Las palabras y su utilización como arma de guerra. Juan Miguel Mateo Castañeyra General de División (R.)

Vladímir Ilich Uliánov, más conocido por Lenin

Muchas veces la prensa encuentra una palabra para narrar un suceso que, aunque inadecuada por el motivo que sea, adquiere fortuna. A veces, este uso inadecuado no tiene mayor trascendencia que demostrar la ignorancia que, sobre el tema tratado, tiene el que la escribe. Como cuando se emplea “deflagración” como sustitutivo de explosión, o cuando se afirma que los “obuses” comienzan a caer, sin tener en cuenta que deflagración es lo contrario de explosión, o que, si por accidente se cae más de un obús, habría que procesar por negligencia al Capitán que manda la batería.

Otras veces, sin embargo, la “palabra afortunada” si puede tener mayor importancia, cuando define inadecuadamente una actividad delictiva; por ejemplo, cuando para describir al que se mete a sabiendas por dirección contraria en una autopista, se le denomina piloto suicida, Kamikaze o simplemente piloto, en lugar de llamarles loco homicida o asesino. Y en este caso ya no es tan inocuo el adjetivo empleado pues, de alguna forma, a esos individuos se les está dando un cierto toque de valor o romanticismo que, además, puede atraer a más de un inmaduro insensato a emularlos.

Pero sí el uso de una palabra inadecuada ante un hecho delictivo tiene trascendencia, en cualquier clase de lucha ideológica la palabra puede ser y de hecho lo es, una verdadera arma de guerra. Hace ya tiempo, alguien que sabía mucho de estas cosas, dijo que las masas no piensan y que se dejan dominar por las palabras; ese alguien se llamaba Vladímir Ilich Uliánov, más conocido por Lenin. Y aquí ya estamos hablando de utilizar el eufemismo, la media verdad o simplemente la mentira, para lograr unos fines políticos.

Esto lo saben y lo practican los terroristas. Y también lo saben y practican, los políticos en general, los demagogos en particular y los independentistas en especial.

Los terroristas, utilizan la palabra para dignificar su actividad criminal, para darles un toque de legalidad o para ponerse en un pie de igualdad con el estado. Se trata de reforzar la moral de sus militantes, de atraer a sus filas a más activistas y de convencer a la población de lo legítimo de sus acciones y de lo inútil que resulta resistírseles.

Los de ETA fueron consumados maestros; consiguieron que fuera habitual llamar lucha armada al crimen, ejecución al asesinato, detención al secuestro, impuesto revolucionario a la extorsión, rama militar a los pistoleros, comando a la banda, cárcel del pueblo al sucio agujero y así un largo etcétera. Tuvieron en la prensa un aliado inconsciente (a veces), y muchos ciudadanos e incluso las propias fuerzas de seguridad asumieron ese lenguaje. Y sin duda sacaron provecho, y aun hoy lo siguen sacando, como es prueba que, de sus cobardes y delictivos hechos, no sólo no se avergüenzan, sino que se sienten orgullosos, y con ellos, una parte de la población de aquella zona de España.

Hoy el terrorismo yihadista que nos ha declarado la guerra, tiene también su lenguaje y también sus propagadores. Se habla de terrorismo internacional o de estado islámico, en vez de terrorismo yihadista; se dice que este o aquel se ha radicalizado, en vez de que se ha fanatizado; o se repite que un terrorista se ha inmolado en lugar de que se ha suicidado matando; o se dice lobo solitario en lugar de asesino solitario.

Conquista de Granada

Y una vez más, la prensa difunde de forma inconsciente estos términos que favorecen al terrorismo; y otras veces, de forma consciente, se deslegitima a los que luchan contra el terrorismo, lo que es una forma de favorecerlo. Como cuando una conocida periodista afirma en un programa que conduce en TV y, por sí hay dudas repite en un tuit, que la policía asesina a los terroristas de Londres. Aquí sí se emplea la palabra asesinar, como también se emplea habitualmente en cierta prensa y por parte de algún partido, para describir los muertos en un ataque de cualquier ejército en la lucha contra el terrorismo. O cuando se comprende la acción terrorista, buscando culpas propias, como ocurrió desgraciadamente en nuestra Patria, (¡gobierno asesino!) cuando sufrimos el mayor atentado de nuestra historia. En ese sentido, hace unos días, se publicó un ¿estudio?, que afirmaba que el origen del actual terrorismo estaba en la ¡conquista de Granada por los Reyes Católicos!

Por su parte, los políticos en general, demagogos o no, utilizan la palabra para fortalecer la moral de los suyos y para esconder al resto de la población sus verdaderos objetivos. Se podría escribir un libro sobre el lenguaje político dirigido a distorsionar la realidad. He aquí algunos ejemplos:

 

  • Sin acritud, en lugar de con muy mala intención.
  • Memoria histórica, en lugar de sectarismo.
  • Laicismo, en lugar de odio a la religión, católica claro.
  • Interrupción del embarazo, en lugar de aborto.
  • Progresista, en lugar de retrógrado, que es el que pretende retroceder a un pasado fracasado.
  • Conservador, en lugar de amoral, que es aquel que no tiene valores.
  • Solidaridad, en lugar de hipocresía, que es lo que practican los de “papeles para todos”.
  • Cambio, en lugar de mantener lo mismo para cambiarse el uno por el otro.
  • Tolerancia, en lugar de adhesión al pensamiento único, que es lo único que toleran.
  • Gente, en lugar de seguidores disciplinados de las consignas.
  • Líder, en lugar de repartidor de prebendas y hacedor de listas.
  • Consenso, en lugar de compadreo inconfesable.
  • Género, en lugar de sexo.

Los independentistas políticos, al fin y al cabo, hacen lo mismo, con la diferencia que aquí lo que nos estamos jugando es nada menos que la unidad de la Nación Española. Veamos algunos ejemplos y los funestos resultados que han conseguido; y me voy a limitar a los mensajes lanzados, no para favorecer el campo independentista, sino solo algunos de los que tienen como objetivo precisamente, a aquella parte de la población no independentista.

 

  • Cataluña o catalanes, en lugar de políticos independentistas.
  • Estado español, en lugar de España.
  • España (ahora si se nombra a España) nos roba, en lugar de nos roban algunos de los nuestros.
  • Autodeterminación, en lugar de independencia.
  • Consulta, o queremos votar, en lugar de referéndum.
  • Derecho a decidir, en lugar de soberanía.
  • Unilateral, en lugar de ilegal.
  • No judicializar la política, en lugar de impunidad.
  • Voluntad democrática, en lugar de golpe de estado.

Estas y otras muchas palabras han sido asimiladas por gran parte de la población de Cataluña en particular y por la del resto de España en general. Los resultados están ahí; entre otros, en cualquier encuesta, los partidarios de que se celebre un referéndum en Cataluña, es decir, los partidarios de la no existencia de la soberanía nacional, son mayoría en esa región; y en el resto de España, un partido de ámbito nacional les apoya. En esas mismas encuestas, se ve que la división está entre los partidarios de que sea ilegal o de que sea legal, con lo cual se distrae la atención sobre lo sustancial, que es la propia celebración de un referéndum. Y siguiendo con las encuestas, en Cataluña son también mayoría y en el resto de España no son pocos, los que ven mal que hayan sido condenados los políticos que han delinquido. Y en Cataluña y también en el resto de España, son mayoría los que están convencidos de que hay que cambiar la constitución para contentar a los catalanes.

Es difícil, en un mundo tan mediático y tan mediatizado como el actual, no caer en el lenguaje de los unos y de los otros. Por eso, en principio y por sistema, no debemos utilizar nunca las mismas palabras que utilicen los enemigos de España y las de los que están en guerra contra la civilización occidental. A los que favorecen conscientemente a unos y a otros, la historia los juzgará en espera de que algún día sean juzgados por la jurisdicción penal.

Juan Miguel Mateo Castañeyra

General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

10 junio 2017

18 pensamientos en “Las palabras y su utilización como arma de guerra. Juan Miguel Mateo Castañeyra General de División (R.)

  1. En definitiva: ha habido, hay y habrá mucha gentuza, pretendidamente intelectual, dispuesta a tratar a todo un pueblo, o parte de el, como borregos (con perdón de los borregos animales), pretendidamente paletos; lo malo es que, por falta de formación, por ideología o por ignorancia, la gente se crea tal aberración y la haga suya por carencia de valores u objetivos mayores.
    Ciertamente las palabras, en este caso, se manipulan para engañar a las masas; y las masas se dejan manipular y engañar. Contra eso: formación, educación, criterios propios, personalidad… nivel intelectual.
    Todo esto lo comparo con las modas o tendencias sociales manipuladas por unos pocos: se pone de moda llevar la ropa rota y millones de personas se las ponen, y no digamos ir con las bicicletas por las aceras atropellando a los peatones, que son sus legítimos usuarios… así infinidad de ejemplos.
    El General Juan Miguel Mateo Castañeyra ha puesto el dedo en la llaga, argumentando sabiamente los hechos y las tendencias; por ello, mi felicitación y un abrazo.
    Pedro Motas

    Le gusta a 3 personas

  2. Buenos días
    Desde el momento que adoptas el léxico del enemigo y su argumentario has perdido, porque le estas dando, sin poner reparo alguno una baza de poder.
    Desde el momento que llamas Euzcadi a Vascongadas o al Pais Vasco creado por la constitución estas utilizando el nombre separatista que invento Sabino Arana para las muy españolas Vascongadas y por tanto estas legitimando con el nombre todo lo que dicho nombre lleva añadido.
    Se llamas movimiento de liberación vasco a la partida de asesinos que ensangrienta España estás legitimando políticamente sus asesinatos.
    Desde el momento que te agarras a que el Ejercito es bueno porque ahora parece una ONG y que eso es lo que le da “legitimidad democratica” te estas cargando el Ejercito.
    la guerra se empieza a perder cuando no se mantienen las formas, el léxico, las argumentaciones y el ejemplo del que el único responsable es el que lo da.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  3. Mi General. Si no lo cree conveniente, entenderé que no lo publique. Mas, NO me salen otras palabras para estos cerdo y cerdas, enanos mentales que se han crecido ante la cobardía de los que han venido gobernando a España. Estas letras son tan claras y rotundas que hay que ser muy tonto para no entenderlas.

    Malditos mil veces sean multiplicado por más
    ————————————————————————-
    Malditos mil veces sean
    Multiplicado por más
    Y. Sumado por otras tantas
    Los sentimientos del mal;
    Los que de España discrepan
    Con tanto hacer criminal.

    Los pensamientos podridos
    Con su estrella disidente
    De la Nación que los puso
    En un lugar prominente
    Para luego despreciarla
    De la forma más delincuente.

    Catalanistas endiosados
    En el cuento que predica
    Y adornando el disparate
    A la sociedad implican
    Como lo vienen haciendo
    Los que a ello se dedican.

    Maldita la idiosincrasia
    De la ficción repugnante
    Que enarbolan los corruptos,
    Tan absurdos y delirantes
    Como sucios y cobardes;
    Marrulleros y maleantes.

    Y. Los que aplauden a ellos
    No están bien de la cabeza,
    O son más bajos y puercos
    Que todas estas malezas
    Hechas en el disparate
    De criminales empresas.

    Ya me voy a despedir
    De todos estos perjuros,
    Y. De los que lo permiten
    Que no valen medio duro;
    ¡¡¡Por mi parte pueden irse
    Donde les den por el cul.!!!

    Dedicado a los que piden la independencia y a los que miran para otro lado.

    Atentamente y a la orden: Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 2 personas

  4. Mi General, General D. Juan Miguel, parcialmente estoy de acuerdo con Ud., si bien y con todo respeto su apreciación la encuentro sesgada, me explico; el fondo de reptiles que algunos lo asocian a un fondo financiero y no es otra que una frase acuñada por Otto Von Bismarck tras ganar la guerra prusiana-austriaca en 1866 y se conoce como fondo de los reptiles a las subvenciones secretas que un gobierno hace a la prensa para que esta se muestre una posición más favorable hacía sus políticas. Fue una práctica muy extendida en Europa durante el siglo XIX.

    Del desarrollo del mismo se puede apreciar fue fuente de inspiración no solo de los servicios de inteligencia, si no además del que cita, también lo fueron de Joseph Goebbels y es que como bien cita Mi General ” dijo que las masas no piensan y que se dejan dominar por las palabras”.

    A sus ordenes Mi General

    Le gusta a 2 personas

  5. Dice el portavoz del Gobierno que la proclama separatista de Puigdemont , gobernante autonómico pagado con el dinero de todos los españoles, son sólo palabras, y no una acción contra la que se pueda actuar.Y añade que “los pensamientos son libres”, refiriéndose al anuncio hecho por Puigdemont acerca del referéndum para que una parte de España se pronuncie sobre su independencia.
    Lo de estos gobernantes autonómicos de Cataluña que, con dinero de todos, se dedican a dinamitar la convivencia, no son “pensamientos libres”, son acciones de una trascendencia enorme.Minusvalorarlas es suicida. Asistimos al suicidio de España sin que nadie lo impida.
    En octubre de 1934, el presidente de la Generalidad utilizó sólo palabras. A las 8 de la tarde del 6 de octubre, dijo : “El Gobierno que presido proclama el Estado catalán de la República federal española.” Inmediatamente, el Gobierno central ordenó que se proclamara el estado de guerra en Cataluña, al entender, con toda lógica, que no se trataba de “pensamientos libres.”
    Ahora la situación es peor que en 1934. Entonces sólo se proclamó un Estado catalán, pero no independiente, como se pretende ahora, sino formando parte de España, de la República federal española que se quería edificar con aquella Revolución.El federalismo no implica independencia de los Estados que integran la República federal, ni va por ello contra la unidad nacional. Lo vemos en Estados Unidos : son una sola y única Nación, eso sí formando una República federal formada por muchos Estados, los cuales no son independientes. Igual ocurre con la República federal española.
    Ahora no se pretende un Estado federal en España.Ojalá fuera sólo eso. Ahora los separatistas pretenden directamente la independencia respecto de España. No quieren que el Estado catalán forme parte de España, de una hipotética República o Monarquía federal española.Por eso es obvio que esto es muchísimo más grave que lo de 1934, en que no se pretendía tal cosa. Quien no quiera ver esto,está realmente muy ciego.
    Para los desmemoriados, recomiendo un libro : “El Gobierno de la Generalidad en el banquillo. Barcelona, octubre 1934.Madrid, mayo 1935”, escrito por Alardo Prats en 1935. Contiene la referencia íntegra del proceso judicial que el Tribunal de Garantías de la República dirigió contra aquel Gobierno (declaraciones del fiscal, de los procesados, de testigos, de los abogados defensores). La Historia como fue. Maestra siempre, menos para los ciegos, mancos y sordos, y cojos.

    Le gusta a 3 personas

  6. Treinta años le cayeron a Companys por sus “palabras”. Aquel régimen idílico y democrático,no se andaba con bromas

    Me gusta

  7. ¡¡¡Magnífico artículo mi general!!!
    Como se dice vulgarmente, “ha puesto el dedo en la llaga”
    Hace tiempo que escribí un opúsculo en igual sentido, en el que afirmaba que “EN LA GUERRA IDEOLÓGICA LA PRIMERA BATALLA QUE SE GANA O SE PIERDE ES LA SEMÁNTICA”.
    Cuesta creer, que personas situadas en puestos capaces de “crear opinión”, no tengan en cuenta sus sabias palabras. Lo que hace pensar más en complicidad que en estulticia.
    Como para ejemplo vale un botón, basta decir que los sodomitas han ganado la batalla al conseguir que la palabra “gay” sustituya en todos los ámbitos -orales u escritos- a invertido o maricón…. y otras acepciones. Llegándose al absurdo de que el “colectivo” ha tomado por bandera la del arco iris.
    Uno de los más bellos fenómenos de la naturaleza secuestrado por los “contranatura”.
    Los sodomitas han la guerra con la simple manipulación del lenguaje. Como tan acreditado queda en los ejemplos que nos propone.

    Le gusta a 1 persona

  8. Sobre el valor de las palabras : véase el excelente libro de Alejandro Nieto ( exPresidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y catedrático de Derecho administrativo ) : “La rebelión militar de la Generalidad de Cataluña contra la República”, ed. Marcial Pons, 2014.
    Cita textual : “Es lícito defender el Estado catalán dentro de la República federal española, como principio, pero no proclamarlo como una declaración perlocutiva en el sentido de la filosofía lingüística de J.L. Austin, es decir, una expresión que no pretende describir una realidad, sino que su objetivo es que se produzca un fenómeno real.” ( página 189).
    Lo de octubre de 1934 en Cataluña fue un “alzamiento radiofónico” ( pág. 174). O sea, el poder pleno y efectivo de las palabras.

    Me gusta

  9. Yo conoci a un oficial en la legion que cuando desfilabamos mal o haciamos algo mal nos decia ROJOS QUE SOIS MAS MALOS QUE LOS ROJOS , nunca entendi porque nos decia esa frase,si era para insultarnos o para que cogieramos mania alos rojos ,pienso que entre los legionarios habria de todos los colores ,o se que solo eran malos los que fueran rojos. usted conocio a ese capitan. un saludo de un legionario que no era rojo mi general

    Me gusta

  10. “Muchas veces habéis visto propagandistas de diversos partidos y todos os dirán que tienen razón frente a los otros, pero ninguno os habla de la que tiene razón por encima de todos: España. (Discurso de Jose Antonio Primo de Rivera, 1934).

    Pudiera resucitar para gobernarnos el más maravilloso de los gobernantes, y España no sanaría. No puede sanar mientras los carpinteros no sean mejores carpinteros, los matemáticos mejores matemáticos y los filósofos mejores filósofos. (Discurso de José Antonio Primo de Rivera en 1930) Obras Completas de José Antonio.

    Nadie se preocupa de España, ni de sus problemas, es más importante llevar una bandera USA en la camiseta que la española, porque da vegüenza, es mejor escribir X que la palabra por, y todo producido por el salvajismo del sistema que nos condujo al precipicio de la muerte historica de España, es una muerte anunciada hace mucho tiempo, pero algún día volveran banderas victoriosas.

    Le gusta a 3 personas

  11. Espero que el deseo de D. Julio Tuñón se haga realidad y vuelvan nuestras banderas victoriosas, que tantos heroes defendieron. ¡ Arriba España !. Julio de Felipe

    Le gusta a 2 personas

  12. Mi General has sacado a la luz un tema de vital importancia y de morbosa actualidad. , Hasta el siglo XVIII en el que tomó fuerza la masonería y surgieron los Mercurios y Gacetas; casi los únicos estímulos eran la palabra heredada del sentido de patria, reino o nación que se tenía que defender por encima de todo y , con no menos fuerza, las convicciones religiosas, alimentadas con intensidad y extensión por la Iglesia. Las leyendas y la literatura también eran un refuerzo como seña de identidad por la que luchar. La ilustración influyó en ámbitos reducidos.
    En el siglo XIX, la Revolución FRancesa, con sus luces y sombras, trajo al mundo occidental la explosión de las ideologías y el continuo crecimiento de la fuerza de las palabras. Es evidente que la palabra como efecto físico es neutra, pero en su contenido abarca todo el bien y todo el mal que alcance comprender nuestra inteligencia.
    Si en el XIX podríamos decir que el periodismo escrito alcanza la perfección, ahora tenemos un verdadero diluvio permanente de información. Las guerras se cuecen en las linotipias y se televisan sus secuencias. Los ciudadanos del mundo estamos sometidos a la tiranía de los que manejan la información. El ansia de poder no ha disminuido desde Cromañones y Neardentales. Ahora los sátrapas económicos e ideológicos buscan sin respiro ni descanso las vulnerabilidades que ofrecen , a veces ingenuamente, los sistemas más o menos democráticos, para imponer sus criterios, sus alucinaciones políticas o sus bastardos intereses. En ocasiones todo junto.
    Por supuesto, y es a lo que apunta el General Castañeira, muy acertadamente uno de los objetivos es la destrucción de la voluntad de defensa de nuestros valores espirituales, intelectuales . En fin , la autodestrucción de nuestra cohesión física y moral para eliminar y desprestigiar cualquier intento de reafirmar nuestra existencia como personas libres, como comunidad en sana convivencia y el legítimo orgullo de pertenecer a una de las naciones que han tenido mayor influencia en el mundo y que ha dejado su huella en los cinco continentes.
    !Enhorabuena¡ Mi General. . Hay que seguir luchando contra la contaminación de la formación y de la información
    A tus órdenes y un fuerte abrazo
    Zunzunegui

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s