GUERRA FRÍA EN EL ÁRTICO General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

Ártico

El pasado mes de noviembre en un Foro de Seguridad habido en Halifax (Canadá) el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha abogado por la creación de un Mando de la Alianza con responsabilidades en el Océano Glacial Ártico con la finalidad de vigilar y monitorizar las acciones militares de inteligencia rusas así como contrarrestar las acciones de control de las líneas marítimas y comunicaciones por parte de Rusia. La administración Trump ha acogido esta iniciativa con agrado e incluso prevé aportar al efecto barcos, aviones y submarinos así como la ubicación del cuartel general de este Mando en suelo norteamericano.

La razón de este interés radica en el sentir norteamericano de que Putin va más allá de lo deseable en el control estratégico del Ártico que a modo de ver de los EEUU utiliza  fundamentalmente como santuario de sus submarinos nucleares y a tal efecto está creando una importante estructura militar de apoyo; cierto es que en el 2015 Rusia creó un Mando Ártico al que ha dotado de medios como campos de aviación e infraestructuras consecuentes. En definitiva, a los EEUU no les gusta nada esta aparente hegemonía de Rusia en el control de una zona considerada de interés estratégico que se acrecienta con la disminución real de la capa de hielo.

Reivindicaciones en el Ártico

Lo que está pasando es que como consecuencia del calentamiento global el deshielo se está produciendo a mayor velocidad de la inicialmente prevista. Así es, la superficie actual helada abarca unos 4,2 millones de kilómetros cuadrados lo que supone nada menos que el 50% de la que había en 1972. Tremendo. Si se mantiene este ritmo de deshielo los científicos calculan que en el año 2100 ya no habrá hielo. Esta situación pone sobre el tapete problemas relacionados con la libertad de navegación pero sobre todo por los recursos naturales que allí hay. En efecto, sucede que, conforme a datos existentes, bajo las aguas del Océano Ártico se encuentran el 22% de las reservas de hidrocarburos mundiales. Ahí es nada.

El océano glacial Ártico es el más pequeño y más septentrional de los océanos del planeta. Rodea al Polo Norte y se extiende al norte de Europa, Asia y América. En la actualidad está considerado territorio neutral y puesto bajo el control de la ONU desde 1996. Para ejercer ese control existe un Consejo Ártico cuyos miembros son Rusia, Canadá, Estados Unidos, Dinamarca y Noruega que tienen costas limítrofes con dichas aguas. Islandia, Suecia y Finlandia, pese a no tener costas implicadas, forman también parte de ese Consejo dado que son países árticos. Así mismo en calidad de Observador junto con Francia, Reino Unido, Alemania y Polonia está también España.

La Estrategia para el Ártico del Departamento de Defensa norteamericano establece en sus conclusiones que colaborará estrechamente con aliados y socios para mantener la zona estable y segura; claro que siempre desde la perspectiva de su seguridad nacional y preservando sus intereses. Especial atención merece la dedicada al mantenimiento de la libertad del entorno marítimo y aeroespacial en la zona recalcando que los EEUU preservarán la capacidad de movilidad global de sus fuerzas militares y civiles frente a las incipientes retos de otros protagonistas. Una cita subliminal respecto a Rusia.

Y es que sucede, para la desgracia o mala suerte de los EEUU, que la mayoría de las reservas de hidrocarburos antes citadas se encuentran en el sector ruso del océano. Incluso el servicio geológico de los EEUU reconoce que el 20% de las reservas mundiales de crudo y gas natural no descubiertos se encuentran en la plataforma continental rusa del Ártico. Se calcula que ese potencial de recursos asciende a 100.000 millones de toneladas de gas y de crudo lo que supondría mantener el nivel actual de extracción durante 100 años. Nada menos.

Interese en el ÁRTICO

Putin ha sido claro y vehemente manifestando que no aceptará cualquier acción que suponga poner bajo control internacional la parte rusa del océano. Y aún más, considera que la cordillera submarina Lomonosov que cruza el Ártico forma parte de la plataforma continental rusa; lo tiene tan claro que hasta ha pedido al Consejo Ártico que dictamine claramente a su favor sobre este hecho.

Y es en este contexto cuando nos encontramos con las intenciones de la OTAN citadas al principio de estas líneas.

Nos encontramos, por lo tanto, ante un serio problema. Analistas especializados prevén un posible conflicto global. Lo mejor que podría suceder, y sería lo deseable, es que se frenara el deshielo y se postergara el conflicto.

General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

Blog: generaldavila.com

16 enero 2018

 

6 pensamientos en “GUERRA FRÍA EN EL ÁRTICO General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

  1. Querido Juan :
    Me ha entusiasmado tu colaboración de hoy en el blog de Rafa, que me ha dejado muda.
    Ayer decía yo que necesito un reciclaje y profundo, por ejemplo desconozco los actuales focos de influencia tales como el Ártico, etc., necesitaría también (entre otras muchas actuales lagunas que tengo) SABER cuáles son los Estados fallidos que hay en este momento y así de un modo multidisciplinar te diría que tras las vicisitudes de mi vida y el momento actual que estoy pasando ya no se ni lo que es el CATÓN….es broma, hasta ahí llego.
    Pero en serio otra vez, gracias por tu brillantisimo y esclarecedor artículo, porque es imprescindible contar con lo que puede ocurrir con los submarinos nucleares rusos con base en Sebastopol.
    Con mi ADMIRACIÓN HACIA TODOS LOS QUE CONTRIBUIS A HACER POSIBLE EL MILAGRO DE VUESTRO BLOG, un entrañable abrazo y besos a tu deliciosa mujer
    Esperanza González de Fonseca Marco

    Me gusta

  2. Buenas noches, mi General:

    Hoy muy tarde, y algo cansada, pero leído con detenimiento su magnifico escrito, y aprendiendo lo mas posible de todo ello.

    Infinitas gracias, a Vd. mi general y a la aportación de Esperanza, Gracias a todos.
    Buenas noches con un saludo muy cariñoso para todos.

    Josefa Lopez del Moral Beltran.

    Me gusta

  3. Interesante y novedoso próximo conflicto ( al menos novedoso para mi) que se une a la preocupación por el calentamiento global.

    Lamentablemente soy una incrédula respecto a las medidas que se supone estén tomándose para paliar éste último problema, así que esa solución ideal, desgraciadamente mi general, posiblemente no entre entre las posibilidades reales.

    De ahí que esas reservas aparentemente importantes de gas y crudo si están en territorio que corresponde a Rusia me preocupen en la medida en que pueden generar, de nuevo, un conflicto, entre las grandes potencias, y tengo la impresión de que el señor Putin no es un ingenuo y sabe que controlar el territorio del Ártico es fundamental para sus intereses, así que aunque ninguno de nosotros posiblemente lo veremos, o cambia el rumbo de la política internacional o prefiero no pensar el el futuro de nuestros nietos, y tal como están las cosas al día de hoy en Estados Unidos, no parece que quieran hacer nada para evitar el deshielo en esa zona, puesto que no aceptan participar en las medidas propuestas en París a tal efecto, y eso puede degenerar en una tragedia de una trascendencia que da escalofríos.

    Si la OTAN, o la NATO, como prefiramos llamarla, toma cartas en el asunto, acabará por enfrentar esos intereses a los que se refiere el General Chicharro Ortega, y ojalá que el problema caiga en unas manos algo más sutiles y diplomáticas que las del actual presidente de los Estados Unidos. Siento no poder expresar el más mínimo interés humano ni político por dicho señor. Esperemos por el bien de todos que los jefes de sus fuerzas armadas tengan la cabeza mejor amueblada y sepan convencer a quién corresponda(mucho me temo que sea el anteriormente aludido actual presidente) para llevar a cabo el proyecto al que alude nuestro ilustre columnista de hoy. Amén

    Supongo que todos recibimos frecuentemente la solicitud de firmas para forzar las acciones pertinentes y evitar ese deshielo del Ärtico. Al menos yo las recibo, y las firmo. Sin mucho convencimiento, pero algo es algo, y además quiere decir que el mundo en general está alerta sobre el problema. Ojalá que sirva de algo.

    Mi agradecimiento al General de División de Infantería de Marina D. Jun Chicharro Ortega por su artículo e información

    Me gusta

  4. Para Europa, pobre en materias primas y energía, así como en caída libre moral; una buena solución sería abrazar a Rusia en la Unión Europea e integrarla en la OTAN a cambio de los Estados Unidos que cada día hacen más agua.
    Desde aquí, pido la opinión a nuestro sabio y ponderado estratega el general Salvador Fontenla

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.