MIS PELOTAS A MODO DE PERPENDÍCULO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

En seguida entenderán el significado del título que suavizo porque no soy dado a este tipo de vulgaridades cuando se realizan fuera de contexto. Así la malsonante palabra verán cómo alcanza toda su fuerza expresiva leída en su contexto.

En la época en que por el Sahara, tan español, patrullaban nuestras queridas tropas nómadas, eran frecuentes los encuentros y desencuentros con las equivalentes fuerzas argelinas de vigilancia de la frontera. Fronteras difuminadas y difíciles de materializar en horizontes inabarcables y cambiantes paisajes dibujados al gusto del viento y la luz. Todo era igual, pero distinto según el momento y la intención de la mirada. Es tierra de valientes y astutos soldados. El indomable desierto pone a prueba a sus hombres. Uno de los que salió fortalecido en la contienda de aquella belleza hostil fue un pequeño -de estatura- comandante que solía acompañar a camello a sus patrullas por las difuminadas fronteras. El encuentro con las equivalentes fuerzas argelinas era frecuente y se producía dentro de esa cordialidad de los hombres del desierto, pero sin fiarse de la más mínima brisa. Se produjo en uno de aquellos encuentros en la soledad inabarcable, donde todo es nada y nadie.

-Estás en mi tierra. Has cruzado mi frontera.

Que sí, que no. ¿Dónde están las marcas?

-El equivocado eres tú…

Los nervios afloran. El diminuto comandante baja del camello. También el oficial argelino. Frente a frente se miran, sin hostilidad, pero con firmeza. Hay muchos propósitos hostiles que no van acompañados de enemistad del sentimiento alguno. En asuntos tan delicados como los de las fronteras, los errores que se cometen por complacencia o benignidad son los más perjudiciales. Hay que mantenerse firme con todas sus consecuencias.

El comandante español parece más pequeño al hundirse en la arena abriendo ostentosamente las piernas. Se oyen sus palabras en el silencioso desierto. No es necesaria ninguna traducción. Todos entienden aquel idioma.

-Aquí la frontera la marcan mis cojones a modo de perpendículo.

El oficial argelino no entiende muy bien, pero se humilla. Baja la cabeza. Gestos de despedida y… ¡Con Dios…! Aquí no ha pasado nada.

Es la disuasión de la mirada, del gesto. El aplomo y seguridad hacen más que cien cañones. Se gana o se pierde por una actitud. La de perder siempre está emparejada con la cobardía, a veces llamada prudencia. Los límites son difusos como las fronteras en el desierto. Hay que tomar decisiones y clara actitud. Por pequeño que uno sea; de estatura.

‹‹La guerra es la comarca del peligro y, por tanto, el valor la primera y más importante propiedad del guerrero. De dos clases es el valor: valor físico o el valor en presencia del peligro personal, y el valor moral ante la responsabilidad, sea ante el tribunal de algún poder externo o ante el interno, esto es, la conciencia›› (General Von Clausewitz).

Ante la responsabilidad: el valor. Lo que no ha tenido Puigdemont cuando ha visto el gesto de quien marca la frontera: la ley.

Desde luego no es una cuestión de pelotas, pero cuando las fronteras se difuminan y los contendientes están a punto de convertirse en enemigos no está de más un gesto claro y rotundo: ‹‹Porque la guerra es la comarca de la incertidumbre; las tres cuartas partes de aquellas cosas en que se basa la acción en la guerra yacen envueltas en la niebla de una mayor o menor incertidumbre. Es indispensable, pues, aquí, un entendimiento exquisito y penetrante para llegar a descubrir la verdad con el tacto de su juicio›› (General Von Clausewitz).

Empezamos a descubrir la verdad en el momento en que la niebla se disipa ante su aparición. Pero sigue diciendo Clausewitz que la guerra es la comarca del azar. Aumenta la incertidumbre de todas las circunstancias y modifica la marcha de los acontecimientos.

Puede tardar el regreso y encarcelamiento de Puigdemot: cobardía, incertidumbre y azar.

De aquí a las elecciones faltan menos de dos meses.

La inseguridad en todas las hipótesis y la constante intromisión del azar hacen que en la guerra se aparezcan sin cesar las cosas de manera distinta a como se las esperaba. Estamos en guerra y son indispensables: inteligencia y valor. Hasta el final que no será el 21 de diciembre.

Dejemos bien marcada la línea de la frontera. Si es necesario… a modo de perpendículo. Como marcan las ancestrales leyes de lo confuso.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog. generaldavila.com

6 noviembre 2017

 

14 pensamientos en “MIS PELOTAS A MODO DE PERPENDÍCULO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Mi General: El artículo es una pequeña”obra de arte”,y me recuerda mis tiempos saharianos, cuando dábamos apoyo a la XIII, en el fuerte el Chacal..
    Pero que no hay dudade que solo poniendo los atributos masculinos encima de la mesa se dilucidan muchos problemas.
    Y aquí y ahora , hace falta el perpendículo.
    Siempre a sus Ordenes Un saludo con taconazo y un fuerte abrazo.
    ¡¡¡¡Viva España !!! Viva La legión!!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Además de” Los versos del Coronel” que el amable y sufrido coordinador inserta en este blog acostumbro a escribir, casi a diario y para mi agenda de contactos, otros al hilo de la actualidad política siguiendo una “línea editorial” fácilmente reconocible y en los que, pretendo, la ironía tenga un punto principal de referencia.
    Leo el artículo de hoy del General y me viene a la mente la diferencia de actitud y de entidad en cuanto a los “apéndices perpendiculares” de dos personajes; el comandante de la anécdota sahariana y el político golpista (presunto) al uso. Y he considerado oportuno remitir en este comentario que ayer dediqué a este último, definido a mi entender en la sucesión de epítetos que jalonan la composición.
    También, como el General, pido mis disculpas, porque aquí si hay alguna palabra malsonante es igualmente por alcanzar “toda su fuerza expresiva en el contexto”.

    INDEPENDENCIA
    (Soneto)

    Supimos de sus tretas de fullero,
    de sus trucos, enredos y sus tramas,
    chanchullos, martingalas, sus proclamas,
    sus artes consumadas de trilero.

    Supimos, ¡ay!, cobarde y lastimero,
    de sus miedos, temblores y jindamas;
    de su interés, su ofensa, sus soflamas,
    y vimos, aterrado, su plumero.

    Supimos de esa sarta bien montada
    de embustes para memos convencidos,
    a lomos de su lucro y conveniencia.

    Y lo vimos, traidor, que en la estacada,
    en el trullo los deja, bien jodidos,
    gozando de su ilusa independencia.

    Le gusta a 1 persona

  3. A las órdenes de V.E., mi General.

    Qué gran verdad., y qué elemental.

    “Se gana o se pierde con una mirada, con una actitud. La de perder siempre está emparejada con la cobardía, a veces llamada prudencia. Los límites son difusos como las fronteras en el desierto. Hay que tomar decisiones y clara actitud”.

    Pero para eso hay que saber discernir entre el interés común y el personal. Hay que ser generosos y desprendidos. Y eso en política… Si se hubiera mostrado una actitud inequívoca de firmeza y con hechos en un primer momento, no estaríamos asistiendo a este esperpento que tantao nos ruboriza, y que puede terminar peor que comenzó.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

  4. A Rajoy se le puede definir como un buen orador cobarde. Alguien con labia pero falto de decisión a quien se le olvidó que cuanto antes te enfrentes con un problema, antes deja de ser problema. ¡Cuánta razón lleva V.E. cuando menciona que a la cobardía a veces se le llama prudencia!

    A nuestro Gobierno le falta firmeza, se echa de menos un comandante bajito. Al menos alguien, aunque sea bajito, capáz de marcar las fronteras impidiendo el paso a quienes pretenden apropiarse de lo que es de todos.

    ¿Incertidumbre? Más de lo mismo, es la que venimos sufriendo desde que vemos a los enemigos de España ‒esos fanáticos separatistas‒ ganar terreno desde hace años mientras “la patrulla de fronteras” se pone de perfíl y mira para otro lado en lugar de airear el perpendículo.

    Hasta tal punto hemos dejado crecer y tomar iniciativas a ese grupo de facinerosos sediciosos, que están en situación de echar un pulso al Estado español y, quien sabe si bajo acuerdos, quedar amnistiados si son condenados, para que puedan volver a formar parte de la política española desde la que seguir trabajando por la independencia mientras les sufragamos los gastos.

    Una irracional e inadmisible concesión apoyada por el fanatismo suicida de quienes son capaces de querer la independencia aunque conlleve la ruina. Una actitud que hace pensar. El nacionalismo catalán, en esos grados de fervor, es una patología política, no una ideología política.

    Rajoy debería saber que la única solución para los problemas, además de atajarlos antes de que crezcan, es atender a las causas y no a las consecuencias y justamente lo que hace el Gobierno no es otra cosa que lidiar las consecuencias.

    Perseverando en el error, “con prudencia” lo siguen haciendo. Me estoy cansando de un líder de derechas que sigue subvencionando la “alianza de civilizaciones”, que no es firme contra el aborto o que niega problemas con la lengua castellana en Cataluña, además de un centenar de incumplimientos diversos a lo que prometió para que le votásemos.

    Como esto siga así, mi eslogan para las próximas elecciones será “Saca al felón que llevas dentro”. Pero siempre ¡¡¡ POR ESPAÑA !!!

    Estoy hasta los perpendículos.

    Me gusta

  5. Con el permiso del General y de V.I., mi Coronel.

    Veo ahora su comentario con ese magnífico soneto en clave satírica.

    ¡¡¡Genial!!.

    Esta gente ha conseguido, gracias a la pobre capacidad y voluntad de respuesta de otros, elevar el esperpento de la categoría de quintilla o décima, a la de soneto. Ni a Napoléon se las ponían tan fáciles.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

  6. Buenas tardes, mi General:

    Magnifica historia real,bien informada, traídas a colación, con la situación actual en la que estamos y no deberíamos estar, de haber actuado , el gobierno en su primer momento..con firmeza y determinación con su deber, cierto, a la cobardía, a veces se le llama prudencia.
    Comparto de principio a fin su escrito.

    He leído los demás comentarios, que como siempre, son acertados, y muy buenos, y que comparto también.
    Gracias de nuevo, y saludos para todos ..

    Y un afectuoso saludo mi General.

    !! VIVA ESPAÑA !!

    Josefa Lopez del Moral Beltran..
    .

    Me gusta

  7. Un planteamiento muy curioso y agradable para quien, como yo, solo ha vivido la milicia en un corto periodo de tiempo.
    Muchas gracias por el preámbulo y por el artículo. Es muy atinado. Como siempre.
    Un cordial saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s