EL TRASLADO DE LOS RESTOS DE LOS HÉROES DE MONTE ARRUIT General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

En agosto de 1949 el general Varela, General Jefe del Ejército de Marruecos y Alto Comisario de España en Marruecos, escribe al ministro del Ejército, General Fidel Dávila Arrondo, comunicándole tener todo preparado y previsto para iniciar el traslado de los restos de los héroes de Monte Arruit, una vez finalizados los trabajos previos para la exhumación de los restos y demolición del monumento que les ha cobijado hasta esa fecha.

El 24 de agosto vuelve a remitir carta el general Varela al ministro en la que le da cuenta de haberse realizado sin novedad el traslado al Panteón de los héroes de las campañas existente en el Cementerio de Melilla.

En su carta el general Varela de puño y letra dice: <<Considero que este cometido ha sido muy beneficiosos pues era un verdadero espectáculo “aquel cementerio de Monte Arruit” que siempre representaba un recuerdo triste de un ataque desafortunado>>.

El traslado se llevó a cabo mediante un estricto <<protocolo>> del que hoy les damos en exclusiva noticias, aportando el documento del mismo.

Elaborado por la 4ª Sección del Estado Mayor del Ejército de Marruecos:

DE LOS ACTOS QUE HAN DE CELEBRARSE CON MOTIVO DEL TRASLADO E INHUMACIÓN DE LOS RESTOS DE LOS HÉROES DE MONTE ARRUIT.

El traslado se llevó a cabo el 20 de agosto de 1949 después de realizadas las gestiones de carácter oficial con las Autoridades Civiles, Militares y de Justicia.

El enterramiento tuvo lugar en el piso de la cripta del panteón dedicado a los muertos en campañas anteriores. En el centro de la cripta figuraba una losa de mármol con la inscripción: <<Aquí yacen los restos de los heroicos defensores de Monte Arruit -1921- Fueron trasladados a este sagrado recinto en agosto de 1949>>.

Los restos fueron conducidos en camiones por la carretera general de Tetuán, recibidos por el Clero Parroquial del Barrio del Real, rezándole un responso, trasladándose después a la Playa de San Lorenzo donde se organizará la comitiva para acompañarlos al cementerio.

La comitiva se organizó: En la Playa de San Lorenzo se transbordó los féretros, en número de doce, a otros tantos armones de artillería engalanados sus tiros con gualdrapas negras. Los féretro irán envueltos en la bandera de España y sobre cada uno irán tres cascos y una corona de laurel.

Abrirá marcha la escuadra de batidores, la banda de música del Tercio Gran Capitán I de la Legión, una sección al mando de un oficial, por cada una de las Armas y Cuerpos: Infantería, Regulares, Tercio, Caballería, Artillería, Ingenieros, Intendencia, Sanidad, Compañía de Mar y Tropas de Aviación, para rendir honores.

A continuación de determinan las comisiones asistentes.

El itinerario seguido: Playa de San Lorenzo-calle del Actor Tallaví-Plaza de España (calzada del Casino Militar)-Avenida del Generalísimo-Plaza del Comandante Benítez-calle del Padre Lerchundi hasta la explanada de acceso al cementerio de la Purísima Concepción.

A la llegada de la comitiva a la explanada de acceso, las Secciones de Honores desfilarán ante los restos de los héroes, y seguidamente los féretros serán trasladados al interior del cementerio por los portadores de las cintas, hasta el Panteón de Héroes, en cuyo lugar, y ante el altar levantado al efecto, se rezará un responso, procediéndose a continuación a dar sepultura a los restos, en cuyo momento, y por la Compañía del Regimiento de Infantería nombrada al efecto, se hará una salva en el lugar de costumbre.

Con este recuerdo elevamos nuestra oración al Cielo en comunión con aquellos que cumplieron con su deber derramando hasta la última gota de su sangre.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

29 julio 2020

12 pensamientos en “EL TRASLADO DE LOS RESTOS DE LOS HÉROES DE MONTE ARRUIT General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Mi respetado General, lectores del blog, y amigos:
    – Sobrecogedor testimonio el que hoy nos trae V.E.
    – Gracias mi General por continuar recordándonos que el ejemplo de nuestros héroes solo nos permite un único camino; el de morir con los botos puestos, aunque en aquellos tiempos, nuestros valientes soldados llevaban, y morían, con alpargatas…, porque siempre, y desde Rocroi, nuestro Ejército ha padecido una endémica falta de medios materiales que supo suplir en el combate a base de furia, bravura, coraje, empeño, disciplina, valentía, acometividad, y así hasta el infinito, porque efectivamente, nuestros soldados son los mejores guerreros del mundo.
    – Nunca más pueden repetirse hechos como los de Monte Arruit. Creo que desde las instancias adecuadas, debería tomarse nota de la colaboración que V.E. trae hoy al blog.
    – Dicho lo anterior, no basta con morir con HONOR, hay que ser resolutivos, y lograr la VICTORIA sí o sí.
    – Por eso, aún a riesgo de que me tilden de pesada, suplico el aumento de presupuesto para el Ministerio de Defensa.
    – No quiero valorar hoy aquí los efectos económicos de la pandemia, pero precisamente por ello ahora más que nunca urge tomar las decisiones adecuadas que sirvan de muro de contención a la sangría de todo tipo, que se nos viene encima.
    – Respetuosamente quedó a las órdenes de V.E. no sin decir

