MILLÓN Y MEDIO DE SALTOS PARACAIDISTAS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Se acaban de cumplir 72 años del primer salto paracaidista en el Ejército del Aire con el recuerdo obligado al capitán Méndez Parada que llevó a cabo los primeros cursos por los años 20. Fue un héroe. Sabiendo que su biplano iba a estrellarse cedió su paracaídas al soldado Fortunato de la Fuente que le acompañaba  para salvar su vida muriendo él en el accidente. La Escuela Militar de Paracaidismo lleva su nombre: <<Méndez Parada>>.

El aniversario y el recuerdo del salto millón y medio se ha celebrado con toda solemnidad y se ha realizado un espectacular lanzamiento de 114 paracaidistas en la base aérea de Alcantarilla (Murcia) desde un avión A-400M del Ala 31.

Soy paracaidista; de los que hicimos el curso dentro del de Operaciones Especiales y saltamos en el viejo y querido Junkers Ju 52; estuve hace unos día en el Museo de Aeronáutica y Astronáutica del Ejército del Aire y sentí un cierto estremecimiento viéndolo allí, expectante, como diciendo <<venga arriba que nos vamos>>. Nunca olvidaré aquel viejo cacharro del que saltabas con lentitud y suavidad, distinto del DC-3 o del Caribou, bruscos y antipáticos, hasta que llegó el Hércules para disfrutar de aquella caída al vacío.

Disfrutar se llega a hacerlo partir de ciertos momentos. En el curso le pregunté a un veterano que cuantos saltos llevaba y al contestarme que más de cien y que los primeros veinte habían sido nocturnos vio mi cara de sorpresa y remató su respuesta: es que los primeros veinte los hice con los ojos cerrados.

Todo paracaidista tiene mil anécdotas y entre ellas más de un buen susto. Hay que reconocer que nada tiene que ver empezar una marcha desde la puerta del Cuartel a hacerlo desde la puerta de un avión. Eso imprime carácter; sin duda.

Les he contado en alguna ocasión la anécdota protagonizada a bordo de un Junkers y que pudo ser un salto pionero. En los prolegómenos de la Guerra Civil un Junkers regresaba a Tetuán después de haber dejado su carga en Sevilla. El aparato cruzando el Estrecho dio señales de avería grave por lo que el capitán piloto avisó al mecánico para que buscase los paracaídas y se preparase para el salto. Pasaba el tiempo sin que el mecánico diese señal alguna. Gritos desesperados hasta que apareció el mecánico abrochándose su paracaídas:

-Mi capitán es que el suyo no aparece por ninguna parte.

La travesía terminó bien y no hubo necesidad de aquel pionero lanzamiento. Lo que no sabemos es como terminó la historia para el mecánico después de aquel <<sálvese quien pueda>>.

El Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) lleva un lema que nunca debemos olvidar:

<<Sólo merece vivir quién por un noble ideal está dispuesto a morir>>.

Ese noble ideal por el que muchos han dado su vida se llama: España.

Vaya el recuerdo hoy para todos aquellos que han hecho posible que celebremos este hito paracaidista gracias a su valor, decisión y ejemplaridad como el capitán Méndez Parada.

Un noble ideal es lo único por lo que merece la pena vivir y morir.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

25 enero 2020

19 pensamientos en “MILLÓN Y MEDIO DE SALTOS PARACAIDISTAS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Respetados y queridísimos amigos:
    – Palabra de honor que lo que voy a referir es rigurosamente cierto.
    – Por los años 70, Alemania le pidió a los españoles un Junker para un museo aeronáutico de esa nación, porque parece ser que éramos el único país de nuestro entorno que conservaba tal prototipo de aeronave.
    – La sorpresa para los alemanes fue mayúscula porque ellos esperaban recibir el avion desmontado y por piezas…no esperaban que el avión llegara con un plan de vuelo porque el viejo Junker llegó ¡¡ volando !!
    – Parece ser que los alemanes querían premiar a nuestros sufridos pilotos con toda clase de honores por atreverse a volar en plenos años 70 en un cacharro semejante como era el JU 52, que es originario de la II Guerra Mundial.
    – En cuanto a la Escuela Militar de Paracaidismo Mendez Parada, ¡¡honor y gloria para ellos!!
    ¡¡POR DIOS Y POR ESPAÑA A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN!!

    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 5 personas

  2. En verdad es un HONOR el hecho de ser Paracaidista. Aunque yo no debo presumir de muchos saltos por causas ajenas a la voluntad, pero sí de tener el título de Paracaidista del 2º R.E.P. en Calvi (Córcega) y el del 419 curso de Mando hecho en la Escuela Militar de Paracaidismo Méndez Parada en Alcantarilla.

    A todo esto, no estaría de más, que los políticos de esta NACIÓN LLAMADA ESPAÑA tuvieran muy en cuenta el lema del Escuadrón de zapadores Paracaidistas del Ejército del Aire. Mas, creo que para ellos esto no tiene importancia, y es así que nos va.

    <>.

    Ramón Lencero Nieto=Rogaciano Goana Nelson

    Le gusta a 5 personas

  3. Desde luego entre ese impresionante vídeo que circula por la red, que hoy acertada y oportunamente comentas y que nos hace a lo viejos paracas rememorar antiguas hazañas, y aquellos nuestros primeros saltos del JU 52 hay una gran diferencia y bastantes años: saltábamos con paracaídas de blanca e inmaculada seda, se podían descorrer los cristales de las ventanillas del avión para aliviar el calorcito de la primavera murciana, una “madre” el JU 52 que “metía” toda la patrulla en el “colchón” del Básico; y unos manitas los pilotos que manejaban aquellos más que venerables trastos.
    Muchos más tipos de aviones y de paracaídas tuvimos que ir probando en experiencias irrepetibles de “preocupación” (lease miedo) y compañerismo; algún compañero se rompió y alguno subió directamente al Cielo.
    ¡Ah! de ese millón y medio de saltos e la Escuela, entre el curso Básico, el de Aptitud para mando de unidades paracaidistas, el de Señaladores guías y las sucesivas revalidaciones tras el destino en la Brigada Paracaidista, calculo que este humilde junta letras ha contribuido
    con un largo medio centenar.
    Y me perdonen la auto cita; son cosas de la nostalgia.

    Le gusta a 4 personas

  4. Hace unos días hice mención ,en un comentario mío, del Tte. General Pallas Sierra ,Subinspector de La Legion y artífice del traslado a Ronda (algún día habría que contar aquellas condiciones), gran ejemplo de militar para mi aunque criticado por muchos.
    Hoy vuelvo a hacerlo por su condición de tomar parte en la creación de la primera Bandera Paracaidista hecho que refería en conversaciones privadas en más de una ocasión y motivo de orgullo para él.
    Ya antes de ingresar en la Academia hablaba yo con un paracaidista que fue a parar a mi familia por contraer matrimonio con una prima hermana y que luego el General Pallas muchos años después me confirmó había pertenecido creo que de Capitán a su equipo de primeros pasos en la Historia de nuestros Paracaidistas; era el Capitán (creo) Julio Suárez Suárez.
    Me explicaba a la vez que me incitaba con sus recuerdos de aquellos primeros pasos y con el mínimo de medios. Recuerdo su frase de que en los lanzamientos desde la torre salías que escarbabas, capaz de hacer un surco en el suelo al tocarlo.
    Sirva mi comentario como reconocimiento y admiración a aquellos que lo hicieron posible y entre cuyos herederos no me encuentro por circunstancias personales en su momento.Compañeros de promoción y amigos míos de Intendencia dejaron su huella importante en esas Unidades como el ahora General Intendente Manuel Gómez Sevilla

    Serafin Verdejo
    Tte.Coronel (R) de Intendencia

    Le gusta a 6 personas

  5. Querido General Dávila:

    Gracias por el artículo y muchas felicidades a la familia de paracaidistas!

    Aunque con retraso, gracias por todos los últimos artículos en recuerdo de la memoria de La Legión. Un recuerdo también a los héroes del Capitán Ordás, en el 78 aniversario de la gesta del lago Ilmen.

    “La verdad padece pero no perece” Santa Teresa de Jesús . Gracias por mantenerla viva todos los días en este blog.

    Viva España!

    Un abrazo y a todos feliz día de la fiesta de la Conversión de San Pablo

    Benigno Castro

    Le gusta a 6 personas

  6. Salto desde el misterio de un halcón de metal,
    llevo a mi espalda la mitad de la luna
    y un lienzo doblado con todos mis sueños.

    Me lanzo en busca del campo perfecto
    y vuelo y caigo; y caigo y vuelo…

    La tierra reclama con fuerza mi corazón de tigre
    mientras vuelo entre las barbas del viento.

    Viajo rápido por la calle de los Arcángeles,
    paso por la lágrima donde nace la lluvia,
    paso por la casa de los truenos y de las flores que nunca lloran,
    paso por el jardín de mis fallecidos y les beso la frente.

    He bailado alegre con la muerte
    y he rozado levemente su túnica celeste;
    y una cúpula hecha de astros nocturnos
    ha sostenido la suavidad de los temores
    que a veces vibran en el alma.

    He saludado los atrios de los dioses del viento,
    he atravesado las sabanas sagradas de las nubes,
    he visto a mis pies las torres más altas,
    he estado más allá de los riscos,
    mas allá de las cumbres.

    Me reciben las piedras, el pasto y los árboles;
    y tal vez mañana seré pestaña de una estrella
    hecha de espíritus vestidos de seda,
    seda que crece como flor en el camino de la muerte
    muerte que muere en la ruta de los rayos de sol.

    Yo soy como las tormentas, soy como mis hermanos,
    soy como el mundo, soy como el viento,… soy paracaidista.

    Porque las nubes solo han sido tocadas
    por aquellos que se atreven a hacer
    sus sueños realidad: los paracaidistas

    Brindemos como bravos paracaidistas,
    por el valor y la audacia nunca vistas,
    por la Madre Patria y su Bandera,
    por la unión y la fuerza de la seda.

    Brindemos por nuestras alas color de oro,
    por nuestra boina negra, que es nuestro tesoro;
    por nuestro paracaídas, lo que más quiero
    y de cuyo amor somos prisioneros.

    Pedro Motas
    Caballero Legionario Paracaidista

    Le gusta a 6 personas

  7. Si, General Dávila :
    Me uno a la FELICITACIÓN de todos los PARACAIDISTAS, Enhorabuena para todos.. y saludos con afecto.
    Un afectuoso saludo general Dávila.
    !!Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Viva la Legión y todos los Paracaidistas !!
    Josefa del P. Socorro López del Moral Beltrán

    Le gusta a 2 personas

  8. Buenísimo lo del mecánico, jajaja. En mi caso, tal vez sería el único modo de que saltase de un avión en paracaídas, si las cosas se ponen feas pues, si bien me encanta volar; para saltar en paracaídas servidor es un cagueta, pero de los gordos. No lo he probado nunca: a los paracaídas, les tengo mucho respeto.

    Me gusta

  9. A las órdenes de V.E., mi General.

    Este entrañable relato homenaje a los paracaidistas, me trae dos recuerdos de vivencias habidas “paracaidistas” durante mi juventud en el Ejército del Aire. El primero, trágico pero sublime, y el segundo, que pudo ser trágico, pero que resultó sólo cómico.

    Allá por Enero de 1.964, cuando realizaba dos cursos diferentes pero simultáneos en el Grupo de Escuelas de Matacán, uno era el de Controlador y el otro el de Suboficial, éste impartido improvisadamente y por la urgencia de ascendernos a Sargentos, por un para mí inolvidable, Comandante antiguo Oficial de la Legión,ocurrió que un Jovencísimo Teniente Piloto, que realizaba el curso para aeronaves polimotores, y un compañero mío, recién ascendido a Sargento pues era del curso inmediato anterior, Especialista Radiotelegrafista realizando el curso de Controlador de GCA, ambos destinados y residentes en Murcia, fueron autorizados a ir a pasar un fin de semana llevando un avión monomotor biplaza. El motivo del viaje era que el Teniente acababa de ser padre por primera vez, y naturalmente quería conocer a su hijo o hija, eso no lo recuerdo; y el Sargento aprovechaba para estar con sus padres y su novia. El caso desgraciado fue que, sobrevolando la provincia de Toledo, con un frío siberiano, el avión sufrió engelamiento en el carburador, perdía potencia, amenazaba con detenerse el motor, y comenzó a perder altura de forma tan alarmante, que el Teniente ordenó al Sargento que se lanzara en paracaídas inmediatamente, plenamente consciente de que él ya no tendría ni tiempo ni margen vertical de distancia al suelo, para hacerlo. El Sargento saltó y aterrizó ileso en una viña nevada. Pero el Teniente se estrelló con el avión y murió en el golpe. No existían entonces los móviles, pero el Teniente, antes de morir, dedicó los pocos minutos de vida que sabía le quedaban, para alertar por radio con todo lujo de detalles para su localización, y la operación de rescate fue muy rápida, hecho que salvó al Sargento de morir también, pero por congelación.
    Yo me pregunto si puede haber muerte más gloriosa que la de este Teniente que no llevaría ni dos años fuera de la Academia General, puede que con deintitres o veinticuatro años.

