Hablar, explicar, convencer… Juan M. Mateo Castañeyra General de División (r)

unnamedEs bueno hablar, afirma el Pte. del Gobierno, refiriéndose al desafío nacionalista; para añadir a continuación, que se puede hablar de todo, menos de la soberanía nacional y de la igualdad de los españoles, porque no lo permite la ley.

En principio, así de pronto, se puede estar de acuerdo. Porque efectivamente, en general hablar es bueno, pues los humanos nos comunicamos con palabras. Pero también en general, en ocasiones es bueno estar callados; y también en general, hay ocasiones, en las que según con quien, es bueno no hablar.

Como ejemplo de las veces en las que es mejor estar callados tenemos aquel, en el que, quien fuera Presidente del Gobierno de España, dijo que aceptaría cualquier cosa que viniera del Parlamento de Cataluña; aquello trajo consigo las nefastas consecuencias de todos conocidas. O, por poner otro ejemplo actual, cuando la Vicepresidenta del Gobierno afirmó que fue un error recoger firmas en pro de la unidad de España; con ello no sólo se consiguió la implicación de millones de españoles, sino que, además, nunca es un error hablar de la unidad de España a una sociedad que, en gran parte, no es consciente de que dicha unidad está amenazada. Pudo ser un error, eso sí, el no haber dejado claro, que aquello no iba contra Cataluña, sino que era una forma de despertar las dormidas conciencias de algunos españoles, cosa que sí creo se logró.

Y como ejemplo de con quien no es bueno hablar, por citar solo a algunos, no es bueno hablar con los que rompen las fotos de nuestro Rey, con los que silban a nuestro Himno, con los que queman nuestra Bandera y con los que odian a nuestra Patria; y no es bueno hablar con los que dicen públicamente que, pase lo que pase, van a romper nuestra Nación. Con todos estos, y con algunos más, creo que no solo no es bueno hablar, sino que además es inútil.

unnamed-1Y con respecto a que se puede hablar de todo, menos de soberanía y de la igualdad de los españoles, la verdad es que resulta inquietante, porque así, sin necesidad de profundizar demasiado, esa afirmación produce los siguientes interrogantes:

¿Quiere eso decir que se puede hablar de tapar los trapos sucios de algún dirigente nacionalista como según declaró el entonces fiscal anticorrupción Jiménez Villarejo, ya se ha hecho en el pasado?

¿Quiere eso decir que se puede hablar de “no judicializar la vida política”, para lograr la impunidad de los que se saltan las leyes un día sí y otro también, como exigen los independentistas?

¿Quiere eso decir que se puede hablar de retirar de Cataluña las FAS y lo que queda de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, como piden los nacionalistas?

¿Quiere eso decir, que se va a hablar de dar el visto bueno a que la Generalidad siga organizando su propia acción exterior y su propia diplomacia?

¿Quiere eso decir que se va a hablar de no poner pegas a que con fondos públicos se haga propaganda institucional a favor de la independencia?

¿Quiere eso decir que se va a hablar de que se dé carta de naturaleza, a que se pueda discriminar al que quiera expresarse o estudiar en castellano?

¿Quiere eso decir, que se va a hablar de “desactivar” a algún dirigente o algún partido, demasiado agresivos con el nacionalismo, como ya hizo su antecesor en el pasado?

¿Quiere eso decir que se van a retirar todos o parte de los recursos ante el Tribunal Constitucional, como ya piden algunos?

Pero no solo es esto lo que resulta inquietante, sino que, además, el Sr Presidente del Gobierno afirma, que no va a hablar de soberanía y de igualdad entre los españoles, “porque no se lo permite la ley”. Y esta afirmación me plantea los siguientes interrogantes:

¿Quiere eso decir, que no se habla de soberanía, solo porque no lo permite la ley?

¿Quiere eso decir que las razonen históricas y los intereses nacionales, son menos importantes que la ley?

¿Quiere eso decir que, si lo permitiera la ley, si hablaría de soberanía?

¿Quiere eso decir que si se hablará de cambiar la ley?

