CONGRESO MUNDIAL DE MÓVILES. ¡LA REPÚBLICA NO EXISTE, IDIOTA! Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

El Rey inauguró ayer en Barcelona el Congreso Mundial de Móviles (Mobile World Congress).

Torra y Colau plantaron al Rey, se escondieron para no darle la bienvenida. No se puede decir que peor para ellos porque estos gestos son muy graves para Barcelona y por tanto para España. Todos perdemos con estas actitudes a las que habría que hacer frente. Allí nos jugamos mucho en todos los aspectos. Y este señor y esta señora, y los que les siguen, animan, empujan, parece que tienen como prioridad hundir Cataluña. Empezando por Barcelona. Les falta cada vez menos.

Los autodenominados Comités de Defensa de la república (CDR)y la organización juvenil Arran han vuelto a tomar la calle, hacerse notar, colaborar en el hundimiento de Cataluña. Insultar al Rey, es decir a España; es su deporte favorito. Pero alguien les empuja y dirige. Torra y Colau parecen muy contentos con estas actitudes.

Hay miedo e indignación, pero nadie hace nada. El presidente del Gobierno de España está donde estaba, y que no vuelva, gracias a ellos, a Torra, Colau, Puigdemont, cede-erres, y un largo etcétera que todos ustedes conocen. Pero el señor Sánchez saca pecho. Ya no recuerda el presidente que el Congreso Mundial de Móviles estuvo a punto, muy en serio, de abandonar Barcelona y llegó a tener elegida otra alternativa. Al final la garantía del Rey, ese al que no quieren recibir, del que queman su foto, fue lo que permitió  que la feria de la tecnología móvil más importante del mundo se haya inaugurado de nuevo en Barcelona. El señor Torra y la señora Colau no son dignos de su cargo.

Hay miedo en Cataluña. Y no solo a la violencia física. Hay miedo a la violencia constante, metódica, programada, dirigida, amenazante, que se palpa en el día a día, en las gestiones ante la administración, en la educación, en el trabajo, en la familia, en el ocio y la cultura. Todo está rodeado del temor a que te fichen y seas violentado en tu vida pública y privada. Así se vive en Cataluña. Se llama odio. Y el pueblo empieza a cansarse de los matones que impiden la normal convivencia y la diaria vivencia. Hartos de gentuza y de matones. También de quienes deberían proteger su vivencia y que están obligados a cumplir la ley, pero más a hacerla cumplir y miran para otro lado; incluso lo fomentan. Y cuando el que anda por la calle se empieza a cansar de los que violentan la calle y su casa ¡ojo!, que pronto se acaban las chulerías de estos valientes de barrio.

Para valiente, Inés Arrimada. Muy valiente. Da la cara mientras otros esconden el gesto y negocian entregar un trozo de España. En política son muy importantes los gestos cuando estos son auténticos. Inés Arrimadas lo hace; como hoy en Waterloo. Ha dado una lección a Puigdemont y a alguno más: “Nosotros le decimos que se entregue a la justicia, no venimos con intermediarios a negociar los Presupuestos Generales del Estado como ha hecho el Gobierno de España”.

Le ha costado que la insulten con odio, con mucho odio, un tal Toni Albá, y esperamos sea la fiscalía la que actué contra ese personaje. La propia Arrimadas ha respondido con valentía: “El odio del nacionalismo no tiene límites. Este colaborador estrella de TV3, que se lleva un pastizal pagado por todos los catalanes, vuelve a atacarme por mis ideas, esta vez con un insulto machista y repugnante”.

Es una pena que Inés Arrimadas deje Cataluña, el Parlamento de Cataluña, donde su lucha es la de todos los españoles. Allí, al margen de partidismos, es donde tiene que seguir con su gran trabajo ya que es el más firme valor que hoy tiene España para hacer frente a los independentistas.

Este es el panorama. Muy grave. Gravísimo.

En nuestras manos está el futuro. Torra y Colau, con las espaldas apoyadas en los cede-erres, son la ruina. Necesitamos convivencia, progreso, trabajo y futuro.

Ustedes deciden. Yo me siento muy identificado con el policía que dio una sencilla lección de sentido común: “La república no existe, idiota”. Es decir, déjate de películas y haz algo por ti y por los demás.

Sí, así es, idiota.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

25 febrero 2019

Blog: generaldavila.com