    Y el segundo, el cómico, me ocurrió a mí no mucho tiempo después, ya en mi destino de Sargento, volando con un Capitán muy estimado, mi Jefe más directo, pues formábamos precisamente el equipo, él como Oficial y yo como su Ayudante y Auxiliar, para la investigación técnica de accidente de aeronaves en nuestro sector aéreo de competencia, tres provincias nada menos. Ibamos en nuestro viejo y entrañable Junker-52, que era la “vaca sagrada” de nuestra Base, y estábamos simplemente haciendo un vuelo local de prueba después de una revisión, y se nos estropeó la fiesta alcomenzar primero un motor, después otro, y por último el que nos quedaba, a tirar aceite, empañar el parabrisas, sobrecalentarse, y a perder potencia. Nunca nos preocupábamos demasiado de comprobar si los atalajes y los paracaídas estaban en su sitio antes de irnos al aire. El Capitán me ordena que vaya atrás, a la cola, y me traiga los atalajes y los paracaídas, por si acaso. Pero no había ni uno. De modo que tuvimos que tomar de emergencia en la misma Base. Resultó que alguien se había llevado los poaracaídas para la revisión reglamentaria sin poner otros en su lugar ni existir constancia de que hubieran dejado oficio o nota alguna.

    MIl perdones, mii General, por la extensión de estas anécdotas. Si las considera improcedentes o que ocupan más espacio del recomendable o permitido, comprendería que suprimiera el comentario. He querido resaltar el ejemplo de heroísmo, disciplina y generosidad de aquel Teniente que dió su vida para salvar la del Sargento. Y en esos tremendos segundos de angustia, además, cumplir escrupulosamente con los procedimientos de comunicaciones y prever el pronto rescate.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 4 personas

  10. Escalofriante los testimonios de paracaidistas heroicos que se describen en algunos comentarios.

    Naturalmente ¡Enhorabuena! por ese millón y medio de actos de valor, yo diría que muchos también heroicos.Mi marido relata con frecuencia su paso por la milicia en las Fuerzas Aéreas que incluía vuelos en esos aparatos que tantas anécdotas acumulan. Desde luego que no lo refiere como algo divertido, y eso que no tuvo que lanzarse en paracaídas. Tengo la impresión de que todavía se le eriza el bello cuando lo recuerda.

    Gracias al General Dávila por su testimonio y referencia, y también a D.Pedro Motas que nos deja un poema de una calidad extraordinaria además de bellísimo.

    Honor y gloria para todos los que han formado parte de ese cuerpo. Como bien dice nuestro director, eso imprime carácter, no me cabe la menor duda.

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 2 personas

  11. ¡Enhorabuena a todos los paracaidistas!

    Impecable artículo y entrañables las anécdotas contadas por ustedes en este blog.

    España es ese noble ideal por el que merece la pena vivir y morir.

    Un saludo a todos.

    Pedro Dalmau

    Le gusta a 1 persona

  12. Magnífica exposición y curiosas anécdotas. Me refrescan mis recuerdos como “ paraca”. Los veinte saltos “nocturnos” espectacular. Desde este comentario, felicito a todos los que saben, lo que es apearse en marcha desde un avión.
    Me uno a lo comentado por Dña. Margarita, el poema de Pedro Motas, genial.🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .