POR LA PATRIA MORIR FUE SU DESTINO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Líbano 2007. La Muerte no es el Final

Hoy es San Juan Bautista. Ayer escribía para felicitar a la Guardia Real ya que es su festividad, su Patrón. Cosas de la razón y necesidad que siempre tiene un soldado a encomendarse a su Protector del alma que es lo que pone en juego cuando despide a un compañero en La Muerte no es el Final. La vida se entrega con generosidad por razones justas y siempre por los demás. Vemos a diario héroes anónimos, ciudadanos, que lo hacen por el impulso que su formación y espíritu les lleva a sentir en su vida el servicio a los demás, la defensa de las causas justas, dando un paso adelante, aunque les cueste la vida. La vida no vale nada si la vives acobardado y con miedo. Menos aún si la vives encerrado en tu egoísmo y huyendo del riesgo de defender tus principios cueste lo que cueste. El riesgo surge inesperado y sin planteamientos previos ni tácticas a emplear. Los héroes no le temen y  salen en defensa del otro, sea quien sea, con su actitud y entrega. ¡Héroes! Lo hemos visto hace unos días en Ignacio Echeverría; un ejemplo más, pero no el único.

De nuevo hoy recibo comunicación desde Besnayah (Irak). Allí están nuestros soldados en misión de riesgo para defender nuestra paz y tranquilidad. Héroes del día a día que sin políticas por medio sufren sus consecuencias de enfrentamientos y recelos. La muerte en cada esquina, el deber cumplido y bien hecho, el olvido casi siempre, los últimos a la hora de las consideraciones. Dicen con descaro, los de siempre, que ese es su trabajo ¿la muerte por ti? Su trabajo es todo lo contrario, que no haya muertes ni violencia; para nadie, porque nadie desea la paz más que un soldado.

Y es un soldado el que me recuerda a nuestros compañeros muertos hace ahora diez años. El Día de San Juan Bautista. El Precursor del Señor.

Lo demandó el Honor

24 de junio de 2007. Se cumplen diez años. Una patrulla perteneciente a la Segunda Bandera Paracaidista fue atacada con un artefacto explosivo en El Líbano al paso de su blindado BMR. Cumplían su misión integrados en ONU. Murieron en el ataque seis de ellos y dos fueron heridos de gravedad.

No fue una muerte baldía y a ellos les debemos muchas vidas. Esta mañana un soldado en Besmayah se acercaba al Páter a pedirle que la misa de hoy se dedicase en recuerdo de sus compañeros muertos hace diez años. El gesto de ese soldado les hace más grandes si cabe. Los nombres de aquellos héroes muertos en El Líbano son:

En homenaje a Juan Carlos Víllora Díaz

Jefferson Vargas Moya, 21 años; Jeyson Alejandro Castaño Abadía, 20 años; Yhon Edisson Posada Valencia, 20 años, todos colombianos. Johnattan Galea García 18 años, natural de Madrid; Juan Carlos Villora Díaz, 20 años, nacido en Ávila y Manuel David Portas Ruiz de 19 años, natural de Sevilla. ¡Dios mío! Qué jóvenes y qué grandeza y ejemplo en su corta vida. Son el fruto de la bondad humana que todavía se alza frente al egoísmo y la violencia, son el mejor discurso de paz y ejemplo. Por sus obras los conoceréis.

Me lo cuentan desde Besmayah, el recuerdo entre soldados. La muerte vencida cuando sigues entre sus filas, cuando tu ejemplo forma en primera fila, cuando estás ¡Presente! en sus corazones.

«Lo demandó el honor y obedecieron,/ lo requirió el deber y lo acataron./ Con su sangre la empresa rubricaron,/ con su esfuerzo la Patria redimieron./ Fueron grandes y fuertes, porque fueron/ fieles al juramento que empeñaron./ Por eso como valientes lucharon/ y como héroes murieron./ Por la patria morir fue su destino./ Querer a España, su pasión eterna./ Servir en los Ejércitos, su vocación y sino./ No quisieron servir a otra bandera,/ no quisieron andar otro camino, no supieron morir de otra manera».

En tu palabra confiamos
con la certeza que tú,

ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz.

 

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

24 junio 2017

11 pensamientos en “POR LA PATRIA MORIR FUE SU DESTINO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Gracias mi General. Recordar a nuestros muertos una forma de rendirles honores y rezar por ellos un gesto de buen cristiano.
    A tus órdenes, un abrazo
    juan

    Le gusta a 1 persona

  2. Buenas tarde mi general, mi profunda admiración a estos soldados que en plena juventud dieron su vida por España, impresionante relato, sobre..” La muerte no es el final “. Gracias.
    Un cordial saludo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Mi querido General, qué artículo más oportuno, sentimental y de recuerdo a nuestros compañeros, héroes anónimos, porque en definitiva la muerte no es el final.
    Por ello permítame que recuerde, aquí también, a mis compañeros de milicia, que en temprana edad también expusieron su vida cumpliendo con su deber y por la Patria morir fue su destino.
    Ello fue motivo de un artículo que titulé “Para un sentimiento con corneta” y que, con su permiso, expongo a continuación:

    “Como se sabe, yo soy del curso 127, año 1968, Cuartel General de la BRIPAC y superviviente de una operación-maniobra, de las múltiples en las que he participado, y os preguntareis ¿Después de 47 años de lo ocurrido que…? es muy sencillo, como inapelablemente nos hacemos mayores (Veteranos), añoramos ciertos momentos de nuestra vida en la milicia y yo, como no puedo ser menos, me he acordado de muchos de esos momentos vividos con los compañeros caídos ese día; de cuando el capitán nos alentaba, después del accidente, pidiendo voluntarios para saltar de nuevo en el mismo sitio y no quedar una sola mano bajada en negativo; eso hace que este cuerpo, mi Unidad Madre la BRIPAC, y los que la componemos se llamen CABALLEROS LEGIONARIOS PARACAIDISTAS; no es que seamos mas o menos valientes, mejores o peores, que otros cuerpos del ejercito, solo que somos diferentes…
    Recuerdo la noche que regresé al campamento después del salto accidentado, donde compañeros de la Compañía y de literas; el corneta de turno tocó, él solo, un silencio floreado en reconocimiento a esos compañeros caídos, que en el silencio de la noche sonaba con todo el sentimiento que el disponía en su corazón y nosotros las lagrimas nos afloraba de sentimiento al haber presenciado y perdido a nuestro compañeros y amigos irremediablemente, pero ¿quien fue ese corneta que puso tanto sentimiento? lo recuerdo, pero no recuerdo como se llamaba o se llama, deseo con todo mi corazón que la frase siga siendo SE LLAMA, porque un ser humano que hace sentirte tanta emoción con un toque de corneta se merece ser eterno; GRACIAS, compañero, estés donde estés te estaré eternamente agradecido.
    Si estás, un inmenso abrazo, y si por desgracia no estás, cuenta con todo mi reconocimiento, mi gratitud y mi oración.
    Tu compañero de milicia.
    Pedro Motas”.

    Gracias por su amabilidad y comprensión en dejarme exponer este mi recuerdo de juventud y hoy mi recuerdo como veterano; y reciba un fuerte, respetuoso y afectuoso abrazo.
    Pedro Motas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s