CUBA LIBRE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Monumento al Che en Oleiros La Coruña

Cuba salta a la escena internacional ¿Estuvo fuera alguna vez? Los dictadores tienen seguidores que erigen monumentos a los criminales. Luego pedimos libertad y cosas así desde la comodidad y el plato caliente. Son esos que los votan por lo cómodo y disciplinado que es estar bajo un dictador que te guarda los ahorros. Nos gusta ser borregos y que haya un pastor con firme cayado.  Lo de la libertad es un peso que conviene aligerar y que sea otro el que la asuma por mi. Con seguirle sus pasos me llega.

En España hay ejemplos muy cubanos, muy de dictador, pero las urnas mandan y están tan contentos. Su dinero seguro y la disciplina no falta. Cada vez que paso por el monumento al Che Guevara me da repugnancia. Procuro evitarlo, pero la morbosa mirada me lleva de nuevo a ver si hay alguien que proteste. Nadie ¡Viva Cuba libre! ¡No! ¡Viva la dictadura! dice o expresa el adefesio que han levantado hace tiempo en Oleiros (La Coruña): el monumento al horror y al crimen. Tan contentos. Alguno pensó que el Che era un cantante de la tierra.

Hablar de disidentes en Cuba es pleonasmo, pero además está prohibido por el régimen; como debe ser. ¿Para qué hablar con mentira? Cuba es un paraíso de la naturaleza y por tanto de la libertad. No hay más que salir a sus calles y el alimento llega solo, cae del Cielo. Lo malo es que cuando entra el hambre o la enfermedad lo mismo da que llueva o nieve. Y el hambre, la enfermedad; de libertad; no se sacia ni se cura nunca.

¿Qué querrán en Cuba? No es retórica la pregunta. Algo más que todo: libertad. Ansiedad es su alimento.

Saludé a Fidel Castro en una Cumbre Iberoamericana. Hacía lo imposible para hacerse el encontradizo con el Rey Don Juan Carlos. Hasta en el ascensor. ¿Admirador o interesado?

Fidel era como Fraga de uniforme. Uno tenía el Estado en las barbas y el otro en la cabeza. A ninguno podías tocarles semejantes partes. Eran cabezones. Siempre es mejor la autoridad con cabeza que con barbas. Sobre todo en libertad. Fraga propuso a Fidel ser alcalde de Láncara, en Lugo, Comarca de Sarria, donde se dan los mejores chorizos que conozco; son los orígenes de Fidel Castro. Allí había sitio para el retiro del dictador gallego cuya tumba, ahora, nadie osa tocar.

En la Galicia de Fraga y de Fidel hay un recuerdo para la dictadura cubana. Nadie se atreve a tocarlo. No hay ley de memoria histórica, sino otra cosa que se supone. Es en Oleiros (La Coruña). Dicen que el dinero es de derechas. Creo que es un error. El dinero es de quien lo trabaja, como la tierra. No sé si en Cuba pasa lo mismo. Oleiros es el municipio de España con más ricos por metro cuadrado. Por eso su alcalde dedicó la mayor rotonda del lugar a erigir un monumento al Che Guevara, en el camino al Pazo de Meirás. Pazo y Che pal pueblo. Total, si sobra el dinero para qué vamos a enterrarlo en tonterías.

El problema es que el Che Guevara no es ninguna tontería. Un guerrillero comunista internacional siempre merece un reconocimiento. Matar por excusas políticas tiene rédito.

Una vez que han sacado a Franco del Valle de los Caídos quieren los cheguevaristas que todos rindamos tributo a la mayor democracia de habla hispana: la que los Castro y los Guevara han dado a Cuba.

¡Aquella conversación!:

<<¿Habrá perdido usted todo en el naufragio?>>

<<Así es, todo menos el honor>>, contestó el Almirante Cervera.

El conflicto era con Estados Unidos. En Cuba, por Cuba.

El honor. ¿O no? Eso era en tiempos de Cervera, el Almirante.

En los mares naufragó el honor. Ya tiene precio y alguien es capaz de invertir el honor por dinero en la estatua de un criminal.

Antes de quejarse de la falta de libertad en Cuba dense un paso por Oleiros (La Coruña), en la rotonda del Che, sin ley de memoria, con flores, bajo el epitafio:

<<Aquí, en la selva cubana, vivo y sediento de sangre>>.

Claro que nadie lee: nadie sabe. Porque por culpa del fanatismo político hemos perdido nuestro mejor tesoro: Cuba es algo nuestro, español; y España es algo de ellos, de su ser y cultura.

¿De qué libertad me hablan? ¿De la del acero? De acero es el monumento. Como la cara.

¡Raza de víboras! Lo habéis perdido todo, pero ¿a vosotros os importa el honor?

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

17 noviembre 2021

COMENTARIO DEL DÍA: ¿¡POR QUÉ NO TE CALLAS!? MADURO: BASURA DE PAÍS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Maduro llama a España «Basura de País»

¿Lo recuerdan? Este año se cumplirán diez años. Fue en la XVII Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile.

Nadie quiso ver y oír más allá. Una salida extemporánea del Rey de España, murmuraban en voz baja en las cancillerías. Nadie sabía a lo que se enfrentaba Venezuela. El Rey captó al personaje en un pis pas. En Venezuela solo hablaba uno. Dos son demasiadas opiniones. Chávez hablaba y hablaba. Insultos a su gran Nación, a los venezolanos, a la libre palabra, a los tiempos. Una herencia que vive en Maduro. La voz del poderoso se hace insoportable. Su cinismo le lleva a dar un golpe de Estado en Venezuela haciendo de ventrílocuo metiendo la mano por la espalda al Tribunal Supremo y poniéndole su voz y voluntad. Silencio ruidoso; escándalo anunciado. ¡¿Por qué no te callas?! Confusión.

El pasado 25 de marzo fue ‹‹La Hora del Planeta››. Se apagaron las luces durante una hora. Contra el cambio climático que nadie sabe si es evolución o destrucción. Lo que todo el mundo sabe es lo que significa libertad y el resultado de su destrucción.

Envueltos en el ruido oímos sin escuchar. Un día, una hora pido de silencio. Silencio radio, televisión, internet, silencio de imágenes. Que se callen todos los reyes y presidentes. Partidos y portavoces en silencio. Ni una palabra que suene. Que ningún político hable. Callen también las armas, y la palabra deje de sonar como un cañonazo.

Hay más ruido que en combate y las balas son las palabras en peligrosas trayectorias. Hay que recuperar la libertad del silencio, acabar con el ruido político que no para de hablar y hablar…

Una hora de silencio donde se oiga solo a los pájaros y al ruiseñor si aún existe. Una hora para oír el vuelo de golondrinas y vencejos recién llegados, para mirar al cielo y oír al silencio.

Basura de País refiriéndose a España, ha dicho Maduro

¡Basura de país! Refiriéndose a España acaba de decir el inmaduro dictador Maduro, desde el silencio y el sufrimiento de Venezuela donde por ahora nadie habla. Solo Maduro, de ventrílocuo.

Una hora de silencio, pero este no es el momento. Este no es el del silencio. Hay que gritar como hizo el Rey de España hace diez años.

¿¡Por qué no te callas!?

No fue una salida extemporánea del Rey. Fue un aviso. Solo le faltó decirle vete y que vuelva la libertad a Venezuela.

Ahora es el momento de decírselo al inmaduro: Cállate y no mentes a España ni nos mandes el sobrante de tu basura.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

2 abril 2017