Es posible que no haya motivo de inquietud; es posible que todas esas interrogantes tengan una respuesta negativa; es posible, por tanto, que la desconfianza no esté justificada y desearía con todas mis fuerzas poder confiar en mis gobernantes. Pero lo cierto es que, en el pasado, teniendo mayoría absoluta, se ha cambiado de actitud en asuntos importantes de tipo moral (la memoria histórica o la ley del aborto), aparentemente por el único motivo de no tener problemas; lo que inclina como mínimo a ser receloso. Y si ahora estando en minoría, con una parte de la oposición claramente a favor de la secesión, (los que dicen que están a favor del derecho a decidir, están a favor de la secesión, aunque lo nieguen), y con otra parte que no tiene claro lo que quiere, la situación no es, a mi modo de ver, como para ser optimistas.md11746505622

En Cataluña hay sin duda muchas cosas de qué hablar. En primer lugar, dejar claro, con absoluta claridad, a los catalanes y al resto de los españoles, que ni por las buenas ni por las malas, Cataluña dejará de ser España. Y después, cuando de esto nadie pueda tener la menor duda, explicar las razones históricas, económicas, políticas, sentimentales (sí, sentimentales, que los que no queremos la independencia de Cataluña, también tenemos sentimientos y además somos mucho más numerosos), y de todo orden, por las cuales esto va a ser así. Y, por último, gastar en esa explicación el doble de dinero, el doble de esfuerzo y el doble de convicción del que se gasta y se ha gastado la Generalidad en todo lo contrario.

Hablar, explicar, convencer… y para convencer hay que estar convencido, no valen los relativismos, ni las dudas, ni los conceptos “discutibles”, ni los “de todo se puede hablar”.

Aquí al lado, tenemos el ejemplo vivo de a quién beneficia una secesión, y eso que en este caso, había detrás una gran historia de reino independiente. ¿No estaríamos mucho mejor Portugal y España unidos? Juntos hubieran constituido en el pasado un Imperio de proporciones gigantescas; hoy día, en el peor de los casos, Portugal estaría al mismo nivel que España, y nosotros seríamos también más prósperos de lo que somos. Han pasado casi 400 años y aún sufrimos las consecuencias. ¿A quién benefició la secesión de Portugal? ¿Al noble y sufrido pueblo portugués? Claramente no. Benefició y mucho, a la aristocracia portuguesa, a la clase dirigente de aquel país. A los mismos, a la misma clase que hoy se beneficiaría de la secesión de Cataluña.

Nos estamos jugando mucho; porque, aunque nunca lograrán la independencia, una sociedad no puede progresar con la desunión que ha creado el independentismo, con la frustración que ha generado el no conseguir los fines propuestos y con el odio que se ha generado a base de agravios imaginarios.

HABLAR, EXPLICAR, CONVENCER, para unir, ilusionar y querer.

Juan M. Mateo Castañeyra General de División (r)

20 pensamientos en “Hablar, explicar, convencer… Juan M. Mateo Castañeyra General de División (r)

  1. Buenos días
    El relativismo político, ético, moral y de toda índole que se ha asentado en España ha llevado a la sociedad a confundir todo y a todos.
    Según estos nuevos valores nada hay inmutable, no hay valores que determinen la conducta de las personas y de las sociedades, todo es discutible y pasteleable y todo se puede poner entela de juicio para cambiarlo si asi lo quieren los poderes públicos sin tener en cuenta ni la Patria, ni la historia, ni el presente o el futuro.
    La bandera según estos nuevos valores, no representa nada y por tanto no es más que una tela con colores que poco o nada dice sobre lo que es España, la Unidad Nacional solo está cosida por los débiles hilos de una Constitución cambiable y discutible y lo único que hace de España una nacion reconocible es esa Constitución que se hizo, si mal no recuerdo para “reforzar los vínculos entre las tierras y los hombres de España” y que ha servido exactamente para lo contrario, para destruir, emponzoñar y enfrentar a los españoles por todo y por nada, desde el agua a los idiomas , desde la sanidad a la seguridad social destruyendo la cohesión nacional heredada del régimen de Franco .
    Los españoles han perdido de vista que la verdad, intrínseca existe, que hay valores que estan mas alla de partidos políticos y constituciones y que los símbolos patrios deben ser respetados POR LAS BUENAS O POR LAS MALAS.
    La unidad nacional es un valor absoluto, un valor que debe estar fuera de la discusión política , sin ese valor absoluto nada se tiene en pie, porque es la piedra angular de todo el edificio que se llama España
    Saludos

    Me gusta

  2. Mi General convendría recordar que esto viene de lejos, desde la propia Constitución del 78 en donde una vez más se da cabida a los nacionalismos, de aquel gobernante conocido por la X y donde aquel otro gobernante, que habla catalán en la intimidad.

    A su orden Mi General

    Le gusta a 1 persona

  3. Totalmente de acuerdo con VE, mi General, salvo en que creo que nuestra lengua es más exacto denominarla español, sobretodo cuando se habla de Cataluña, a fin de cuentas lo que esixte es la Real Academia de la Lengua Española y no de la lengua castellana.

    Que nuestro Presidente del Gobierno conoce la ley no me cabe la menor duda, un registrador de la propiedad sabe de leyes, al menos de memoria; también estoy seguro de que ha jurado solemnemente guardar y hacer guardar nuestra Constitución, porque lo he visto y oído; otra cosa que tengo clara es que el artículo 4.2 de es misma Constitución obliga a que las banderas de las CC.AA. se usarán junto a la de España en sus actos oficiales.
    Puedo ver las banderas autonómicas, pero no la de España.
    ¿Está nuestro Presidente del Gobierno usando todos los medios que tiene a su disposición para hacer guardar la Constitución como juró que lo haría cuando tomó posesión de su cargo?

    El odio a España se puede escenificar quemando las fotos de SM el Rey o de la bandera de España en la calle, lo puede hacer cualquier indocumentado; pero, ¿cómo lo haría una Institución?, nadie la quemará en un acto oficial, con no ponerla yo supongo que ya se ha quemado. Pero claro, es solo una suposición, si no está donde debe será que ¿se olvidó, no tienen, un simple error de protocolo,…?

    Empecemos a hacer las cosas bien y en el orden debido, lo 1º, antes de empezar a hablar, es que esté la bandera nacional.

    https://www.change.org/p/gobierno-de-españa-bandera-de-españa-junto-a-ikurriña-y-señera

    Le gusta a 1 persona

  4. Hablar, hablar, hablar,…

    Si los políticos hablaran sólo y exclusivamente de lo que saben, se produciría un gran silencio que les permitiría pensar, porque todas las desgracias de esos personajillos provienen de no hablar claro y cuando se “habla” mucho es que se “hace” poco. Hablar de la democracia y callar al pueblo es una farsa, al igual que hablar de humanismo y negar a los hombres es una mentira. Solamente en dos ocasiones hay de hablar: cuando se sepa fijo lo que se va a decir, y cuando no se pueda excusar; fuera de estos dos casos, es mejor el silencio que la plática.

    Todos los órganos humanos se cansan alguna vez, salvo la lengua y es fácil hablar cuando no se va a decir toda la verdad, porque el valor de una frase está en la personalidad de quien la dice; por eso, hay que escuchar a la razón del otro, pero dejar hablar al sentimiento de una España íntegra. La Patria se siente, no tiene palabras que claro la expliquen las lenguas humanas. Los padres de la Patria suelen hablar de nuevas reformas como si no tuvieran nada que ver con ella.

    El político poco claro no puede hacerse ilusiones: o se engaña a sí mismo, o trata de engañar a sus votantes, por eso mismo gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos. El político corriente habla sin actuar, el honrado actúa sin hablar. Políticos y periodistas comparten el triste destino de tener que hablar hoy ya de cosas que hasta mañana no comprenderán totalmente. Por eso, es improcedente hablar de reforma sin hacer referencia a la forma.

    Al hablar de destrucción de España hay que observar que se está obligado a limitar este concepto y que, por el contrario, deben comprenderse en ellas, necesariamente, las morales y las históricas; porque la arquitectura es el testigo insobornable de la historia, ya que no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones. Es inútil hablar de los intereses de España, sin entender cuál es el interés de los españoles.

    En fin, que hablen lo que quieran… pero que no nos engañen, como viene siendo lo habitual; y sobre todo, que no nos toquen a nuestra querida y amada España.

    Un abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  5. En la Biblia tenemos uno de los libros más sabios, el de los Proverbios. Son sentencias cortas basadas en la experiencia con un contenido moral individual, o bien colectivo.
    El proverbio 29:15 reza: “La vara y la reprensión dan sabiduría, pero el niño consentido avergüenza a su madre”. Aplicando en sentido figurado esta enseñanza a la situación actual de España (nuestra madre Patria), parece que se sugiere una suerte de malcrianza y consentimiento que han degenerado en desobediencia, rebeldía y oprobio.
    Y aquí lo dejo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Mi General,
    Sólo espero que la Autoridad Política correspondiente haya tomado buena nota de su excelente Post.
    Enhorabuena.

    Me gusta

  7. Lo apreciable y da la sensación de que aquellos perdedores de nuestra guerra civil, lo que no ganaron por las armas… y utilizando lenguaje militar, consiguen un repliegue desordenado, van ganando batallas y esperemos no ganen la guerra.

    Me gusta

  8. Con el debido respeto. Mi General, antes de nada quiero aclarar, no sólo a Vuecencia; a todos los que me conocen y a los que no me conocen. En este comentario le doy la calificación, una de las más alta que suelo dar, y conste, que no es por el mero hecho de que sea General de División, eso para mí, y en este caso no vale nada. Sí el valor que tiene el contenido de su comentario.

    Gracias mi General. En esta España tan temporal y confusa hacen falta Generales, Jefes y oficiales que se impliquen con la contundencia que requiere la situación actual de España y atendiendo a la cobardía de los que miran para otro lado.

    Ahora entiendo, el por qué de no ascenderme a mí. Se imaginan que yo fuese Capitán General con mando en Plaza, con la sangre de gato rabioso que me inyectaron en La Legión y el amor a esta España que cada día hay más traidores; ¿se lo imagina? Yo creo que NO y doy por que me han entendido.

    Gracias mi General, aunque no lo publique.

    Este que queda a la orden de los que sepan hacer lo que hay que hacer para levantar a España y meter en cintura a los que pactan con el enemigo. Y todos sabemos quienes SON.

    Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  9. Quiero pedir a D. Ramón Lencero que no se olvide de los Suboficiales y tropa que están dispuestos a defender España contra todos los traidores que hay en la política- Julio de Felipe

    Me gusta

  10. Don Julio de Felipe Jimeno. No creo ni quiero que piense nadie que me olvidé de los Suboficiales, y mucho menos de las clases de trapa, pues es a esta última a la que pertenezco desde el 22 de Octubre de 1.965. Digo que pertenezco porque es lo que soy; y porque sin clases de tropa no hay Ejército. La tropa es la que forma la esencia de cualquier Ejército que se precie como tal; y NO creo que haya nadie que pueda rebatir esta razón. Sólo, que si hablamos de Generales y Jefes, ahí entra todo lo demás, salvo en muy raros casos, y no creo que sea en este.

    Atentamente: Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 1 persona

  11. Excelentísimo General Mateo Castañeyra, gracias siempre a ustedes, que representan un norte y una guía que a todos orienta hacia el cumplimiento del deber en medio del proceloso mar de la confusión política y mediática en que se halla sumida España.
    Ustedes, y por extensión todos nuestros militares, constituyen la expresión más genuina del ser español. No son meramente unos altos técnicos de la defensa en situación de retiro, pues los españoles, asombrados y hasta, a veces, desconcertados, nos miramos en ustedes y en el ejemplo que nos dejaron nuestros muertos: nombres imperecederos unidos a una gesta o una hazaña de valor, entrega y sacrificio; o bien, anónimos hombres que a lo largo de los siglos contribuyeron a forjar la unidad y la grandeza de España. Los enemigos, con nosotros no van a poder, pues nos anima la fuerza de la razón y la inquebrantable voluntad de vencer.

    Me gusta

  12. Acertadisimo.Mi General,,,necesitadós
    estamos los españoles de a pié, de luces como las que tiene V.E..
    A seguir con con esa Fe y ese españolismo,que seguro que triunfaremos.
    Siempre a sus Ordenes y
    ARRIBA ESPAÑA.!!!!!!!!

    Me gusta

  13. La creación de nuevas fronteras-nos enseña la historia-siempre fue fuente de cruentos y continuos conflictos. Incluso algunas de ellas marcadas con tiralíneas, parecen hechas con la malvada intención de las potencias coloniales, sobre todo en África, con el objeto de seguir manipulando a sus antiguas colonias permanentemente desgastadas en la pelea con sus vecinos. En un tiempo o en otro, las naciones se vieron enmarcadas por gigantescas e inaccesibles montañas, por ríos de enorme caudal o por la mar. Pero el obstáculo carece de valor sino esta apoyado por el fuego. Siguiendo las pautas que marca Arnold Toynbee, detrás de las primitivas culturas de caza, recolección más tarde; en fin, los conocimientos necesarios para sobrevivir, al multiplicarse se siente la necesidad de convivir, y de ahí nace lo que llamamos civilización. Y el arte de la convivencia requiere la creación de unas normas que deben ser respetadas por todos, para no retroceder a la selva. Mas tarde se crearon los estados y con ellos los ejércitos, que bién usados como dice el concilio Vaticano,son “un factor posítivo para la Paz, siempre que se empleén como elemento disuasorio” ( cito de memoria, pero creo recordar que no me alejo mucho del sentido del texto). Por cierto, el tener un ejercito mal dotado es un factor gravemente negativo para la Paz. Se puede tener engañada a gran parte de la población; pero la realidad, como ha corroborado en varias ocasiones nuestra reciente historia, tanto Estados Unidos como la OTAN se llamaron andana.
    La República popular China tiene una extensión de 9.600.000 km² y una población de unos 1300 millones de habitantes, muchas etnias distintas, varias religiones y sectas, y por supuesto muchas lenguas y dialectos. Nuestra Cataluña tiene una extensión de 72.114 km² y unos 7 millones y medio de habitantes. En cuanto al territorio en la República popular China cabrían 300 Cataluñas. En cuanto a número de habitantes, estaríamos hablando de 173 nuevas naciones distintas .
    En la actualidad, tenemos dos naciones, con escasa renta per cápita y sin gran desarrollo científico, que poseen armas nucleares: me refiero a Pakistán e Irán. Hoy en día, hay muy poca ciencia enlatada. Por si fuera poco, por razones que desconozco algunas grandes potencias nos tienen escrúpulos en exportar técnica y materias primas de uso peligroso. Está muy claro que en muy corto espacio de tiempo las armas de exterminio se pueden prodigar.No es necesario explicar que los creadores del odio y de la mentira tienen ahora mucha más capacidad de contaminar a las masas.
    Gastón Bouthoul, socilogo francés que acuñó el término Polemología para definir la nueva disciplina, compartida entre la Historia Militar y la Sociologia, para estudiar las causas de las guerras y , tímidamente, la forma de evitarlas; se quedaría asombrado con el ansia separatista que han resucitado irresponsablemente y con gran virulencia nuestra clase política. Unos por acción y otros por indolente omisión. No pocos por codicia y algunos, por ciega pasta de dientes la ambición se hicieron complices circustanciales, y se ven ahora incapaces de volver a meter la pasta de dientes en el tubo. Tampoco descarto que estos insensatos hagan una chapuza y como dice el otro “el que venga detrás que arree”.

    Teniendo tan cerca , en espacio, tiempo y en ciertas semejanzas la gran tragedia de Yugoeslavia . Si bién es cierto que el mariscal Tito fue y dictador comunista, también lo es que se enfrentó con Stalin y logró desarrollar económicamente a su nación. Consiguió, sin estar fusilando gente todos los días, mantener una convivencia razonable entre distintas etnias y religiones. Incluso consiguió organizar una olimpiada ejemplar en Sarajevo 1984. Si no se lanzarán como lobos, los rusos sobre Serbia, los alemanes sobre Croacia y el mundo árabe sobre Bosnia; y permitieran una continuidad evolutiva a la dictadura que ya era, en cierta forma, una dictablanda dirigida por los mismos colaboradores de Tito; con toda seguridad no hubieran excitado tan graves y crueles enfrentamientos. Por supuesto, hicieron todo lo contrario a lo que enseñaba la nueva disciplina de la Polemología, y eso que el problema estaba ahí tan cerca de todos nosotros. ¡Peor no se pudo hacer!. Nuestros compañeros, entre ellos el general ZORZO nos pueden contar mucho de todo lo que allí ocurrió.

    “La guerra es una cosa demasiado sería para dejarla en manos de los militares” esta frase, se la atribuyen algunos a Clemenceau, lo cual queda desmentido por los hechos. Clemenceau dejó la dirección militar de la guerra a sus magníficos mariscales, en tanto que se empeñó en aumentar la moral de las tropas y retaguardia. Los más eruditos a Talleyrand, que si la dijo fue después de muerto Napoleón, pues le tenía más miedo que a un nublado. Es frase, como es frecuente, se le ocurrió a un descerebrado y para darle más fuerza se la cuelga a un personaje famoso. No obstante, un buen periodista y escritor, un poco rojo, escribía en El PAÏS, remedando en su libro sobre la paz y la guerra así: “La conservación de la Paz es un asunto demasiado serío como para desoir el consejo de los generales” . (Ah, ya me acuerdo, era Haro Tecglen a quien me refería. )

    En esta ocasión tenía toda la razón, Don Eduardo: Nuestra misión es la paz y cuando algún enemigo la quiebre nuestra misión será recuperarla en la forma más rápida y ventajosa posible para que la agresión no se repita. Los ejércitos deben estar dotados para cumplir la misión, tal como el pueblo espera de nosotros.

    Le gusta a 1 persona

  14. Perdón por los errores. Como el comentario es tan largo , me dio pereza corregirlo.
    Lo he redactado con un programa “voz a texto” que todavía no lo tengo bien domado. Puede ser también que como no lo he pagado, me hace alguna putada. A quien lo lea le convido a una copa zz

    Me gusta

  15. Sr Mike,empezando por el final,yo no he opinado sobre el aborto; solo he dicho que el Gobierno ha cambiado de actitud sobre este tema;y esto es un hecho,no una opinión.Pero ahora sí voy a opinar,aunque antes de decírmelo usted, yo no era consciente de que nunca he parido:considerar el aborto como un derecho,me parece aberrante.
    Intelectualmente hablando,y dicho con todos los respetos,no le veo pies ni cabeza a mezclar Barcenas,Gurtel y el marido de la ministra,con el asunto del artículo.
    Me alegro que compartamos enemigo ,el que lo sea de nuestra Patria, aunque intelectualmente discrepemos de la forma de combatirlo.
    Por último,Castañeyra es mi segundo apellido.Yo me identifico siempre,con nombre y dos apellidos
    Saludos

    Me gusta

  16. Con permiso de Vuecencia, mi General:
    Amigo Mike, yo tampoco he parido, a lo sumo amigdalectomía en 1972 (anestesia local -casi en vivo-), y le digo que pienso que es un crimen. Y le digo más (lo que yo piense poco importa), que Dios nos dice que es un crimen.
    En cuanto a su “…atentamente y con el debido respeto…” y su “…usted quiere imponer su vision , por cojones .” me parece que hay una manifiesta incongruencia: o “respeto” o “cojones”, pero no los dos. Un saludo, sin acritud.

    Me gusta

  17. Mi General con su permiso ¿me permite me salga un poco de su artículo? o quizás tenga que ver algo, pues todo atañe a nuestras FA y soldados.

    Verá hoy se ha publicado que el Mº Defensa se gastará 15 mll de € en seguridad privada, vergonzante que empresas de seguridad tengan que vigilar recintos militares, yo lo sábados, domingos y festivos que paso por el hoy acuartelamiento de San Fernando (antiguo Castillejos) en Zaragoza me da vergüenza ver seguridad privada, ¿que pasa nuestros soldados no pueden hacer guardias los festivos? donde se ha visto eso, ¿cuanto se gastan en verdad en seguridad privada?.

    Como saben y malditas comparaciones, en Francia los soldados que hacen misiones internacionales por 90 días discontinuos tiene derecho a lo que se llama el TRN (tiltulo reconocimiento de la Nación) y se cobran hoy 656€ al año además de otras ventajas sociales, pues bien esos 15 millones destinados a la seguridad privada, permitirían a 22.866 soldados dicho reconocimiento.

    Quedo a su orden Mi General

    Me gusta

  18. Don Pedro Motas, con sentencias como la inicial de su último “parte por escrito” :<>, ya no sería necesario repasar ” El arte de la prudencia”. ¡Enhorabuena!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s