UNAS DIFÍCILES E INCIERTAS ELECCIONES. EL ARTE DE LA POLÍTICA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Fue su respuesta cuando le presentaron a Ortega y Gasset: <<Hay gente pa tó>>.  Rafael el Gallo, ante lo que él no entendía, ser filósofo, nos dejó la mejor y más comprensible definición de filosofía. En nuestra política actual no hay gente “pa tó”, sino “pa ná”. Y nos la jugamos por ello, todos. Porque tó y ná son lo mismo: nada, que eso es filosofía. Copio al maestro Gustavo Bueno: <<Ahora todo el mundo tiene su filosofía,  está disuelta por todo el mundo, está muerta. Un hostelero sevillano decía que su filosofía era jamón, jamón y jamón>>. No le faltaba razón.

La de los políticos ya me dirán ustedes cual es; aparte de jamón, jamón y jamón, que también, pero del caro. La del presidente, el que se va, se llama “Falcon”; la del que se fue “a mí no me pregunten”, ¿y la del que venga?, si es que viene otro.

El momento es sumamente delicado. Si no hay acuerdo habrá guerra. Eso es así según los estudiosos del fenómeno humano, de ese desliz llamado guerra que para los romanos era una meditación mientras la paz era un ejercicio; dicen que lo decía Flavio Josefo.

Se intenta escenificar la paz, pero el enemigo lanza sus misiles y detrás su infantería. Mientras peor mejor. Bancos y banqueros, políticos y politiqueros, juzgadores y juzgados, halcones y palomas, generales y soldados, rezadores y mascullapadrenuestros, honrados y ladrones, pillos y pillados, tontos y listos, ricos y pobres, todos en una mezcla indescifrable, atemorizados o huidos hacia delante, depende, que lo mismo vale uno para un roto que para un descosido. Todos iguales, pero diferentes, unos más que otros. El caso es, como siempre, tener un amigo, de conveniencia claro. Hasta en el infierno, o quizás ese sea el mejor sitio para tenerlo; allí hay de todo. Es lo que llamamos política. ¿O filosofía de la política?

Hay que reformar la casa. Hay que escribir un libro que explique el arte de la política, como El Arte de la guerra. Para ello será mejor que empecemos por darnos cuenta que política y guerra son lo mismo, la misma filosofía. Puede, por ello, que ya esté escrito.

El arte de la política

Como lo que se aproxima, elecciones en clave de enfrentamiento,  va a ser una guerra a muerte les recuerdo algunas normas que no dejó escritas un hombre que amó a su patria: <<Yo amo -escribía Maquiavelo– a la patria más que al alma>>:

-Cuanto aprovecha al enemigo os perjudica, y viceversa.

-Las mejores resoluciones son las que permanecen ocultas al enemigo hasta el momento de ejecutarlas.

-La naturaleza hace menos hombres valientes que la educación y el ejercicio.

-Vale más en la guerra la disciplina que la impetuosidad.

-Los que se pasan del campo contrario al vuestro, si permanecen fieles son  una gran conquista, porque la fuerza del enemigo disminuye más por la pérdida de los que huyen que por la de los que mueren, aunque el nombre de tránsfuga sea sospechoso entre quienes le reciben y odioso para los que deja.

-Difícilmente es vencido quien sabe conocer su fuerza y la del enemigo.

-Aconséjate de muchos respecto a lo que debes hacer, y de pocos en lo que quieras hacer.

-Los buenos generales solo dan batallas cuando la necesidad les obliga o la ocasión les llama.

-Los accidentes imprevistos se remedian con dificultad, los previstos fácilmente.

-Los hombres, las armas, el dinero y el pan, son el nervio de la guerra; pero de estos cuatro elementos, los más necesarios son los dos primeros, porque los hombres y las armas encuentran el dinero y el pan, pero el pan y el dinero no encuentran armas y soldados.

-Acostumbrad a vuestros soldados a despreciar las comidas delicadas y los trajes lujosos.

Por último, sin que ello sea el final, conviene saber que cuando los hombres quieren una cosa deben empezar por aprender a hacerla para ejecutarla cuando la ocasión lo permita.

Leedlo porque leer es aprender, pero aplicarlo es también aprender, la clase más importante de aprendizaje.

Hay más. Mucho más.

Ya sé que no me entienden.

La política cree que lo sabe todo, pero es una lástima que no sepa más que eso.

Desde los tiempos más remotos quedó claro, por encima de cualquier otra norma, que al hacer la guerra el propósito debía ser <<llevar la paz al Estado y no el de sumirle en la desolación>>.

Que ustedes lo aprendan bien.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

18 febrero 2019

7 pensamientos en “UNAS DIFÍCILES E INCIERTAS ELECCIONES. EL ARTE DE LA POLÍTICA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. A las órdenes de V.E., mi General.

    Esto es, en efecto, lo trágico de la situación en que nos vemos. Que ya se ha puesto sobre el tapete, sin el menor recato, el dilema de Monarquía o República, orden o caos, guerra o paz.

    Pero ahora con más enemigos y elementos distorsionantes venidos de fuera, que la otra vez. Porque ya tenemos desde hace años un gigantesco caballo de Troya dentro, repleto de otras gentes y otra cultura más primitiva cuyo objetivo es no hacer prisioneros ni cargar con heridos del enemigo, ni con propios, si me apuran, e instaurar un reinado de otros ochocientos años, por lo menos. Y se lo hemos puesto en bandeja.

    No se me va el pesimismo. Lo siento. Pero están ocurriendo cosas que no alcanzo a entender.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Me gusta

  2. Contra la filosofía de la nada que nos tratan de imponer los políticos, solo cabe la filosofía más excelente: Dios, Patria y Justicia. Y esa vendrá de la mano de los guerreros.

    Me gusta

  3. Cierto todo lo que expone, mi querido General:

    Pero creo que no es posible hacer filosofía sobre la vida política sin tener alguna concepción sobre el ser humano en general y, por tanto, son precisas una formulación y una defensa claras de unos principios morales y políticos, porque la política de la modernidad se ha constituido frente a la filosofía, dado que las relaciones entre ellas no son buenas en la actualidad. En cualquier caso, mientras la política haga la guerra por sus propios medios a la filosofía, la filosofía deberá hacer la guerra a la política por los suyos con la reflexión, la crítica y la reconstrucción.

    Por eso también creo que la sociedad española necesita tomar consciencia de su propia tradición filosófica. No podemos darnos el lujo de ignorar las respuestas meditadas y metódicamente elaboradas de los filósofos a las grandes cuestiones sociales, éticas y políticas que nos afectan. Sobre todo porque últimamente y en la práctica las hemos respondido mal. Es urgente que los españoles estudiemos nuestra propia tradición filosófica y nos apropiemos de sus enseñanzas, reflexionemos sobre las preguntas que nos plantea y aprendamos a discutir críticamente sus propuestas.

    Un país políticamente viable requiere de una sociedad y ciudadanía fortalecida capaz de argumentar con solidez y plantear preguntas de fondo, que no le tenga miedo al pensamiento. Pues el letargo en que nos sume la pereza de pensar es la puerta de entrada de muchos males sociales y políticos: la manipulación mediática, el sentimentalismo de masas que alimenta el discurso barato del populismo, la sensación colectiva de que nada se puede arreglar.

    Más allá de las posturas de derecha e izquierda, la reflexión filosófica no reconoce en sí misma partidos. Por ello, en las puertas de las campañas políticas tratemos de no acoger los chismes de salón y las campañas sucias como criterio para apoyar candidatos. Recordémosle a los políticos que los altos índices de abstención también son el resultado de la forma empobrecida como tratan a los electores y de la pobreza de sus discursos y argumentos. Tienen un reto grande, frente a una sociedad escéptica, cansada de la corrupción y decepcionada por la superficialidad de sus propuestas.

    Felicitándole por su muy apropiado artículo reflexivo, reciba un fuerte abrazo con el imprescindible ¡¡¡ Viva España !!!
    Pedro Motas

    Le gusta a 2 personas

  4. Si, magnifico y reflexivo articulo, General Davila :

    El de hoy, que es lo que estamos viviendo en estos momentos..
    Cada dia entiendo menos, la politica, y a los politicos.. y, eso, que he ayudado a éstos, desde AP; de Fraga Iribarne. Estoy preocupada, por España, y los españoles de bien.
    Un afectuoso saludo..a todos y a Vd, General Dávila .

    !!Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Viva las leales Fuerzas Armadas Ejército y la Legión !!

    Josefa López del Moral Beltrán

    Me gusta

  5. Apreciado General Dávila:

    Ante todo felicitarle sobre su excelente artículo.

    Realmente nuestros políticos parecen estar más interesados y obcecados por alcanzar el poder a cualquier precio y mantenerse en él el máximo tiempo posible, que por solucionar los problemas de los ciudadanos a la que dicen representar; Cambian, sin ningún pudor, de argumento, discurso y alianzas según sopla el viento de las encuestas… Dividen y enfrentan a la población, con tal de rebañar unos pocos votos al resto de partidos. Se dice “divide y vencerás”, “a río revuelto ganancia de pescadores”, pero qué victoria y qué ganancia se consigue cuando se sume a la totalidad de un Estado en la desolación.

    Como tan bien expone D. Pedro Matas en su brillante intervención: Un país políticamente viable requiere de una sociedad y ciudadanía fortalecida capaz de argumentar con solidez y plantear preguntas de fondo, que no le tenga miedo al pensamiento”. Mas mucho me temo que ya la de por sí endémica pereza de la sociedad actual por ponerse a pensar y la persistente manipulación de los medios de comunicación impiden a la gran mayoría de la población sentarse a meditar y reflexionar sobre las cuestiones que a todos nos atañen, generar propuestas, críticas y discusiones constructivas, para poder llegar, bajo consenso, a soluciones que si no a todos, si a la inmensa mayoría pudieran beneficiar. Sin esa capacidad de reflexión, somos rápida presa del hastío, de la fatalidad y de los populismos que apelan a nuestros sentimientos y no a la razón; radicalizan nuestras posturas y nos enfrentan los unos a los otros.

    Los políticos que creen saberlo todo… deberían saber que no se debe enfrentar a hermano contra hermano, si no que se debe mediar en sus conflictos, reparar los daños y volverlos a unir bajo el manto protector de la Madre Patria.

    Mas mucho me temo que, excepto unos pocos, la mayoría de nuestros políticos no parecen estar interesados por esta labor.

    ¡Por una España Unida!

    Un saludo.

    Pedro Dalmau

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.