EL REGRESO DEL REY JUAN CARLOS I Rafael Dávila Álvarez

La fiscalía, al fin, se ha pronunciado.

Llevo tiempo dándole vueltas al tema de la injusticia que se está cometiendo con nuestro Rey Don Juan Carlos, de manera impúdica, y cómo nadie sale en su defensa que es la de España y la historia de estos años tan brillantes para nuestra Patria.

Desde mi humilde persona procuro luchar y recabar apoyos para ello, por España y nuestra historia, con resultados, como es lógico, mínimos ya que aquí, en este humilde blog, no hay inversión ni diversión, aunque haya mucha intención.

No importa porque sé que muchos lo leen y mantengo la alerta de la infantería española, que son todos ustedes; pero es insuficiente a todas luces.

Como les digo le doy vueltas al tema y creo que sería necesaria una campaña bien dirigida para devolver a España la figura de su Rey y ensalzar su deteriorada imagen que ha sido manipulada (con mala intención) por gente cuyos nombres nos avergonzaría de darse a conocer, incluso el de algunos que dicen haber sido sus fieles amigos y hoy gozan de brillantes ingresos y posición, gracias a él. Son legión. Pero ese no es el tema, aunque me duele y calle.

El tema es que desconozco los pasos a dar y con quién contar para iniciar una campaña de recuperación de la imagen de nuestro Rey, en justicia y equidad. No hay derecho a este silencio mediático y generalizado que hace que nuestro Rey sufra, callado y con dolor, el mayor de los sacrificios que se le ha pedido (y no ha sido el único).

Han echado al Rey de España ¿dinero, mujeres…? ¡Venga Ya! ¡Traición! ¿Quién le ha echado? ¿El Gobierno, la Fiscalía, el CNI, los medios?, ¿o ha sido el algoritmo?

No es fácil transmitir la idea cuando el sentimiento puede más que el pensamiento, pero ustedes que son gente de «sentir y sufrir España» comprenden la inquietud que les transmito y este mi interrogante: ¿Podemos hacer algo?

No somos nada. No podemos dar más que cariño y la vida si necesario fuera.

Creo que puede hacerse incluso más que dar la vida. Y nadie lo hace por España.

Hay otros intereses por medio.

Esto es una reflexión sin más. De esas que en la soledad le preguntas al amigo: ¿Qué hago?

Sé la respuesta de los mediocres.

—¿¡Para qué te metes en estos líos!?

¿Tendrán razón?

La historia reciente de España, su plena inmersión democrática, tiene un nombre: Juan Carlos I. La internacional también. La económica, científica, cultural, militar y deportiva no se entiende sin la figura de un Rey que ha estado en todo y con todos.

Don Juan Carlos no necesita ni quiere un apoteósico recibimiento ni un regreso en olor de multitudes. El Rey, herido por el asno doméstico que mató al león de una coz, solo quiere un regreso a su patria, tranquilo y en paz, en armonía con su pueblo y con respetuosa majestad a la Corona que encarna su hijo.

Durante estos últimos años se le ha pedido el mayor de los sacrificios: abandonar su Patria. Ha sufrido el mayor dolor de un Rey: alejarse de su Patria. Lo ha hecho con estoicismo, en silencio por España, por la Corona y jamás ha hecho el más mínimo ademán de forzar la situación, ni siquiera buscar apoyos para crear un clima favorable, ni pedir nada ni rehusar. Tremendo sacrificio.

Pasa el tiempo y ese silencio se hace cada vez más sonoro e insoportable, nos llega el ruido del dolor.  Alguien debe escuchar e interpretar. Lo que tenga que ser sea. En España.

La Corona de España está teñida de sacrificios y esta monarquía constitucional iniciada en España con Don Juan Carlos tuvo el mérito de la reconciliación, de la estabilidad, de pasar la voz al pueblo español. Darle mayoría de edad mientras el Rey lo enseñaba al mundo: ahí está España. Esa es España. El Rey moderaba y su magistratura daba ejemplaridad sin tomar partido en la contienda política, por encima de ella. Incluso fue puesto a una durísima prueba cuando alguien quiso embestir a España, darle una cornada mortal en el corazón. Mantuvo el orden constitucional dentro de la legalidad vigente. A otros nos gustaría haberlos visto en su lugar.

No dejó por ello de empujar, de alentar y ser un estímulo moderador siempre. Símbolo y exponente de la nación.

¿Alguien lo duda? ¿Argumentos para rebatir lo dicho?

Sin duda en algún momento la nación no ha estado a la altura. Pero todos nos incluimos. No ha habido Poder del Estado que pueda tirar la primera piedra.

Leo en Carlos Seco Serrano: «Conmueve la magia de la realeza a aquellos que no la aman, cuando un buen día les sacude la presencia del hombre que la simboliza, de la bandera que lo precede o de la música que lo acompaña. Una escena dolorosa, la partida de Carlos X, hacía decir a Balzac: “Aun detestando a los reyes, debemos morir defendiéndolos, en el umbral de sus palacios, porque un rey somos todos nosotros, un rey es la patria encarnada…».

Definido en sus primeras palabras: «Quiero ser el Rey de todos los españoles». Todos. Un proyecto común y en comunidad. Como dice Jaime Mayor Oreja: «El Rey de los monárquicos y de los republicanos, el Rey de los vencedores y de los vencidos, el de los que permanecieron en España y el de los que salieron de ella, el de las derechas y el de las izquierdas, y también el Rey territorial de todos: los castellanos, los catalanes, los asturianos, los vascos o los canarios… El Rey de España y el Rey de las Españas, de las interiores y de las exteriores, de las pasadas y de las futuras. El Rey de la memoria y el Rey de la modernidad».

Ese ha sido el Rey Don Juan Carlos I. Continúa diciendo Mayor Oreja, «la monarquía de D. Juan Carlos ha transformado España que ha pasado de ser un elemento de discusión nacional a ser un factor determinante de integración nacional».

No hay mucho más que decir, aunque puede que en estas últimas palabras encierren la razón de tanta ingratitud a la Corona: su capacidad de integración.

Es difícil olvidar las palabras de Alejandro Magno: «La carga de un Rey es hacer bien y oír hablar mal de ti».

Esperamos que la normalidad vuelva. Lo hacemos desesperadamente.

El regreso del Rey Don Juan Carlos a su patria: España.

Por el bien de todos es mejor que no tengamos que repetir aquello: «La República la trajeron los monárquicos y, después, la perdieron los republicanos».

Mejor que sean los españoles sin adjetivar los que defiendan España. A su Rey, su himno y su bandera.

Lo que tenga que ser: sea. En España y contando con los españoles de a pie.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

7 marzo 2022

15 pensamientos en “EL REGRESO DEL REY JUAN CARLOS I Rafael Dávila Álvarez

  1. Entiendo y comparto con ustedes la frustración, consecuencia de las injusticias que han ido aconteciendo, pero por encima del Rey, de la Patria, del pueblo, y de los traidores, está Dios; sólo Él que todo lo puede es quien nos salva, nos da las fuerzas para soportar las cargas, las humillaciones, la soledad.
    Invito a todos a los hombres de bien a que pidamos en oración por nuestro Rey, por España, y para que tengamos gobernantes dignos de nuestra gran nación.
    Un saludo cordial y afectuoso.
    Ánimo y que Dios les bendiga!

    Le gusta a 9 personas

  2. Como a buen seguro sabe Vd. mejor que yo, y si es cierto o no la frase que se le atribuye a Bertrand du Guesclin, como instigador (al parecer) de la histórica trampa, aunque ninguna fuente le atribuye participación en la pelea entre Pedro I y su medio hermano Enrique, y sin estar tampoco seguro de la frase que supuestamente o no pronunció entonces, su relato si me la ha traído a la memoria porque lo que sí parece seguro es que se pronunció en tiempos también sombríos: «Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor».

    Le gusta a 8 personas

  3. A las órdenes de V. E., mi General.

    En referencia a lo de activar una campaña pidiendo (perdón, exigiendo) el regreso a la Patria, se podría poner en marcha una de esas recogidas de firmas que abundan en internet y en las redes, y que suelen dar buen resultado. Desconozco cómo funciona eso, pero por lo que observo, suelen ser siempre a través de organizaciones expresamente especalzadas y dedcadas a ello, unas veces por iniciativa propia, y otras en nombre de personas y particulares que lo acuerdan con ellas. Ignoro si en este supuesto de petición por parte de alguien ajeno a ellos, lo hacen mediante cobro de alguna cantidad, extremoque no me extrañaría porque ellos siempre, además de publicar y dirigir las campañas y llevar las firmas a donde corresponda, piden que la petición se comparta en las redes, contactos y entorno familiar. Y por supuesto, en cada publicación de una campaña, piden ayuda económica, puntual o, preferentemente, mediante suscripción y aportación fija mensual.

    Por lo demás, y a fuer de parecer simple, por no decir un suicida irresponsable, y en la convicción personal de que el gobierno no va a actuar automáticamente enviando de inmediato a por S. M. el Rey Emérito como consecuencia del pronuncamiento de la Fiscalía, sino que estará ya estudiando los subterfugios para alargar la situación de ignominia que ellos y sus socios idearon y ejecutaron, y en espera de que la situaciónse pudra por ovido, me gustaría haber podido coservar la solvencia de tiempos mejores que los de penuria actuales, y poder financiar una operación de rescate, tipo dedo de guante, con un buen jet privado, una especie de Air Force One de bolsillo, y personalmente traerlo no a un aeródromo perdido de un complejo forestal, de tapadillo, sino a Barajas; y de allí, como corresponde y era la costumbre, en helicóptero militar hasta su casa. Y por si acaso, por cuestión de espacio, acompañados de un par de «amigos» de confianza. A ver quién se atrevería a preguntar.

    Pero, en fin, esto es un sueño imposible para mí ahora, pero quizás no tanto para alguno de los que tanto le deben. El asesoramiento técnico sería gratis, por descontado. Sólo es cuestión de iniciativa, voluntad, iniciativa, fe ciega en la victoria, hombría de bien, y de «lo que hay que tener». Cualidades quizás ya agotados en el mercano interior.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 8 personas

  4. Muchas gracias Mi General por su escrito tan emocionante con respecto a Dn.Juan Carlos . Me imagino que como a Vd. nos encantaría a muchos, que volviese a su casa. pero hay…… está la extrema izquierda y otros que es mejor no nombrar que quieren destruir la democracia,, cargándose de paso la monarquía, y lo más triste, es que todavía les votan. Por mi parte,, sé que soy muy poco cosa, pero siempre estaré a su lado y al del rey. Saludos para todos.

    Le gusta a 8 personas

  5. Yo, tambien suscrito todo lo expuesro , por mi General, el General Dávila.
    Y el Rey emerito tiene que regresar a su Patria, España, !! Ya !! lo antes posible.
    Saludos a todos.

    Josefa del P.S. López del Moral Beltrán

    Le gusta a 4 personas

  6. Al igual que el general Dávila salgo en defensa del retorno de D Juan Carlos de Borbón.
    Creo que la figura de D Juan Carlos de Borbón ha sido tratada injusta y frívolamente, y para mi, que no soy ni más ni menos que un español de la suficiente edad para poder emitir un ponderado parecer: Merece todo mi respeto y simpatía.
    Y no seré yo, como tantos, el hipócrita que tire la primera piedra.

    Le gusta a 6 personas

  7. Acabo de enterarme de la carta que escribió Don Juan Carlos a su hijo… y me parece muy bien y acertado que siga residiendo de forma permanente en Abu Dabi, sitio que lo quieren y lo respetan.
    Menos de media España, el gobierno y su hijo, no están a la altura de lo que es justo y meritorio de la figura de Don Juan Carlos, ni a la labor que ha hecho durante tantos años…
    Porque, hasta ahora, nadie ha dado ejemplo de ética, moral y comportamiento democrático que se precie.

    Le gusta a 6 personas

  8. Para mí es mi Rey y puso a ESPAÑA 🇪🇸 en lo más alto. Y ahora mira como estamos. Quiero que esté en su casa se lo merece.❤️❤️❤️❤️🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 6 personas

  9. A mi me parece que Rajoy se apresuró demasiado en aceptar la abdicación de SM el Rey D. Juan Carlos. Su marcha estimuló a los enemigos de España que aprovecharon la ocasión para propiciar desde entonces el cambio de régimen que tanto desean para….volver a las andadas. Nada menos que está en juego el ser o no ser de España, nuestra torturada Patria.

    Le gusta a 3 personas

  10. Como siempre «chapó». No tengo otras palabras para expresar mi identificación con las tuyas. Muchas gracias, querido Rafa, mi General.

    Le gusta a 3 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s