MAS HAY AVES EN EL CIELO… Y VIEJOS QUE ESPERAN General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Estos días de confinamiento mi ventana recobra su importancia.

Tengo una ventana que me permite mirar a los pájaros cuando llegan y cuando se van. También veo a los que siempre están. ¿Nos conocemos? Los mirlos andan a la gresca con las urracas que adivinan enseguida donde están haciendo el nido, entre la hiedra, y ya no dejan la pelea. El mirlo es valiente y la mirla trabajadora. Los gorriones en cuanto empiezan a ver el trasiego desaparecen.

Tengo una ventana que no es una ventana cualquiera porque solo es de pájaros. Puede que haya otras cosas, que seguro que las hay, pero ellos me han dicho que solo les mire a ellos, que lo demás no interesa; total que estamos de acuerdo porque yo la ventana solo la quiero para ver los pájaros. Este año ando preocupado porque los vencejos están tardando en llegar o, a lo peor, están volando tan alto que mi vista no los alcanza. Tampoco hay aviones porque el aeropuerto al que bajan a posarse debe estar cerrado por estos virus nuevos. Cuando veo alguno lo miro como desde la selva amazónica lo harían los sin contaminar que allí viven, y entonces no le doy más importancia porque a mi los aviones metálicos ni me van ni me vienen; como a ellos.

Mantengo abierta la  ventana hasta que se hace de noche y ya no veo ni  a los murciélagos volando, o lo que sea lo que hacen, que no se sabe muy bien si vuelan o hacen piruetas desde una cama elástica que les acompaña.

<<Mas hay aves en el cielo,

lirios en el campo. No ocurre

nada>>*

Sigo con el recuerdo a Jiménez Lozano. Imborrable.

<<La primacía de lo político destruye lo espiritual, al convertir al señor en esclavo>>.

Un elogio a la vejez es el título del artículo de Gabriel Albiac (ABC.19-03). <<El Quevedo que sabe cómo el tiempo nos hace, en cada instante, “presentes sucesiones de difunto”. El Góngora que llama a que la inteligencia sepa sobreponerse al pavor de tal destino: “la razón abra lo que el mármol cierra”, en deslumbrante traslación lírica del san Pablo que interroga: “muerte, ¿dónde está tu victoria?”>>.

Los que gestionan el coronavirus  han puesto fronteras a la vida. Los de una edad aquí, los de más edad allá. Sálvese del horno quien pueda. El ser humano no deja de asombrar… a los pájaros al menos.

Tengo ya mi edad. Me han educado a dar la vida por los demás. No hace falta que me empujen. <<Ni la llamo ni la huyo; puede venir cuando quiera>>. Nunca pensé que habría prioridades y selección en el triaje en función de la edad; eutanásico. No empujen. Ya me muero solo.

Esta ventana no tiene barrotes, pero como si los tuviera porque ni puedo salir por ella ni tampoco entrar, así que cuando veo a los pájaros no sé si ellos pensarán que estoy enjaulado. Últimamente estoy pensando muy en serio en ello y a punto de cerrar la ventana. O ponerle barrotes para que no me la puedan robar. Esas son las soluciones de hoy, muchos barrotes, alarmas y seguridades porque nadie está seguro de nada. ¿Será porque no miran a los pájaros? Porque a ver: ¿si no para que hacen ventanas en las casas?, ¿no es para ver a los pájaros? A lo mejor es para ahorrar luz, esa que siempre llega tarde.

Supongo que todos habrán ido alguna vez a una Residencia de ancianos. Pueden comprobar que los viejos no apartan su mirada de la puerta de entrada. Esperan. Miran a todo el que entra y al que sale. Esperan que alguna entrada sea para ellos. Una sonrisa.

Su mirada es una eterna primavera de renacer ilusiones con la llegada de alguno de los suyos. No existe para ellos el tiempo. Todo es espera, de lo que fue; creen que volverá un haz, un fulgor de aquello. Hoy los hemos encerrado, nadie llega, crueldad a su espera, puede que, para algunos, sea eterna.

Soledad de pájaro

solo y solitario

soledad del cardo

y soledad del páramo.

Son tres soledades,

ya estoy acompañado.*

Viven solos, en su <<inventario>>:

Yo tenía un peón, de niño,

unas canicas,

un lacre rojo y una cuerda,

una sonrisa.*

Por edades. Los unos a la derecha, los otros a la izquierda ¿quién decide? ; y entonces morirán unos y más tarde otros. ¿Quién decide?

Los viejos ya no damos ni siquiera sombra.

Quedemos tranquilos. Nos enseñaron y educaron a dar la vida por los demás sabiendo que cuando se exige tanto, entregarlo todo, la enseñanza culmina con el ejemplo. Pero, por favor, no empujen.

*Poemas de El Precio, Antología poética de José Jiménez Lozano.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

23 marzo 2020

14 pensamientos en “MAS HAY AVES EN EL CIELO… Y VIEJOS QUE ESPERAN General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Mi general,¡ánimo! Somo muchos los que hemos sido formados, tras nuestro paso por la milicia, para dar nuestra vida por los demás. Pero, es que además, lo peor no está por venir como dice el agorero, sino que el futuro manifiesta que “lo mejor está listo para llegar” y en esta esperanza es como vivo, y como yo, cualquiera que vea que al igual que la amenaza a César era: “Cuídate de los idus de marzo…” se cumplió, marzo se acaba y volverá a reír la primavera, aunque a los agoreros les guste más el axioma de “cuanto peor, mejor”, como fórmula de controlar y someter a la población.

    Le gusta a 5 personas

  2. ¿”Los viejos ya no damos ni siquiera sombra”‘?
    Al contrario Mi General, yo mas bien creo, como escribió el gran Miguel Delibes, que los viejos son cipreses y su sombra es alargada.
    No cierre usted esa ventana nunca, ¿qué vamos a hacer entonces los demás sin esas vistas, sin la visión de España que desde allí usted siempre nos da?
    Aparque su melancolía!

    Un abrazo Mi General.
    A sus ordenes siempre.

    Le gusta a 4 personas

  3. Melancolía es una palabra desconocida en lucha y combate. Sin confundir los términos, para lanzar un misil hay que utilizar un lanzador. Creo haberme explicado querido amigo César. Debilidad nunca, mejor sustituirla por inteligencia. Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario.

    Le gusta a 5 personas

  4. Hay viejos muertos en los geriátricos que esperaron a un médico que nunca vino, que ahora esperan a ser recogidos, que luego esperarán a ser incinerados…
    La Fiscalía quiere saber la importancia del asunto y si constituye materia penal. La Fiscal General del Estado, ¿quién es? Pues eso.
    El domingo por la noche en TVE, la de todos, parece ser que se dedicaron a dar cera a la Monarquía. Así se distrae la atención sobre la gravísima responsabilidad del Gobiertno en esta crisis, y la gestión criminal que está haciendo: maniobra perfecta (diversión y ataque al corazón de la Democracia -dos por uno-).

    Le gusta a 4 personas

  5. Buenos días, General, y todos. Pájaros veo también por la ventana, en donde vivo, mirlos cantores y cantarines hay, pero Urracas no hay, las echo de menos a ellas y sus largas colas timoneras, que les permiten cerrados virajes sobre todo en vuelo lento. Pajarracos desde esta ventana no veo, a esos los tengo que ver, con demasiada frecuencia, por la televisión

    Le gusta a 3 personas

  6. Estimado amigo, don Rafael:

    Ninguno de nosotros podemos conocer ni el día ni la hora, y menos mal que no la conocemos, ya que de qué nos serviría.

    La grandeza del ser ESPAÑOL con mayúsculas -aquellos que nos corre por las venas la hermandad del sentimiento patrio y el espíritu de servicio- es que en los peores momentos de nuestra historia nos crecemos frente a la adversidad, perdemos el miedo y somos capaces de desafiar a la muerte.

