LOS PROCESOS ANTIDEMOCRÁTICOS DE LA II REPÚBLICA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Parece ser que el Ministerio de Educación (el del Pensamiento) no quiere que en el Bachillerato se estudien «los procesos antidemocráticos» que experimentó la II República según se mira a la espalda y a la izquierda.

Sigo los deseos de tal ministerio y voy a explicar lo que de democrático tuvo la II República que fue casi nada. Quizá lo más antidemocrático fue su proclamación.

No está de más estudiar la Historia a fondo y no a modo de un Gobierno que impone su pensamiento, por cierto, pagado, el de unos historiadores a sueldo, incluso alguno con el marchamo de intelectual.

Lo publiqué en mi libro La guerra civil en el Norte. El general Dávila, Franco y las batallas que decidieron el conflicto. Creo que a más de uno le vendrá bien refrescar la memoria, aunque sea calificada de antidemocrática lo que da valor al testimonio.

Esto fue lo que ocurrió a no ser que estemos hablando de otra cosa, otra nación y otra memoria. O podría ser que ahora se imponga mentir a la hora de hablar de Historia, que sería otra historia muy actual.

El 14 de abril de 1931 el Rey se marcha, abandona el ejercicio de sus funciones para evitar un supuesto y posiblemente no seguro derramamiento de sangre. No había razón alguna; nadie había depositado en las urnas la forma política del Estado. Solo eran unas elecciones municipales que el Rey ni perdía ni ganaba; él no entraba en juego. Nunca se sometió a referéndum la forma política del Estado. De unas elecciones municipales surgió la República. Alfonso XIII se quedó solo. ¿Dónde están mis leales? No están aquellos cadetes de infantería a los que con tanta frecuencia visitaba en Toledo, en el campamento de la Academia Militar, Los Alijares. Fresco el recuerdo de aquella tienda de campaña en la que durmió el Rey un día ya lejano mientras resonaban en sus oídos las palabras que su director dirigía a los caballeros cadetes: «Conservad en vuestros corazones estos sentimientos de admiración, cariño y adhesión a nuestro Rey, que ellos serán la guía de nuestro proceder en todos momentos [sic], hasta en los más peligrosos de nuestra gloriosa carrera. Dedicad todas vuestras energías, vuestra vida entera, a su gloria, que es la de la Patria […]. Recordad en todo momento que las páginas más gloriosas de nuestra historia las ha escrito la infantería con la punta de sus bayonetas». Otros cadetes, los de la Academia General Militar estaban más lejos: en la Academia General Militar de Zaragoza. Su director, el general de brigada Francisco Franco Bahamonde, había propuesto que la General, como se la conocía, se ubicase en El Escorial. Entonces las cosas podían haber sido distintas: «Si hubiésemos estado en El Escorial acaso habrían podido cambiar algunas cosas. A mí me hubiese sido fácil presentarme el 12 o el 14 de abril de 1931 en Madrid, al frente de los cadetes, e influir, quizá, sobre las circunstancias que determinaron la expatriación de Alfonso XIII». (Franco, Manuel Aznar). Ya antes, muy pocos meses antes, el 12 de diciembre de 1930, el general Franco había plantado cara al golpe de Estado republicano. Un servicio de guerra, al tomar posiciones con sus cadetes en Zaragoza sobre la carretera de Francia para detener a la columna del capitán Fermín Galán, laureado de la Legión, sublevado en Jaca por la República. El desorden e improvisación de la columna de Galán hizo que no pasase de Huesca. Detenida y anulada. Los capitanes Galán y García Hernández fusilados. Era el pronunciamiento militar vanguardia del Comité Revolucionario, que pretendía que los militares fuesen por delante, asegurarse la fuerza. Casares Quiroga, que iba camino de la revolución del capitán —dicen que a detenerla—, se quedó dormido en el hotel de Jaca. Al despertarse ya se había sublevado Galán, que avanzaba hacia Huesca. ¡En nombre del Gobierno Provisional Revolucionario! A partir de ese momento nadie estaba tranquilo. Se había inaugurado una etapa de permanente violencia y desconfianza política y social. Después del fracaso militar y revolucionario, inventaron la excusa de las urnas. Unas elecciones de falsa interpretación y amañados resultados. Al fin, como consecuencia de sucios pactos y manejos, sin razones legales en que sustentarse, llega a España la República, porque el Rey se va. Dicen que para evitar un derramamiento de sangre; nadie dijo lo de supuesto y posiblemente no seguro derramamiento de sangre, que al final, ya sin rey, se produjo. No era el Rey el problema. El 14 de abril Alfonso XIII tiene que abandonar España. Son las hijas de un general y marqués, Gonzalo Queipo de Llano, las primeras en subirse a una camioneta y recorrer las calles de Madrid al grito de viva la República: «En alguno de esos camiones, roncas de gritar y sinceramente convencidas de la gloria de la jornada, iban mis hijas» (Queipo de Llano, en Mis almuerzos con gente importante, José María Pemán, Dopesa, Barcelona, 1970). Mientras se le acaba el tiempo, el Rey tiene aún lucidez para una breve meditación. Aquella dictadura, ¿para qué? No era eso, no era eso. Esto no acabará aquí. Si se queda: ¿habrá guerra? ¿Y si se va? ¿Dónde vas, Alfonso XIII? Ya no hay vuelta atrás. Que se las arreglen ellos. La Guardia Civil se inhibe por orden del general Sanjurjo, José Sanjurjo Sacanell, dos veces laureado, su director. El repentino republicano, marqués del Rif, recuerda sus cuentas pendientes con el que ya es solo don Alfonso: el Toisón de Oro que no le han dado, que si su mujer no es del gusto real. ¿Por qué no le ha nombrado gentilhombre, con acceso directo al despacho real? Esos días abrileños de repúblicas, el general Sanjurjo se convierte en protagonista. Le gusta ser importante. Lo es. África y alguna cosa más le han dado fama y honores que a veces no se corresponden con su inteligencia. El ministro de Estado Alejandro Lerroux le pide que asegure el orden. El general exige para él plenos poderes sobre el Ejército, las Fuerzas de Seguridad y la policía. Lo quiere todo y lo obtiene. (Maximiano García Venero, Madrid Julio 1936, p. 191, en cita del libro de Emilio Esteban-Infantes General Sanjurjo. Un laureado en el penal del Dueso, AHR, Barcelona, 1957). Sobre el marqués del Rif va a recaer el peso de la bienvenida a la República, que necesitaba para colarse en España el aval de un general, a pesar de Azaña, muy a su pesar: «Accedió sin resistencia a prestar a la República, que reconoció, el primero e inestimable concurso de la Guardia Civil de la que era director general. Siguió al frente de ese Instituto, pero muy pronto iniciose una antipatía que le hizo incompatible con Azaña, el cual no se cansaba de manifestar la molestia sentida ante la pretensión de que la República tuviese un patrono o protector y con entorchados» (Niceto Alcalá-Zamora, Mis Memorias, Colección «Espejo de España», Planeta, Barcelona, 1998). Antes de que el Rey se vaya definitivamente, un último intento lleva a Romanones a proponer su abdicación y establecer una regencia de la que fuese titular el infante don Carlos de Borbón Dos-Sicilias, que había sido Capitán General de Sevilla, y en esos momentos Inspector del Ejército. Persona muy considerada, de enorme prestigio entre civiles y militares. Una quimera. Ya era tarde para el apellido Borbón en España. No había vuelta atrás. Desde el 12 de abril de 1931 la calle no deja de gritar. Por ahora solo eso: gritos. Berenguer, ministro de la Guerra, rubrica el final de la escena. Escribe a los capitanes generales la noche del mismo día 12 y les da la orden definitiva: «Que los destinos de la patria siguieran el curso que les impone la voluntad nacional». Está claro: no hay que contar con el Ejército, que nadie mueva un pelotón. Lo que diga Sanjurjo. Nada que hacer. Dejar correr la calle. El Rey no tiene donde apoyarse. Dice que no quiere derramamiento de sangre. ¿Y si resiste? «Dios sabe lo que hubiese ocurrido si Su Majestad resiste; tal vez se hubiese salvado el trono» (Mis Conversaciones con Franco. Francisco Franco Salgado Araujo).

Es el final de la Monarquía: «Quiero apartarme de cuanto sea lanzar unos compatriotas contra otros en fratricida guerra civil… Suspendo deliberadamente el ejercicio del poder real y me aparto de España». Se acabó el Reino de España, que ahora es la República española. Rumbo a Cartagena. La guerra que vino no fue como consecuencia de la marcha del Rey sino por los que en un ruin pacto (Pacto de San Sebastián) traicionaron el curso de la historia y amañaron a su gusto unas elecciones para montar su República, que no supieron encauzar ni dirigir. Ni la Monarquía ni la República eran culpables. Solo la incompetencia de unos dirigentes demasiado complacientes; con su escasa sabiduría gobernante se llevaron por delante la Monarquía y detrás de ella la República. Habrá que admitir la consabida frase: «La República la trajeron los monárquicos y, después, la perdieron los republicanos».

¿Podría repetirse la historia? Todo indica en esa dirección.

Dávila Álvarez, Rafael. La Guerra Civil en el norte (Spanish Edition). LA ESFERA DE LOS LIBROS, S.L.

Blog: generaldavila.com

27 enero 2021

 

 

 

19 pensamientos en “LOS PROCESOS ANTIDEMOCRÁTICOS DE LA II REPÚBLICA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. Por no hablar de la represora y liberticida Ley de defensa de la República.

    ¿Podría repetirse la historia? Dicen los historiadores que los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. Por eso el gobierno está tan empeñado en ocultar nuestra historia.

    Le gusta a 5 personas

  2. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    Para sintetizar su magnifico artículo:
    LA CLAVE estaba en LA TRAICIÓN DEL PACTO DE SAN SEBASTIÁN. Todo lo anterior fue un fraguado masónico de las dos LOGIAS básicas g.o.f y g.o.i , actuaron pegadas por África y le dejaron sin consuelo a S.M EL REY DON ALFONSO XIII.
    Ya lo dijo algún romano:
    «AMICUS CERTUS IN RE INCERTA CERNITEM» (El verdadero amigo se encuentra en las situaciones difíciles).
    EL OPTIMISMO NUNCA SE PIERDE Y NADIE LE ABANDONARÁ.
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA EL ARMA DEL SILENCIO Y LA RAZÓN
    VIVA Y ARRIBA EPAÑA

    Le gusta a 3 personas

  3. Atentamente y con el debido respeto

    A la tercera república expañola
    ————————————————
    Si. La primera fue mala,
    la segunda fue mucho peor,
    porque pusieron las dagas
    en las manos endemoniadas
    del pensamiento feroz.

    Del populacho indomable
    que no entiende de razones,
    e imaginando responsables
    los señalaban culpables
    para saciar sus ambiciones.

    Ensañándose contra inocentes
    que pagaron culpas ajenas,
    sembrando terror y muerte
    se creyeron los más valientes
    en su cobarde estratagema.

    Ejerciendo de aHuRtoridades,
    Y. Tergiversando la libertad
    como buenos criminales
    se apoderaban de propiedades
    auspiciados por la impunidad.

    Que impuso el libertinaje
    de la república peligrosa
    administrada por cafres
    y otras clases de personajes
    con mentalidad ponzoñosa.

    Si volvieran a implantar
    la república que anuncian
    nos veríamos en la tempestad
    que produce la animosidad
    de los que ahí se pronuncian.

    De cada pueblo lo más malo,
    Y. De cada casa el peor,
    España en su desamparo
    se revuelca en los estragos
    del arrullo defraudador.

    España día 26 de enero de 2022

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 7 personas

  4. Buenos días, mi General, y todos. Es inquietante que la única diferencia entre los que proclamaron la República en 1931, y los que, con el mismo fin acosan la Monarquía en 2022, es la talla intelectual, muy inferior en los segundos, hecho grave teniendo en cuenta que los del 31 tampoco eran los más listos de cada familiia.

    Le gusta a 4 personas

  5. Pingback: LOS PROCESOS ANTIDEMOCRÁTICOS DE LA II REPÚBLICA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.) — General Dávila – El Noticiero de Alvarez Galloso

  6. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    Unos minutos antes de las siete le había enviado un comentario. Ya me ha ocurrido algunas veces y posiblemente no llegue por razones informáticas. Si fuese por otras razones, como mencionar los participantes en el PACTO de SAN SEBASTIAN etc. le ruego disculpas. Trataré de ser simple y no mencionar personas ni hechos que pudieran mancillar tan EXCELENTE BLOG. Muy agradecido por todo.
    Siempre a las ordenes de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA EL E.M
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Me gusta

  7. Mi respetado y muy querido DON MELITÓN.
    Lleva toda la razón me fijé después. Muy agradecido y desde la ALTA ADMIRACIÓN siempre a la orden de V.E.
    A la orden de V.E mi GENERAL.
    VIVA EL REY
    VIVA EL CUERPO DIPLOMATICO ESPECIAL
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Me gusta

  8. Con permiso de Vuecencia, mi General. Esa es la verdadera historia, y como los políticos actuales no la estudiaron o la quieren olvidar, me temo que estamos condenados a repetirla. ! Arriba España y viva La Legión con todos nuestros Ejércitos !. Julio de Felipe Jimeno

    Le gusta a 3 personas

  9. Mi respetado y muy querido DON MELITON,
    Es posible que me pase , sencillamente siempre me tendrá como los romanos señalaban:
    «NON POSSUM EMERE ALIQUID MELIUS QUAM LENTA AMICUS»
    A la orden de V.E.
    A la orden de V.E, mi GENERAL.
    VIVA EL REY
    VIVA LOS AGREGADOS MILITARES
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 2 personas

  10. Saludo respetuosamente a Ustedes,
    Sin duda qué frase más exacta la de que la República la trajeron los monárquicos…(es obvio que por pusilanimidad y por mor de algún respeto a España y a los españoles)…para que a continuación los dizque republicanos la deshonraran, la envilecieran y la malvendieran a Stalin…y el principal responsable que condujo al abismo a los españoles, a todos, se llamaba y se llama PSOE…si Alemania apartó en justicia al causante de su hundimiento, el NSDAP, Partido Nacional Socialista Obrero Alemán…¿porqué España tolera la mera existencia del llamado Partido Socialista Obrero Español…?…sobre todo ahora, que se ha transformado en Partida Sanchista Okupa Etarra (PSOE)…

    Le gusta a 4 personas

  11. De dirigentes incompetentes y de escasa sabiduría vamos sobrados en España para repetir, por desgracia, los hechos por usted descritos en su libro.
    ¿Para cuándo la segunda parte?

    Le gusta a 4 personas

  12. Buenas tardes mi General y todos; es sangrante leer con detalle la correlación de hechos que nos llevaron a una guerra civil con todas las consecuencias terribles para unos y para otros. Y no por más conocidas somos capaces de llevar las cosas por un camino razonable, un camino de entendimiento y diálogo para el bien de nuestra Patria, España. Eso no parece interesarle a nadie, a unos por motivaciones puramente económicas, encubiertos por lo de siempre, ideas políticas envueltas en papel de seda para ocultar la maldad y el caos, a otros por ignorancia pura y dura, y egoísmo, claro, eso está generalizado en todos.

    Y en efecto, da la impresión de que la historia se repite. La ambición, la soberbia, el resentimiento, la manipulación, la influencia de poderes exteriores basados en la envidia a un país que fue fuerte, que llevó a cabo la hazaña más brillante de la historia y que sus enemigos han querido transformar a través del tiempo y la mala intención en genocidio, el adoctrinamiento nacionalista consentido y alentado sin advertir las consecuencias (¿o si?) nos están llevando, de nuevo, a una situación que se va haciendo insostenible.

    La diferencia está únicamente en que ahora nadie alza la voz, así que es un proceso que se lleva a cabo con artimañas, para que muchos ni se den cuenta y acabemos no ya en una república, más bien en un estado totalitario según un modelo de sobras conocido. Aparte de esa ambición de poder desmedido por el cabeza de un gobierno que ni siquiera gobierna, ¿a quién interesa que lleguemos a ese extremo? ¿Cuándo ha sido mayoritario en España el comunismo como régimen político? ¿Saben siquiera lo que significa quienes hacen apología de esa tendencia? ¿No son capaces de mirarse en el espejo de los países que han caído bajo regímenes que les han llevado a la miseria y a la falta total de libertad en todos sentidos? ¿Son enemigos de España que vengan algún sentimiento de frustración bajo esa capa de falso socialismo?

    Yo estoy en la opción de que esos que gritan a favor de una España comunista lo hacen convencidos que eso nunca llegará, pero entretanto ellos sacan su tajada y viven de eso. Los que trabajan honradamente y se ganan la vida con su trabajo no tienen ni tiempo ni ganas de discutir, bastante difícil es ya la vida, unas horas de atasco diarios, cuando no desplazarse en tren, autobús o metro casi a puñetazos para conseguir un sitio, volver a casa agotado, casi tanto o más que tu mujer, y tener a uno o dos hijos requiriendo tu atención. ¿De verdad a esos les quedan ganas y tiempo de luchar y salir a la calle a defender su «libertad»?

    Y de eso se aprovechan, mi General, porque sangrando por impuestos a aquellos que trabajan, se aseguran a los vagos, liberados sindicales etc. que son los que vemos constantemente y los que salen en televisión a contarnos que esto es progresismo. Mejor no llamarlo por su nombre, suena bastante feo.

    Saludos

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 5 personas

  13. A las órdenes de V. E., mi General.

    Creo que habría que considerar que todos los desastres sobrevenidos a España, al menos en los últimos doscientos cincuenta años, han sido provocados por el culto enfermizo a la personalidad de todos los que han aspirado al poder supremo, y además ignorando y despreciando a la sociedad no a la que dicen servir, sino de la que siempre se han servido ellos. Parece que les va bien eso de que no puede haber dos gallos en un mismo gallinero.

    Muchos, mushísimos personajes, como los actuales,sin tener que retroceder a las peores catástrofes, han sido nefastos por su ambición desenfrenada, y así se ha terminado en guerras. Lo del actual ocupante de la poltrona de gobierno es el paroxismo del delirio de grandeza, todavía más grave que el simple narcisismo.

    Y si repasamos con un poco de detenimiento las imágenes, fotografías, y comportamientos, del elenco político actual, salvo alguna honrosa excepción, da miedo el porvenir inmediato. Y se ha llegado tan lejos, que parece imposible detener el proceso y este tren sin frenos con destino al infierno.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 5 personas

  14. El republicanismo antiespañol fue inoculado por agentes ingleses al servicio de la invasión napoleónica, siendo abandonado por su primer padre putativo al grito de «yo me marcho…» y feneció deshonrado por los horrores de la llamada II República, devorado literalmente por los crímenes cometidos en los desórdenes provocados por Azaña y sus secuaces. Es un cadáver histórico que se pudre en la memoria de quienes pretenden hacerlo resurgir de la unica forma posible, que es revolviendo la tierra que cubre a los muertos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s