LOS LAZOS AMARILLOS EN ESPAÑA, UN ESTADO DELINCUENTE. TODAVÍA QUEDAN VALIENTES Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

El abrazo del oso

Los Comités de Defensa de la República CDR se apoderan de la calle, intimidan, crean pánico en muchas personas que no se atreven a salir de casa, la violencia es el ambiente, se desata a la mínima, en Cataluña se vive en una constante provocación. ¡Qué preocupación! Nadie se ocupa. Abandonados. En cualquier momento puede ocurrir cualquier cosa, grave, muy grave. Nadie hace nada por atajar la provocación. Todo lo contrario. Se fomenta. Esta situación no puede durar un día más. No asustan los Comités de Defensa de la República CDR. Son pocos y cobardes.

Asustan:

1-Los responsables irresponsables de la Generalidad y todos y cada uno de los partidos independentistas. También el partido que diciendo no serlo se deja querer porque si no, no estaría en el Gobierno de la Nación.

Desde la Generalidad se incita a la violencia con el insulto constante y la provocación. Los lazos amarillos es lo que pretenden: provocar. Cuando se retiran los lazos, por unos valientes, los mozos de escuadra, que deberían saber los límites de sus deberes, levantan atestado.

Las declaraciones del irresponsable de la Generalidad, señor Torra, buscan el enfrentamiento: España un Estado delincuente. ¿Quién es delincuente, el Estado, los españoles? Espejito, espejito, dime quien es… Los españoles en Cataluña abandonados a su suerte.

Todo esto asusta.

2-El señor presidente del Gobierno responsable de este estado de cosas, asusta. Porque la única manera de acabar con ello es intervenir la autonomía y pedir responsabilidades a sus irresponsables responsables.

Dejar al juez Llarena a los pies de los caballos, ahora sí, ahora no…, dando a entender que le va a defender, pero sin ofender al ofensor, asusta.

Gobernar sin saber, sin responsabilidad, asusta.

Asusta ese obsceno no es no, necedad insoportable que da miedo dicho por el responsable (?) de vidas y hacienda. La madurez indudablemente no se alcanza con la edad. Y eso asusta.

Todo esto asusta.

Entre tanto temor, irresponsabilidad, y débiles gobiernos faltos de moral, surgen como no podía ser de otra manera: los valientes.

Solos ante el peligro, sin apoyo alguno, un grupo de españoles salen a diario a defender su libertad. Si señores, eso defienden: su libertad, la de ser españoles y vivir como tales. Su Nación, su bandera, su idioma, sus costumbres, su estilo y educación. Defienden lo suyo y a los suyos, con la Ley y el orden. No es fácil cuando los totalitarios te fichan y te las ves y deseas para estudiar, trabajar, hacer una simple gestión administrativa, dar tu opinión en público, cuando mucha gente vive atemorizada, sin libertad de expresión ni en la intimidad; que, vigilada, ha desaparecido.

Asusta que nadie desde el Estado, desde la Administración, los defienda. Y nadie es nadie no es la sandez de no es no.

¡Valientes! ¡Comprometidos! Debemos daros las gracias porque lo que vosotros hacéis es defendernos a todos, defender nuestra libertad.

Todavía quedan valientes. Tenemos que apoyarles y no olvidar donde y por lo que luchan.

Pero todo esto asusta.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

27 agosto 2018