COVID-19 Ángel Cerdido Peñalver. Coronel de Caballería ®

Después de la irresponsable manifestación, el Covid-19 les cogió por sorpresa y solo entonces se dieron cuenta que la cosa iba para largo, y temieron lo peor. Ahora para aliviar el panorama parece que tratan de engañarnos. Evocando la película ‘La vida es bella’ muchas veces nos presentan situaciones diferentes a las reales, pero ni ellos tienen la imaginación de Roberto Benigni ni nosotros somos tan infelices como el pequeño Giosué.

Ahora hay que centrarse en lo más importante, salvar el pellejo.
Pero entre los pelos que hemos dejado en la gatera hay uno que no debíamos haber perdido. Me refiero a algo tan elemental como el derecho a saber. Los periodistas mandan las preguntas, y el portavoz las selecciona y reforma a su criterio.
Así andamos, confinados, mal informados y sin saber que pasará mañana.

«El herrador recibe en el taller el hierro no trabajado, y debe transformarlo en herraduras.
Primero, calienta la pletina hasta obtener el color rojo cereza. Después, sin piedad, aplica varios golpes con el martillo más pesado hasta que la pieza adquiere la forma deseada. A continuación la sumerge en un balde de agua fría, todo el taller se llena con el ruido del vapor al crepitar, y mientras, la pieza estalla y grita a causa del súbito cambio de temperatura. Tiene que repetir este proceso hasta conseguir la herradura perfecta, pues sólo una vez no es suficiente.
A veces el hierro que llega a sus manos no consigue aguantar el tratamiento. El calor, los martillazos, y el agua fría, terminan por llenarlo de rajaduras, y sabe que jamás se transformará en una buena protección del casco. Entonces, simplemente, lo coloca en el montón de la chatarra en un rincón de su taller».

Sé que muchas veces en la formación de los hombres, los golpes les colocan en el fuego de las aflicciones, pero deberían aceptar los martillazos que la vida les pueda dar, aunque a menudo se sientan tan fríos e insensibles como el agua que hacía sufrir al hierro. Lo único que les pido es que no desistan hasta que consigan tomar la forma deseada. Que lo intenten de todas las maneras, durante el tiempo que precisen, pero que jamás permitan que los tiren al montón de la chatarra.

Aunque atender a las crisis sanitarias no son tarea que las Fuerzas Armadas preparen a diario, su vocación de entrega y servicio les hacen estar en los lugares de mayor riesgo y fatiga; en esta ocasión con mascarilla y guantes. Los que estamos en casa nos sentimos orgullosos de todos ellos, y con mis diarios aplausos desde mi balcón a las ocho de la tarde, decirles que nosotros también lucharemos para que nunca nos tiren, de mala manera, al montón de la chatarra.
…Pero llegará el día, cuando pase la tormenta, que preguntaremos y pediremos responsabilidades, eso sí, todos a una. Entonces no habrá intermediarios.

Ángel Cerdido Peñalver.
Coronel de Caballería ®

Zaragoza 4 abril 2020.

Blog: generaldavila.com

7 pensamientos en “COVID-19 Ángel Cerdido Peñalver. Coronel de Caballería ®

  1. Magnífico relato Ángel, de momento parece que vamos salvando el pellejo, que no es poco. Seguiré el camino que marcas y cuando sea el momento, reclamare que nos cuenten la verdad. No deseo verme tirado en la chatarra , nos tratan como tontos, pero no saben que tras estos martillazos , volvemos más fuertes y entonces exigiremos responsabilidades, desde el primero al último.
    Si nos unimos, no podrán doblegarnos, los españoles no somos borregos y cuando damos un paso al frente, que tenga cuidado el “ enemigo”.
    Por añadidura, en este Blog estamos muchos veteranos, y todos “ Hemos hecho guardia, en peores garitas “. “ POR ESPAÑA HASTA LA MUERTE “, y no es ningún farol.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 3 personas

  2. Buenas Noches, todos. Derecho a saber restringido o dificultado, nada nuevo con esto. El Buen Herrero ya no sabe si este ganado caballar está Herrado o va Errado; probablemente ambas coas. Y como nos han quitado las procesiones, Vulcano, autor de todo este invento, como Poncio Pilatos, se lava las manos.

    Le gusta a 3 personas

  3. Comparto su opinión, Coronel.
    La información no debe ser utilizada como lo hace el Gobierno, para enmascarar datos, sino para dar a conocer la realidad y así poder combatir mejor la expansión de la pandemia.

    Le gusta a 1 persona

  4. Perfecto, Ángel; no hay mejor satisfacción de leer a alguien que sabe de lo que escribe. Soy de pueblo, y había una fragua en el camino -el más peligroso y por ende preferido, el de la ruinosa muralla- del cole a casa. Cientos de veces he presenciado el procedimiento que tan bien describes para conseguir una buena herradura: malas no hay; efectivamente. van a la chatarra.

    No creo que haya una fragua más famosa (abrir en Google) que la del herrero Vulcano, dios del fuego; y pues hablamos de fraguas y de la situación actual me vas a permitir un ligero, o no, divertimento, “parafraseando” convenientemente el hecho que la magistral obra relata y que a mí se me ocurrió hacerlo en endecasílabos.

    PETRIFICADO
    (Soneto)

    Apolo el dios, olímpico niñato,
    cual un correveidile allá en la altura,
    volando el muy chismoso se apresura
    y a Vulcano en su fragua, ¡qué chivato!,

    le viene con el chisme de inmediato,
    de que Marte su cliente, un caradura,
    con Venus aprobó la asignatura,
    ¡y en chico que no fuera el arrebato!

    E incrédulo quedó, petrificado,
    -turulatos los cíclopes herreros-
    absorto y boquiabierto el consentido

    de flamantes apéndices ornado,
    entre el fuego, los rayos y el bruñido
    de imposible igualar en los aceros.

    Hoy, Vulcano (PS) prepara una armadura ( agitprop, TV,s y demás MCS afines), no para Marte -sacrificado como siempre- al que tiene a dos velas, sino para sí mismo y “doce de los suyos” con el fin de blindarse por si vienen, que vendrán mal dadas. Y del tremendo juicio que ya se prevé por parte de la opinión pública y del el pueblo dolido y cabreado, le avisan la oposición, “unos pican y otros non”, y los MCS libres. Y viendo su futuro, la cara que se le queda al dios que a fuego lleva grabado el fraude, la entelequia y la mentira de su actuación se puede apreciar en el cuadro del pintor, que condena, también, al rincón de la chatarra al que se ayunta con tan malas compañías.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .