LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Ya saben aquello de la Transición en consejo de Torcuato Fernández Miranda ante ciertos escrúpulos: <<El poder tiene recursos para todo… ofrece muchas posibilidades… Todo el secreto está en saber manejar los dispositivos legales>>.

Necesitamos contar la Guerra Civil para, una vez conocida la verdad, asumirla entre todos. Dejémosela a los historiadores. Es su hora. Descargados de ideología y sectarismo; si es posible. Que sigan buscando las razones, si es que las hubo. Un arco siempre tenso se vuelve inservible. Destensemos el relato, aunque aún quede el sonido de la hiriente flecha.

<<Solo hay dos legados duraderos que podemos esperar dar a nuestros hijos, Uno de ellos son raíces, el otro alas>> (Goethe). Ni sequemos unas ni derrotemos las otras con el ardor del enfrentamiento.

No deja de ser curioso que la soberanía nacional española debata sus cuestiones en un palacio cuya entrada está presidida por dos leones hechos con el bronce de los cañones de una guerra, que los dos leones miren en direcciones opuestas, y que a uno de ellos le falte la bolsa escrotal. Daoíz y Velarde les llamaron, pero los madrileños fueron más elegantes, Malospelos y Benavides, el del valor y la historia y el de los simulacros, según Leopoldo Alas, Clarín. Algo que encaja con nuestra forma de ser, de una manera y la otra, todas válidas,

Desde aquel lejano año 1936 hasta nuestros días han pasado muchas cosas. Quizá se hayan escrito muchas de ellas, casi todas, pero no todas. De unas se sabe todo, casi todo, de otras, no menos importantes, nada, casi nada. Hacer historia es difícil. Siempre queda la duda. Hay una subjetividad grande, dudosos testimonios y muchos intereses; incluso pasado el tiempo permanecen, se doblan los “dudosos testimonios” y mucho más los intereses. Los documentos, que son el valor de aquella palabra de entonces, no han aflorado en calidad. Faltan los decisivos.

Hay que desterrar, dentro de un orden, aquella imagen de los tres monos: no ver, no oír, no hablar.

Mienten casi todos los que dicen que valen más por lo que callan que por lo que cuentan, sobre todo si eso que dicen callar tiene precio. No se callarán pase lo que pase. Aunque el silencio también tiene su precio; queda demostrado a la vista de los hechos; que las lealtades son contadas, si es que las hay.

Nada es verdad ni es mentira; todo es según el color del cristal con que se mira.

Guerra Civil: la historia de este periodo de España ha sido contada de maneras muy distintas, tan subjetivamente narrado, tan partidista, que uno no sabe cuál es la verdad y la mentira. De ello da fe el momento actual donde un revisionismo legal de la historia, algo inaudito en esta materia, impone sus criterios para contar no lo que ocurrió sino lo que se impone como teoría de lo que ocurrió sin más pruebas que una dogmática ley. Aún es difícil saber si lo que ayer ocurrió fue de esta manera o de la otra, si Carrero Blanco fue asesinado por unos o por otros, si Pte. significaba presidente o pendiente,  si faisán es un ave u otra cosa o, lo más importante, seguimos sin saber quién mató a Prim y a Manolete.

Hay verdadera lucha entablada desde las redacciones y editoriales convertidas ahora en trincheras con selectos puestos para los francotiradores. Ahí se desarrollan las actuales batallas que pagan por un relato partidista que no instruye, pero construye intereses. Hay prensa de izquierdas y de derechas, la hay tibia e interesada, en el dinero claro.

Sobre todo hay crispación y mentira alrededor de intereses; de izquierdas y derechas. Hasta que estos conceptos impositivos no los superemos seguirán las diferencias y los enfrentamientos. Par ello hay que empezar por la verdad. En la historia sobre todo. Estamos empezando a cansarnos de la triste realidad del poder que interviene hasta en la historia para contarla según le interese: <<El poder tiene recursos para todo… ofrece muchas posibilidades… Todo el secreto está en saber manejar los dispositivos legales>>. De esta manera la Guerra Civil continúa, aunque sea de otra manera. En las trincheras de editoriales y redacciones, en instituciones que deberían estar al servicio público y no al del poder establecido.

Es la imposición de un relato de buenos y malos. Es el relato de la mentira impuesta por ley. Es la historia que conviene a unos determinados intereses.

Es la imposición de un relato de buenos y malos. La imposición de un viejo relato que hoy nos viene a la memoria, de la verdad histórica: <<La suerte del pueblo español no se decidirá en las urnas sino en la calle. La calle es lo vivo y lo palpitante. Conviene deshacer el error de atribuir a estos episodios pasajeros de la política turnante un valor transcendental y determinativo>>.

¡Velay!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

21 agosto 2019

Blog: generaldavila.com

12 pensamientos en “LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Apreciado General Dávila.

    Un muy interesante artículo el suyo; ojalá que estos que nos gobiernan, sea oficialmente o “en funciones,” leyesen sus escritos. Otro gallo nos cantaría.

    Sería deseable que se hiciese una revisión objetiva y no partidista del período de la Guerra Civil Española; obviamente no debería únicamente limitarse a los años del conflicto bélico en sí (1936-1939) si no que deberíamos remontarnos unos cuantos años atrás para poder entender los motivos que condujeron al mismo situándolos en el contexto histórico apropiado.

    Obviamente esa voluntad no parece existir por parte del Gobierno en funciones y otros anteriores, como así demuestra la Ley de “Amnesia Histórica” (Ley 52/2007, de 26 de diciembre) cuyo objetivo prioritario descrito en el punto 1, del artículo 1. Objeto de la Ley:

    (“… adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.)

    objetivo que está muy lejos de cumplirse, antes al contrario, su aplicación sectaria, partidista y oportunista, lo único que está fomentando es el aumento de la crispación de los ciudadanos y una importante e inmensa fractura tanto territorial, como social; un claro ejemplo lo tenemos en Cataluña.

    Se cargan las tintas “de las maldades de un bando” y se obvian o directamente se borran y olvidan “las del otro.”

    En vez de restañar las heridas, se arroja sal, y muy gruesa, sobre ellas.

    Dejémonos ya de “bandos” y pensemos más en la unidad y en el progreso de la totalidad de los españoles.

    Esta Ley, a mi manera de entender, atenta directamente contra los cuatro primeros artículos del Título Preliminar de la Constitución (se cuestiona a España como Estado de Derecho, se injuria a la Monarquía parlamentaria, se intenta romper con la unidad de la nación, la soberanía que emana del pueblo español “se las trae al pairo,” se injuria a la enseña nacional, se inventan nuevas banderas anticonstitucionalistas a partir de las históricas de las comunidades autonómicas…, se fomentan las lenguas propias de las autonomías en detrimento del castellano reconocida como lengua oficial del Estado y podríamos seguir.

    Pero ya les va bien, es la eterna aplicación del “divide y vencerás”.

    Así pues ante la estulticia de unos y la indiferencia de los otros, se vuelven a repetir los mismos errores y ya conocemos aquella máxima sobre los pueblos que no conocen su historia…

    Dios no lo quiera.

    Atentamente,

    Pedro Dalmau

    Le gusta a 5 personas

  2. Mi General pido disculpas por lo extendido y hasta puede que aburrido, Si no lo publica lo entenderé: A la orden de Vuecencia

    El antiguo combatiente de la Guerra incivil española
    ——————————————————————————————-
    En el año treinta y seis
    España se dividió
    Y quebrantando la ley
    El movimiento estalló.

    Hay recuerdos del pasado
    Que cabalgan por mí mente,
    De fusiles por arados;
    Por desgracia de la suerte.

    Y acaricio aquel pasado
    En el umbral de mí muerte,
    Lo que aún no he olvidado
    Hoy trastorna mí presente.

    Soy antiguo combatiente
    De aquella Guerra incivil,
    El olor de pólvora y muerte
    Están muy dentro de mí.

    Estuve en tantas batallas,
    Siempre al lado del cañón;
    La sangre con la metralla
    Endurece el corazón.

    Una Guerra fratricida
    Por falta de comprensión.
    Y una España dividida
    Plena de maquinación.

    Izquierdas contra derechas,
    Contra si mismo también
    Dando frutos la cosecha;
    La del maldito interés.

    En el año treinta y seis
    La maldad y el odio se desató
    Y atropellando la ley
    La sangre se derramó.

    Tres años de plena Guerra,
    Nuestra España se diezmó;
    La sangre llenó la tierra
    Con semillas de dolor.

    En silencio los arados,
    Canta la ametralladora;
    La muerte por todos lados
    Por las rencillas traidoras.

    En el año treinta y nueve
    La Guerra se terminó
    Y las rencillas se mueven
    Guardando la prevención.

    ¿Cuántos fueron fusilados
    Sin motivos ni razón,
    Por uno y el otro lado;
    Por maldad y por traición?

    La tierra enrojecida
    Por la sangre derramada
    De una Guerra sin medidas
    En la España segregada.

    ¿Si yo luché por España,
    El otro, por quién luchó?
    El filo de la guadaña
    De sangre se empapó.

    Cada uno por un lado
    En detrimento del honor
    Y los derechos pisoteados
    Por la maldita ambición.

    Por una Guerra maldita,
    Injusticia, odio y rencor
    Hasta que alguien grita
    Y comienza el esplendor.

    Fueron tiempos muy duros,
    Pero España floreció
    Brindándonos el futuro,
    Respeto; Patria y honor.

    Hoy que todo ha pasado
    Esperemos que no vuelva más.
    Ya estoy viejo y cansado,
    ¡La muerte viene detrás!

    ¡Que renazca la armonía,
    Que en España salga la luz;
    Porque España es tuya y es mía,
    Unamos a la juventud.

    Ondeando las banderas
    Sin el odio, ni el rencor
    Que se ofusca la ceguera
    En desprecio de la razón.

    Que no vuelva un treinta y seis,
    Ya saben lo que pasó;
    Respetemos a la ley.
    Abramos el corazón.

    Como saben la tierra es sufrida,
    Pero siempre hay un rayo de sol.
    Si se curan las heridas
    Brotarán las semillas de amor.

    Soy antiguo combatiente
    De la contienda incivil
    Y hasta que llegue la muerte
    Estará dentro de mí.

    ¿Si yo luché por España,
    El otro por quién luchó?
    Como a niños nos engañan
    Dividiendo a la NACIÓN.

    Estos versos son del mismo sentimiento, el resumen de conversaciones escuchadas a personas que lucharon en ambos bandos de aquella incivil contienda. Yo nací en la parte perdedora, y aunque me inculcaron odio hacía la llamada derecha, el mismo fue tan efímero como lo que tardaba en darme cuenta de lo que el pensamiento analizaba desde ese punto de vista que sólo se lleva por lo que cree más justo, o lo más intermedio; de tal forma que en el fondo de mí ser estoy en desacuerdo con ambas partes, atendiendo a lo parcial de cada una de ellas. He tratado de ser honesto, y es ahí que me encuentro con la sinrazón de uno y el otro bando. Es verdaderamente vergonzoso, que aún, hoy en día sigan difamando en las formas que se hace, y es vergüenza más, cuando ves que los que tanto mal dijeron de los ganadores sean ellos los que peor lo hicieron, de aquí que me haya desprendido de estas raleas del uno y el otro bando que siguen en las contiendas sociales, las mismas que cada día van de peor en peor. Sólo puedo decirles que me causan verdadero asco, y esto es en el conjunto de los políticos, más a los dos de la llamada cabeza discordante y malhechora de este acontecer que avergüenza el sentir de las personas medianamente sensatas e inteligentes que se hagan ver en la decencia.

    ESPAÑA Año 1.995

    Original de Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 5 personas

  3. Buenos días General Dávila. Magnifico articulo..
    Un afectuoso saludo.

    !!Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Viva la Legión !!

    Josefa López del Moral Beltrán

    Le gusta a 4 personas

  4. Leo siempre con atención sus escritos.
    Cuando de la última guerra civil española (1936-1939) ya creía haber leído casi todas las interpretaciones que parecía darles la gana por acción a una izquierda revanchista y por omisión a una derecha cainita y avergonzada de defenderse que sigue acomplejada y pidiendo perdón por haberlo hecho, me da la impresión que estamos en una nueva interpretación de la guerra civil de 1936, a ver que le parece a Ud.
    Todos los españoles, durante los últimos años de la República, vivían en un paraiso de amor, de solidaridad, se daban flores por las calles unos a otros y la felicidad reinaba en la sociedad, y todo gracias al triunfo electoral y aplastante del Frente Popular (no vamos a hablar mas, ni del número de votos ni de los resultados ni de la campaña electoral ni de nada); entonces vino el General Franco, él sólo (bueno… y con algún despiadado mas y algunos “moros” engañados) y ante no poder soportar tanta felicidad da un golpe de estado para truncar toda esta felicidad de la gente y meter a España en un túnel oscuro donde permanecimos hasta la llegada de Zapatero.
    A todo esto era un mal militar, mediocre persona, mal cazador, mal tertuliano, mal pescador, mal, mal mal… no sabemos como pudo ganar a unos estadistas tan fenómenos como los que tenía enfrente y a todos los españoles que tambien estaban enfrente, en fin… misterios, seguro que habrá alguna explicación progresista a esta derrota.
    Mi General, me parece imposible cambiar este pensamiento que mayoritariamente están metiendo los medios de comunicación, la enseñanza de los niños y jóvenes, que por adolecer de valores lleva a la relativización y ninguneo de todo.
    Soy pesimista.
    Un saludo

    Le gusta a 2 personas

  5. Quien calla otorga afirma el dicho, pero no es cierto. Callan por cobardes y estúpidos porque argumentos y verdades históricas para haberles puesto en su sitio no faltan. Se ha consentido la imposición y difusión por parte de la izquierda de su sectaria visión de la guerra civil y ello a pesar de haber contado durante años con una mayoría absoluta que hubiera permitido implantar una Historia de España verídica e imparcial.

    La visión histórica que hoy conoce nuestra juventud es que sólo Franco fusilaba, callando que socialistas, comunistas y demás familias marxistas mataban a gente inocente, la mayoría de las veces no combatientes y dentro de un plan de exterminio de la religión y la Iglesia católica perfectamente planeado en lo que constituyó un verdadero genocidio que exterminó tres veces más católicos que la Revolución Francesa. Nada de esto existe. No sucedió al parecer.

    No se puede aceptar que los odios de algunos se impongan a la verdad sobre aquellos crímenes de la izquierda y al merecido reconocimiento de sus víctimas. España no puede seguir sometida a una ley sectaria, cínicamente llamada “de memoria histórica”, que en realidad impone una amnesia absoluta sobre todo recuerdo de los crímenes cometidos en uno de los bandos.

    Nada más exacto que calificar a nuestra derecha de cobarde y acomplejada. Esperemos que cambie a partir de ahora y dejen de callar y otorgar.

    Le gusta a 4 personas

  6. Muchas gracias Mi General por tan magnífico artículo. Estoy totalmente de acuerdo con Vd. y pienso que ya es hora, de que se busquen a intelectuales independientes, para que buceen en esta historia de nunca acabar y se cierren de una vez las heridas, en vez de hurgar en ellas. Saludos para todos.

    Le gusta a 2 personas

  7. A mí me gustaría que se acabase de falsear la historia, pero hay unos grupos que la falsea por motivos ventajistas y electoralistas, y conseguir una victoria donde hubo una derrota de todo el pueblo español.

    Voy a contar un relato, que comienza a si, mi abuelo en esa época de enfrentamiento su hijo mayor estaba realiza el servicio militar en Sevilla todos sabemos que una guerra civil se constituye en dos bandos pues el hijo de mi abuelo estaba en uno de los bandos, mi abuelo vivía en la provincia de Granada donde se constituyó el otro bando contrario, padre e hijo se enfrentaron entre sí, pero lo más duro de esa guerra fue cuando su hijo ejerció de guardián de su padre en un recito de un campo de aviación cuando la guerra termino, pero la izquierda se hacen las víctima y los mártires, para sacar réditos electoral y ventajas políticas y pretender conseguir una victoria moral, y justificar sus acciones

    Me gusta

  8. El problema no es solo la memoria histórica asimétrica,y el desbarajuste general que recuerda (dicen)a la republica(tanto que hicieron decir a Azaña que casi preferia volviera Franco);lo grave es que no ha acabado para algunos de la izquierda,en el supuesto de que lo hagan solos,y parece que cuando alguno de estos (o sus atropellos)llegan a algunos gobiernos(via redes o foros) el padrino del agresor es detectado,Hay familias del anterior régimen que llevan sufriendo mas de 40 años estos “accidentes”(de varios tipos incluso atentados en su dia).Todo ello ,unido al comportamiento anticiudadano de muchos recién llegados (sobre todo menores y ciertas procedencias)hace que la vida en España se este complicando para los nativos sin apoyos de ningún tipo,maxime con las leyes que han impuesto desde Londres?que hacen clamar al 80% de los legales (nacidos o no aquí).

    Le gusta a 1 persona

  9. Con permiso de Vuecencia, mi General, Suscribo el comentario de D. José Morales. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Me gusta

  10. Mi respetado y querido General,
    Una vez más acierta en la diana.¡Enhorabuena!.
    La incesante e inextinguible rutilante luz del lucero “CARRO” nimba todo su insuperable artículo. Javier felicitaba las navidades con trozos del LEGIONARIO BENAVIDES. Precisamente era el león “VALOR” (BENAVIDES) y a Malospelos le dejaba la logianilla historia.
    La derrota cuesta asumirla. Los intereses son múltiples y variados, se diría que una batalla de múltiples objetivos con múltiples criterios. Se cuenta lo que el amparador quiere que se cuente.
    Sigue teniendo vigencia no sólo los tres monos sino las tres verdades que nos salpican :
    -ENVIDIA
    -TRAICIÓN y
    -LATROCINIO
    Si nadie relata el puñetazo ante los 17 virreyecillos (de la historia cuasi-mediata), mucho menos tratarán de enfocar el faro de la verdad en la Cruzada Nacional.
    Es una verdad como la copa de un pino que ¡LAS LEALTADES SON CONTADAS!.
    Por la alzheimítica histórica se han ROBADO HONORES A TITÁNICOS HEROICOS HIJOS DE ESPAÑA DE LA DIVISIÓN AZUL. Se ha MANCILLADO EL TRIBUTO DE INSUPERABLE HEROISMO DEL GENERAL MUÑOZ GRANDES derrochado con CINCO BALAZOS EN LA GUERRA DE AFRICA y han puesto en su calle el nombre de un camacho cualquiera. etc etc.
    Para que se callen todos los de la alzheimitica historia les saco a la palestra un hecho sucedido en un pueblo próximo a mi villa.
    Buscaban los rojos a un nacional en la casa dónde vivía. Al no encontrarle se marchaban. Precisamente, en ese momento llegaba el hermano y les dijo al piquete :”¡Demasiado torpes!, y cogiendo el fusil de uno de ellos, entró en la casa , llegó a la cocina y mirando la chimenea disparó a su propio hermano que,estaba en la citada chimenea dónde se ponían las varas para secar la matanza”. ¡ESCALOFRIANTE!
    Ánimo mi General. El entusiasmo jamás se puede perder.
    Jumanu aporta datos muy válidos.
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA TIERRA MAR AIRE Y G.CIVIL
    VIVA ESPAÑA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.