HONOR Y DOLOR Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

En estos días tan cargados de virtud para un soldado me llega la triste noticia de la muerte de dos infantes que junto a la virtud llevaban grabada en su recámara el mejor regalo del que un hombre dispone como ofrenda: la amistad.

Dos amigos se me acaban de ir sin siquiera tener el consuelo de poder estar junto a sus familias, el abrazo y el cariño mostrado, pero por causas ajenas e inevitables he tenido que rezar en solitario. En oraciones me ha parecido escuchar: «Rafa no es necesario, no vengas que aquí seguimos y sabes que el camino no se acaba; esto solo es un descanso. Levanta tu ánimo y dile a todos que ya hemos llegado, que en ese sitio tan querido ya estamos, y que nunca lo hemos recorrido solos, siempre acompañados, que entre nosotros los soldados ni en estos momentos, que lo son todo, hay tristeza ni abandono».

Teniente General Agustín Muñoz Grandes y Coronel José María Álvarez de Toledo: son dados de alta en el Cielo. ¡Presentes!

Con Cristo muerto, como su Cristo: ¡Resucitado!

Semana de dolor que acaba en Resurrección: es ese el mensaje.

Vidas ejemplares y humildes, con entrega a la virtud que fue su camino, el honor de servir sin servirse, sin pedir nada a cambio, más allá de una sonrisa, como la que ellos esparcían como sembradores de buena semilla.

Es primavera en el Cielo, también, los frutos caen de esa madura Cruz bendita regada con sangre de heridas abiertas, que solo cura la amistad, el compañerismo, la unión y el socorro que se predica entre los que solo necesitan: fe, amor y amistad.

Es el resumen de la vida de dos soldados, de dos amigos que ya han llegado, que hicieron de su caminar un homenaje al honor de ser servidor, a su fe, a España, a la amistad y, también, ¡cómo no! a la tradición española y a su historia. Sin mácula de mentira ni rastro de egoísmo.

Recibirán ciento por uno, serán nuestra referencia, seguirán siendo nuestros amigos, nos indicarán, cuando nos desviemos, el camino.

Mi General, mi Coronel, amigos, soldados, ¡Presentes!

Creo que nunca he sentido una emoción tan grande como cuando portaba al Cristo legionario por las calles de España, las de Málaga y tantos otros lugares; llevaba el Cielo sobre mis hombros y en él a mis soldados.

Esta Semana Santa a los lados de la Cruz del Cristo de la Buena Muerte, el Legionario, aunque sea en la distancia, portaré vuestras armas de virtud, el honor, aunque os lo digo con una lágrima de inmenso dolor.

Que Cristo también lloró cuando se le fue un amigo.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

12 abril 2022

 

 

15 pensamientos en “HONOR Y DOLOR Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

  1. Si, me uno. ! Honor y Gloria a los fallecidos por Dios y por España !
    Mis sentidas condolencias.
    Saludos para todos.

    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 2 personas

  2. Atentamente y con el debido respeto

    En la CRUZ del sacrificio
    ——————————-
    Si yo pudiera arrancarle
    Los clavos a Jesús
    No estaría de penitente
    En lo alto de su CRUZ

    Porque lo miro angustiado
    Y me inunda un sentimiento,
    En la Cruz del sacrificio
    Que al mundo da sufrimiento.

    Yo quisiera descolgarlo,
    Y entre racimos de flores
    Que reposara el Redentor
    Con cantos de ruiseñores.

    Pero lo tienen clavado,
    Y así seguirá sufriendo,
    Y yo no quiero mirarlo
    Sostenido por tres hierros.

    Porque me causa dolor
    Esa imagen desgarrada,
    Y se atranca mi garganta
    Cuando le miro a la cara.

    Son dos clavos en sus manos
    Unciendo las extremidades
    Del palo que cruzaron
    Al que de la tierra sale.

    Y en ese sus pies están
    Atravesados por otro hierro
    Que le pusieron los asesinos
    Por el mandato que hicieron.

    Los tiranos del momento,
    Para acallar sus pregones;
    Los que no quieren bajarte
    De la Cruz de los horrores.

    ¡¡¡ Si yo pudiera arrancarte
    Los clavos que te aprisionan
    NO volverían a ponerte
    Tan infamante corona !!!

    Autor. Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 4 personas

  3. Seguro D. Rafael que anoche, cuando estaba Vd. oyendo La Noche de Dieter y como yo emocionándose con la canción cantada al Cristo de Mena -de las mejores que versiones que he escuchado la de Javier Álvarez la de «El novio de la muerte….»- estaba pensando en estos dos patriotas y probablemente escribía o ya tenía escrito este «Honor y Dolor» tan sentido.

