«LOS ABUCHEOS A SÁNCHEZ SON UNA FALTA DE RESPETO A TODOS LOS ESPAÑOLES». General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

<<Nos, que somos y valemos tanto como vos, pero juntos más que vos, os hacemos Principal, Rey y Señor entre los iguales, con tal que guardéis nuestros fueros y libertades; y si no, no>>.

<<Los abucheos a Sánchez son una falta de respeto a todos los españoles>>. Dice la ministra de Defensa en un alarde democrático.

Ya lo saben: manifestar nuestro descontento a un señor que genera desconfianza, rechazo, e irrita a la gente, es falta de respeto. Claro que todo depende. ¿Quién se manifiesta, contra quién, dónde y por qué? No somos todos iguales.

En una España normal, con una situación normal, con un Gobierno normal, con un presidente que actúa dentro de la normalidad, todo esto de las reprobaciones sonoras en un momento de solemnidad como es el inicio del homenaje a España encabezado por el Rey y acompañado por el Gobierno en pleno desde luego que no encaja ni es cosa de buen gusto, pero… y ahí está la clave: hablamos de normalidad institucional y democrática. En España este no es el caso. El personal está indignado y no hay momento que no aproveche para demostrarlo ya que en las urnas la cosa se queda en que lo prometido es deuda. Dice la ministra, de Defensa, que los abucheos -al presidente del Gobierno y solo a él- son una falta de respeto, ese día, en ese lugar, en ese momento. Pues ese día, y el de antes, y el anterior al de antes, y el de hoy, y el de mañana, se nos falta el respeto a una gran mayoría de los españoles sin otra solución que permanecer en el primer tiempo del saludo: ¡Sí, señora ministra!

Veamos:

El Parlamento catalán aprueba reprobar al Rey por su actuación tras el 1-O y reclama abolir la Monarquía (11 de octubre. Parlamento Catalán).

-<<Compañeros hay algo muy claro. A la Monarquía en España no le queda mucho si nosotros estamos aquí». (Juan Carlos Monedero en una conferencia el mismo 12 de octubre cuyo título es tan sugerente como culto: La Corona, ¿pa’ cuándo? Llaves para abrir el candado democrático).

Pacto de Presupuestos de Sánchez con Podemos en La Moncloa.

En el acuerdo final, Iglesias logró el compromiso de revisar el Código Penal para cambiar el delito de injurias a la Corona, con la idea de suavizarlo al máximo y garantizar la «libertad de expresión» y de «creación artística» sin «limitaciones».

-Bochornoso Día de la Fiesta Nacional de España sin saber el Gobierno dar a conocer el fondo y sentido de la festividad mientras se ofende a España acusándola de genocida en la conmemoración del mayor hecho histórico de la historia de la humanidad. España ni está ni se la espera. El gobierno ni sabe ni pregunta. No escucha.

Son detalles sin importancia. Lo importante es la falta de respeto a la que alude la respetable ministra.

Que la ministra en un alarde de sectarismo repruebe a otros lo que ellos, su partido, acostumbran a ejercitar no es muy ejemplar.

<<Los abucheos a Sánchez son una falta de respeto a todos los españoles>>, dice la ministra. Asume <<lo de todos>> como si fuese suyo, habla en su nombre, incluso en nombre de las Fuerzas Armadas a las que desde luego no representa en ese sentido, y por supuesto no es portavoz de ellas. Llegan a creerse que España es suya y la interpretan: <<Esa no es la España que quieren las Fuerzas Armadas>>.

Desde luego señora ministra que las Fuerzas Armadas no quieren una España rota, independentista, una España que ataca a la Monarquía porque representa su unidad, una España que  pacta con los que quieren fracturarla o democratizarla al estilo chavista. Desde luego que las Fuerzas Armadas se revuelven cuando ven el incumplimiento diario de la Constitución y se pacta con los incumplidores para gobernar.

A las Fuerzas Armadas le importan un pito los pitos. Le importa la Unidad de España y ya sabe que eso está en un momento muy delicado y ustedes, mientras, para no convocar elecciones, pactan con los que ponen en riesgo esa unidad.

El panorama no es muy alentador:

-¿No es falta de respeto pactar con quienes pactan y para colmo enviar de mensajero a un expresidente a entrevistarse con un terrorista, con su <<hombre de paz>>.

-No es falta de respeto poner en juego miles de puestos de trabajo por no saber manejar los resortes de su ministerio, delicado ministerio del de Defensa, y jugar con las bombas sin precisión y sin conocimiento.

-No es falta de respeto cargarse la brillante carrera de un almirante solo porque este respeta y cumple con la legislación.

El respeto en las Fuerzas Armadas se conoce muy bien y se aprende que es ascendente y descendente, va de arriba a abajo y así asciende de abajo a arriba.

Respeto. Dice la ministra: <<Aquellas personas que no son capaces de respetar, no solamente a las instituciones, sino al propio acto, que es un acto de todos los españoles, son personas que se descalifican por sí mismas>>. Lo único que de verdad es de todos los españoles es España y su libertad para expresarse, con el respeto debido. Los pitos nos importan un pito porque ustedes no los oyen.

Respeto a la libertad civil. Libertad civil que supone que los ciudadanos se rigen por lo libremente pactado de forma que sólo, en defecto de pacto, habrá que estarse a lo que disponga la ley. Aquí el pacto es España, su unidad. Conviene recordarle señora ministra el mítico juramento de los Reyes de Aragón: <<Nos, que somos y valemos tanto como vos, pero juntos más que vos, os hacemos Principal, Rey y Señor entre los iguales, con tal que guardéis nuestros fueros y libertades; y si no, no>>.

Ya sabe señora ministra y recuérdeselo al señor presidente, que quiere ocupara el lugar del Rey: Nos, que somos y valemos tanto como vos… y si no, no.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

15 octubre 2018