    ¡¡ SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA !!
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MI REY SERVIR HASTA MORIR, VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA NUESTRO HERÓICO EJÉRCITO DE ÁFRICA, VIVA LA LEGIÓN !!
    Esperanza González de Fonseca Marco
    ( Dama Paracaidista de Sanidad Militar )
    ( Diplomada en Ciencias Políticas )

    Le gusta a 5 personas

  2. Mi General Ahí van unos fragmentos del diario de un soldado destinado al Regimiento de Infantería de Melilla nº 59- 6ª Compañía-3º Batallón, superviviente de la matanza del día 25 de Julio de !.921
    Jefe de la posición que era el Coronel D. Silverio Araujo Torres,
    Este diario está escrito a mano y con las faltas naturales de su autor cuyo nombre me reservo.

    Leyendo su odisea lloré en varias ocasiones. por la crudeza de la situación y con la sencillez y el patriotismo con que lo narra.

    Estábamos cinco o seis juntos y ocupábamos un sitio de lo mejor para hacer lo que de momento pensé; estábamos en el arroyo mayor, pero donde desembocaba otro arroyuelo menor; yo les dije a los que estaban junto a mí, me encuentro herido, seguirme, vamos a coger este arroyuelo y tal vez no seamos visto por el enemigo, pues ellos están muy entretenidos con la matanza que vienen haciendo y de esta forma podemos salvarnos por lo menos de esto que tenemos tan cerca que es la muerte amarga. Y yo me dije a mí no me matan asín, si me ven me matarán de un tiro, esto es cobardía, esperando lo que estamos viendo, había algunos que les faltaban las fuerzas, estaban agotados.

    Sin esperar salí por el sitio antes indicado y uno de aquellos amigos salio tras de mí.

    Afortunadamente no nos vieron y ya coronados a un sitio alto que terminaba el arroyuelo nos hicieron unos disparos, no los moros del arroyo, si no los otros que estaban en una altura que estarían de vigilancia, los disparos nos los hacían de larga distancia y fueron pocos, continuamos buena marcha por temor que fuéramos perseguidos, llegamos a un río que yo conocía, era río Chamorra; tenía agua sujeta en arsenales muy calientes y más salada, esto serían las tres de la tarde; allí bebimos poco a pesar de la mucha sed aquella agua era un fuego y nos perjudicaba, en unos cuantos de sitios que había agua sujeta en todos había soldados muertos, estos eran de Campamentos que habían avanzado anterior unos días al nuestro; o sea al que nosotros nos encontramos, habían ido a beber y los moros que estaban que estarían por aquellas cercanías los habían matado, estaban en estado algo descompuesto y aunque hacía mucho calor era de suponer que llevaban de tres a cuatro días muertos, sospechábamos que estos soldados serían del Campamento de Amal, Monte Abarran y otros que se habían abandonado unos días antes.

    7 Mí amigo acompañante bebió mucha cantidad de aquella agua y se puso muy malo hasta el extremo que perdió algo del sentido, pero me decía sálvate tú si puedes, yo no puedo andar más; el quedarlo sólo en aquel sitio y en las condiciones que se encontraba para mí era un dolor de angustia, le ayudé a ponerse en pie; y me dijo no puedo, siento que pierdas la vida por ayudarme; parece que iba recobrando el sentido, pero cada vez se podía mover menos; así estuve como una hora, me volvió a repetir, márchate buen amigo; a mí no me puedes salvar y yo te deseo que tú te salves si puedes, te deseo suerte; nos despedimos con un abrazo de dolor; de aquel sitio a Melilla había muchos kilómetros, yo colmado de pena salí de aquel sitio de tantos recuerdos y seguí todo el río con dirección al medio día que era la que tenía que seguir, miré muchas veces para atrás donde se quedaba aquel español como los muchos cientos; miles de españoles que perdieron su vida en territorio de África; la última vez que miré fue en una vuelta que hacía el arroyo y pasando de allí no podía verlo más, estaba en la misma posición tendido en el suelo, con un sol que ardía la tierra muchas lágrimas derramé, pero nada podía hacer por él; me despedí de él para siempre.

