Verba et Facta JOSÉ ÁNGEL ARMADA SARRIA. GENERAL DE BRIGADA DE INFANTERIA (R)

El último fin para el que el soldado debe prepararse es el combate

Efectivamente, ya el sabio refranero español nos recuerda en numerosas ocasiones el valor de los hechos ante las palabras. Así refranes como “obras son amores y no buenas razones “o” las palabras se las lleva el viento“, hacen hincapié en resaltar la importancia de los hechos.

La existencia de esos refranes nos indica que a lo largo de la historia se ha creado un verdadero escepticismo respecto a la palabra.

Hoy en día es posible que ese fenómeno se haya intensificado por el dominio actual de lo políticamente correcto y por la dictadura del relativismo. Programas que se anuncian y no se cumplen, frases hechas que suenan muy bien, etc., han desembocado en la pérdida del valor de la palabra. Sin embargo, tiempo ha habido en que la palabra era sagrada y el valor de un hombre se medía precisamente por su cumplimiento.

Pero es necesario reivindicar el valor de la palabra. Ya lo dice el evangelio de San Juan: “En el principio era el Verbo…” Es decir, la palabra antecede a las obras. Por supuesto que se puede obrar sin  necesidad de la palabra, pero, en general, lo conveniente es que se complementen. A demás la palabra tiene su razón de ser tanto anteriormente a la acción, para explicarla, como posteriormente, para dar cuenta de lo hecho.

Pero, no cabe duda, de que el valor de la palabra es diferente según el ámbito y el fin en que se pronuncia.

Si la palabra se utiliza para convencer, estimular, impulsar o mover al auditorio, la palabra es fundamental. No hay que olvidar que es el más directo y efectivo medio de comunicación.

La milicia es comunicación

Después de este preámbulo llegamos a la razón de ser de estas letras. La palabra reviste una importancia capital en el ámbito de la milicia. Todo en la milicia es comunicación. La acción del mando se ejerce a través de ella y para mandar es necesario informar, impulsar, mover los corazones de los subordinados. El subordinado tiene que conocer a su jefe. Para ese enlace, absolutamente necesario, es fundamental la palabra. Por supuesto que también los hechos producen un conocimiento, pero el complemento de la palabra es casi imprescindible. Todos los grandes jefes y conductores de hombres la han cuidado especialmente. Sólo hay que recordar la personalidad de Millán Astray, por ejemplo, aunque se podría citar a muchos más.

El valor de la palabra se acrecienta en el ámbito militar porque supone una verdadera exigencia para el que la pronuncia ya que es un compromiso que se hace con respecto a sus subordinados, de tal forma que su quebrantamiento es causa de la pérdida del prestigio necesario para el mando.

Hay que darse cuenta que el fin último para el que el soldado debe prepararse es el combate y para afrontarlo con éxito es necesario el prestigio del jefe y la confianza en él.

Recientemente hemos tenido la ocasión de comprobar el valor de la palabra. Nos han llegado las palabras pronunciadas por el JEMAD en su toma de posesión y verdaderamente han sido un regalo para nuestros oídos y un impulso para nuestros corazones de soldado.

 Palabras del general Alejandre nuevo JEMAD

El General Alejandre jura su cargo como JEMAD

El General Alejandre pronunció unas palabras que ya han sido glosadas magníficamente por el TG. Pérez Alamán en este mismo blog. Sin embargo me permitirá explicar la personal satisfacción que me ha producido su lectura.

Todo su discurso es una lección de moral militar. Las virtudes que nos han enseñado y que son claves en nuestra profesión están claramente expuestas en su discurso. En un tiempo en que no se estila tratar sino de cuestiones técnicas y prácticas, el General se ha dirigido directamente al espíritu de sus subordinados y al conocimiento de su persona por parte de aquellos que no pertenecen a la milicia.

Todos los conceptos tratados son las piedras angulares de nuestra profesión.

Ante todo el amor a España y con él la lealtad a nuestra historia y tradición, reflejada en la cita que hace de un viejo Coronel de la guerra de África.

Ante el panorama de  actual dominado por la falsedad y la difamación, como él mismo denuncia, reivindica los conceptos de honor, Patria y sacrificio

¡Cómo no emocionarnos ante la exaltación del amor al servicio y a las tropas, del compañerismo, de la entrega, del sacrificio, del amor a la responsabilidad, etc.!

Ha sido como una corriente de aire fresco ante la contaminación dominante.

Por último quiero resaltar también la revelación que nos hace sobre su condición religiosa y familiar que aunque supone, sin duda, una exigencia personal, ciertamente constituirán un aliciente para el cumplimiento de la misión.

El General Alejandre podría haber pronunciado un discurso al uso de sus altas responsabilidades y dejar que le conociéramos por sus hechos. Sin embargo, ha preferido, con la palabra, hacer un discurso de soldado dirigiéndose a sus subordinados y comprometiéndose con ellos.

Muchas gracias mi General y le deseo todos los éxitos que merecen sus palabras.

JOSÉ ÁNGEL ARMADA SARRÍA. GENERAL DE INFANTERÍA ( R.)

Blog generaldavila.com

12 abril 2107

6 pensamientos en “Verba et Facta JOSÉ ÁNGEL ARMADA SARRIA. GENERAL DE BRIGADA DE INFANTERIA (R)

  1. Mi general:
    Efectivamente las palabras del nuevo JEMAD suponen una bocanada de aire fresco, las echábamos de menos en los medios públicos. Esperemos que no sea condenado sin juicio previo por el empleo de la tan maltratada palabra, Patria. Y si lo hacen, ahí estaremos.
    ¡Con qué poco nos conformamos y animamos!. Que cunda el ejemplo.

    Me gusta

  2. Para un veterano de nuestras Fas es de verdad gratificante escuchar las palabras del nuevo JEMAD. Un compendio de lo que realmente es, o debiera ser la milicia. Lo que los odiadores de siempre no quieren que sea. Desconocen el significado de amor a Dios y a España; de austeridad y sacrificio; de entrega sin exigir nada a cambio; de honor y pundonor; obediencia y disciplina…. Y sí mucho, sin embargo, de “no te prives de nada”; de ideologías contra natura; de confusos, cuando no perversos, significados de la familia; de ignorancia, o perversión de la verdadera “.moral” y” espíritu” militar; de ignorancia malévola, con el terrible mal del atrevimiento trabajador; de que la gran Familia Militar, en fin, es una “religión de hombres honrados”. Enhorabuena mi General. En un sencillo acto has sabido borrar el mal sabor de boca de quien no fue digno de ostentar ese alto cargo. ¡Que Dios le bendiga y de fuerzas para contrarrestar la labor de los sembradores de tanto odio.

    Me gusta

  3. Se ha llegado a decir que la idea que no trata de convertirse en palabra es una mala idea… pero el nuevo JEMAD ha manifestado, con sus palabras, las mejores ideas para todo español que se precie.
    Porque la buena idea ha de hacerse palabra (y el significado comprendido de una palabra es conocimiento), de lo contrario no llega a nacer; y la buena palabra se ha de convertir en acción, de lo contrario queda infecunda.
    Estos tres vocablos: idea-palabra-acción, han de estructurarse en un círculo virtuoso que produzca dinamismo positivo y ayude a perfeccionarnos y a crear un mundo más humano.
    Que las ideas se vuelvan palabras y las palabras acciones; y así la coherencia ética irá en aumento y se fortificará.
    Son los deseos de este veterano que le envía un fuerte abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  4. Mi General. Con el debido respeto y sin ánimos de ofender a quien no se lo merezca:

    Es de esperar y desear que las palabras del nuevo JEMAD se hagan realidad, y todo ello por el bien común de la sociedad que está clamando al cielo llevada por la sinrazón que viene sufriendo bajo las pezuñas de los que están llevando a España a situaciones indeseadas para las personas decentes que ven como se apaga la luz de la esperanza y que los que deberían haber frenado este aciago devenir no hicieron NADA.

    Ya veremos si no se queda en palabras que endulzaron el paladar y luego nos llevamos a la boca una cucharada de hiel de serpiente venenosa. Mas, como se comporte con el valor que debe un Militar de tal cargo y haga su cometido con el honor por delante. Que haga frente a las recriminaciones de los enemigos de España dejándolos a la altura de la suela de los zapatos. Entonces,. Ahí estaríamos ante un nuevo amanecer. Y yo no me lo creo. NO porque al General le falten ideas y tenga buenas intenciones; SÍ por la falsedad que caracteriza al conjunto de los políticos que nos han traído hasta aquí. Encabezados por este gobierno. NO se olviden que Rajoy es un apocado y que los demás están bajo su dirección, empezando por Cospedal.

    Atentamente: Ramón Lencero Nieto

    Me gusta

  5. En primer lugar, debemos felicitarnos de tener de nuevo en esta Bitácora al general Armada. Sé que no para de trabajar, y siempre en beneficio de quienes más lo necesitan.. Su palabra, aquí, también es necesaria. Las palabras siempre fueron necesarias para la convivencia. Pero, lamentablemente, se han convertido en una de las armas que con más sutileza pueden destruirnos. Hoy, los medios comunicación desbordan nuestra capacidad de atención y de disyunción. La palabra malévola invade escuelas, universidades, dañando, en muchas ocasiones, la cualidad humana que debe ir siempre por delante de los conocimientos profesionales.
    Pero, al mismo tiempo, la palabra en las personas de buena voluntad y capacidad moral e intelectual, no sólo es una necesaria arma defensiva contra el mal y contra los enemigos de la paz de nuestra Patria, que son los adversarios que tenemos que combatir: esas palabras harán invencibles a nuestras tropas
    El militar profesional debe estar muy preparado en ese terreno de la actual guerra para reforzar los sentimientos y conceptos nobles que mueven al soldado al cumplimiento del deber.
    Deduzco de esta situación ya extralimitada de corrupción permanente de los valores por los que hay que luchar hasta la muerte, que tenemos que dar marcha atrás en la disparatada y fuera de tiempo y lugar de la desastrosa reforma de la Enseñanza Militar. La organización industrial es importante, diría esencial, en otros ámbitos, por supuesto en el mundo civil. Es un error, un gravísimo error, incluirla como asignatura en la formación de los que están destinados a formar y dirigir hombres en defensa de la Patria. Tenemos que preparar conductores de hombres. Filosofía, Historia, geografía, idiomas. Conocer al hombre por dentro y las circunstancias en las que ha de cumplir la misión. En fin, como destaca el General Armada la justa palabra que estimula y justifica la ACCIÖN.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s