VALENZUELA, EL VALOR Juan I. Salafranca Álvarez Coronel de Infantería ®

Teniente coronel Valenzuela

Se cumplen, en el momento de redactar estas líneas, noventa y cuatro años de la muerte en acción de guerra de quien fue el único jefe de toda La Legión, Tercio de Extranjeros se llamaba entonces, que alcanzó el mayor honor que nos señala el Credo legionario, el morir en el combate.

Se dan, además en la muerte del Teniente Coronel Valenzuela, ejemplos del cumplimiento de otros Espíritus de nuestro Credo.

Así creemos, por el Espíritu de acudir al fuego que, La Legión, desde el hombre solo hasta La Legión entera acudirá siempre a donde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello. Y en prueba de ello el Teniente Coronel, que se encontraba en Madrid, para recibir la Bandera de La Legión, ya por entonces la más gloriosa porque la teñirá la sangre de sus legionarios, acude donde más fuego se oía, el sector de Tizzi-Aza, donde los convoyes a las posiciones estaban costando muchas vidas y donde se temía un nuevo Igueriben.

Escultura TCOL.Valenzuela (Zaragoza)

Ya en la zona, Valenzuela compromete su vida y las de sus legionarios en el cumplimiento del Espíritu de unión y socorro; socorro de aquellos soldados que defendían la posición.

En ese socorro demuestran los legionarios su espíritu, único y sin igual, de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta.

Pero es seguramente el de compañerismo el Espíritu que mejor queda cumplido, pues en la recuperación del cadáver de su Jefe se empeñan los legionarios cumpliendo el sagrado juramento de no abandonar jamás un hombre en el campo hasta perecer todos.

Ciertamente, a lo largo de la ya casi centenaria Historia de La Legión, ha habido muchos casos de cumplimiento de los Espíritus de nuestro Credo, pero en ocasión de aquel combate del 5 de junio de 1923, se llevan a su literalidad muchos de ellos y no por casualidad, sino por la personalidad de un Jefe, eso que cayendo en un evidente barbarismo ahora se llama un líder. Efectivamente, era Valenzuela único y sin igual.  En lo físico, con su 1.78 de estatura, muy por encima de la media española de la época. En lo intelectual, con excelentes calificaciones desde su época escolar, con su extraordinario don de lenguas figurando en su Hoja de Servicios estar en posesión de los idiomas francés, inglés y alemán y traducir el italiano; además dominaba el latín y griego clásicos, que por ser lenguas muertas no figuran en su hoja de servicios, pero que dan idea de su profunda formación humanística. Y en lo profesional acreditado al mando de Unidades en campaña, pero también instruyendo a otras en guarnición por ejemplo, al Regimiento Galicia que, siendo él Jefe de instrucción, logró alcanzar los premios más altos en las evaluaciones de instrucción o como organizador, pues al asumir el mando del Tercio de Extranjeros, venía de crear, por orden del Mando, el Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas “Alhucemas” nº 5 que mandó solo dos meses pero en que dejó su impronta, de la que el futuro historial del Grupo habla por si solo.

Espíritu de Compañerismo

Al morir, Valenzuela había dado ejemplo de todos los Espíritus del Credo Legionario, habiendo pedido muchas veces combatir sin turno, sin contar los días, los meses ni los años.

En este aniversario de su gloriosa muerte, encomendemos su alma a nuestro Cristo de la Buena Muerte, convencidos de que tendrá a su lado a quien a sus virtudes de Caballero Cristiano unió su espíritu de Caballero Legionario y que su ejemplo sirva de guía a nuestras vidas.

Cercedilla, a 5 de junio de 2017

Juan I. Salafranca Álvarez

Coronel de Infantería ®

Blog: generaldavila.com

6 junio de 2017

8 pensamientos en “VALENZUELA, EL VALOR Juan I. Salafranca Álvarez Coronel de Infantería ®

  1. Buenos dias, general, muy bueno y ejemplar el relato historico de hoy, del teniente coronel Valenzuela. Feliz dia.
    Un afectuoso saludo.

    Me gusta

  2. Buenos dias
    El teniente coronel Valenzuela era un fuera de serie.
    Tanto en lo intelectual como en lo físico y supo llevar el uniforme de soldado de España hasta sus últimas consecuencias, dar la vida en defensa de ella con el coraje que dan las convicciones firmes puestas al servicio de la defensa de la patria.
    Hoy en dia es un gran desconocido , un heroico español del que casi nadie ha oido hablar, un soldado español con un valor seco que supo, antes del combate en el que perdió la vida, que era posible que eso sucediera y asumió su destino con la fortaleza que da el amor a la vida.
    Confesó, comulgo y se hizo cargo del mando del Tercio.
    Es una pena que España no reconozca las figuras heroicas de sus hijos mas prístinos e inigualables.
    Saludos

    Le gusta a 2 personas

  3. Querido amigo y compañero:
    Tu loa del T. Col Valenzuela y de la Legión, más que palabras, merece aplausos hasta que duelan las manos.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. A la orden de Usia mi Coronel.

    . . . ´el mayor honor que nos señala el Credo legionario: el morir en el combate.`

    Gracias por su pensamiento delTeniente Coronel Valenzuela.

    Francisco de Javier

    Le gusta a 1 persona

  5. Mi Coronel. Su comentario es tan digno como instructivo y pertinente para todo militar que vista el uniforme en las medidas acordes para el fin que están los Ejércitos de la Nación que se precie como tal.

    Si el Teniente Coronel Valenzuela y otros muchos HÉROES como él son ignorados por la historia de España, eso demuestra las clases de políticos que han venido gobernando a esta sufrida Nación llamada España. Y el que intente de mover algo en favor de la justicia que merecen, ese no sale en la próxima foto.

    Atentamente y a la orden: Rogaciano Goana Nelson

    Le gusta a 1 persona

  6. En nuestro blog de la Fundación Tercio de Extranjeros de La Legión reza asi:

    La Casa de Acogida “Valenzuela”, ha sido llamada así, en homenaje al que fuera Jefe de La Legión, Teniente Coronel D. Rafael de Valenzuela y Urzaiz, como máximo exponente del Espíritu de Compañerismo de nuestro Credo.

    Situada en Alhaurín de la Torre, dió cobijo a nuestros veteranos Legionarios hasta su traslado a la nueva Casa “General Pallás”.

    De momento la tenemos vacía, hasta que la nueva Casa sobrepase su capacidad.
    Es el gran ejemplo de solidaridad de un gran caballero legionario, un hombre que con el Sagrado Juramento de NO ABANDONAR JAMÁS a un hombre que ofreció su juventud y su ilusión a La Legión, a la que la vida hirió al legionario con zarpa de fiera, como dice la canción, es el vivo retrato de un gran soldado español.

    Le gusta a 2 personas

  7. Muy bien Salafranca. No hay relato superior a la prosa austera de un hoja de servicios, parca en adjetivos, para destacar una acción insuperable en el ejercicio del mando en situaciones extremas . Un fuerte abrazo,¡VIVA LA LEGIÓN !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s