LOS MILITARES NO PODRÁN IR DE UNIFORME… General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Después de oír al alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve (Podemos), pedir una Academia Militar antimilitarista empecé a creer que la política se ajusta con exactitud matemática a lo que decía la letra de aquella canción infantil Vamos a contar mentiras tralará. Ya no tengo la menor duda. La ingeniosa petición del alcalde de Zaragoza venía a decir que por el mar corren las liebres…

¡Pásmense ustedes!, porque la cosa no queda ahí. Ahora resulta que también por el monte corren las sardinas…

La fundación Fira de Girona, organizadora de la Expojoven sancionó a las Fuerzas Armadas, en marzo del 2017, con la no asistencia al evento durante tres años porque los soldados acudieron a su estand (montado para mostrar la oferta formativa de las FAS) de uniforme lo que, según la organización, incumplía el código ético de la feria.

¿Qué no se lo creen? A mí también me ha costado trabajo dar crédito a la noticia. Pero hay mucho más.

El ministerio de Defensa ante esa sanción recurrió a la justicia. Tarde, muy tarde. Hace tan solo unos días,  solicitó en el juzgado de Gerona una serie de medidas cautelares mientras se dictaba sentencia. La solicitud cautelar ante el juez consistía en: suspender la sanción de tres años impuesta por el Ayuntamiento, poder participar este año 2018 en la Feria y, por supuesto, la asistencia de los soldados al estand de uniforme.

De entrada es inaudito que esto tenga que acabar en un juzgado y que un ayuntamiento pueda prohibir el uso del uniforme alegando que va contra su código ético cuando los soldados son la garantía de su libertad. Pues sigan pasmándose porque la justicia, cautelarmente, también lo ha prohibido.

El juzgado de primera instancia 1 de Gerona ha tomado como decisión cautelar que el Ejército pueda participar este año en la Expojoven, pero no admite que los soldados vayan de uniforme. ¿Les sorprende? Pues esperen que aún no he terminado.

El juzgado declara que rechaza que los soldados vayan de uniforme porque el ministerio de Defensa sabía la interpretación que la Fundación Fira de Girona hacía del reglamento desde marzo del 2017, pero no recurrió a la justicia, por tanto: <<la inactividad judicial del ministerio ante una interpretación del código ético que le era conocida desde hace más de un año impide la adopción de la medida cautelar>>. Es decir que si quieren montar el estand este año 2018 pueden hacerlo, pero no de uniforme: de paisano. En definitiva: el uniforme conculca las normas éticas de la feria. Por ahora… Al menos hasta que el juez decida.

Lo de Cataluña nos lo están introduciendo con vaselina, con alevosía.

En nuestra lucha diaria parece que nos quedamos solos, muy pocos, y casi sin voz.

Una por aquí, otra por allá…, el tiempo pasa mientras las mentiras y la inacción dan paso a que asumamos ofensas y engaños, que acaban convirtiendo la rutina de la aceptación en ley. Por abandono de la lucha llegará la derrota. Se llama cobardía, olvido, y puede que incluso tenga que ver con una ofensa al honor.

No ir a la Feria está mal (es lo que busca la alcaldesa de Gerona); de uniforme queda por ahora prohibido por el juzgado; ir de paisano sería una tropelía y un deshonor. Solución hay, pero hay que pensar y ser diligente.

Ustedes decidan señores del ministerio de Defensa. Estas cosas de mirar para otro lado acaban siempre como el rosario de la aurora.

Expojoven de Gerona

Ni vestidos de uniforme ni hablando español. Academias militares antimilitaristas, soldados sin uniforme y España que se deshace ante la vista y el consentimiento de (casi) todos.

Viven en la mentira y esa nos cuentan. Por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas…

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com