MUJERES EN LAS FUERZAS ARMADAS. LA MINISTRA DE DEFENSA. VISUS 4 marzo 2018

Estar donde se debe estar es arte difícil que en la vida militar se aprecia, pero no siempre se domina. Requiere mucho entrenamiento, pero sobre todo sensibilidad. Claves de la victoria en combate: adivinar lo que hay al otro lado de la colina, como decía Wellesley, junto al don de oportunidad. Esto es así no solo en la guerra sino también en su aspecto más amable, la paz.

Se cumplen 30 años de la presencia de la mujer en las Fuerzas Armadas. Conté hace tiempo que mandando yo la Legión cierto medio quiso entrevistar a las Damas legionarias que partían para Irak. No fue posible, no hubo manera. De esto hace ya tiempo. Sencillamente ellas no quisieron. El hecho de ser Dama legionaria les parecía tan normal que no entendían que eso fuese un hecho destacable, una noticia que las señalase como algo singular. No querían ser un objeto mediático ni nada distinto a sus compañeros. Ellas sabían que estaban donde debían estar: cumpliendo su vocación, querer a España, su vocación y sino. Se cumplen treinta años de la mujer en las Fuerzas Armadas. Normalidad. Más que en muchos otros sectores de la sociedad.

Nuestra ministra es una mujer. Sabe estar donde debe. Hoy la vemos en un submarino de la Armada. Emergiendo. Parece un símbolo. Una confirmación de que saldremos a flote de esta temporal inmersión, que ya se hace demasiado larga y profunda. De lo que estamos seguros es de ser una esperanza. Como lo fue el ingreso de las primeras mujeres en las Fuerzas Armadas y que hoy se constata como una feliz realidad.  

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog generaldavila.com

4 marzo 2018

11 pensamientos en “MUJERES EN LAS FUERZAS ARMADAS. LA MINISTRA DE DEFENSA. VISUS 4 marzo 2018

  1. A las órdenes de V.E., mi General.

    Muy bonito artículo, y muy merecido el homenaje a ellas que lleva implícito. En mis tiempos, hace ya más de cincuenta años, la mujer no tenía “puesto en formación”. Sí las había que trabajaban en los acuartelamientos y en las Bases pero en cometidos mecánicos y como contratadas civiles. Con estas el trato se reducía al imprescindible y oficial, y limitado al pequeño entorno de la dependencia en que trabajaban. También, por lo general, solían ser bastante mayores en edad que la media de los varones que vestíamos el uniforme.

    Es particularmente significativo lo que V.E. refiere sobre la negativa de aquellas damas legionarias que por primera vez iban a participar, como un soldado más, en una misión de guerra fuera de España, a ser entrevistadas y convertirse en objeto de todo tipo de comentarios, buenos y quizás también malos algunos. En suma, ellas no quisieron ser objeto especial de atención para consumo ni protagonistas de nada por encima de sus compañeros varones. Muy encomiable también el sentido de la responsabilidad de que hicieron gala al no querer verse en el compromiso de tener que negarse a responder a posibles preguntas sobre temas sensibles de su misión.

    Cuando lo de Peregil, recuerdo que en los días siguientes se sucedían algunas entrevistas en periódicos y en televisión. Y en una de estas en la pantalla, aparecían unos pocos militares de los que habían realizado la misión, entre ellos un General que había tenido el mando de la operación, y una dama que creo recordar, o parecía, llevaba galones de Cabo Segundo. Los entrevistadores, que alguno debía confundir una misión militar con un concurso de belleza o un desfile de modelos, todos querían acapararla para su micrófono y su cámara. La pobre chica, que recuerdo estaba sentada en un extremo de la mesa alargada que les servía para que se vieran bien todos, con el General en el centro, lo estaba pasando mal porque le hacían preguntas sensibles que un soldado, hombre o mujer, por su empleo y su sentido común, no puede responder y menos en un medio de comunicación público que transmite en directo. Y recuerdo con qué cara y ojos de súplica miraba al General como pidiéndole auxilio para que la sacara del apuro.

    Sí, un acierto y de justicia incorporar a filas a la mujer. Lo que resulta particularmente duro de encajar es que en una acción de guerra, o en accidente en acto de servicio, puedan producirse bajas mortales o desaparición de mujeres. Los hombres, y la sociedad en general, seguimos llevando en el ADN la creencia de que son física y emocionalmente más débiles y vulnerables, pero no en el sentido peyorativo de suponerlas menos capaces de valerse por sí mismas, sino por nuestro instinto protector. Por la ternura natural que siempre inspira una mujer. Por esa misma razón no se promocionan para ellas, por ejemplo, deportes que puedan resultar potencialmente violentos y peligrosos, como el boxeo e incluso las competiciones de fútbol.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

  2. Creo que ha sido un éxito la decisión de incorporar a la mujer a las Fuerzas Armadas de España.
    Un saludo.

    Me gusta

  3. Queridísimo Rafa:
    Como mujer me atrevo, con toda humildad (porque yo no tengo más representatividad que la de una española de a pie) a agradecerte el homenaje que dedicas a las mujeres en la FAS, en tu colaboración de hoy.
    Fíjate Rafa, cuando oigo a las feminazis, pienso que si existe una institución donde la igualdad sea un hecho es en nuestras FAS, las feminazis sólo necesitan agallas para comprobarlo alistándose, verán que de entrada les pagarán igual que a los hombres, y así hasta el infinito, mismas misiones, etc.
    En mi opinión, yo deseo, y busco, ganarme el derecho y el respeto ante todo, por ser PERSONA y que se me trate como a eso, como a una PERSONA independientemente de la ropa interior que utilice como consecuencia de mi sexo…ni quiero que se me regale nada en forma de cuotas que son lo más discriminatorias que hay en sí mismas pues ya establecen diferencias al dar por hecho que no soy capaz de competir con los hombres y que se me ha de regalar el puesto de trabajo para poder figurar, NI que se me MACHAQUE para verificar que sí valgo para una responsabilidad que al varón casi se le regala al suponersele a él lo que a mi por ser mujer, no se me supone y he de acreditar peleando hasta dejarme girones de piel y costándome lograrlo, sangre, sudor y lágrimas.
    Aunque en honor a la verdad, hoy día cada vez menos, pero hasta hace muy poco las peores enemigas de las mujeres eran algunas mujeres, sin personalidad, por tanto inseguras, y acomplejadas . Sí, me explico; como una mujer estudiara, fuera brillante en la manera de proyectar sobre los demás su conocimiento, y además fuera atractiva, en mi generación y algunas generaciones más, las incultas, a pesar de que tuvieran modales, o poco agraciadas aunque gozarán de una exquisita posición, iban a por ti metafóricamente diré que hasta con un machete entre los dientes….porque no hay nada que una más a dos mujeres, que “despellejar” a una tercera….y si encima esa tercera tiene “don de gentes” y una cultura que sobresalga un poco sobre la de las demás, pues “apaga y vámonos”, porque los celos, el despecho y la frustración de las mujeres que no pisan fuerte por tontas, harán el resto frente a las mujeres que no han nacido idiotas.
    Así que por favor, ya está bien de culpar sólo a los hombres machistas, hay “mujeres” que son peores que los machistas en sí mismos porque cuando otra mujer destaca, son estas sujetas las primeras en querer pisar la cabeza a la mujer que es brillante.
    Luego vienen las feminazis con flequillo de muñeca de Famobyl, que terminan de apañar la situación.
    No olvidemos que cuando Clara Campoamor está peleando como una auténtica pantera en las Cortes de la República (junto a la escritora Concha Espina en España, y Colette en Francia que por sus relatos de animales me encanta aunque discrepe de su despecho frente a los hombres, son mis tres escritoras preferidas) por lograr el voto femenino, se estampa contra la cerril oposición de Victoria Kent y Margarita Knielssen (o como se escriba) que dicen que si el voto se extiende a las mujeres ganarán las elecciones las derechas ya que desde los confesionarios, los curas nos aconsejarian votar a la derecha….si hay dudas consultar el Diario de Sesiones durante el periodo en que se debatió nuestro voto, por tanto, menos culpabilizar a los hombres por el mero hecho de serlo, de nuestro atraso.
    Así que Rafa, bravo y gracias por tu comentario de hoy sobre nosotras dentro las FAS, o la igualdad como PERSONAS entre hombre y mujeres, pero ya veis que no sois los varones los únicos responsables de algunos agravios así que, que no os demonicen por haber nacido hombres porque entre un hombre malo y una mujer MALA, siempre va a desarrollar mas maldad esa sujeta MALA, que el hombre. Desgraciadamente se de lo que os hablo, Rafa.
    Un entrañable abrazo para todos, con el cariño de siempre
    Esperanza González de Fonseca Marco

    Me gusta

  4. Buenas, excelente articulo mi general, como siempre, hay que recordar y ponerlo por escrito que muchas mujeres en todos los ámbitos de la vida, sea civil o militar, tienen y demuestran mas h…vos que algunos que nacemos hombres.
    Solo quería escribirlo porque es así

    saludos
    Ildefonso Morón
    pd, el valor, no entiende de razas, géneros, estaturas, etc, etc

    Me gusta

  5. Buenas tardes, general Dávila:

    Magnifico articulo y cierto , fue un acierto la incorporación de la mujer en las fuerzas armadas..y la actitud de las legionarias, a no ser entrevistadas, fue un honor que les honra.

    Si , hay esperanza de que este largo camino , que padecemos en España, poco a poco tenga solución, con el ejemplo de nuestra ministra al frente..

    Mis felicitaciones , por su muy buen servicio a España..y a los militares.. Sra. Ministra. Con un cariñoso y respetuoso saludo desde aquí.

    gracias General por su oportuno y magnifico escrito..

    Un afectuoso saludo.

    !! VIVA ESPAÑA !!
    !! VIVA EL REY !!
    !! VIVAN LAS FUERZAS ARMADAS Y LA LEGIÓN !!

    Josefa Lopez del Moral Beltran.

    ..

    Me gusta

  6. ¡ MI GENERAL ! : Breve artículo pero puntual y suficiente. Su concreción no apea nada. Me he dedicado en alguna ocasión a ensalzar a la mujer en las Fuerzas Armadas, y digo ensalzar porque no tenía motivos para lo contrario. Oí una vez decir a un oficial, sobre una cabo de Caballería, integrante de un vehículo acorazado, cerca de su comportamiento profesional, que no la cambiaría por nadie. La mujer en las FAS, creo, ha dado unos resultados que muchos no esperaban, lo que constituye motivos de alegría y satisfacción. Queda a sus órdenes.

    Me gusta

  7. Desde Florence Knightingale, en la guerra de Crimea, las mujeres han demostrado mucho valor. Antes de formar parte en Las FF.AA., como militares ya ejercían una gran labor como enfermeras, tanto civiles como Hermanas de la Caridad, en los hospitales militares. Mi mas sincero reconocimiento. Julio de Felipe

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s