HA MUERTO UN LEGIONARIO: JOSÍN EL TRASGO ‹‹SIENTO LA CARICIA DE MI NOVIA›› General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Ha muerto José Francisco Lazcano Remis a la edad de 50 años. Josín el Trasgo. Bohemio, dice su esquela; sin duda un artista de la vida que supo embellecer su tránsito al cielo legionario. Con estilo, con arte. Esto no lo entiende todo el mundo. Para él cada día era una vida completa, de principio a fin, por la que merecía la pena amar y sentir, aunque el final fuese morir. Al fin y al cabo es algo tan vulgar que nadie espera ese momento. Él quiso sentir, palpar y compartir el trance porque se le vino encima y no hizo de ello tragedia.

‹‹Si así mi vida concluyo/y así la muerte me espera/Aquí me tiene por suyo;/Ni la llamo ni la huyo;/Puede venir cuando quiera››. Lo aprendió en la Legión. Porque Josín era Caballero Legionario del Tercio Duque de Alba 2º de la Legión.

Para muchos una vida incomprensible y rodeada de misterio y aventura. Otros enmudecen cuando ven la generosidad y bravura para enfrentarse al final. ¿Es tan difícil asumir la muerte y aceptarla? Imposible entender el misterio.

SIENTO LA CARICIA DE MI NOVIA

‹‹Siento la caricia de mi novia››. Me has emocionado Legionario. Te lo dice quien fue general de los legionarios. He repasado la letra de El Novio de la Muerte, esa que cantamos como sentimos, y hasta hoy no me he dado cuenta de que faltaba un verso. Si Fidel Prado hubiese escuchado tu verso hoy estaría inmerso en su letra y Lola Montes hubiese cantado ‹‹Siento la caricia de mi novia›› rematando el deseo que te embargaba… ‹‹a buscarte pronto iré››. Era el cuplé convertido en oración. Como a menudo transcurre la vida legionaria.

Hoy ese verso con el que culmina tu historia se encarna en lo más puro de la Legión. Son cosas que ocurren en este mundo de los legionarios. De repente el más humilde, pero el más enamorado, suelta, como el que no quiere la cosa, la poesía que lleva dentro, la de toda una vida, dicho en el momento crucial, cuando se encuentra con la muerte. Así le ocurrió a Baltasar Queija Vega y así ocurre a diario con estos poetas, luchadores de la vida, aventureros, soñadores, esperanzados y a veces desesperados.

No son necesarias más palabras ni explicaciones. Su vida y su muerte ha sido una simple oración humana del que estaba enamorado de algo quizá incomprensible, pero que al fin ha alcanzado. ‹‹Siento la caricia de mi novia››.

Quizá su vida ha sido una canción corta y ligera, como el cuplé, que él ha cantado por el teatro de la vida y otros locales de espectáculo. Pero no ha sido un espectáculo sino una vida plena que ha merecido la pena vivirla. La de Caballero Legionario.

Josín el Trasgo con su perro

Hoy José Francisco Lazcano Remis, Josín el Trasgo, descansa en paz en el Cielo de los legionarios.

Por ir a tu lado a verte…

El mejor amigo de un legionario.

General de División Rafael Dávila Álvarez

General de la Legión 2001-2004

Blog: generaldavila.com

1 julio 2017