    La vida sólo es una prueba en la que cada uno de nosotros desde nuestras posiciones -padres de familia, abuelos, hermanos, madres y nuestro prójimo- y nuestra función consiste precisamente en cumplir cada uno con nuestro deber, muchas veces sin reconocimiento o recompensa de este mundo; si, en cambio, el saber que lo que haces por lo demás, cada uno con sus talentos, será recompensado por quien tiene el poder y la gloria, Nuestro Señor Jesucristo, produce el efecto que perdemos el miedo.

    Recuerdo que en un retiro espiritual en el Colegio Mayor “Almonte”, don Carlos Morales, presbítero, nos dijo que a veces nos sentimos incapaces de seguir adelante en las circunstancias más difíciles, pero que con Dios sí se puede y que el hombre sin Dios sería incapaz de afrontar las circunstancias más difíciles. Don Rafael, y es que Dios -como nos decía- elige a sus mejores soldados para las batallas más difíciles.

    Por ello, don Rafael, permanezcamos en nuestros respectivos puestos y como aquél que dijo no hay mayor expresión de amor que el que da la vida por sus hermanos:

    “En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
    Este es mí mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.
    Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.
    Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
    Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
    No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure.
    De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.” (Jn 15:12-17)

    Le animo a Vd. y a todos los lectores de su blog, algunos de ellos amigos en común, a seguir luchando:

    “Sólo merece vivir quien por un noble ideal está dispuesto a morir”.

    Un fuerte abrazo a todos los lectores del blog, don Rafael.

    Atte.;

    Diego Jesús Romero Salado

    Post scriptum:

    “Sacerdote con coronavirus renuncia a respirador para salvar vida de joven.”

    El P. Giuseppe Berardelli estará ya con Dios porque su acto de caridad cristiana no pudo ser mayor: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”.

    https://www.aciprensa.com/noticias/sacerdote-con-coronavirus-renuncia-a-respirador-para-salvar-vida-de-joven-41841

    Se trata del P. Giuseppe Berardelli, de Casnigo, en la diócesis italiana de Bérgamo, la más golpeada por el COVID-19. El respirador al que renunció había sido comprado por la comunidad parroquial a la que servía.

    “Don Giuseppe murió como sacerdote. Y me conmueve profundamente el hecho que él, arcipreste de Casnigo, haya renunciado para destinarlo a alguien más joven que él”, expresó un operador sanitario de la casa de reposo San Giuseppe al periódico “Araberara”.

    Le gusta a 3 personas

  7. Gracias por su ánimo que debo decirle que agradezco, pero no me falta ni más necesito, a las pruebas me remito. El ánimo deben tenerlo los que desaniman con sus falsas informaciones y mala gestión. Les falta ánimo para dimitir. Gracias, pero hoy no dimito. Mañana no lo sé.

    Le gusta a 5 personas

  8. Le dice el primero al segundo: “Metafísico estáis” en el soneto “Diálogo entre Babieca y Rocinante” del prologo a la Primera parte del Quijote.
    Pues así podría decir que te veo hoy, mi General; y no creo que sea nada malo; simplemente es un estado normal ante la percepción, cierta por demás que nos entra, que nos quieren hacer entrar, por los ojos con simplemente oír los comentarios oficiales más o menos velados: “no se preocupen si no tienen más de setenta años; esto va de viejos”.
    Cuando no son los que por las redes nos llegan de niñatas; transcribo uno de ellos de Clara, concejal podemita canaria: “¿Qué preferimos? ¿Media docena de ancianos inútiles muertos o toda la economía de un país absolutamente destrozada (de nuevo)? No sé vosotros, pero a mí me sobran momias por la calle.” Excelso el pensamiento de una eximia dirigente.
    ¡Con un par!
    Con un poco de suerte, y si liga bien, la tendremos en un par de años de vicepresidenta tercera consorte. La segunda, se está recuperando felizmente. De la primera nos cuentan mentiras: tardío el diagnóstico y Ruber no tiene convenio con MUFACE desde 2015.
    Así que, querido amigo, entiendo tu estado de ánimo; pero metafísicos o melancólicos, nunca débiles, aquí estaremos; tristes pero no abatidos, al ver como compañeros ya lo dieron todo, (Todo por la Patria), y ver como tenemos amigos en las UCI,s. por el simple y grandioso hecho de cumplir, desprotegidos, con su deber.

    Le gusta a 3 personas

  9. Gracias General Dávila.
    Sus escritos confortan y hacen más soportable este confinamiento.
    Mantengamos la esperanza.

    CERTEZAS

    El gallo de la veleta
    ya no gira, está harto
    de tantas opiniones de aire.
    Prefiere la certeza, aunque sea la del óxido
    y la de la herrumbre roja.

    José Giménez Lozano.

    Un saludo a todos.
    Pedro Dalmau

    Le gusta a 3 personas

  10. Con permiso de Vuecencia, mi General. En un principio, da la impresión que su escrito de hoy rezuma melancolía, pero lleva razón cuando contesta a D. Cesar Gil.
    Hay que abrir la ventana del cielo (como en el dibujo) para que entren los pájaros y salga la melancolía y la tristeza, ¡A España servir hasta morir, con alegría!, solo se muere una vez.
    ….y por favor, no dimita, ¡Adelante! aunque solo le quede una lanza. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Le gusta a 3 personas

  11. Bien, General, bien. La batalla de verdad empieza ahora. Y por eso mismo, inteligencia, inteligencia, inteligencia. En todos los frentes. Y siempre Constitución.

    Le gusta a 2 personas

  12. Respetados, y apreciados Generales, y amigos:
    – Os habéis explicado todos con una claridad meridiana. Y me atrevo a deciros que la “selección” de vidas de legionarios, y soldados, jovenes, sanos (desde el aspecto de la medicina interna), y fuertes, la viví yo a los 20 años, en 1975, durante la Marcha Verde, en la Sala Avanzada de Aaiún, como Dama Paracaidista Auxiliar de Sanidad Militar, porque no hubo guerra, pero cuando un Ejército armado hasta los dientes, despliega en orden de combate, es imposible que no haya fuego amigo, y daños colaterales.
    – Esa inhumana “selección”, fue porque desde Madrid los organos (prefiero decir “in”) competentes, decidieron que no hacian falta Auxiliares y enfermeras en el Sáhara a pesar de que nuestro Ejército estuvo allí, cerca de dos años desplegado, ocupando las posiciones.
    – Salí mentalmente “tocada” de la Marcha Verde, con un shock postraumático de caballo, que aún hoy me dura. Lo peor para los sanitarios que se estan batiendo el cobre en los hospitales de toda España, con el VIRUS19 les está por llegar.
    – No pretendo comparar, pero yo tampoco tenía respiradores, ni medios materiales para ocuparme e intentar salvarlos a todos mis heridos, porque aún a pesar de la humildad de mis cometidos, las guardias, aquellas larguísimas noches, de una cama a otra, tras, pongo por caso, la voladura de un vehiculo de La Legión mediante una mina marroquí, o igual al Cpt. de la Compañía que sangraba copiosamente hasta por los oidos, un Sargento Legionario, que se negaba a ser atendido antes que los Legionarios, por más que luchando poco menos que a brazo partido con él para poderle atender, le decíamos que estaba peor que los Legionarios. Por el radio no pudo hacerse nada porque murió llevando (la radio, digo), embutida hasta en el torax, él pereció salvando la radio de la Cia., y los otros dos legionarios de la dotación del vehículo, a cual peor…, a la vez, una media hora más tarde, nos trajeron otro Legionario, alemán por más señas, al que le habian volado una pierna con una granada, y como no teníamos más que un quirófano, era el cirujano (aquél Capitán de Sanidad, ejemplar que operó sin contar horas, dias, o noches…y cuyo apellido, que Dios me perdone, no recuerdo) era quién desgraciadamente era el primero en tener que seleccionar ante la falta repito, de medios materiales, y humanos.
    – Esa misma madrugada hubo un movimiento de tropas marroquies en la frontera lo que supuso que un convoy del IV° Tercio, se desplazara a todo lo que daban los vehículos, a cubrir esa zona fronteriza, ya que no olvidéis que dicha frontera estaba compuesta por miles de km. de desierto. Con tan mala fortuna que uno de los vehículos volcó, y un helicóptero de la HUEL, trasladó aquella misma madrugada, a cuatro legionarios supervivientes a nuestro Hospital.
    – Resumo, (y me disculpo por la extensión) 72 (setenta y dos, o sea tres dias) horas pasamos cirujano, soldado ayudante, (un magnifico médico, catalán por más señas, y mejor persona, Juan Ignacio Proubasta), enfermera civil instrumentista, otra enfermera civil también, y yo unica mujer con distintivos militares durante las operaciones ( me refiero en el territorio) sin dormir…
    – Cuando aquellos tres dias en el infierno pasaron, (por mas que me sienta honrada al haber podido ir voluntaria a el) y pude tirarme en mi cama, eran tales los calambres en los riñones y las piernas, que tras tres dias con sus noches a base de café y de la tensión nerviosa de intentar atender a todos, en las horas posteriores a las operaciones, no se cuanto tardé en poderme dormir…y aun hoy cuando recuerdo toda aquella pesadilla, no puedo hacerlo.
    – Perdonad mi larga perorata, pero nuestra amada Patria tiene un personal sanitario ejemplar que no se merece el mal trato que recibe de la clase dominante. Y ese horror que ellos también estan viviendo combatiendo el virus, les pasará factura emocional cuando con la ayuda de Dios, y de la ciencia, la pesadilla termine, porque esta pelea contra el virus19, la vamos a ganar.
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MI REY SERVIR HASTA MORIR, VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA LA LEGIÓN!!

    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 2 personas

  13. Hay varias maneras de enfrentar la vida, mi General, todos sabemos cuales con las adecuadas, pero abrir la ventana y mirar los pájaros es una muy buena, porque oirlos cantar, hacer sus nidos, aparearse y volar libres hace también volar nuestra imaginación con ellos, y ahuyenta cualquier atisbo de melancolía-

    Y yo sólo se que la muerte nos llegará a todos y que hay que estar intelectualmente preparados, pero sin bajar la guardia.Que llegue cuando tenga que llegar, pero sin que nos empujen, efectivamente.

    Esa buena moza canaria cree que nunca llegará a tener 65 años…qué ilusa. Pena de no poder estar ahí cuando le lleguen, que siempre llegan más rápido de lo que imaginamos, para preguntarle si se considera una inútil y está dispuesta a morir para que sobrevivan los jóvenes, esperemos que no tan cretinos como ella.

    Y el Ruber (imagino que el Internacional) en efecto, no tiene concierto con casi ninguna aseguradora privada, Lo conozco bien, está a menos de 500 metros de mi casa, y allí si hay camas libres, y respiradores suficientes, y unas medidas de prevención para el personal extraordinarias y efectivas. El único problema es que una habitación para un enfermo ingresado es más cara que un hotel de cinco estrellas y si existieran, de seis u 8. Es decir, al alcance todos los bolsillos si añadimos los gastos de material, fármacos y tratamientos. Yo no critico que quién pueda permitírselo se haga atender allí, lo criticable es que esa persona presuma de un socialismo a ultranza cuando no de comunismo declarado, y encima diga públicamente y sin empacho que la Sanidad Pública está preparada y posee los medios necesarios, cuando sabe ( y a las pruebas me remito) que eso no es cierto.

    !Que pandilla de indeseables!

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .