LA LEGIÓN CAMINO DEL CENTENARIO (51). EL LEGIONARIO. Eduardo Serra Rexach. Exministro de Defensa

El Ministro de Defensa Don Eduardo Serra saluda a la Bandera

Hoy contamos en esta Sección del blog La Legión Camino del Centenario” con la especial colaboración del que fue Subsecretario, Secretario de Estado y Ministro de Defensa, don Eduardo Serra Rexach. Diez años con y para las Fuerzas Armadas en momentos difíciles y de profundos cambios. Conoce y, lo que es más importante, siente y ama  a las Fuerzas Armadas. Siempre nos ha mostrado su apoyo en cualquier colaboración que le hemos solicitado por lo que desde este blog le damos las gracias; y como legionario aún más por haberse acordado de lo más importante de este Centenario: El Legionario. ¡Gracias Ministro!

General Dávila (R.)

EL LEGIONARIO

El Ministro de Defensa Don Eduardo Serra revista a las tropas legionarias

Los tiempos cambian y con ellos las actitudes, las costumbres, las modas y también los valores. Históricamente la valentía ha sido uno de los más estimados por las distintas culturas pues, en la mayoría de los casos, se trataba de asegurar la supervivencia del grupo social. Sin embargo hoy no podemos decir que sea un valor en alza.

Durante los últimos 500 años Europa ha gobernado el mundo y lo ha hecho, a mi juicio, gracias al valor de las armas. Las innumerables guerras de religión pertrecharon a los diferentes ejércitos europeos con las cualidades y la tecnología suficiente como para poder habido vencer en todos los campos de batalla del mundo. Además, como explica Victor Davis Hanson en su libro “Matanza y cultura”, esa superioridad bélica europea se ha demostrado desde los tiempos de los griegos llegando a decir que nunca un ejército europeo ha sido derrotado por un ejército no europeo.

En el caso de España esta superioridad ha tenido muchas oportunidades de demostrarse: en primer lugar, somos el primer país europeo en derrotar a los musulmanes lo que, ya entonces, le situó por encima de otros ejércitos europeos como el francés o el inglés. Esta superioridad se consagra en nuestro “Siglo de Oro”, en el que se mantuvieron simultáneamente luchas contra los protestantes, los otomanos y también los indios en América. Es legendaria la memoria de los  Tercios y son innumerables sus hazañas.

Honores a los muertos de la Legión

Con la llegada de la Edad Contemporánea y a pesar de nuestra victoria sobre las tropas napoleónicas, declinó la estrella de la misma España y con ella la de nuestros ejércitos. Dice el refrán que “Quién tuvo, retuvo” y algo o mucho de eso hay. En efecto, hay sobrados ejemplos de batallas que, aunque finalizaran en derrotas (como Trafalgar), pusieron de relieve la valentía, el valor de nuestras tropas y, en este contexto, no podemos olvidar la hazaña del Regimiento de Caballería Alcántara y su heroica actuación durante el desastre de Annual en 1921.

Por otra parte, estamos viviendo un proceso en el que los términos de Estado y Persona Individual están invirtiendo su relación:

  1. Hasta hace unos años los varones ofrecíamos por la patria “hasta la última gota de nuestra sangre”; asimismo, en nuestros pueblos y ciudades veíamos con frecuencia el rótulo de “todo por la Patria”. Es decir, la ciudadanía aceptaba de grado la subordinación respecto del Estado, en otras palabras el bien particular se subordinaba al bien general.
  2. En la actualidad, la Patria, a la que ahora llamamos Estado (lo que la despoja de su carácter emocional), es fundamentalmente un proveedor de servicios a la ciudadanía, básicamente educación, salud y pensiones. De modo paulatino, y por tanto difícil de apreciar, se ha invertido la relación y hoy prevalece a ojos de la ciudadanía el individuo sobre el Estado.

Sin duda uno de los factores que ha originado esta inversión es el larguísimo periodo de paz del que disfrutamos en España y en general en Europa. Desde 1945 Europa Occidental está disfrutando del periodo de paz más largo desde la época del Imperio Romano. Esta feliz circunstancia hace que la gente se vaya olvidando del peligro de una guerra por lo que no se valora el papel del Estado que es, en definitiva, el garante de la paz.

En numerosas ocasiones históricas se han alzado voces diciendo que no habría guerras y han tardado meses en producirse estas. Así sucedió en 1913 (un año antes de que estallase la Gran Guerra) y en nuestro país en 1935. Por ello es especialmente valioso el que siga habiendo personas y grupos que sean conscientes de que siempre es posible, por desgracia, una guerra y también de la necesaria subordinación de la ciudadanía al bien común.

Entre estos grupos destacan la Legión, que ha sabido mantener como oro en paño la devoción a la Patria y su disponibilidad, hasta la propia vida, en caso de guerra. La existencia de la Legión es un ejemplo permanente de amor a la Patria y de valentía sin límite. Muchas veces se malinterpreta la expresión que tiene acuñada la Legión de ser “el novio de la muerte”. Ello no es como se ha querido ver un impulso necrófilo; muy por el contrario es esa disponibilidad de la propia vida en defensa de sus semejantes y el límite de no tener temor a la muerte, es declararse su novio. Así hay que entenderlo y de ahí surge el cariño y la admiración que el pueblo siente hoy y siempre por la Legión.

Uno de los momentos más emocionantes de mi larga estancia en Defensa (10 años) fue visitar el campamento de la Legión en Ceuta con motivo de un “sábado legionario”. Comprobar el espíritu, la capacidad de sacrificio y entrega y la disponibilidad de la propia vida “en los puestos de mayor peligro” es una sensación que no se puede olvidar.

Oración por nuestros muertos.

Deberíamos cada uno de nosotros reflexionar y no simplemente dejarnos llevar por la opinión dominante sobre lo que significa verdaderamente “la vocación de servicio a la Patria” que los militares en general y los legionarios en particular atesoran. Sería el mejor homenaje que en esta efeméride se le puede dar a la Legión.

Eduardo Serra Rexach

Exministro de Defensa

25 JULIO 2019. Día de Santiago Apóstol Patrón de España y del Arma de Caballería

Artículo perteneciente a los “testimonios legionarios” publicados en el Blog: generaldavila.com con motivo del Centenario de la Legión.

¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Santiago Apóstol. Patrón de España

25 de julio. Festividad de Santiago Apóstol, El Mayor, hijo de Zebedeo, pescador, discípulo de Jesús.

Patrón de España, de Galicia y del Arma de Caballería.

Durante el reinado de Felipe IV el Papa Urbano VIII decretó que el Apóstol Santiago  fuera declarado solo y único Patrón de la Nación española.

‹‹Dios hizo a Santiago, patrón de España que no existía entonces, para que cuando llegue el día pudiera interceder por ella y volverla otra vez a la vida con su doctrina y con su espada››, le escribe Quevedo al rey Felipe IV.

A la Batalla de las Navas de Tolosa

¡Santiago y cierra, España! es el grito que abrió el camino de la unidad de España. En La Batalla de las Navas de Tolosa. Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón, Sancho VII de Navarra. No más disputas, unidad frente al califa almohade, miramamolín. Es el punto culminante de la Reconquista.

¡Santiago y cierra, España!, es un grito de unidad; nunca significó cierre o aislamiento sino todo lo contrario: apertura y unidad, sentimiento de Nación y camino a la libertad. ¡Santiago! ¡Santiago! es una invocación antes y durante el combate, en la vida, la advocación al sentimiento de unidad, de empresa común, la fe y la entrega ante el trance del combate que puede significar la muerte. Cerrar es un grito de guerra, cerrar filas frente al enemigo, cerrar el escuadrón. España el objetivo, la razón y la pasión.

Está claro que tenía que ser Santiago Apóstol el Patrón de España.

¡Santiago y cierra, España! Significado que nada tiene que ver con en esa interpretación torticera que está muy al uso entre los que creen elevar su grado intelectual a base de atacar las tradiciones de los españoles, nuestro origen e historia.

‹‹…querría que vuestra merced me dijese qué es la causa por que dicen los españoles cuando quieren dar alguna batalla, invocando aquel San Diego Matamoros: “¡Santiago, y cierra, España!”. ¿Está por ventura España abierta, y de modo que es menester cerrarla, o qué ceremonia es ésta?››

‹‹Simplicísimo eres, Sancho; y mira que este gran caballero de la cruz bermeja háselo dado Dios a España por patrón y amparo suyo, especialmente en los rigurosos trances que con los moros los españoles han tenido; y así, le invocan y llaman como a defensor suyo en todas las batallas que acometen, y muchas veces le han visto visiblemente en ellas, derribando, atropellando, destruyendo y matando los agarenos escuadrones; y desta verdad te pudiera traer muchos ejemplos que en las verdaderas historias españolas se cuentan››.

¡Santiago y cierra, España!

Abrió España la vía de las andantes aventuras camino al lugar donde al Apóstol enterraban. Santiago abre España a Europa y junta las piezas de aquel rompecabezas de Hispania. Las Navas de Tolosa, cumbre de la reconquista, inicio de la unidad de España, cuando se es consciente que los reinos son nada sin la unidad, fortaleza y futuro. Se hizo al grito de ¡Santiago y cierra, España!

El 20 de julio de 1846 se designó al Apóstol Santiago patrón del Arma de Caballería, cuya proclamación fue posteriormente ratificada el 20 de julio de 1892. De ahí que el 25 de julio se celebre el patrón de la Caballería. La cruz de Santiago figura en los escudos y distintivos que identifican al Arma.

Dice su Himno: ‹‹Caballero español, centauro legendario, jinete valeroso y temerario. Un grito pone fin a la hazaña con nuestro lema “¡Santiago y cierra España!”››.

Respecto al Ejército de Tierra en 1943 se aprueba el emblema único que va a representar a todo el Ejército español. Dice el Reglamento de Uniformidad, Vestuario y Equipo de 1943:

‹‹Componen el emblema del Ejército los tradicionales elementos siguientes:

ESPADA: Que es milicia al ser Arma y Religión al ser Cruz. Proclama que el Ejército se puso siempre bajo la protección del Apóstol Santiago, patrón de España››.

En la actual página web del Ejército de Tierra se puede leer sobre su emblema:

Emblema del Ejército de Tierra

‹‹Cruz-espada de Santiago, con los extremos de los brazo flordelisados de gules››.

Esperemos que no se repitan las disculpas, en este caso por llevar este emblema. No hay que disculparse cuando no hay error sino tradición y razón.

Felicidades al Arma de Caballería, a España entera. Iniciemos el Camino de Santiago, el que abrió el Apóstol al mundo, también a la unidad, de los españoles.

Felicidades al Arma de Caballería

¡Por Santiago y por España!

Cuando ya tenía redactado el artículo me ha llegado algo tan hermoso que quiero con ello terminar:

“El Señor tenía tres amigos íntimos: Pedro, Santiago y Juan. En herencia les dejó lo que más quería.

A Juan le dejó a a Su Madre.

A Pedro le dejó la Iglesia.

A Santiago le dejó España”

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com