1936-2018:LA GUERRA CIVIL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

¿Nunca acabará el enfrentamiento?

Son días de repugnantes recuerdos de guerra junto a la profanación de algo más que la historia. Una deshonra y desprecio hacia todos los que lucharon por sus ideales, enjuiciados todavía con la violencia de la palabra, vacía, sin nada detrás, exclusivamente política. ¿A quién le interesa esa opinión? Los que andan en eso de la política deberían dedicar sus esfuerzos  a gestionar los recursos y no a ideologizar, imponer, y mucho menos a falsificar. Estamos en guardia frente a ellos que no dejan de meter sus narices incluso en lo más íntimo del sentir y pensar. Permanente autodefensa; y lo que es peor: se han convertido en jueces de los hombres, de la historia, de los sentimientos; ellos que ni sienten ni conocen, ni se juzgan.

Una tristeza, ¿impotencia?, invade nuestros corazones, algunos, al menos el mío.

La tristeza viene de la incapacidad para comprender: ¿por qué se empeñan en que la guerra continúe? Sí: la guerra, me refiero a la Guerra Civil. ¿Por qué quieren engañarnos con discursos pacifistas mientras su estado de ánimo no es pacífico sino vengativo, violento?

Paz: no saben lo que eso significa, desde luego no es la ausencia de guerra, más bien: <<Virtud, estado de ánimo, un estado mental, una disposición en pro de la benevolencia, la confianza, la justicia>> (Baruch Spinoza). No me cansaré de repetir sus palabras. Habrá que hacerlo hasta que llegue a encharcar los corazones. De benevolencia.

Pertenezco a la generación nacida de los jóvenes que estuvieron en el frente de batalla en la Guerra Civil. Que empezó hace más de ochenta años. No ha terminado. Hay quien no quiere acabar con las trincheras. Quedan francotiradores que componen ya batallones. Al mando de insensatos jefes.

Mi abuelo estuvo en la guerra; mi padre también. Nunca me contaron nada, jamás me hablaron de ella, ni les oí hablar entre ellos o entre amigos. Les parecía una tragedia para olvidar. Nunca conseguí que me contasen ni vi más allá de gestos de contrariedad. Una pelea trágica entre hermanos, decían. Tuve que leer, buscar, indagar, y así, alejado de contaminaciones de cualquier lado, hacerme una idea del conjunto. He terminado rechazando los juicios de unos y otros, me atengo a los datos rigurosos, sin orientación y sin intenciones, que no abundan. He leído mucho de lo que de ella se ha escrito y la he estudiado militarmente. No merece la pena entrar en calificaciones y, como cada vez se califica más y peor, he preferido guardar para más adelante mis conclusiones, puramente históricas. Hay que dejar distancia. Mucha distancia. Lo que si adelanto es que no debe estudiarse ni hablar de ella para seguir en la lucha ni para echarse en cara nada. Aquello pasó, ya es inevitable y evitable es enfrentarse por ello. Como si nada nuevo nos hiciese olvidar. Hay que buscar la paz en la benevolencia, la confianza, la justicia. Mientras haya corazones en guerra es que la guerra sigue.

Los que remueven la ira cuando ya no hay razones, buscan otra razón: mantener vivo el enfrentamiento del que obtienen rentabilidad. Son unos irresponsables de una gravedad difícil de imaginar, aunque tendrá sus consecuencias. Cuando haya perspectiva histórica serán juzgados y condenados.

En el mes de julio de 2016  la periodista Emilia Landaluce reunió a un grupo muy representativo de herederos de los que combatieron en la Guerra Civil en bandos enfrentados: Los Hijos de la Reconciliación tituló el trabajo. Con inteligencia y gran sensibilidad Emilia nos reunió  a todos sacando de cada uno de nosotros el resumen de años de silencio: la sinceridad.

Algo flotaba en el ambiente. Estábamos a gusto, pero no del todo. Ninguno quería revolver el pasado, solo olvidarlo -o recordarlo-, cada cual es muy libre, pero queríamos abrazarnos públicamente, ante todos y para todos. Aquello estaba colectivamente olvidado. Forma parte de cada uno; del que quiera que eso forme parta de él. Si aquel día, a la llamada de Emilia Landaluce, nos juntamos y hablamos, fue para exponer al público, para decir y gritar: aquello se acabó, os lo dice Franco, Rojo, Dávila, Moscardó, Líster, Yagüe, Varela,Vega, Gámir, Escobar…: Los hijos de la reconcialiación. Se acabó, olvidadlo y daros la mano: que cada cual olvide o conserve el recuerdo, pero no arenguéis a más y mayores enfrentamientos.

Creo que sobra hacer leyes, museos, mausoleos; queda la historia, para unos y otros, para bien y para mal, para que cada uno piense y medite, olvide o haga lo que le venga en gana, sin altavoces… Aquello en lo colectivo terminó.

Para el recuerdo y la memoria de los combatientes de uno y otro lado es una ofensa recordar el enfrentamiento desde ese puro enfrentamiento. Fue peor la retaguardia donde se escondían… Dejémoslo por ellos, por tantos héroes que en uno y otro bando regaron estos campos de España con su sangre. No lo hicieron, ni unos ni otros, para este violento recuerdo que se administra en dosis de interés partidista.

No sabemos aún de lo que hablamos. No son las armas sino el corazón del hombre el que engendra la guerra.

Tolerancia y bondad. Estética del alma. ¡Qué lejos estamos de ello!

Deseos que no provienen de la razón sino de las pasiones y ninguna de ella es el conocimiento. Estamos en guerra de nuevo y conviene recordar y enmarcar las palabras que antes les decía: <<La paz no es la ausencia de guerra. Es una virtud, un estado de ánimo, una disposición para la benevolencia, la confianza y la justicia>> (Baruch  Spinoza).

¿Llegará el día en que entendamos?

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

17 septiembre 2018

17 pensamientos en “1936-2018:LA GUERRA CIVIL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Guerra= continuacion de la Politica con otros medios.Son los politicos, no los militares, quienes suelen provocar y encender las guerras.Asi ocurrio en la guerra civil.

    Ahora, nuevamente unos politicos estan encendiendo hogueras.No hay mas que ver las televisiones ( la 1 y la 2 especialmente) con su exaltacion del comunismo y su falsificacion de la reciente Historia.Mal camino han emprendido.Irresponsabilidad maxima.

    Le gusta a 1 persona

  2. Cierto, mi querido General: “La paz no es la ausencia de guerra; es una virtud, un estado de ánimo, una disposición para la benevolencia, la confianza y la justicia”. Por eso es necesario y urgente el entendimiento, la tolerancia y la bondad sin engaños ni violencias, sin iras ni enfrentamientos… en definitiva reconciliación.
    Ese es el gran reto que nuestra sociedad tiene en la actualidad.
    Un fuerte abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

  3. Mi padre y sus hemanos tomaron parte, y tampoco hablaban demasiado, la pasaron más en el frente o frentes, que en la retaguardia, y tampoco hablabam mucho de ello; sólo sé que a finales de los 50 y principios de los 60, ellos y la mayoría de los que tomaron parte se habían hecho amigos del “enemigo”, y el “enemigo” amigo de ellos; la confraternzación de facto entre ex-combatientes de ambos bandos era una realidad. Los que se habían pegado tiros hasta el 39, no se guardaban, salvo contadísimas excepciones, ningún rencor. Una especie de ley del perdón oficializó, mucho después, creo que en 1978, este estado de cosas. Hubo, oficialmente una amnistía para los llamados “crímenes de guerra” de ambos bandos, aceptado por todos; en 1978 muchos combatientes aún vivían…y vino una ley de Memoria que dicen que “reabrió” heridas que nunca existieron, ya que los entusiastas de dicha ley tuvieron la suerte de NO participar ni vivir la contienda, con lo que, técnicamente, lo que hizo esa ley fue abrir heridas, no reabrirlas. A base de propaganda, arte en el que son maestros, han creado un ambiente de odio “ideológico” entre gentes (suponemos que buenas), unidereccional y sectario, sospecho que sólo para ocultar su incompetencia y mala fe, explosiva combinación, como legisladores y gobernantes, o dicho de otro modo, su escasa o nula talla como estadistas.

    Me gusta

  4. Los que retenemos el Espíritu de Jesucristo perdonamos y pasamos página, los que profesan el materialismo dialéctico no.
    Esa es la diferencia.

    Me gusta

  5. Palabras sensatas y salidas del alma sin rencor alguno mi General, ojalá los interesados en que nuestra Guerra Civil no se acabe, las leyeran y comprendieran que en el perdón está la gran virtud de ser humanos.

    Creo que ya lo comenté alguna vez, por razones y circunstancias familiares, estuve desde los siete años hasta los catorce internado en un colegio de Auxilio Social. (si de la Falange).

    Pues bien, tanto como algunos de izquierdas hablan del adoctrinamiento en el Franquismo al que fuimos sometidos en aquellos tiempos de postguerra, en mi caso y en el de muchos “compañeros de fatigas” con los que periodicamente tengo el enorme placer de reunirme y seguir en contacto, o bien no lo hubo, o por ninguno de nosotros fué detectado, prueba de ello y siempre pongo este ejemplo, es que no llegué a saber lo que era una Checa, hasta bien entrado en años, a base de leer. ¿No creen Uds, que si de adoctrinarnos en el revanchismo y en el odio a la izquierda, hubiera sido primordial en nuestros profesores y cuidadores, contarnos aquellas atrocidades que se cometieron en dichos establecimientos?

    Ahí lo dejo, que cada cual saque sus conclusiones sobre que segmento de la política fué y sigue siendo sectaria y adoctrinadora.

    ¡¡V.E.R.D.E.!!

    Me gusta

  6. Mi general Dávila. Va a ser qué no. Por una razón de estrategia política filosófica que arranca del nihilismo rencoroso de la izquierda. Ellos no pueden tener benevolencia ni perdonar y menos todavía perdonarse a ellos mismos. Porque ellos se erigieron en una religión materialista marxista. Y son seres superiores con supremacismo e iluminismo a ultranza.
    Ellos la arman en su llamada lucha armada.
    España fue atacada por esta ideología del odio. La cual nunca cejará de ser vencida por los reaccionarios oponentes políticos.
    Su mensaje es cristiano y esto es para ellos una afrenta.
    Ya que para sus pensamientos ideológicos, el único real es la religión nihilista marxista.
    Nadie más les puede ganar en esa religión pensamiento político.
    Así es la procedencia del pensamiento de la izquierda. Ellos debieron ganar la guerra civil socialista.
    Para ellos sus palabras no le resuena en sus almas, si las tuvieran.
    España fue la atacada y se defendió en una Cruzada.

    Me gusta

  7. EL CAMINANTE DE LA CAPA V.E.R.D.E
    Permitidme en esta ocasión mi señor Quijote, sea yo quien os narre esta fábula popular, la cual de seguro extraerá una gran lección como suele siempre vos hacer.
    Llegó a un singular poblado, cercano a una gran urbe, un caminante o quizás un peregrino, con una capa V.E.R.D.E de porte regio y altura singular, un morral llevaba a cuesta, toco puerta por puerta, pidiendo cobijo, más nadie osaba abrir sus puertas, todos eran muy individualistas, nadie quería nada con nadie, mas una de esas puertas abrió ,una lugareña del lugar, le ofreció hospitalidad, la estancia era fría, solo el fuego donde se calentaba el puchero, aportaba una cálida acogida.
    Preguntó el caminante, si podía comer algo, mas la lugareña le dijo que solo tenía la olla con agua del cercano rio y lo pondría a la lumbre, a calentar, el caminante le dijo que un su morral llevaba una piedra mágica, que si la ponía dentro del puchero se convertiría en una gran sopa, con lo cual calmaría sus hambrientos estómagos, sino también la de todo el poblado.
    Ella asintió y el caminante de la capa V.E.R.D.E introdujo una misteriosa piedra dentro del gran puchero, con agua hirviendo pasado unos minutos el caminante se acercó a probar el caldo mágico y dijo: “le falta un poco de sal” al instante, la lugareña salió a pedir sal a una vecina, cuyo marido había traído de las salinas del levante mediterráneo, la cual acompaño a dicha vecina ,intrigada por la historia de la sopa mágica, hechó la sal al puchero, revolvió y ¡exclamó le falta un poco de aceite!, la misma vecina dijo, voy a ver a mi comadre, pues su hijo trabajó en la zafra de la aceituna andaluza y trajo un aceite rico; llegó con el aceite y varias vecinas mas ,que había escuchado la proeza de la sopa mágica. Puso en el puchero el aceite y exclamó al probarlo, yo diría que unas papas ayudaría, una de las vecinas dijo, mi novio vino de trabajar de las islas Canarias y trajo unas papas que allí le dice “papas bonitas”, otra exclamó yo puedo traer algo de la matanza de mi suegros en Extremadura y añadirlo al puchero, otra exclamó, tengo garbanzos de Asturias, otra, butifarra de CataluÑa, otra, grelos de Galicia y así fueron añadiendo ingredientes al gran puchero y cada vez que lo iban probando mas sabroso y gustoso estaba, mientras sin que se dieran cuenta, el misterioso caminante había cogido de nuevo la piedra, la metió en su morral y desapareció en la oscuridad de la noche.
    Sancho, yo diría que esa piedra, es la piedra angular de la historia, pues expresa la “UNIDAD” de todos los pueblos, de un conjunto, de la cooperación, del intercambio comercial, cultural, de la hermandad entre pueblos, costumbres y hasta de gastronomía de una nación, en definitiva, los valores de un pueblo, así como la ilusión y fe que necesitan todos los pueblos y habitantes de ellos. ¿Quién diría vos que es el caminante de porte regio y altura singular de la capa V.E. R.D. E ¿………………?
    Quién tenga entendimiento que comprenda, quien tenga interés que aprenda, quien tenga ojos que mire, quien tenga oídos que escuche en la calle, quien tenga raciocinio que razone, y el que tenga boca que divulgue.
    De seguro no es Pedro Siempre Os Engañara.
    Una casa dividida en contra de sí misma no puede sostenerse. –Abraham Lincoln.
    Kamaru desde mis islas Canarias

    Le gusta a 1 persona

  8. Buenas tardes General Davila :

    Muy bueno y oportuno lo que nos trae hoy. pues, con todo lo que sucede , es necesaria esa actitud de todos, de politicos y de ciudadanos Españoles.
    Me ha gustado, y vi en tv. ese programa, no recuerdo bien si la la 2 de tv, o en Intereconomía televisión.
    Los comentarios de todos, muy buenos, de los que aprendo, es lo positivo de no poder atender antes el tema del blog, ya no hay mas que añadir, mejor que lo que se ha expuesto , y sí, aprender…mas y mas..
    Saludos con afecto para todos..

    Igualmente para Vd, General Davila, un afectuoso saludo..

    !!Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Viva las Leales Fuerzas Armadas, Ejercito y la Legión !!

    Josefa Lopez del Moral Beltran

    Me gusta

  9. Muchisimas gracias mi general todas las semnas suelo escribir una de estas cronicas de hecho las publico en el faccebook y en varias paginas de digitales de esa red ademas de wsapp en mas de 200 amigos los mando en formato gif pero si desea que las publique en su blog se las doy en el formato tradiconal como este ultimo .
    Muchas gracias y a sus ordenes.
    PD Renove juramento a la bandera en el tercer tercio de la Legion D. Juan de Austria en Fuerteventura.

    Me gusta

  10. Con el permiso de Vuecencia. Mi padre no me habló de la guerra civil española hasta que un buen día, cumplidos los 18 años, y viniendo de un campamento del Frente de Juventudes con mi flamante titulo de Jefe de Centuria me contó las barbaridades que los “rojos” cometían al retroceder, o huir. pero ni mis camaradas ni yo les contábamos esas cosas a nuestros Flechas y cadetes. Vivíamos en paz y a nuestros campamentos iban los hijos de los “rojos y los de los nacionales” en buena amistad y camaradería. Desde los años 80 los políticos han ido rompiendo esa paz. Que Dios los juzgue, pero tienen mi mas absoluto desprecio. Siempre a las ordenes de Vuecencia. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Me gusta

  11. A las órdenes de V.E., mi General.

    Para quienes nacimos y fuimos al colegio en la inmediata postguerra, años cuarenta y bachiller en los cincuenta, la guerra no había existido. Nadie, ni en casa, ni en la escuela primaria, ni luego en el Instituto, nI en ningún texto de historia, nos había hablado de ella. Todo lo más que uno había oído en casa, sin entender de qué iba la expresión, era aquello de “Dios nos libre de otra guerra”.

    Pero como los niños éramois curiosos, hasta nos atrevíamos a preguntar en la calle a los mayores. Silencio, nadie sabía, nadie contestaba. Era como una consigna no escrita. Sería quizás por la cercanía en el tiempo y el trauma no superado.

    Poco después, ya en el Ejército, uno veía a Jefes, Oficiales y Suboficiales con muchas medallas, y pensaba que serían de las guerras de Cuba, Filipinas y Africa, porque tampoco nadie hablaba de la guerra civil y mucho menos de haber participado en ella. Existía como una modestia y un pudor Pero lo cierto es que donde primero se olvidó y se perdonó fue precisamente en el Ejército.

    Hubo que comenzar a estudiarla por libre y buscarse documentación, que entonces era muy escasa y difícil de encontrar.

    Para hacernos una idea, cuando ya había cumplido lois treinta años y llegué por primera vez a Paracuellos del Jarama, y desde el ugar de trabajo se dominaba en panorámica el Cementerio de los Mártires, yo creí que se trataba de un cementerio específico para los caídos en la Batalla del Jarama, hasta que alguien me aconsejó que bajase y lo visitara.

    En contraste, ahora compruebo que “en el ottro lado” parece que a los niños de mi misma generación, y estos a su vez a los suyos, los amamantaron con biberones envenenados y no directamente con leche materna. Porque son los únicos que no olvidan la guerra ni pueden vivir sin ella.

    Y me pregunto qué sentido tiene pretender vengar su derrota en los descendientes de quienes se la infligieron, que nada tienen que ver con aquello y además ignoran que ocurrió.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.