CON EL BESO A LA BANDERA NO SE JUEGA. VISUS MILITIS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Puigdemont prófugo de la justicia. ¿Besar la Bandera de España?: Ni en broma.

Hace unos días era noticia de apertura del telediario y encabezaba los digitales y la prensa escrita la imagen de Puigdemont besando la Bandera de España.

No nos gusta que se juegue con los símbolos de España. El beso a la Bandera tiene para un soldado un significado transcendente; no permite bromas ni ser utilizado para reírse o que se ría un prófugo de la justicia. Ofende con su beso traidor y cobarde. A todos los españoles de bien.

Todo el que ama a España y está dispuesto a defenderla hasta sus últimas consecuencias tiene el derecho a besar la Bandera, sea quien sea, siempre que sea consecuente con el juramento o promesa. Es un beso comprometido. Quien encabeza la ruptura de España, amenaza su unidad y soberanía, su integridad territorial, y no guarda y hace guardar la Constitución no merece ese honor. Puigdemont no lo merece ni como broma mediática.

Nada hay más ofensivo para  a un buen español que no respetar sus símbolos y tradiciones. La Bandera es el más representativo y no debe ser motivo de ninguna broma. Bajo la Bandera han entregado y entregan su vida los soldados de España. Ni en broma se juega con ese compromiso.

Usted señor Puigdemont, como español, le guste o no, está en la obligación de respetar la Bandera de España, pero besarla usted no la besa.

Los bromistas que pretenden salir en la tele mejor que inventen otro jueguecito.

¿No estaría preparada semejante vileza?

Respetarla sí, pero besarla ¡no! para usted señor Puigdemont.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

“La Constitución no es ornamental. Las leyes se tienen que cumplir” (Felipe VI)

Blog: generaldavila.com

28 enero 2018