EL ALCÁZAR DE TOLEDO Y LA TÁCTICA. Salvador Fontenla Ballesta. General de Brigada (retirado)

El Alcázar de Toledo resiste

Se dice que las batallas y las guerras las ganan los que menor número de errores cometen. Es evidente, en este caso, que fueron los defensores los que menos errores cometieron, y que los asediadores cometieron muchos y graves. Es decir, solo la ineficacia de las fuerzas del Frente Popular impidió la rendición del Alcázar, porque sin esa ineficacia la defensa no habría tenido éxito, aunque lo hubiera hecho muy bien, que lo hicieron.

 La voluntad de vencer.

Los defensores siempre tuvieron una acendrada voluntad de vencer. El Alcázar era como un blocao rifeño, donde fuera de él no había esperanza, solo muerte y barbarie. Las masacres con los defensores rendidos del Cuartel de la Montaña, Alcalá de Henares, Guadalajara, etc., eran más que elocuentes para disuadir de cualquier debilidad.

La heterogénea fuerza que se abalanzó sobre Toledo no sabía lo que era voluntad de vencer, ni falta les hacía ante tan menguada fuerza oponente, y con la euforia de las fáciles victorias precedentes.

No supieron valorar debidamente al enemigo, porque el Alcázar, por su posición dominante, características arquitectónicas y calidad moral y profesional de su guarnición, tenía la condición de una posición fuertemente organizada.

 De objetivo táctico a estratégico.

La pequeña guarnición encerrada en el Alcázar no constituía una amenaza seria para el Frente Popular, porque no tenía capacidad ofensiva y estaba excéntrica sobre cualquier vía de comunicación. Sin embargo ante las expectativas de un triunfo fácil, el mando político lo convirtió en un objetivo estratégico, por su valor propagandístico nacional e internacional.

El Alcázar de Toledo: Un objetivo estratégico

La fuerte carga simbólica del emblemático Alcázar en la ciudad imperial de Toledo, cuna de la Infantería del Ejército que acababa de disolver, y supuestamente defendida por cadetes, lo equiparaban al asalto del Palacio de Invierno por los revolucionarios rusos, que eran su modelo. Fue el antecedente del error crónico del Ejército Popular, que siempre se dejó fijar por objetivos secundarios, como en Brunete, Belchite y otros.

La sorpresa.

El error más grave de los defensores del Alcázar, que le pudo costar muy caro, fue la falta de acumulación de municiones, víveres y agua. Milagrosamente todas estas deficiencias se corrigieron en el último momento, pero desconociéndolo los asediadores, les hizo perder un tiempo precioso, a la espera que se rindieran en breve plazo de sed y hambre.

Concentración de esfuerzos.

El asalto al Alcázar, como posición fuertemente organizada y con defensores aguerridos y dispuestos a luchar hasta las últimas consecuencias, hubiera sido costosísimo. Si estimamos en 1000 el número de combatientes de la defensa, los asaltantes directos no podían bajar de 4000 con apoyo de zapadores, y una vez entrados en el recinto, combatir cuerpo a cuerpo entre las laberínticas ruinas, seguramente a un coste inaceptable.

Aunque nunca intentaron un ataque formal, sino asaltos a la ligera, con un balance de bajas siempre muy favorable a los defensores, aunque estos no podían reponerlas y los asaltantes entonces eran inagotables.

Les faltó concentración de esfuerzos, para la conquista por la fuerza del Alcázar, la artillería la tenían que haber concentrado para abrir una brecha en la fortaleza, en el lugar que se considerase más idóneo. Quizás en el sector sur, donde no había prácticamente desnivel del terreno y las posibles bases de partida podían estar muy próximas al Alcázar. Sin embargo la artillería dispersó sus fuegos para tratar de demoler el edificio, consiguiendo solo hacerlo más inexpugnable.

La disciplina de fuegos de los asediados fue excelente, quizás porque de la necesidad hicieron virtud, mientras que no se puede decir lo mismo de los asediadores, que fue un derroche inútil.

Las minas.

El empleo de las minas fue inexplicablemente erróneo, a pesar de ser hechas por mineros y contar los asediadores con todos los medios humanos y técnicos necesarios. Los cálculos los hicieron mal, y con ellos la creencia que serían resolutivas, llevando al ridículo internacional a su máximo mando político, presente con todos los medios de prensa. Sin embargo, un modesto teniente de transmisiones entre los asediados, con la información extraída de la biblioteca de la Academia, hizo los cálculos correctos: delimitó bien la zona afectada por la explosión, puso a salvo a la guarnición, que pudo reaccionar en el momento y lugares oportunos.

La amenaza del sur.

Los críticos de Franco consideran que fue un error desviarse de la marcha sobre Madrid, para liberar el Alcázar. Sin embargo ignoran que, por las mismas razones, por qué tantas fuerzas del Frente Popular (incluida la artillería) se empeñaron y fijaron en el Alcázar, de escaso valor táctico, en vez de hacer frente a la amenaza del sur, que cada día que pasaba era más fuerte y estaba más próxima. El valor estratégico del Alcázar se lo dio el gobierno del frente popular, y de ahí también la importancia de su liberación.

¿Madrid objetivo prioritario? Este era el objetivo estratégico del director del Alzamiento, general Mola, pero fracasado en los primeros días, es evidente que Franco no lo consideró así, porque como objetivo prioritario se iba difuminando con el tiempo. Por eso Franco, antes de dirigirse a Madrid con todas las fuerzas disponibles (concentración de esfuerzos), dio prioridad a:

  • Enviar compañías de la Legión, por vía aérea, para defender Granada asediada.
  • Tomar Badajoz, excéntrica sobre la dirección de marcha, para no dejarla a retaguardia, y apoyarse en la frontera de Portugal.
  • Enviar fuerzas selectas (regulares y legionarios) para liberar Oviedo, y al frente de Aragón para detener la ofensiva anarquista, en cuanto enlazó con el Ejército del Norte
  • La toma de Toledo le permitió apoyar su flanco sur en el obstáculo del río Tajo.

 Conclusión

El asedio y liberación del Alcázar evidenció la ineficacia táctica (que no represiva) de las milicias armadas de las organizaciones políticas y sindicales. Impulsó la creación del Ejército Popular de la República (EPR), a semejanza del Ejército Rojo soviético, incluidos los comisarios políticos, de más que dudosa eficacia, como lo demuestra que la URSS los suprimió ante su colapso en la invasión alemana del año 1941.

La superioridad táctica del Ejército Nacional fue reconocida por A. Rodes Jaulín, comisario de guerra del Ejército del Este del EPR, en el informe que emitió en diciembre de 1937: Seamos sinceros. De los pocos militares valiosos que España ha producido, los mejores y casi todos, por no decir todos, están en el otro lado.

Salvador Fontenla Ballesta. General de Brigada (retirado)

Blog generaldavila.com

13 noviembre 2017

13 pensamientos en “EL ALCÁZAR DE TOLEDO Y LA TÁCTICA. Salvador Fontenla Ballesta. General de Brigada (retirado)

  1. Mi General¿Parece que le gusta como actuó el Ejército de Franco?
    Bueno ,unos eran Militares, y los otros eran de todo menos eso..
    Saludo con taconazo..

    Me gusta

  2. Magnífico y certero análisis mi general.
    Solamente un “Pero…”No les demos ideas”… Permitamos que sigan en el error táctico, puesto que persisten en su doctrina política e intenciones.
    Los tenemos otra vez asediando, y ahora no sólo el Alcázar, sino a toda España.
    Como en el Alcázar, la defensa ahora debe ser numantina. Por las mismas razones que entonces. Porque si vencen, no habrá cuartel. Su odio y su rencor son inextinguibles. Lo corrobora la infame Ley 52/2007 de “La Memoria Histórica”. Obra de un bobo solemne, triste guiñol de las fuerzas oscuras de la rosa y el mandíl.
    Enhorabuena mi general por el artículo.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  3. Muy interesante lectura y acercamiento al tan discutido desvío para liberar el Alcázar. Siempre lo leo con mucho interés.

    Un respetuoso saludo.

    Me gusta

  4. El Alcázar de Toledo es uno de los ejemplos más sublimes de lo que es el honor, la disciplina, el compañerismo, la lealtad, el amor a España en definitiva. Para mí es uno de los hechos de armas más heroicos llevados a cabo en nuestra Historia. Sirvan éstas líneas de homenaje y recuerdo a los que lo dieron todo por la Patria.

    Me gusta

  5. Mi General:
    Al comentario de que los militares valiosos estaban en el bando Nacional, añadiría que de los que había en el bando rojo no se fiaban.

    Me gusta

  6. A las órdenes de V.E., mi General. Exceente análisis profesional. El Alcázar de Toledo, su asedio y resistencia. Esta gesta la llevo leyendo desde que tenía once años, poero nunca había caído en mis manos ningún análisis como el que V.E. hace. Pero aún así, con la distancia de los años y la objetividad, pese a ello, no deja de producir la misma emoción y admiración. Digo yo que por algo somos hijos de Sagunto y Numancia.Se dieron, como sabemos, otros casos como Oviedo y el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, Jaén, que también merece un análisis desaspassionado y profesional, donde el enemigo llegó a disponer y utiizar un derroche de efectivos y material mumca imaginado en aquella época, de hasta una división reforzada, costándole un número de bajas tan desproporcionado con redspecto a las que causó, de unos cinco mil muertos, todos combatientes y nueve meses para aplasstar la posición. Porque no vencieron, en el sentido militar del término, a los defensores. Simplementer los aplastaron con su gigasntesca potencia de fuego y su número ilimitado de combatientes.Y gracias a que dispusieron finalmente de tanques; que si no, todavía podíamos estar asistiendo al espectáculo..

    Pero, qué se puede esperar de un “ejército” tan variopinto y heterogéneo como el de la república, en el que había más “mandamases” que Jefes y Oficiales de carrera, y donde quen tenía el mando absoluto eran los comisarios de guerra, sin la más remota idea de nada militar. Un “ejército” en el que cuando no había forma de poner de acuerdo a los “mandos”, recurrían a someter la decisión de operar o no, a votación entre la tropa. Pues eso, el ejército de Miguel Gila.

    Existe un libro, el mejor, sobre esta gesta defensiva cuyo título es “La Epopoya del Silencio”, escrito por Don Juan Pedro Cortés Camacho, hijo del glorioso Capitán Cortés, Jefe de la resistencia, que con sólo once años de edad, junto con un hermano de ocho, acompañaron a su padre entre los más de mil paisanos, hombres, mujeres, ancianos y niños, que sufrieron allí el asedio. En este ibro están reflejados hasta el último detalle del día a día, como una especie de diario. No se encuentra en librerías, que yo sepa, pues nunca lo había visto ni en catálogos, pero lo pude comprar allí en una de las muchas visitas que he hecho al Santuario. Aquel lugar tiene para mí como un imán potentísimo que de vez en cuanfdo siento la necesidad imperiosa de recorrer de nuevo desde que estuve por primera vez en el año 66 ó 67, tendría que comprobarlo, como Ayudante del Oficial de Seguridad de Vuelo de mi Base para la investigación técnica de la colisión en vuelo de dos aviones a reacción, cazas, que ocurrió en las inmediaciones con el resultado que es de imaginar. De una formación de tres, que terminaba de simular ataques al Santuario (vayas ocurrencia de quien diseñara la misión), y que al reagruparse para recomponer la formación y regresar a su Base en Manises, Vaencia, colisionaron los dos puntos, salvándose únicamente erl Jefe de la formación.

    Tuve la suerte de tener el mejor cicerone que se puede desear, un Sargento de la Guardia Civil que había vivido como combatiente aquel infierno.

    Dice V.E. que los defensores del Alcázar cometieron el error de no aprovisionarse y almacenar víveres, agua etc., y es cierto que eso es un error grave. Pero yo me pregunto qué se puede hacer cuando en situación de peigro inminente, se tiene que recurrir a parapetarse en un refigio así, como los defensores de la iglesia de Baler, los últimos de Filipinas, y los mismos defensores del Santuario, y nno hay tiempo ni facilidad para eso. Bastante hicierron a o largo de la resistencia para procurar alimentos y agua. Y si tenemos en cuenta la presencia de paisanos, mujeres, niños, etc. en número tan grande, la cosa es mucho más compleja, digo yo.

    No es, por Dios, una crítica a la observación de V.E., sino un pensamiento mío.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA Y SUS HEROES!!!

    Me gusta

  7. Buenas tardes mi General:

    Magnifico análisis sobre el Alcázar de Toledo, su asedio y resitencia. Tengo que leerlo mas veces y con detenimiento para aprender mejor todo, en este caso , en este tema tan emblemático e importante, en la guerra civil española.

    He leído también todas las aportaciones a cual mejor, que complementan su magnifico análisis. Me uno al !! VIVA ESPAÑA Y SUS HEROES..!!

    Un afectuoso saludo.

    Josefa Lopez del Moral Beltran.
    .

    Me gusta

  8. Una preciosa página de nuestra historia y un interesantísimo análisis profesional que me pone al corriente de aspectos que desconocía. Una magnífica exposición que debería repetirse frecuentemente para recordar lo mucho que hay de destacable en nuestra historia. Creo que la obra de Pérez Reverte y otros merecen este contrapunto.

    Una de las conclusiones que podrían obtenerse sería que cuando los políticos deciden o interfieren en lo militar, el fracaso está asegurado. El asedio al Alcázar es un ejemplo.

    A sensu contrario, cuando un militar se mete a político, el fracaso también está asegurado. El JEMAD podemita es un ejemplo.

    No confundir la política activa con la crítica política. Sobre todo cuando es merecida.

    El silencio nos haría cómplices y si el perjudicado es España no me calla ni Dios.

    Que Él nos proteja de tanto imbécil.

    NOTA: RAE: Imbécil – adj.- Alelado, escaso de razón.

    Me gusta

  9. Una preciosa página de nuestra historia y un interesantísimo análisis profesional que me pone al corriente de aspectos que desconocía. Una magnífica exposición que debería repetirse frecuentemente para recordar lo mucho que hay de destacable en nuestra historia. Creo que la obra de Pérez Reverte y otros merecen este contrapunto.

    Una de las conclusiones que podrían obtenerse sería que cuando los políticos deciden o interfieren en lo militar, el fracaso está asegurado. El asedio al Alcázar -Órdenes del Gobierno, comisarios políticos. etc.- es un ejemplo.

    A sensu contrario, cuando un militar se mete a político, el fracaso también está asegurado. El JEMAD podemita es un ejemplo. Franco ya decía: “Haga como yo, no se meta en política”.

    No confundir la política activa con la crítica política. Sobre todo cuando es merecida.

    El silencio nos haría cómplices y si el perjudicado es España no me calla ni Dios.

    Que Él nos proteja de tanto imbécil.

    NOTA: RAE: Imbécil – adj.- Alelado, escaso de razón.

    Me gusta

  10. Eso nois ha oasado a todos alguna vez. Es mejor releer pasados unos minutos, sin picar en ·publicar comentario, corregir lo que haya que corregir, y aún así se escapa siempre aslgún gazapo en forma de falta de ortografía, puntuación o error mecanográfico. Un servidor tiene problemas con la letra L, que no siempre sale.

    Me gusta

  11. Ya Anibal Barca evitó intentar de tomar Roma, contentándose con asediar la ciudad con un mínimo de sus recursos, los justos para evitar ser, él mismo, hostigado por los sitiados. Tan sólo recordar que los invasores cartagineses, inferiores en número, estuvieron 14 años “paseando” a voluntad prácticamente por TODA la península Itálica.

    Me gusta

  12. Mi General, tu análisis de la gesta del Alcázar me trae a la memoria los cuatro adjetivos de los escritos militares: breves, claros, precisos y concisos. ¡Enhorabuena!
    Haces justicia citando al inteligente oficial de Ingenieros que supo hacer la detección-contramina. Por ello quiero desde aquí rendir homenaje de admiración al frio heroísmo bajo tierra de todos los zapadores- minadores que a cada golpe de pico o turno de escucha jugaban impasibles a las “siete y media” con la muerte.
    Un fuerte abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s