LA SUCESIÓN EN EL TRONO DE ESPAÑA. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La CONSTITUCIÓN española en su artículo 57 dice:
  1. La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos.
  2. El Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España.
  3. Extinguidas todas las líneas llamadas en Derecho, las Cortes Generales proveerán a la sucesión en la Corona en la forma que más convenga a los intereses de España.
  4. Aquellas personas que teniendo derecho a la sucesión en el trono contrajeren matrimonio contra la expresa prohibición del Rey y de las Cortes Generales, quedarán excluidas en la sucesión a la Corona por sí y sus descendientes.
  5. Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica.

Visto y de acuerdo con la Constitución el actual orden sucesorio después de Don Felipe es:

  • Doña Leonor, Princesa de Asturias por ser la hija mayor de Don Felipe.
  • Doña Sofía, Infanta de España, segunda hija del Rey Don Felipe.
  • Doña Elena, Infanta de España, hermana mayor del Rey Don Felipe.
  • Don Felipe Juan Froilán, hijo mayor de Doña Elena.
  • Doña Victoria Federica, hija de Doña Elena.

A continuación pasaría la descendencia a Doña Cristina hermana pequeña de Don Felipe y a sus hijos.

Así está la legalidad sucesoria en una nación donde la Ley está en manos de las interpretaciones ad hoc por lo que cualquier cosa puede ser tan legal como la contraria.

Que las leyes son capaces de todo y más, es algo que ya aprendimos: «El poder tiene recursos para todo… ofrece muchas posibilidades. Todo el secreto está en saber manejar los dispositivos legales».

Con un Constitucional no hay Constitución que se resista.

A la hora de asumir los conceptos legales en asuntos de tanta trascendencia para el futuro de España, que no es mañana o pasado sino que puede ser más lejano, hay que dejar todo «atado y bien atado» y no en la frágil flotabilidad de un momento concreto, del barquito de papel que lleva al soldadito de plomo. Porque es probado que el poder tiene recursos para todo, incluso puede modificarlo todo, hasta lo que la Constitución, bien o regular, recoge en su articulado.

Todos ustedes saben que, al menos potencialmente, habrá ley capaz de cambiar el curso sucesorio impuesto por la Constitución sin necesidad de cambiar esta. Desde los dieciséis años.

Mutatis mutandis.

No queda mucho más clara la parte militar en lo que atañe al sucesor del Rey que debe prepararse para ser «El mando supremo de las Fuerzas Armadas (artículo 62 h)», lo que supone un mínimo conocimiento de las mismas.

La Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar, dice:

Artículo 2. Empleos militares del Rey y del Príncipe de Asturias.

  1. El Rey tiene el empleo militar de capitán general del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire, máximo rango militar que le corresponde en exclusiva como mando supremo de las Fuerzas Armadas.
  2. El Príncipe de Asturias podrá desarrollar la carrera militar y tener los empleos militares que, mediante real decreto, determine el Gobierno, que queda facultado para establecer un régimen propio y diferenciado teniendo en cuenta las exigencias de su alta representación y su condición de heredero de la Corona de España.

Y posteriormente en la disposición adicional primera:

«La carrera militar de Su Alteza Real Don Felipe de Borbón, Príncipe de Asturias, se ajusta a un régimen propio y diferenciado regulado mediante real decreto aprobado en Consejo de Ministros, basado en el régimen del personal de las Fuerzas Armadas y teniendo en cuenta las exigencias de su alta representación y las circunstancias que concurren en su persona como heredero de la Corona de España».

No hay nada más legislado sobre la carrera militar del Príncipe de Asturias. ¿Lo entienden? A mí me cuesta un poco; vamos que no lo entiendo.

Primero dice que «El Príncipe de Asturias podrá desarrollar la carrera militar…» es decir, tiene expedita la facultad de hacerlo pero no tiene porqué hacerlo. Podrá, podría…, en fin.

Posteriormente en la disposición adicional primera (ya dio problemas su redacción en la ley 17/99) en lugar de hablar del «Príncipe de Asturias» en general, se centra en una persona concreta: Don Felipe de Borbón; algo insólito en una ley. Extraña y confusa regulación que genera dudas e incluso malintencionadas interpretaciones. ¿Y después de Don Felipe? La ley olvidó que hay una sucesión…

Nada queda claro y pensar que es necesario realizar la carrera militar para ostentar el mando supremo de las Fuerzas Armadas es simple suposición y más cuando hay ministros de Defensa o presidentes del gobierno que no prestan juramento o promesa ante la Bandera.

Por tanto, el interrogante es saber quién decide si la Princesa de Asturias desarrollará la carrera militar, o no. ¿El Rey, la Reina, el Gobierno? ¿O los socios del Gobierno?

Todo queda abierto a interpretaciones y suposiciones. Necesario es que se regule lo antes posible y dejemos la improvisación gubernamental, que en lo referente a los temas de la Casa Real vemos que es demasiado frecuente.

A partir de este momento se requiere una regulación sobre la formación del heredero de la Corona de España y dentro de ella sobre su formación militar.

El orden sucesorio en el trono de España está de alguna manera en desequilibrio legal y cualquier fino movimiento puede deshacer lo hecho por su fragilidad cuando se legisla sin ver el conjunto, sino partidistamente y sin la responsabilidad de las consecuencias, algo muy notable en España y que está actualmente creando un verdadero escándalo político y legal. Uno más.

Lo de la formación militar viene después y ¿a alguien le importa?

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

13 febrero 2023

 

 

 

 

13 pensamientos en “LA SUCESIÓN EN EL TRONO DE ESPAÑA. Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. Es evidente que no es necesario recibir formación militar para ser el jefe supremo de las Fuerzas Armadas. La prueba la tenemos en los EEUU, donde hay Presidentes que no han pisado un centro de formación militar en su vida (aunque un gran porcentaje de ellos han sido oficiales e incluso generales). También en España hemos tenido ministros de Defensa con nula formación militar. Pero ni los Presidentes de EEUU (o de otros países) ni los ministros de Defensa visten uniforme militar, mientras que los reyes de España visten uniforme en numerosos actos oficiales. Creo que una persona que va a vestir un uniforme debería pasar algún tiempo de su vida en un centro de formación militar, aunque solo sean unos meses.

    Le gusta a 7 personas

  2. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    ¡PERFECTO!, ni un punto ni una coma que añadir. Subscribo «LA SUCESIÓN AL TRONO DE ESPAÑA» por V.E expuesta con TODO DETALLE.
    Estoy de acuerdo en que :.»….No pienses mal, que te quedarás corto» , que un amigo SACERDOTE me indicaba en su momento. La Ley 17/99 etc. está MALINTECIONADA para olvidarse , así como la La Disposición adicional Primera….etc. No esta «TODO ATADO Y BIEN ATADO». EXISTE UN DESEQUILIBRIO LEGAL Y TIENE EL GOBIERNO LA HOZ AGARRADA POR EL MANGO.
    Hace tiempo que descubrí que era IMPOSIBLE DE COMPRENDER :
    i) Cómo aceptó S. M EL REY EMÉRITO DON JUAN CARLOS que NO FIGURASE PARA NADA SU NOMBRE EN EL «PLAN ESTRATEGICO CONJUNTO», donde TODO QUEDA EN MANOS DEL PRESIDENTE DE GOBIERNO. ¿A qué jugamos?. Como muy bien cita V.E ¡NO PUEDE ENTENDERLO NADIE!.
    LAS IMPROVISACIONES en TEMAS TAN TRANSCENDENTES nunca RESUELVEN NADA.
    QUE S.M EL REY DON FELIPE VI, retome EL VERDADERO MANDO POR EL PEC , sería OPTIMIZAR Y DAR EQUILIBRIO LEGAL A LA FORMACIÓN Y MANDO DEL HEREDERO.
    Mientras se asista a UN CONSTITUCIONAL TOTALMENTE POLITIZADO , que ya desde hace años no se depuró, estamos apañados en un MAR DE INCERTIDUMBRES.
    Reitero la más ENTUSIASTICA FELICITACIÓN por su ARTÍCULO, MI GENERAL.
    A la orden de V.E
    VIVA LA CORONA DE ESPAÑA
    VIVA EL REY DON FELIPE VI
    VIVA TIERRA LA ARMADA ESPAÑOLA EL EJERCITO DEL AIRE Y LA G.CIVIL
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 6 personas

  3. Desgraciadamente nuestros políticos no están ahora ni a la altura ni con altura de miras para entrar en estas cuestiones. Y si me permite el chascarrillo, y con este gobierno cuya animadversión monárquica es la misma que les tengo yo a ellos, «Virgencica que me quede como estoy» y a rezar para que la línea de sucesión no tenga que llegar al cuarto que indica Vd. en su oportuna relación, aunque vista su afición por el trabajo lo normal es que renunciara. Y vaya por delante, que no lo hice, mi felicitación por su reflexión.

    Le gusta a 5 personas

  4. El problema o duda expuesta por el General está en la mente de muchos, y quizá sea mejor para todos que el Rey demore la decisión, por si más tarde puede hacerlo sin que intervengan elementos tan hostiles para la Corona y las Fuerzas Armadas. Buenos días, mi General, y todos.

    Le gusta a 5 personas

  5. «Todos ustedes saben que, al menos potencialmente, habrá ley capaz de cambiar el curso sucesorio impuesto por la Constitución sin necesidad de cambiar esta. Desde los dieciséis años», escribes mi General y creyendo leer entre líneas me pregunto:
    ¿Qué ocurriría, y perdonen la -potencial- boutade si la persona designada como heredera en segundo término en la línea sucesoria decidiera acogerse a la «ley trans» e incluso temporalmente «se percibe» como de sexo distinto?
    Efectivamente, «todo atado y bien atado».

    Le gusta a 6 personas

  6. En mi modesta opinión, nunca se ha distinguido España por ser modelo de legislación. Siempre cortoplacista y a bandazos. Lo que está ocurriendo actualmente, en matera legislatura, ya se adentra en el ámbito del esperpento o incluso del escándalo social. La ambigüedad y la nebulosa legislativa no son nunca buenas consejeras. Lo siento, pero la realidad no me deja ser optimista y el futuro lo vislumbro, cuando menos, incierto.

    Le gusta a 2 personas

  7. Buenos días a todos.
    Mi general, si se repite el «gobierno Frankenstein» todo esto será superfluo. 3ª República y camión de mudanzas. ¿Y los constitucionalistas? Todos tragarán. Civiles y militares. Trabajadores, parados y jubilados. Funcionarios altos, medios, bajos y empleados y autónomos.

    Me gusta

  8. Sórdenes mi Generá: Según platea Ud. la cuestión de la actual Princesa de Asturias Doña Leonor. Realmente resultaría impactacte, novedoso y probablememnte positivamente beneficioso para la Corona, que al igual que su padre pudiera ingresar en la formación militar que hay programada especialmente para los casos Reales.- Estoy seguro que resultaría muy favorable, ahora bien habría que contar con la voluntad de Su Alteza apóstata comulgadora, que aparentemente es la que decide sobre las hijas del Rey. Respetuosa y atentamente ex-cabo fourier Carpentini.

    Le gusta a 1 persona

  9. La función de un rey es garantizar La Paz y estabilidad del reino (entiéndase, sus súbditos) como comandante en jefe militar. Un concepto que viene del imperio Romano, en especial el tardio, cuando SM Don Ataúlfo reino por primera vez como Rex de una Iberia unificada. A mi entender, lo que resto autoridad y prestigio a Don Alfonso XIII, siglos y dinastías más tarde, fue el haber abandonado de facto su función de Capitán General de los Ejércitos en la persona de Don Miguel Primo de Rivera. Si otro es el que manda los ejércitos ?Para que el Rey? La idea izquierdista de monarquía constitucional se basa más bien en la monarquia pelele a dedo de los oligarcas parlamentarios que derribaron a discreción a los monarcas Stuart en Gran Bretaña. Los neomarxistas hoy en el poder en España están actuando de manera Fabiana. Desarticulando la monarquia y de paso al estado, tornillo a tornillo. Se me ocurren dos de mis tonterías. Ya que entre abogados nos vemos (en EEUU tienen un decir para que un proyecto avance: “First, kill the lawyers.” En cristiano, “Lo primero, mate los abogados.”), le toca a toda esa ‘clase política’ que se dice de derecha o conservadora, hacer por cambiar el palabreo de esa ley de “puede/podría” a “debe/así lo hará”. Y si el monarca reinante lo que tiene son hijas, pues nada impide que vayan a las academias como cualquier otra Dama Cadete. Y yo hasta me atrevo soñar con una Reina Dama Legionaria Paracaidista. Al estilo de Isabel I, la de acá. La buena de 1492. Tanto monta.

    Le gusta a 2 personas

  10. Es muy necesaria una regulación sobre la formación tanto académica como militar del heredero de la Corona de España para que lo instaurado, debido a su fragilidad y desequilibrio legal, no quede abolido mediante cualquier disposición gubernamental partidista e interesada

    El Gobierno de la nación y muy especialmente éste último, legisla de forma partidista e irresponsable, como vemos, por ejemplo, con la Ley del «Sólo el sí es sí».
    Por lo que en referencia a los temas de la Casa Real y vistos los sucesivos y frecuentes desplantes del actual Sr. Presidente a la Corona (Llegar tarde al Desfile Militar, saltarse el protocolo y entrar antes que el Rey en el AVE…) no sé yo si se trata más de «mala intención» que de «improvisación» gubernamental.

    Este presidente recuerda al Visir Iznogud (He’s no good) aquel personaje de cómic que quería «ser Califa en lugar del Califa». Pues eso…

    Las Cortes deben estar disueltas para el próximo 10 de noviembre de 2023 y la fecha límite para las elecciones Generales es el 10 de diciembre de 2023; cierto que en este margen de tiempo, puede ocurrir de todo; como ya nos van teniendo acostumbrados este «Des-Gobierno y sus socios», pero esperemos que, para esas fechas, los españoles sepamos dar una lección de normalidad democrática y podamos empezar a ver algo de luz al final del túnel

    Si no se actúa cuando sea el momento, de nada valdrá después lamentarse.

    Un saludo a todos.

    Le gusta a 2 personas

  11. A las órdenes de V.E., mi General.

    Menuda papeleta en las circunstancias actuales, con un gobierno, un Parlamento y un Senado de corte antimonárquico. Ni siquiera republicano, pues no saben ni quieren saber lo que es una monarquía ni un república. Ellos son personalistas, es decir, de tendencia e intención dictatorial. La única esperanza es que comiencen a matarse entre ellos, pues nunca pudieron convivir dos gallos en el mismo gallinero.

    Todos sabemos cómo se hicieron con el poder absoluto, aparte de Hitler, todos los dictadores comunistas; pasando por encima de miles de cadáveres de sus propios compatriotas. Se calcula por aproximación, por ejemplo, que Stalin mandó a la sepultura, y a muchos personalmente, a unos setenta y cinco millones de rusos, incluyendo los que murieron de hambre, frío y agotamiento, en el gulag. Lo sé por un libro que es más detallista y crudo que la trilogía de Solzsenitsin

    Aquí, con una oposición blandiblu, acomplejada y cobarde, cualquier día sacan un decreto prohibiendo la mili hasta para el heredero o heredera a la corona.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 1 persona

  12. De la lectura del brillante y acertado artículo de Vuecencia, mi General, al que se suman las claras de los distintos y experimentados participantes de este «chat», todas basadas en hechos y documentos, se desprende la conclusión de que ya esta todo dicho, Nada que añadir nuevo. Una clrara unidad de criterio.. Supeditado el futuro de la Institución al resultado de unas elecciones que si fueraganadas otra vez por la coalición de partidos de izquierda y separatistas, no daria un ápice por su perseverancia. Y en caso de ganarla los partidos de la llamada derechaÑ opino que seguiria manteniendose en pie .Y en lo relativo a la tradicional formación previa militar para desempeñar el papel de Jefe de las Fuerzas Armadas, de forma real y definida, pienso que quizas no sea cumplido ya que no encuentro decision y si muchas vacilaciones y dudas al Respecto, inclusive dentro de la propia familia real. Vivimos tiempos obscuros poco proclives a al mantenimiento firme de la tradiciones´
    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s