniobra, que acabó derrochando.
  • No comprendió el valor estratégico y táctico de la guerra de guerrillas. Exigió fuertes represalias para contrarrestar la lucha guerrillera, lo que resultó contraproducente porque sólo sirvieron para exasperar más a la población.
  • Su ejército diseñado por el Directorio de la Revolución Francesa, no sufrió prácticamente evolución alguna, bajo su mando, sino todo lo contrario, pues a veces tuvo cierta tendencia retrógrada, en su organización, armamentos y procedimientos tácticos. Es decir, le falta capacidad de ejecución, porque no supo forjar la herramienta (un ejército) apropiada para sus propósitos. Siguió abusando del empleo de columnas profundas y enormes, para buscar el choque, que eran frenadas y sufrían un duro castigo, ante una delgada línea de infantería británica, con nuevos fusiles de fuego rápido y bien dirigido (Talavera y Waterloo). Su fusil de dotación tampoco tuvo mejoras sensibles. Sus cañones siguieron siendo bimástiles y poco maniobreros, frente a los nuevos cañones monomástiles ingleses, más ligeros y ágiles, etc.
  • Su sistema de mando era eminentemente personalista, que fue eficaz mientras mandó ejércitos reducidos, y se demostró poco flexible e ineficaz con fuerzas de grandes dimensiones y frentes distanciados. Creo una escuela de mariscales y generales valerosos tácticamente, pero sin iniciativa para maniobrar con iniciativa y visión estratégica en teatros de operaciones alejados.

Conclusiones.

Sorprende la pervivencia de este mito militar que asoló Europa, y arruinó Francia, solo a causa de una desmedida ambición personal.

Salvador Fontenla Ballesta. General de Brigada (R)

Blog: generaldavila.com

24 mayo 2018

 

22 pensamientos en “NAPOLEÓN Y SU MITO. Salvador Fontenla Ballesta. General de Brigada (R)

  1. El Ejercito aleman, tradicionalmente, se ha basado en la “Auftragstaktik”, que implica que todos los mandos estan formados para actuar con plena iniciativa.Justo lo contrario a los generales de Napoleon.
    Porque es conocido eso de que nada mas sonar los primeros tiros en una guerra o batalla, todas las estrategias pierden sentido.De ahi la enorme importancia de que los mandos esten educados para actuar con plena autonomia e iniciativa, sin tener que esperar siempre ordenes de arriba.
    ¿ Cual es el sistema de mando de nuestro Ejercito?

    Me gusta

  2. Me ha encantado el saber lo cierto de éste personaje que es todo un mito desenmascarado por sus resultados nada brillantes. Los cuales ya no lucen en mi mente, gracias por la búsqueda de la verdad. Enhorabuena.

    Me gusta

  3. Ahora que se suelen celebrar jornadas de puertas abiertas en los centros militares, con motivo del Dia de las Fuerzas Armadas, para que el pueblo conozca mejor a sus Ejercitos, me pareceria muy indicado que no solo se diera a conocer a los civiles el simple ” material” o hardware( instalaciones militares, equipos militares, armas, tanques, vehiculos…), sino tambien y ademas su sistema de mando y formacion.El software es lo decisivo.De nada sirven buenos materiales, si no se sabe mandar bien.
    En esta epoca de transparencia de todas las Administraciones Publicas, y dando ñor hecho que la Institucion de los Ejercitos son otra cosa, sin embargo me pareceria bueno que el pueblo español conociera un poco mas a fondo a sus Fuerzas Armadas, en su espiritu, en su organizacion y forma de actuar.Muy en grandisimas lineas, logicamente.La sociedad civil siempre ha aprendido mucho de los Ejercitos ( los Estados son en su mayoria creaciones producto de guerras; las mismas Administraciones publicas se han inspirado mucho en las formas de organizarse los Ejercitos; las estrategias empresariales imitan no pocas veces a las militares,etc).Y poenso que es buena esa compenetracion mutua.El conocerse mutuamente bien, solo puede beneficiar a todos.De ahi mi propuesta.Como suele decirse, solo se puede querer a alguien o algo, si se le conoce bien.Ojala el pueblo español conozca mejor cada dia a sus Fuerzas Armadas.Mucho mejor nos iria, me parece a mi.

    Me gusta

  4. A las órdenes de V.E., mi General.

    Celebro que, por primera vez hasta donde yo tengo conocimiento, alguien con tan profundo y completo conocimiento de causa como muestra V.E., haya desenmascarado a un ególatra canonizado por la historia sin haber admitido en ese proceso la presencia del llamado “abogado del diablo”.

    Más de doscientos años después ya todo es historia y pienso que nadie podría o debería incomodarse si digo que mi impresión sobre Napoleón es, que sin negarle inteligencia pero más que eso, astucia, fue alguien que creyó ver su oportunidad en el río revuelto de su época en Francia. No difiere mucho de todos los grandes opresores que han existido, cruel, despiadado y sin escrúpulos, absolutista y mentiroso con su propio pueblo hasta degenerar en auténtico dictador sanguinario.

    Todo lo buen táctico que se quiera a la vista de sus primeras batallas, pero como estratega…, no sé. O a lo mejor es que la soberbia y su endiosamiento, que no la casualidad ni un simple error de cálculo, le gastaron una mala pasada tanto en Rusia como en España. Lo cierto es que fue precursor de los mismos errores que después cometieron otros, como fueron la misma Rusia también en España, Hitler cavándose su tumba con la invasión de Rusia y su pretendida conquista de las islas británicas, etc., etc.

    Al recordar a Napoleón, resuenan en mi memoria, por asociación de ideas, otros personajes de la galería de los horrores de la historia, como Hitler y Stalin, por no salirme de Europa. Lo que ya supera mi capacidad de entendimiento es que a día de hoy estos angelitos continúen teniendo tantos alumnos que aspiran a ser su reencarnación, mientras todos los demás contemplan cómo se incuba el huevo de la serpiente como si ello no les afectara.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

  5. Muy bueno.
    Respecto a la pregunta final, parte de la respuesta es que fue el ejecutor de la consolidación y consagración de la masónica revolución francesa. Ese trabajo revolucionario (las revoluciones triunfan cuando se consolidan y no antes) fue y es recompensado con la fama.

    Me gusta

  6. Interesante, instructivo y necesario. Inconcebible que se mantenga el mito y esto sea desconocido al día de hoy. Por favor, más como esto.- Gracias.

    Me gusta

  7. ¿ No estara España actualmente en la misma situacion que impero bajo Napoleon? Que se resumia en “orden,contraorden,desorden.”
    En España hay que imponer un orden justo y sostenible.El actual edificio se esta viniendo abajo- me refiero al Estado autonomico-.El tremendo desorden actual deberia acabar cuanto antes.

    Me gusta

  8. Los éxitos de Napoleón son enteramente debidos a los ejércitos de la revolución francesa y a sus tácticas novedosas para la época que paradójicamente se debían a las carencias que tenían.
    Así, al no ser capaces de mantener las formaciones impertérritas en línea de los granaderos austriacos, prusianos o ingleses que soportaban el fuego enemigo desarrollaron las fuerzas de escaramuzadores (voltigeurs) por delante de esas líneas para -igual que los rebeldes americanos poco antes- ocasionar abundantes bajas a las formaciones estáticas enemigas.
    Después inventaron el sistema de ataque en columnas que avanzaban cohesionadas y desplegaban en línea para atacar a la bayoneta al llegar cerca del enemigo.
    Todo ello con el apoyo de una magnífica artillería heredada del antiguo régimen (Es con la artillería con lo que se hace la guerra decía el artillero Napoleon).
    De todos modos la introducción de la promoción por mérito (todo soldado francés llevaba en su mochila el bastón de mariscal) frente a los ejércitos estamentales europeos en los que solo los nobles podían llegar a oficiales y el imaginativo empleo de la caballería como fuerza de ocultación de las maniobras de la infantería si fueron debidas mayoritariamente a Napoleon y no fue solo la casualidad (fortuna) lo que le llevó al lugar donde llegó.

    Me gusta

  9. Muy buen artículo, mi General. Haces un estudio muy militar, muy profesional y muy cierto. Cuando yo estuve de Agregado Militar en nuestra embajada en París, ya había voces francesas, muy autorizadas, que decían cosas parecidas a las tuyas pero sin profundizar pues lo impedía la grandeur. Enhorabuena

    Me gusta

  10. Excelente artículo. Yo también he pensado que no sería tan buen general cuando fue derrotado en Rusia, España y finalmente en Waterloo. Pero el chauvinismo de los franceses es superado solo por el de los británicos. Estos exaltan sus derrotas y ocultan sus victorias. Todo el mundo ha oído hablar de la Armada Invencible, pero casi nadie del fracaso de la Contra Armada. Sus intentos de desembarco en Santa Cruz de Tenerife y Cartagena de Indias acabaron desastrosamente. Gibraltar lo conquistaron porque su guarnición era inferior al centenar de hombres y si lo pudieron mantener fue debido a que es una fortaleza natural. Menorca la perdieron. Sus desembarcos en Cádiz terminaron en fracasos. En las guerras mundiales sufrieron estrepitosas derrotas… pero todo el mundo los tiene como una gran potencia militar.

    Me gusta

  11. Perdón, quería decir justo lo contrario. Los británicos exaltan sus victorias y ocultan sus derrotas.

    A los españoles nos ocurre al revés: nos gusta autoflagelarnos. Muchos españoles aceptan el tópico de que el Ejército español no gana una batalla desde Rocroi, ignorando las victorias de Santa Cruz de Tenerife, Cartagena de Indias, Menorca, Bailén, el desembarco de Alhucemas, la hazaña de Krasny Bor, etc.

    Me gusta

  12. Muchas gracias por este artículo diferente a lo habitual. Se agraden escritos más técnicos. Podrían hacer de vez en cuando alguno más extenso referido a alguna efeméride o explicando alguna batalla (ej Ebro, Teruel etc). También alguna semblanza sobre el Caudillo en su faceta militar. Leyendo a los de la Desmemoria Histórica nos los pintan poco más que como un retrasado sin reparar en cómo deja esa calificación a los que él derrotó. Solo he podido leer aunque con mucha calidad Franco Militar de Don Rafael Casas De la Vega y La Guerra que ganó Franco de D Cesar Vidal. Lo dicho muchas gracias y anímense a dar un poco de historia militar española que hay mucha y buena

    Me gusta

  13. Buenas noches General D. Salvador Fontela Ballesta:

    Magnifico análisis, de un mito, que no es tal, sino un militar de ambiciones desmedidas..
    Hoy toca aprender, de su exposición y de las aportaciones, muy buenas..todas ellas..
    Gracias, a todos un saludo y buenas noches ..

    Y gracias General, D. Salvador Fontela, Un afectuoso saludo .y buenas noches

    !!VIVA ESPAÑA !! VIVA EL REY !! VIVA EL EJERCITO ESPAÑOL Y LA LEGIÓN !!

    Josefa Lopez del Moral Beltran..

    Me gusta

  14. Sin querer llevar la contraria a nadie, yo, que he vivido en París 5 años, y como es natural escuchado diversas opiniones sobre su historia, ni una sola vez oí a nadie calificar a Napoleón de gran figura histórica. Muy al contrario, mi impresión fue, en esa época, que los franceses repudian a Napoleón justamente por las mismas causas que enumera nuestro bien enterado articulista de hoy.

    Los reproches se repartían entre las críticas por su inmensa ambición y las vidas y los recursos que esa misma ambición costó a Francia.

    Y pasando a otro tema, como también he vivido en Bélgica por un periodo incluso más amplio, les diré que la antipatía de la que hoy hacen gala en ese país hacia el nuestro vienen sobre todo de la parte flamenca de Bélgica, en la que aún se amenaza a los niños cuando se portan mal con la llegada del Duque de Alba…vamos, como aquí amenazamos con “el coco”.

    Y les aseguro que al día de hoy justamente la población flamenca en Bélgica ha sobrepasado con creces a la población francófona en influencia y poder, así que deduzcan el porqué acogen a los terroristas españoles y a los que huyen de nuestra justicia.

    Podrán pensar que estoy exagerando, pero durante 3 años hice unos cursos de filología francesa en una universidad flamenca justamente, porque como extranjera me era más fácil acceder a esos cursos y estaban más a mi alcance porque no eran tan exigentes ni tan profundos como en una universidad francófona, y los españoles para esa comunidad no éramos precisamente populares. Antiguo rencores que ahora pueden vengar con cierta facilidad negándonos el pan y la sal. Así de fácil.

    Atentamente

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Me gusta

  15. Mi querido y respetado general ¿ cuántos relatos falsos nos han contado y siguen..?. Si mal no recuerdo, en el congreso de Viena se liquidó la definitiva derrota de Napoleón. Ni siquiera se reclamó de Francia la devolución de los territorios usurpados en la paz de los Pirineos.

    Hace ya bastantes años, viajando por Francia recalé en Saumur un domingo. La “Ecole” estaba cerrada. Para no perder el tiempo, me fui a ver un museo en un “chateau” próximo. Cual fue mi sorpresa que me encontré con un gran sala repleta de casullas bordadas en oro y más ornamentos sagrados robados en España. Se llevaron tanto que lo tienen repartido por los lugares más remotos.

    Me gustaría saber quien fue el “Dastis” que nos representó en Viena.

    Enhorabuena por tu inteligente trabajo .

    Me gusta

  16. Sr. Gomez-Landero:

    Hace tiempo que no escribo en este sitio de opinión. Leo, veo y observo. A mi en el trabajo que he desempeñado durante casi cincuenta años, me enseñaron a resolver los problemas y aquí en nuestra Nación ESPAÑA, tenemos muchísimos desde 1978. Pero al haber tenido gobiernos Patriotas desde esa fecha, nos están desmoronando la PATRIA.

    Y le dirijo estas líneas, para abundar en lo que usted dice sobre el entente entre ciudadanos civiles y del ejército. Es totalmente necesario
    que ambos estemos en estrecha convivencia y conocimiento, pues no hay ejército sin la necesaria colaboración de las personas civiles.
    Nosotros, entre los que me encuentro, hemos formado parte de las FFAA, sin nuestro compromiso y esfuerzo personal, no habría Ejército. Hemos sido nosotros, luego nuestros hijos, nietos y demás familiares los que hemos dado razón de ser a la defensa de nuestra Gran Nación. Por ahora, aún, no hay soldados robots, que yo conozca, aunque como dice un dicho, ” todo se andará “.
    Aún recuerdo un mal gesto, que no pude conocer a su autor, que fue cuando uno de mis hijos estuvo prestando su Servicio Militar, entonces en el CIR 4 en Ovejo en Córdoba, que fue el día de Jure de Bandera. Una vez terminado el acto, celebrado en la margen izquierda de la N-432, sentido Badajoz, todos los militares atravesaron la carretera hacia el lado opuesto, donde estaban las instalaciones pero a los civiles se nos cerró la verja y tuvimos que andar en dirección contraria al acuartelamiento, unos 300/400 m. y dar la vuelta hasta llegar al sitio.
    Creo que ahora, más que nunca, ya que a algún visionario se le ” ocurrió quitar ” la mili obligatoria, hay que buscar ese espíritu de hermandad entre todos nosotros, los que amamos a ESPAÑA, nuestra PATRIA.

    REPITO, SIN CIVILES NO HAY EJÉRCITO AL QUE MANDAR. ( es de cajón)

    POR ESPAÑA, SIEMPRE POR ESPAÑA.

    Me gusta

  17. para Ignacio Gómez Landero: “propia iniciativa sin esperar órdenes de arriba”.Si, puede suceder así como al General, por equivocación, Custer. No es éste lugar adecuado para impartir lecciones que requieren años de formación y estudio. Pero si en ocasiones concretas todo mando e incluso sólo soldado ha de decidir.Por lo general. Sr Gómez Landero, no es así. Es el mando superior quien decide los modos , medios, y el cómo actuar con arreglo a una serie de factores, que no es lugar para pormenorizar. Es fácil de entender que si cada uno hiciera su voluntad, de todo menos “santa”, las FF.AA. serían el ejército de Pancho Villa.Nada que ver con un acto aislado. ¿Vale?, pues vale.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.