RESPECTO A LA SANIDAD MILITAR Por Manuel Guiote Linares General de Brigada Medico (R)

General de Brigada Manuel Guiote Linares, Médico del Cuerpo Militar de Sanidad

Hoy recibimos en el blog a una auténtica autoridad en el mundo de la Sanidad Militar: El general Manuel Guiote Linares, médico militar, con una amplia experiencia clínica, de organización de los recursos sanitarios y operaciones en el exterior. En el empleo de comandante fue jefe de los Equipos Médicos Avanzados ET Centro (EMATCEN) y EMAT I y ha participó en misiones en Bosnia, Albania, Kosovo, Irak y Paquistán. En el empleo de Tte. Coronel mandó la Agrupación de Sanidad (AGRUSAN 1) (1/7/05) y al ascender a general de brigada, asumió el mando de la Brigada de Sanidad (BRISAN( (22/4/13) hasta su pase a la reserva.

Está en posesión del valor acreditado por su participación en los hechos ocurridos el 31 de marzo y 24 de abril de 2004 durante el apoyo al repliegue español (CONAPRE) en Irak.

Especialidades y cursos:
Titulo civil médico de especialista en medicina intensiva 01-02-89
Accidente de Buceo (15/05/81)
Aptitud Paracaidista por la Federación Aeronáutica Internacional en octubre de 1986
Diplomado en Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (31/03/87)
Logística Sanitaria (08/05/95)
Cirugía de Campaña y Grandes Catástrofes (10/05/99)
Curso monográfico de reanimación y cuidados intensivos
Curso de ambientación de aguas frías
Curso Escuela Diplomática Experto en Temas Antárticos
Curso actuación sanitario NBQ
Curso de introducción a la cirugía experimental

Bibliografia:

Grupo de Trabajo “Racionalización de la Red Sanitaria Militar” 25-05-00
Publicación “Apoyo Logístico a una Operación a Pie” Revista Ejército
Publicación “Sanidad Militar en la Antártida” Revista Ejército
Publicación “Propuesta de Clasificación de Bajas” Revista Ejército
Publicación “El EMAT en BHI” Revista Ejército
Publicación “Modelo de Mensaje de Urgencia Sanitaria” Revista Ejército
Colaborador en la Publicación del “I Centenario del Hospital Militar Gómez Ulla”

Un currículo que nos hace guardar silencio y dar paso a su palabra.

Esperamos sus próximas colaboraciones. Bienvenido a esta tu casa mi general.

 

 

RESPECTO A LA SANIDAD MILITAR “…Vosotros valientes generales, oficiales y soldados que podéis presentar anchas y gloriosas cicatrices procedentes de graves heridas adquiridas en defensa de la patria y de la reina, hablad de mí y decid, ¿a quién debéis la vida, a quien la conservación de los miembros…?”

Alocución del Director General de Sanidad a los individuos del Cuerpo en la Capitanía de Castilla la Nueva, año 1851.

Si la eficacia de un sistema sanitario militar, entendido como el conjunto de actividades destinadas a mantener la salud del combatiente, depende básicamente de dos factores: el nivel de conocimientos médicos de la sociedad a la que pertenece y, en tanta o mayor medida, del desarrollo organizativo del ejército al que sirve.Tendremos que convenir que, si el conocimiento medico de nuestra sociedad es alto o muy alto, reconocido a todos los niveles, social, científico, nacional e internacional y  nuestra Sanidad Militar tiene problemas para cumplir su misión,  sólo puede ser el segundo factor, el culpable de la situación.

No voy a disparar por elevación culpando a todo el sistema organizativo de nuestras FFAA, pero sí creo que la parte de organización quafecta a Sanidad Militar es ciertamente mejorable. Es mejorable y debe ser mejorada, máxime cuando afecta al conjunto y por tanto directamente al cumplimiento de la misión.

La organización y procedimientos de relación entre Sanidad Militar y el resto de las FFAA tienen que ser revisados con carácter URGENTE, dado que objetivamente, estamos en una situación muy comprometida y que a corto plazo puede derivar en la imposibilidad de prestar un apoyo sanitario fiable a las Operaciones.

Uno de los problemas con los que nos enfrentamos y hace que nuestra organización sea débil, es que no se siente a diario la necesidad de contar con una Sanidad Militar preparada y fuerte. Hay otras necesidades a las que atender y parecen más perentorias. No voy a discutir que esas necesidades sentidas, sean verdaderamente importante, pero no es menos cierto que es un gran error “acordarse de Santa Bárbara cuando truena” y pensar que disponer de capacidad de apoyo sanitario es de importancia secundaria, o que podemos conseguirla cuando haga falta IMPROVISANDO. Pero no solo es un error, es una negligencia y por tanto un delito.

Si cómo decía George Washington “La principal preocupación del Jefe de la Fuerza, debe ser la salud de la Fuerza”, desde el punto de vista militar, no lo es solo por el valor de la vida que sería suficiente, además lo es porque el recurso humano, elemento fundamental del combate, es un bien escaso y agotable, hay que mantener la capacidad de combate y para ello es imprescindible tener “nutridas”las Unidades. Mantener esta capacidad depende de la posibilidad de regeneración de la Fuerza, la recuperación de las bajas sanitarias, una de las Misiones de Sanidad Militar, es fundamental para devolver los efectivos humanos a sus unidades sin perder “hombres entrenados”. Como se ve, aquí Sanidad Militar tiene un papel protagonista, que no es menos importante que el  desempeñado en el mantenimiento de la moral.

No hay nada más desmoralizante y que afecte más a la capacidad de combate, que el grito de los heridos sin asistencia. Hasta tal punto es importante, que hay autores militares que achacan como una de las causa del desastre de Annual, es el pánico que se produce cuando empiezan a morir heridos por gangrena, sin tener asistencia sanitaria. (Historia de la incompetencia Militar, Geoffrey Regan).

Es incuestionable que la responsabilidad del apoyo sanitario, como la de cualquier otra actividad tendente al cumplimiento de la misión militar es del Jefe de la Fuerza, pero no lo es menos que para tomar decisiones acertadas necesita de un asesoramiento adecuado, profesional y especifico en cada área. También para que sus órdenes se cumplan con éxito, necesita profesionales para llevarlas a efecto y en el “juego de despropósitos” que rodean la actividad sanitaria militar, no suelen cumplirse ninguna de las dos condiciones.

EL JUEGO DE LOS DESPROPÓSITOS

…el Cuerpo de Sanidad que aunque el menos considerado tal vez del ejército, es el que más interesa por ser el que conserva y libra de sus principales enemigos, cuales son las heridas y las mortíferas enfermedades que tienden siempre a su destrucción”.

Alocución del Director General de Sanidad a los individuos del Cuerpo en la Capitanía de Castilla la Nueva, año 1851.

Me refiero al conocido juego infantil, en el que varios niños hacen un corro y uno de ellos susurra al oído de su inmediato a izquierda o derecha, un mensaje o frase.

Esta, va pasando de niño en niño hasta volver al que empezó el juego, y cuál es su sorpresa cuando se da cuenta que no se parece en nada el mensaje que mandó, con el que le llega. Figúrense que pasaría si además lo trasmitido fuera una orden que tuviera que ejecutar el niño inmediato anterior, el resultado sería algo totalmente distinto a lo pensado en principio  y si encima el que recibe la orden no tiene criterio, es decir“hay que pintar y llamamos al fontanero” el resultado será “el desastre” o “el despropósito”. Como juego puede ser hasta divertido pero si nos jugamos el éxito o el fracaso en una actividad seria, ya la cosa no parece tan hilarante.

Analicemos lo que pasa en nuestras FFAA con respecto a Sanidad Militar.

Si lo comparamos con lo anterior encontraremos bastante parecido.

El Mando, necesitado de asesoramiento sobre las acciones que tendrá que ordenar que ejecute sanidad para conseguir el éxito en la misión, pregunta a sus asesores de  Personal o Logística,según los casos ¿no sé por qué? ya que  desde mi punto de vista, Sanidad Militar tendrá relación con los dos, pero ni es lo uno ni lo otro.

Estos, recabarán información normalmente vía logística,  S, G, J, (1 y/o 4), al Jefe de la Unidad logística donde irá la Unidad de Sanidad encuadrada. Este que no es profesional de la Sanidad Militar, se lo preguntará al Oficial médico, volviendo la respuesta por el camino inverso. La información directa del Oficial médico responsable, la recibe alguien no profesional y que se encuentra al menos tres escalones por debajo del Mando generador. Cuando la respuesta alcance su destino, la matriz de variaciones puede alcanzar el infinito, y es impredecible la influencia que la información final recibida pueda tener en la decisión del Mando.

Al final, si todo sale mal, como es lógico y tenemos que cambiar sobre la marcha, la escusa será “se lo preguntamos a un médico”, no sabemos qué le preguntaron, qué contestó, ni si era el adecuado por su formación para dar la respuesta.

Esto es un mal crónico y endémico posiblemente derivado de la afición de los españoles a “jugar a los médicos”.Según se refiere en “Elogio histórico” de D. Antonio Hernández Morejón, en Historia bibliográfica de la Medicina española. Madrid 1842, p. XVIII” como muestra de supeditación de los facultativos, ya a los poderes administrativos o militares (1),Hernández Morejón, responsable de Sanidad del Ejercito de Valencia y Murcia en conversación con el General Mahy, Jefe del mismo,entre cuyas tropas acantonadas en Orihuela había estallado la fiebre amarilla,que se agravaba por no disponer las medidas recomendadas por la Junta de Sanidad, requerido asesoramiento, Hernández Morejón le espeto; Señor, la salvación del Ejército se conseguirá siendo V.E. su primer medico durante una hora o siendo yo por igual tiempo su general en Jefe”, a lo que Mahy respondió dándole el bastón de mando: pues mande usted”.

Resulta que a nivel de ejecución la cosa no mejora, en el mejor de los casos, la Formación sanitaria estará mandada por un médico, pero encuadrada en una Unidad logística con la que no tiene nada que ver desde el punto de vista conceptual,que no solo no facilita ni aporta nada sino que la mayoría de las veces entorpece o anula su funcionamiento. El Jefe de la U. logística repetirá que él manda la Sanidad.No sé qué manda, para qué, ni porqué. El Mando es la capacidad de asumir la responsabilidad, y esa capacidad deriva del conocimiento, sin el cual no se puede dar una respuesta coherente, adecuada, lógica y eficaz. No puede asesorar, adecuar medios, valorar riesgos, prever necesidades, responsabilizarse del funcionamiento de los equipos, gestionar recursos sanitarios etc. Es decir se crea un mando ficticio, que cree que Mandar es imponer el mismo ritmo de vida al personal de Sanidad que al resto, haciendo que todos “formen a diana”, creyendo que así hace sentir su acción de mando, sin darse cuenta que esa noche el herido de las tres de la mañana puede ser él y pagar con su vida el cansancio del cirujano, es solo un ejemplo de las distorsiones que se producen o pueden producirse. Esto que puede parecer ridículo ha supuesto para mí una fuente de problemas en Operaciones cuando he estado encuadrado en elementos logísticos.

 Si manda personal NO médico una Unidad de Sanidad; ¿podría responder de sus decisiones delante de un juez. Si mandar supone responsabilidad, no querrán que se responsabilice quien no manda?¿Lo cubriría el estado como responsable civil, las posibles consecuencias económicas derivadas de sus decisiones, sería un problema civil o penal?En todos los países de nuestro entorno en los elementos de apoyos de combate se diferencia entre: Logística (abastecimiento, mantenimiento y transporte) y Sanidad y se asume que subordinar la Sanidad a la Logística cuesta vidas

Claramente la Sanidad la puede mandar cualquiera. Cualquiera que sepa, da lo mismo que los militares se hagan médicos o los médicos se hagan militares. No hay otra forma y no se ha encontrado otra manera en ninguna parte del mundo civilizado, y en nuestra parte del mundo se decidió que los médicos se hicieran militares.

 No quiero ser sarcástico ni sangrante con mis comentarios, sólo quiero que el principio de calidad, uno de los que debe primar en el apoyo sanitario a las Operaciones, se mantenga en la medida de lo posible.

 La única forma de hacerlo y lo lógico es hacer lo que cualquiera haría ante un problema sanitario, si se trata de su persona, o alguien de su familia, o bien en una situación que le afecte directamente.

 No creo que a nadie en su sano juicio y esto vale también para los militares, admitiera, le gustara y/o consintiera, que el responsable de las compras o del mantenimiento del hospital le asesorara sobre la enfermedad de su hijo y las medidas a tomar, que luego le informe del resultado de la intervención, pronostico, posibles complicaciones etc. Si cuando nos duele y nos toca de cerca es así,¿por qué va a ser distinto cuando se trata de nuestras Fuerzas?, es decir de nuestros soldados y nuestra Misión.

Si en caso de tener que atender a nuestro hijo, nos fiamos del responsable de recursos humanos y nuestro hijo muere por una mala decisión, seremos responsables de la muerte del mismo. Así el Mando será responsable de los muertos que se deriven de una mala ejecución, secundaria a un mal planeamiento, condicionado por un mal asesoramiento. Y la historia no perdona. Al final resultara que el Mando se parecerá a los médicos y “tendrá enemigos en este mundo y en el otro”.

 Creo que si queremos una sanidad militar eficaz y fiable hay que dejarse de tonterías, Sanidad Militar es un Cuerpo militar que desarrolla una función logística, no al revés. Que el éxito se basa en una buena actuación en el nivel estratégico, operacional y táctico lo que requiere una buena formación militar,  junto a un conocimiento técnico adecuado y todo esto, bajo la responsabilidad del JEFE y el control de profesionales.

“…¿Qué diferencia existe entre un Oficial de filas y un Oficial de Sanidad? Únicamente la de que debe tener mas instrucción que aquel. Si exceptuamos los estudios de las carreras que cada uno hace en su colegio, ambos presta en paz y en guerra el servicio de su instituto; al par sufren los rigores atmosféricos, el hambre la sed, el fuego enemigo; en los campamentos la tarea del Oficial de Sanidad es más ardua, su exposición en un tipo mayor”.

Primer ayudante medico D. José Brun (Memorial de Sanidad del Ejército y la Armada 1858 )

Hay que tener el convencimiento de que un médico militar “no es un medico que trabaja de uniforme donde caen bombas” y tampoco es un agente del enemigo, que su misión es solo parte, de un todo que es la Misión general de nuestras FFAA, LA DEFENSA DE ESPAÑA.

Manuel Guiote Linares General de Brigada Medico (R.)

3 abril 2020

Blog: generaldavila.com

13 pensamientos en “RESPECTO A LA SANIDAD MILITAR Por Manuel Guiote Linares General de Brigada Medico (R)

  1. Probablemente uno de los mejores artículos fundamentados sobre la problemática de una unidad más que vital, indispensable, en nuestras FFAA.
    Gracias mi general.

    Le gusta a 5 personas

  2. Buesnos días, y gracias por el experto artículo. Pregunta retórica, ¿responsabilidad civil del estado?; con estos que ahora hay, NO, no creo.
    (Si en algo son expertos, si la cosa pinta mal, es en eludir responsabilidades o pasárselas a otros: En jerga futbolística “echar balones fuera”)

    Le gusta a 4 personas

  3. Muchísima responsabilidad tuvieron (y tienen) los que suprimieron la logística tradicional de los Servicios, en este caso el Servicio de Sanidad y sus Tropas de Sanidad.
    Hablo de la Ley 17/1989 y el general Guiote también (aunque no lo diga o caiga en ello).
    Nos vendieron (mejor dicho, compraron a los políticos al precio de “trágala”) la “Logística Funcional”, sea lo que sea ese engendro, y así nos vá.
    Luego vino el desmontar la Sanidad Militar a manos de PP (denunciada por el Comandante Antonio Bendala: http://www.diariosalud.net/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=18303 ), el mismo que se cargó, inconstitucionalmente, el Servicio Militar, abriendo paso al PSOE para darle la puntilla, cosa que ha continuado haciendo hasta anteayer (supresión en junio pasado de la Agrupación Hospital Militar de Campaña -AGRUHOC-).
    Mucha responsabilidad tienen los políticos, pero, muchísima también, insisto, los militares que les dejan hacer e incluso se ponen al frente de la manifestación vendiéndonos las maravillas de los torticeros engendros que se dejan imponer.

    Le gusta a 5 personas

  4. Enhorabuena mi General. Fantásticamente explicado. Mis experiencias profesionales compartidas con militares del Cuerpo Militar de Sanidad de la talla del General Guiote, empezando por él mismo, siempre han sido considerablemente satisfactorias y edificantes. Este tipo de aportaciones, sólidamente argumentadas y documentadas, contribuyen al enriquecimiento del análisis de nuestras formas de actuación, no siempre en el nivel de la excelencia que a todos nos gustaría alcanzar.

    Le gusta a 5 personas

  5. Estupendamente argumentado mi General:
    Dicho en román paladino, si al frente de esta crisis hubiera un médico cualificado, preferentemente militar, en lugar de un filósofo de cuota política catalana -asesorado por un médico, plegado a los dictados políticos como pudo verse el 8M por TV- tendríamos una coordinación eficaz en lugar de lo que estamos viendo, agravado por el estado de las autonomías y sus heterogéneas competencias.
    Reciba un respetuoso saludo,
    José Manuel del Pozo

    Le gusta a 2 personas

  6. ¡Madre mía! Teniendo al General Guiote Linares, con tanta experiencia y sabiduría, nos ponen a un ministro, que no sabe donde tiene la cabeza. Y responsabilidades “ninguna” no se como hacen para quitarse todo de encima. Muchas gracias y saludos.

    Le gusta a 3 personas

  7. No puedo ser neutral al leer su magnífica exposición , por dos razones, tengo familia muy cercana que son médicos, y he convivido con muchos médicos militares durante mi larga vida militar, Hospital de Sidi-Ifni , Gómez Ulla, varios años, y algunas sustituciones en otros hospitales.
    Estoy totalmente de acuerdo, en que la Sanidad Militar es excelente y su labor imprescindible en paz y en guerra
    Que pena y que ocasión perdida, el que no hubiera sido mi General
    , el coordinado de esta Pandemia . Con todos mis respetos un abrazo.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  8. Conocí al Gral. Guiote cuando era Comandante jefe del EMAT Centro en Bosnia, en la AGT. Málaga y ya pude comprobar que su calidad humana y su capacidad profesional estaban en los puestos más altos de cualquier posible evaluación. Su artículo lo corrobora. Felicidades Manolo. Que satisfacción me produce que me permitas ser amigo tuyo.

    Le gusta a 3 personas

  9. Mi General, querido amigo Manolo, como siempre tus extensos conocimientos sobre el tema y la manera de comunicarlos con tu amenidad acostumbrada,superan la excelencia. Me has recordado los momentos que hemos compartido en las Reuniones de Mandos de la FLO, y vuelve a ser un privilegio poder seguir aprendiendo de ti a través de este Blog. Un fuerte abrazo,

    Le gusta a 2 personas

  10. – A la Orden de V.E. mi General:
    – Se presenta la Dama Paracaidista de Sanidad Militar, Esperanza González de Fonseca Marco.
    – Tuve el honor de servir en el Sáhara, en la Sala Avanzada Militar de Aaiún, durante la Marcha Verde.
    – Me disculpo por mi nula formación militar. De presentarme como voluntaria en la Jefatura de Sanidad Militar en el Cuartel General del Ejército con el uniforme caki, pasé a entrar directamente al quirófano de la Sala Avanzada de Aaiún, con el uniforme verde.
    – Salía del mismo, y me ponía el blanco para atender a los Caballeros Legionarios en sus postoperatorios en Sala, y así hasta la repatriación, dado que aunque mis excepcionales compañeras de Madrid, he sabido años más tarde, (me conocen como “el verso suelto del Sáhara”) pelearon a brazo partido por incorporarse conmigo a Aaiún, sólo pudo hacerlo durante un tiempo Doña Fabiola Ximenez-Enriquez, que por fuerza mayor, hubo de abandonar el territorio a los 15 dias, más ó menos, de incorporarse.
    – Hoy creo, mi General, que no deseaban en Madrid, que ni mis compañeras ni yo, fuéramos al Hospital de Aaiún.
    – Mi General, es un regalo de Dios leer una Hoja de Servicios como la de V.E.
    – Respetuosamente quedo a las ordenes de V.E., y del Gral. Dávila, no sin decir
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MÍ REY SERVIR HASTA MORIR, VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA LA LEGIÓN !!
    Esperanza González de Fonseca Marco
    (Dama Paracaidista Auxiliar de Sanidad Militar)

    Le gusta a 2 personas

  11. Brillante exposición de la sanidad militar y sobretodo de una visión técnico-profesional de uno de los mejores, por cierto más valorado y reconocido a nivel internacional en el campo de la medicina militar de campaña y/o de primera línea que en nuestro propio país… Por cierto hablando de primera línea, era de los que estaba junto a sus equipos.
    Es una pena no aprovechar mas sus conocimientos y experiencia, enhorabuena 🇪🇦

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .