LA BATALLA DE BRUNETE 80 AÑOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

La Batalla de Brunete

Se acaban de cumplir 80 años y merece un recordatorio. La Batalla de Brunete. Hubo mucho en juego, pero el resultado no definió nada. Corta en su duración, muy dura en su ejecución, y de escasas consecuencias en el desarrollo de la guerra.

He vuelto a pasear por los lugares de la batalla y nada nuevo se me ocurre para recordar el momento. Solo el silencio es válido para un homenaje al recuerdo.

No es difícil perderse por esos lugares cercanos a Madrid que tanto nos suenan, de pasada diría. Pero si dejas el asfalto y sales al campo abierto todo resulta más sencillo.

Quijorna, Brunete, Boadilla, Pozuelo, las Rozas…más al sur Villaverde, Leganés, Móstoles, Villaviciosa

Brunete (Rafael Casas de la Vega)

Me he detenido por aquellos lugares que tienen nombre de batalla, la de Brunete. Era un nombre desconocido hasta que llegó la guerra; he paseado por sus campos entre el trigo y la cebada, ya con el olor de la siega. Las pocas encinas que se ven no pasan de carrasca. Alguna perdiz ha hecho exhibición de sus perdigones ignorando mi pasar cansino. Muy cerca de mi cabeza ha volado una pareja de aguiluchos cenizos. Se ve Madrid alborotado, a lo lejos, y aquí, casi escondida, la rutina que podría ser la de hace cien años.

En 1937 el llamado Ejército rojo español se reorganiza con los criterios de los asesores militares rusos. Grandes unidades, mucha gente y escasos mandos profesionales. Hay que probar esa nueva máquina militar ya constituida en Ejército Popular; escasos de moral y sobrados de enfrentamientos, necesitan una gran victoria sobre el campo de batalla. Desde el punto de vista militar es urgente paralizar las operaciones del Ejército nacional en el Norte y  aliviar la presión sobre Madrid. Es el momento de demostrarse poseedores de un poder militar capaz de pasar a la ofensiva y dar el golpe definitivo al Ejército nacional en las mismas puertas de Madrid.

Así, sobre los mapas de guerra, aparece Brunete.

LA BATALLA DE BRUNETE

La idea de maniobra parece sencilla y realizable. Dos ataques concéntricos y simultáneos, uno, el principal, en dirección a Brunete y Móstoles para cortar la carretera de Extremadura, y otro secundario, en el sector de Villaverde-Usera, para interceptar las de Andalucía y Toledo. El mando de todas las fuerzas lo asume personalmente el nuevo ministro de Defensa Nacional Indalecio Prieto, asistido por el Coronel Vicente Rojo. El Ejército de Maniobra queda a las órdenes del general Miaja.

Ataques de diversión, secreto en la preparación y sorpresa. Todo un plan de Escuela de Estado Mayor al que sigue una desastrosa ejecución.

Campos de Brunete

En la noche del 5 al 6 de julio, el Ejército de Maniobra logra infiltrarse entre las posiciones nacionales del sector comprendido entre Navalagamella y Villanueva del Pardillo ocupando al amanecer el pueblo de Brunete. El ataque se produce con seis Divisiones provistas de toda clase de elementos y con superioridad aérea, mientras que los nacionales sólo disponen en dicho sector de cuatro unidades tipo Batallón, seis piezas de artillería y trece cañones contracarro de pequeño calibre. A última hora, cuando se percatan de la ofensiva, se refuerzan las posiciones con un Tabor de Regulares y otro de Tiradores de Ifni. En Brunete sólo quedaban secciones sanitarias y la organización defensiva del sector se reducía a unos cuantos centros de resistencia ocupando los pueblos y alturas dominantes.

La batalla de Brunete

Pero el ataque del ejército rojo se frustra después del éxito inicial. Sorprendidos del mismo, los jefes de las unidades atacantes dudan sobre la dirección ulterior de su avance. La inquietud se apodera de ellos cuando ven la enorme resistencia de las pequeñas guarniciones nacionales que han quedado cercadas a retaguardia. Confusión, indecisión, irresolución; en definitiva, nadie manda porque no se sabe mandar.

El mando nacional se aprovecha de la situación, se refuerza con la llegada de nuevas unidades y crea al sur de Brunete posiciones para taponar la brecha mientras recurre a las reservas que contrarresten la maniobra del enemigo. El ataque secundario del ejército rojo en Villaverde-Usera fracasa de un modo rotundo.

En un espacio de unos 13 Kilómetros de ancho por 12 de profundidad, entre el río Perales, al Oeste, y el Guadarrama, al este, más de 90.000 combatientes rojos llegan a enfrentarse durante cerca de tres semanas de encarnizada lucha, con unos 60.000 nacionales.

Llegó la contraofensiva nacional pero hubo tenaz resistencia. El día 20 de julio después de duros combates, se alcanzaba la línea del Guadarrama mientras los rojos intentaban contrarrestar la maniobra nacional, atacando sin resultado por Las Rozas y Robledo de Chavela. Todavía se luchó encarnizadamente por Brunete que resistió hasta el último momento.

Al final una sangría de vidas que no condujo a ningún resultado. Breve batalla la de Brunete pero terrible Batalla de Brunete con cerca de 40.000 bajas.

Los campos de Brunete, aquellos de la guerra, están ahora sobrecogedoramente solitarios. Allí han quedado los de un bando y los del otro. En el fondo eran los mismos, en un bando y en el otro.

Un conflicto bélico nunca debe celebrase; es suficiente la conmemoración. Los soldados conmemoran las batallas; nunca celebran los muertos. Con honor y el merecido respeto, se les recuerda sobre el campo de batalla.

El siglo XX representa la época más sangrienta de la historia. El siglo XXI parece querer emularle

De la historia se aprende con humildad y nunca debe servir para transmitir los recuerdos del odio. La memoria de las conmemoraciones no debe ser un repaso de reproches. Todos saben lo que se hizo mal… aunque se repite.

Sobrecogen los campos de Brunete cuando uno los recorre envuelto en la memoria del respetuoso silencio, sin leyes que obliguen a encender de nuevo viejos rencores.

Monumento al soldado desconocido

La tumba de los grandes hombres sigue siendo la tierra entera. De ellos nos habla no sólo una inscripción sobre sus lápidas; su nombre está grabado no en un monumento, sino, sin palabras, en el espíritu de cada hombre.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

28 julio 2017

 

7 pensamientos en “LA BATALLA DE BRUNETE 80 AÑOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. Espero mi general que su blog tenga muchos seguidores entre los alumnos de las academias militares, para paliar esa escasa enseñanza de la historia que ponía de manifiesto el otro día. También espero que el Instituto de Historia y Cultura Militar no le recrimine por recordar una batalla de la guerra 1936-1939 o de la División Azul. Su comentario sobre la Batalla de Brunete no puede ser más objetivo y respetuoso. Pero contraviene el espíritu cainita de la nefanda ley 52/2007 semilla de odio, abono del rencor y preludio de dramática cosecha. Solo quiero hacer una observación, héroes desconocidos solo fueron los que murieran luchando con valor en las filas del Ejército Rojo… En el campo Nacional no hay soldados desconocidos…. Porque para Dios no hay héroes anónimos. Como proclamaba la mística de la Cruzada. A sus órdenes mi general.

    Le gusta a 1 persona

  2. Buenos dias mi general :
    Magistral relato de la guerra de Brunete, desarrollado con objetividad, profundidad y gran respeto, a todos.

    Me he metido en el relato, mientras lo leia, y comparto el comentario integro y en su totalidad..de D. Lorenzo Fernandes Navarro, El blog, deberia ser conocido por todos los que se preparan para las fuerzas armadas..y aprender de ello, en aras aun futuro desempeño de sus responsabilidades,
    nunca está de más ,y si ayuda, el conocer bien , lo de antes, ( con profundo respeto, como menciona, Vd. mi general ),para que no se repita la misma historia.. y se acierte en las tomas de decisiones, elementales, actuales, que generen y desemboquen en el respeto profundo, la unidad, y la armonía entre todos, pero .. de verdad .

    Es mi opinión personal..

    Un afectuoso saludo.
    Josefa Lopez del Moral Beltran.
    DNI: 24 744 505 -R

    Me gusta

  3. Buenos días, mi General:
    Excelente exposición de la batalla de Brunete. Como bien narra en su comentario el señor Lorenzo sobre la batalla de Brunete, esta, y totalmente de acuerdo, no puede ser más objetiva y respetuosa, mi General. Diez días de combates de puro desgaste, en los que los nacionales imponen su abrumadora superioridad.
    En un libro leí que después de ocupar Brunete, las tropas republicanas se demoraron en el pueblo por espacio de “cinco horas”, y el autor, Juan Eslava Galan, lanza esta pregunta: ¿afán de saqueo o falta de iniciativa? Esta pérdida de tiempo se revelará decisiva para el desarrollo de la batalla porque concede un respiro al enemigo y le permite reaccionar…
    Hace muchos años, cuando estuve en la Brigada Paracaidista, ahí por los años 89/90/91, tuve la oportunidad de pasearme por el lugar y zona de trincheras en Brunete. Volveré sabiendo algo más de ella, gracias a artículos como se vienen desarrollando en este blog (esta vez escribo bien “blog” y no “bloc”). Ya estoy deseando leerle de nuevo, mi General, porque pronto llegará el 80 aniversario de otra Batalla, la segunda que inició la Republica para obligar a Franco —entrara al trapo— restar tropas que asediaban el Norte y dirigirlas: primero a Brunete y después a Belchite (lugar que fui a visitar este año, en el mes de Febrero), así con esas ofensivas dar un respiro a la guerra en el Norte. (Desde mi humilde opinión como lector sobre el tema)
    Excelente análisis de la batalla, mi General.

    Sin otro particular, quedo a sus ordenes.
    Víctor Fraga, Guardia Civil.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s