PRESIDENTE EN FUNCIONES… ¿DE REY? PROHIBIDO EXHIBIR LA BANDERA HISTORIADORES A LA CÁRCEL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Dicen que en cierta ocasión un ministro de la Gobernación, ya saben, le preguntó a su Jefe de Gabinete que qué hora era. Este, pelota de oficio, le contestó:

-La que usted quiera que sea señor Ministro.

Pedro Sánchez marca la hora y no ha llegado tarde a la audiencia con el Rey. Fue el Rey el que se anticipó. La hora es Pedro Sánchez. Ya avisó en su día. Yo y el Rey.

¡Qué bien estuvo aquel imperativo: ¡¿Por qué no te callas?! ¿Lo recuerdan?

Mañana 10 de agosto se conmemora la gesta de Magallanes y Elcano que por primera vez, hace 500 años, circunnavegaban el mundo. Pero como si nada. España se deshace entre la dispersión y las luchas internas.

A dos chavales de 14 años que recogían sus trofeos de piragüismo con la Bandera de España en sus hombros se les ha prohibido tajantemente tal exhibición. Dos incipientes héroes, ejemplo de patriotismo, que renunciaron a sus premios porque por encima de ellos está su Bandera. Espero que la ministra de Defensa tome note y sea ella la que premie a los chavales por su patriótica actuación: los sevillanos Pablo Ogazón Rodríguez y Carlos Sánchez Bernal. Los mayores, los que quieren ser maestros del desencanto, han quedado al descubierto por cobardes e infames.

El Grupo socialista del Congreso ha presentado una excluyente proposición de ley con la que pretende reescribir la historia, redactar el pasado a su antojo y mejor servicio, ley de Memoria Histórica y Democrática, un atentado contra la democracia, una apuesta por la mentira, por la inquina, una falsa historia que les permita justificar los crímenes, de entonces, y condenar los otros. En definitiva un fusilamiento histórico en el siglo XXI. Muerte a la historia. A la convivencia.

Acabarán justificando los crímenes de la ETA. Es cuestión de tiempo y darles rienda suelta.

¿Quieren que siga? Lo tienen delante de su narices, ahora, aquí, en España, mes de agosto de 2019. Estos son datos.

-Un presidente perdido en su soberbia y fatuidad.

-Una España que olvida su historia.

-Un partido político que pretende enfrentar de nuevo a los españoles, como en su día lo hizo, y escapar de su historia vergonzosa.

-El ultraje a los símbolos de la Nación, la sectaria educación, a los niños,  en el odio a España. ¡Irresponsables!

-Todo consentido, en esta España troceada, dispersa, sin identidad, crispada, camino desaparecer como Nación. Puede que ya ni Instituciones, ni Estado queden.

-Todo sin enterarnos, mientras miramos los barquitos en la mar, los atardeceres rojos, las terracitas de conversaciones con el móvil, los paseos al compás de las cigarras o el ombligo de nuestros semejantes en esas playas tan acogedoras donde hay que madrugar para coger sitio.

El sitio lo hemos perdido. Sin darnos cuenta.

Rey don Sancho, rey don Sancho, no digas que no te aviso…

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 agosto 2019