    Le gusta a 8 personas

  4. Buenos días, mi General, y todos. Amigos que se van, que son cada vez con el transcurrir de los años; en el cielo están, en el cielo nos esperan. Reciba mi sincero pésame.
    Mi padre, durante la guerra, llegó a conocer a un General Agustín Muños Grandes, en algún frente, quizá en el Norte, en el que este General vestía una chilaba moruna, a la que se había acostumbrado en África; tenía una especie de centro de mando en su tienda de campaña, también moruna, seguro que hay un nombre especial para estas tiendas, llena de humo, porque por culpa del frío, hacían hogueras dentro de la tienda.

    Le gusta a 9 personas

  5. A las órdenes de V. E., mi General.

    Dos Soldados más que alcanzan la inmortalidad. Porque cuando morimos enrramos en la inmortalidad. Que su historial de servicios y sus personas serán, seguro, ejemplo y referencia de conducta para todos, ya que nunca habrán muerto por estar siempre presentes en la memoria de todos.

    Hace muchos años, en los sesenta del siglo pasado, me cupo el honor y la alegría de conocer personalmente, y modestamente colaborar con él en un servicio, al Teniente General Muñoz Grandes. El era Capitán Piloto de Helicópteros, y con el También Capitán García Valiño, Jefe de una unidad de guerrilleros, que entonces era de muy reciente creación, participaban en unas maniobras al Sur de Granada. Como los ejercicios incluían despegar y tomar tierra en un campo demaniobras del E. T. en plena naturaleza, preguntaron en la Base Aérea por algún sistema que tuviéramos de emergencia para el caso de aterrizajes y despegues nocturnos, y el Capitán Ayudante del Coronel llamó a un servidor para que los atendiera. Los acompañé a un hangar en el que se guardaban y custodiaban elementos y materiales propios del Servicio de Aeródromo, y les mostré unas boyas metálicas rellenas con queroseno y con su mecha lista para ser prendida.Les gustaron, pero tras breve cambio deimpresiones entre ellos, me dijeron que les ofrecían más facilidad demanejo y más rapidez, sus latas de conserva rellenas de tierra y ésta empapada con gasolina. Que era un remedio más improvisado y propio para el campo.

    Muchos años después, siendo el Tte. General Capitán General dela Segunda RegiónMilitar, tuve también el gran honor de poder saludarlo y poerme, naturalmente, a sus órdenes, estando un día de servicio en la Torre del Aeropuerto de Almería, y subió a despedir a un contingente de Legionarios que partía para Bosnia.

    Recuerdos muy entrañables de mi vida.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 9 personas

  6. Los buenos soldados como los héroes nunca mueren mientras se les recuerde y no se permita que se les deshonre, como alguno pretenderá.

    Le gusta a 8 personas

  7. Mi General : Dos amigos y compañeros , nos estarán viendo y guardándonos un sitio a su lado. Que esto nos sirva de acicate, para ganarnos ese lugar. DEP. y Dios cuidará de ellos.🇪🇸🇪🇸🇪🇸
    ¡¡¡ TODO POR LA PATRIA!!!

    Le gusta a 8 personas

  8. Mi más sentido pésame, General Dávila, por la pérdida de esos dos grandes soldados. Descansen en la Paz del Señor y desde allí puede que consigan lo que no pudieron hacer todavía en vida, ayudar y velar por la España a la que sirvieron durante toda su existencia.

    Sinceramente hacía tantos años que no había oído hablar del Teniente General Agustín Muñoz Grande que no le creía todavía en vida, pero su ejemplo y su imagen la tenemos todos clavadas en nuestra mente, y creo que sabe a lo que me refiero. Un ejemplo de Honor y Valentía.

    Nunca le olvidaremos los que presenciamos aquella escena, y comprendo su dolor por ambos, si tuvo el honor de ser amigo de ellos. Es posible que el Coronel Alvarez de Toledo pueda ser familiar de nuestra añorada Cayetana Alvarez de Toledo, a la que extiendo mis condolencias si es así, Esperamos verla pronto en el sitio que le corresponde dentro del Congreso.

    Que el Cristo de la Buena Muerte les acompañe y nos acompañe a todos, como los legionarios hacen cada año en Málaga con Él, en esas imágenes que a todos nos hacen empañar una lágrima de emoción.

    ¡PRESENTES! y VIVA ESPAÑA SIEMPRE

    Le gusta a 6 personas

  9. Con permiso de Vuecencia, Mi General. El Cielo se está llenando de los mejores soldados de España.
    Ayer, escoltando al Santísimo Cristo del Camino, le pedí a Nuestro Señor, que cuando llegue nuestro momento, nos permita formar junto a los que nos precedieron.
    Ya están padre e hijo juntos.
    Teniente General Muñoz Grandes. Coronel Álvarez de Toledo ¡Presentes!
    ¡Arriba España y viva La Legión con todos los Ejércitos de España!. Julio de Felipe

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s