Comentario del día EL ODIO QUE NO CESA Adolfo Coloma Contreras General de Brigada (R.)

Obras de Pilar Millán Astray

Más de una generación de españoles nos hemos desternillado de risa con aquel sainete “La tonta del bote” magistralmente interpretada en nuestra memoria por la mal lograda Lina Morgan ¿lo recuerdan? Bueno, pues lo que puede que muchos de Vds. ignoren es que la autora de tan celebérrima obra, que se estrenó en Madrid en 1925 y estuvo en cartel nada menos que 310 días consecutivos, era Pilar Millán Astray (La Coruña 1879, Madrid 1949). Una mujer adelantada a su tiempo, autora de más de 40 títulos entre novelas y obras de teatro escritas entre las dos guerras Mundiales. Se le otorgó el premio literario Blanco y Negro en 1919 y en tiempos la II República, fue directora del Teatro Muñoz Seca de Madrid.

Todo un personaje de la vida cultural que mereció mucho, después de su muerte, que la ciudad de Madrid le dedicase una calle – modesta y no muy conocida – en el barrio del Retiro en el año 1978, ya en época democrática, siendo el alcalde de la capital José Luis Álvarez Álvarez. Pues bien, la madrugada del martes 18, según recogen varios medios, el Foro de la Memoria de la comunidad de Madrid, retiró clandestinamente las placas de la Calle Pilar Millán Astray (además de otras dedicadas a José María Pemán y el Comandante Zorita) con el potente argumento de que son “símbolos fascistas”

Yo me pregunto, como estarán haciendo muchos de Vds, queridos lectores, qué relación puede tener Pilar Millán Astray con el fascismo, aparte de su talento literario costumbrista y el hecho de haber ingresado en 1936 en la “Prisión para Damas de España” que el Gobierno de la República organizó en Alaquas (Valencia), donde pasó casi tres años recluída y cuyas memorias dejó Pilar para la posteridad en su obra: “Recluidas. 32 meses en cárceles rojas”

¡Ah, sí! Doña Pilar es sujeto de oprobio al ser hermana del fundador de La Legión, el General José Millán Astray, que también tiene una calle en Madrid, en el barrio de Aluche  sometida al catálogo de calles que el Comisionado de la Memoria Histórica (Paca Sauquillo) del ayuntamiento de la capital ha propuesto que se retire (La calle Pilar Millán Astray no está sometida a revisión alguna). El ayuntamiento lo ha aceptado, pero con tan pobre argumentación que hasta el Defensor del Pueblo se ha pronunciado en contra de la tramitación administrativa, a instancia de la Plataforma Millán Astray.

Una muestra más del sectarismo, del revanchismo, en definitiva, del odio, que destilan estos activistas pseudointelectuales, educados en modelos de conducta que cada vez se van asemejando más a las nefastas “sacas” que todos quisiéramos olvidar como lo peor de lo peor de nuestro pasado.

¿Hasta cuándo tanto odio?

Adolfo Coloma

GB (R) del ET

Blog: generaldavila.com 

21 julio 2017