    Seguí el río sólo y no dejaba de ver cadáveres de españoles asesinados por los malditos moros, yo no iba a gusto por aquel sitio, pensé apartarme del río pero en una curva que hacía el río venían en dirección contraria dos que cuando los vi estaban a unos veinte metros, estaban vestidos de moros, no tenían armas y me revolví rápido para romper acorrer de ellos; me vieron el movimiento que hice y rápido me hablaron estas palabras, no corras de nosotros somos españoles; pues era cierto el español con el árabe se conoce muy bien en el habla y hasta en el paso se conoce que atrancan más ; como los camellos. Quedé parado con algún recelo pero ellos a medida que se acercaban no dejaban de hablarme para tranquilizarme, nos encontramos juntos y preguntaron que de donde venía les dije la verdad de todo lo que me preguntaron.

    8 Después de unos diez minutos juntos me dicen , no puedes continuar más tiempo andando de día, muy cerca de aquí hay guardias montadas y te matarán como habrás visto varios muertos en este río, has tenido buena suerte que hoy no hay guardias en lo que llevas recorridote hice una relación del individuo que se había quedado enfermo y me prometieron ir a verlo y si podían hacer algún bien lo harían, pero que durante el día porque tenían que estar custodiándome a mí por si algún moro y me veía ellos me librarían de aquel peligro.

    Le gusta a 6 personas

  3. Gracias por tan valiosísimo testimonio histórico que sirvió como colofón a una gesta heroica de nuestro Ejército en África. Nos sirve para no olvidar nuestra Historia, y como tan altos valores fueron reconocidos por un adversario honroso, como en Baler (Filipinas), y no por una chusma ansiosa de sangre y codicia que asesinaba a una fuerza desarmada faltando a la palabra dada, manchando la honorabilidad de un país. No olvidemos la Historia para enfrentarnos a nuestro incierto futuro, nuestras Fuerzas Armadas tienen que ser dotadas suficientemente con medios que disuadan a los enemigos de España. Tengo pocas esperanzas que nuestros políticos, en especial el Desgobierno que nos lleva al abismo, sea receptivo a la sensatez y coherencia. ¡Ojalá me equivoque!

    Le gusta a 6 personas

  4. Gracias, mi general, por aportar ten valioso documento y, sobre todo, recordar a los soldados españoles traicionados y masacrados en Monte Arruit, que hoy reposan en el Panteón de los Héroes, del Cementerio Cristiano de Melilla.
    Ocasión propicia para recordar que, en el mismo solar de Monte Arruit, tan dramáticamente regado con sangre española, se erigió un monumento para recordar a perpetuidad los hechos que allí acaecieron. Con la Independencia de Marruecos en 1956, el monumento de desmontó piedra a piedra y se erigió nuevamente en el patio de armas del Tercio Gran Capitan 1º de La legión, frente al Fuerte de Cabrerizas Altas.Hoy en día constituye el monumento a los muertos, popularmente conocido por los legionarios como “el monolito” ante el que se inclinan los guiones y banderines del 1º Tercio mientras los legionarios les rinden honores.
    Pero ese monumento a los caídos en Monte Arruit, tiene además para todos los legionarios un simbolismo muy especial, ya que desde el año 2003 contiene el ojo enucleado del Fundador de La legión, el Teniente coronel José Millán Astray en el combate de Loma Redonda.

    Qué gran verdad. no hay un puñado de tierra sin una tumba española.
    Honor, gloria y recuerdo a nuestros muertos.

    Adolfo Coloma General de Brigada (ret) del ET
    Antiguo coronel del 1º Tercio de la legión.

    Le gusta a 6 personas

  5. Buenos días mi General.
    Me sumo a los comentarios, en especial a los del General Coloma y de doña Esperanza González y al desgarrador relato de D. Ramón Lencero.
    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Le gusta a 4 personas

  6. Con permiso de Vuecencia, mi General. Este articulo podría servir para convencer a los que no quieren a nuestros ejércitos. No hay muchas ocasiones donde los milicianos del frente popular hicieran alguna gesta parecida (aunque también eran españoles). Gracias mi General, solo de leerlo se ponen los pelos de punta. Gloria y honor a nuestros héroes. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Le gusta a 3 personas

  7. A las órdenes de V. E., mi General.

    Con más de veinticuatro horas de retraso involuntario, me acerco de nuevo al blog, y no quiero dejar sin mi particular y imilde homenaje a aquellos héroes legendarios de Monte Arruit, que nunca se borrarán de la memoria personal y colectiva de nadie de los que hemos vestido y visten un uniforme de cualquier arma de nuestro gloriosos Ejército.

    Los héroes y los mártires son la razón de ser y existir de todos nosotros y de los que nos suceden y sucederán a lo largo de los siglos. Porque a ellos y a su sacrificio supremo debemos tanto nuestra existencia, como todo lo que hemos podido tener y conservamos. Tenemos con ellos,y con todos los demás caídos en esa y en otras contiendas, anteriores y posteriores, una deuda impagable de gratitud.

    No le voy a contar otra anécdota para suavizar mi falta de puntualidad. Simplemente parece que en estos dos o tres últimos días me crecen los enanos a mi alrededor.

    ¡¡¡Viva España!!!

    .

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .