¡SE SIENTEN COÑO! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

¡Se sienten coño! Retumbaron en el hemiciclo, como una ráfaga, las palabras del ministro de Justicia: <<España se encuentra en una crisis constituyente>>.

Estamos al límite. Todos lo saben y nadie reacciona. Se han cometido atropellos en casi todas las instituciones. No debemos bajar la guardia porque se acercan tiempos de preocupación -sin ocupación- y deterioro generalizado. <<Mientras peor, mejor>> será el lema de millones dispuestos a todo. En cuanto vean que pueden perder esta opción única que ahora tienen, arderá la calle.

Si el Partido Socialista, o esto que el señor Sánchez preside, les ha querido engañar con lo de <<el enemigo al ombligo>> para mantenerse en su inútil vanidad, el resultado es poner al lobo a pastorear el rebaño. Quizá ya no queden ovejas, sino un rebaño de lobos. Eso significa comerse al pastor, que se lo han comido después de matar (anular/domesticar es más exacto) al perro guardián.

Lo acaba de proclamar el ministro de Justicia: <<Crisis constituyente- Debate Constituyente>>. El mensaje ¿iba para Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC)? No; iba para todos.  Pocos se han enterado. Tranquilizador.

Pasado el trueno, la tormenta ya no volverá a anunciarse. Como si nada hubiese ocurrido. No lo olviden: Crisis Constituyente. Caerá como un rayo, sin avisar.

Hay dos cosas que esta proclama encierra: qué quiere decir y qué ha querido decir el ministro de la Justicia. Estamos ante ¿qué? No es difícil el acertijo. Por sus obras los conoceréis. Sabemos ante quién. De lo que se deduce la maniobra probable y peligrosa.

En román paladino: nos la están colando, si no nos la han colado ya. Creo que es la declaración más grave oída en el Congreso de los Diputados en la democracia. Suena como aquel: ¡Se sienten coño!, pero sin tricornio, sino con la Justicia del ministro del Gobierno, juez y parte.

No…, que no quiso decir eso, sino lo otro. ¡Ya! Sin ráfaga. Las ideologías tienen mayor capacidad de penetración que las balas.

Está claro. A por la Corona. El caso es que caiga la Monarquía. ¡Viva la III! A por la Guardia Civil, que esperemos hayan mordido en hueso. A por la Justicia, Constitucional, Fiscalía General, Supremo, palo y tentetieso a quien se menee fuera de la raya que yo marque. Los míos a un lado, los otros al otro lado. A por Ciudadanos que está flaquita y necesita un reconstituyente. Y, por supuesto, a por los Consejos de Administración. Que no se escriba una letra, se dé una noticia, se use una red social sin que sea censurada por el ministerio de la Presidencia (que los vigile el CNI ).

La nación de naciones. En definitiva: a por la Constitución. A por España, al federalismo, al separatismo, ahora que viene la pandemia del hambre y la desesperación.

La gravedad de este ¡se sienten coño! es que no venía de ninguno de los activistas de barrio que pueblan el Congreso, alguno ministro, sino de un jurista importante ahora metido a político. Es decir un leído y entendido que sabe lo que dice y por qué lo dice. Autor intelectual.

De una gravedad extrema. Las posteriores explicaciones son baldías. Por sus obras los conoceréis.

Las obras que vemos son las que son. Todo está en revisión y hay un ataque encubierto a España. Empezando por el modelo de Estado y por su Constitución. Para terminar (de acabar) con España.

Juan Carlos Campo Moreno. Ministro de Justicia. Magistrado. Fue y lo soltó.: <<Un debate constituyente abierto>>. Sonó como aquel ¡Se sienten coño!

Porque -y esta es la clave- en el Parlamento español han entrado los que tienen a España como enemigo. Arderá la calle.

¡Al suelo todo el mundo!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

15 junio 2020

Blog: generaldavila.com