EL CORONAVIRUS. COVID-19 General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Así ha quedado bautizado. <<Co>> por corona, <<vi>> por virus <<d>> por disease, y 19 por el año en que apareció el brote que parece ser fue identificado el último día de ese año. Es el nombre científico y así ha sido nombrado en su nacimiento mundial: covid-19 acaba de llegar al mundo y lo hace para crecer y multiplicarse.

Mi nieto, uno de ellos, recluido en casa sin saber para qué, ni porqué -los niños no se plantean interrogantes- lo ha bautizado mejor, colocando al bichito en el lugar que se merece:

-Abuelo es el rey de los virus porque tiene corona.

Este niño tiene futuro.

Lo primero que se me ocurre es que todos deberíamos hacer un acto de humildad para vernos en nuestra fragilidad y dejar de lado nuestra corona de reyes de la naturaleza. Apreciemos lo insignificante, por peligroso en ocasiones.

En situaciones de crisis, cuando reina la muerte, con corona de virus en este caso, canta y cuenta el amor a la vida, y en ello debe estar presente el honor del hombre, más deseable que la propia vida. Sin ello no habrá victoria. Es necesario un ejército de hombres de honor.

Nos lo enseña la Ilíada. En cuanto el hombre se puso a escribir, a transmitir el dolor y el amor, entre gente de todas las clases y condición, entre guerras y pasiones, se cantó al honor y al valor necesarios para adquirir la condición de hombre. Aprendemos que se lucha por el deber y nunca por la pasión. En el punto de partida de la literatura griega, de toda la literatura occidental, un anciano, Crises, abre la epopeya heroica. Así empezaba el Capítulo I: La peste. La cólera. <<Canta, oh diosa, La cólera del Pelida Aquiles…>>.

<<El hijo de Leto y de Zeus. Airado con el rey, suscitó en el ejército maligna peste, y los hombres perecían por el ultraje que el Atrida infiriera al sacedote Crises>>.

<<Poned en libertad a mi hija…>>.

Termina en el Capítulo XXIV: El rescate de Héctor. <<Príamo, caído a los pies de Aquiles, lloraba copiosamente por Héctor…>>. La compasión y la piedad.

Son momentos, estos de ahora, como entonces, donde se muestra la grandeza y miseria del ser humano, donde todo se refleja, en cada acto cotidiano, valor y cobardía, honor y lo contrario, la lucha y la huida, no hay pasión humana que no quede al descubierto. La mayor de todas es la cobardía que engendra el egoísmo. Contra el valor que engendra el honor.

La Ilíada cuenta la historia del nacimiento de los sentimientos; en un nuevo ser humano.

Ahora se repite el escenario de aquella primera literatura. Escrito está y aflora. Muchos se enfrentan, recogen a los heridos y curan. Otros tienen peor labor. Hay soldados en lucha por todas partes, venciendo al miedo, esperando que Aquiles entre en combate, ellos dan lo mejor de cada uno. Vencerán porque no hay lucha que dure siempre.

No quedarán grabados los nombres de los luchadores, porque la grandeza no describe a los que la usan a diario. Son un ejército de médicos, sanitarios, enfermeros, cuidadores, científicos, técnicos, auxiliares, policías, vigilantes, comerciantes, autónomos, vendedores, padres, abuelos sacrificados, conductores… ¡Son tantos!

No olvidaremos los nombres de los que huyeron al primer sonido de las armas. Se sabrán quienes son los que cerraron y tiraron las llaves de aquellos lugares más seguros, pero necesarios para dar continuidad al ataque. Ninguna Institución del Estado, ningún poder del Estado, Cortes, Gobierno, jueces y magistrados, ningún órgano de la Administración, deben, ni por un minuto, cesar en su actividad. Es su deber encabezar la lucha, sin pedir nada a cambio o, si acaso, el cambio de lugar si hay infección. Ellos no pueden abandonar su puesto por el ataque de un virus por muy mortal que sea. Ni ante la muerte debe haber deserción, menos que ante otra causa.

El valor es auténtico coraje que sabe sobreponerse al miedo. La lección la dan dos ancianos con cuyos nombres empieza y termina la Ilíada: Crises y Príamo.

Empieza con el canto I: La peste. La cólera. Termina con el canto XXIV el de la compasión y la piedad: El rescate de Héctor.

Así empezó la escritura y la historia de los acontecimientos; hasta hoy.

<<En los umbrales del palacio de Zeus hay dos toneles de dones que el dios reparte: en el uno están los males, y en el otro los bienes>>.

En unos el honor y el valor. En el otro ungüento para los cobardes.

De este último ungüento, desde entonces, surgieron las guerras y traiciones. La muerte sale de ese tonel donde se mezcla con la cobardía; son lo mismo.

Todo está escrito en los principios de la literatura griega, de toda la literatura occidental.

En momentos como este solo queda: que cada uno cumpla con su deber. Si es que queda algo de honor y valor.

<<…pues el necio solo conoce el mal cuando ya está hecho>> (Ilíada. Canto XVII).

El mal ya está hecho ante la cobarde reacción de los que deberían estar en primera línea del frente de la defensa. ¿Qué saben ellos de su misión: ser los primeros en servir y últimos en servirse?

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

13 marzo 2020

13 pensamientos en “EL CORONAVIRUS. COVID-19 General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Añoro aquel INSALUD,que tenia potencia humana y economica.Ahora tenemos el lamentable espectaculo de los Servicios de salud autonomicos.Del desastre presente,sus responsables habran de rendir cuentas.Y debemos aprender la durisima leccion que nos espera.
    Belgica,su Gobierno,ordena hoy el cierre de todos,salvo farmacias y supermercados.Aqui nada.
    La legitimidad del gobernante se pierde si no se actua en favor del interes general,que hoy se llama salud publica. Vivan los españoles con honor!!!

    Le gusta a 3 personas

  2. Respetados, y apreciados Generales, y amigos:
    – Siempre te digo lo mismo, queridísimo Gral. Dávila, pero es la verdad. Le doy gracias al Señor, por el regalo de poderte leer un día más, en el que te superas, y en el que como siempre, comparto de principio a fín, lo que escribes.
    – Sin VERDAD no hay HONOR.
    – Con COBARDIA hay VERGÜENZA de todos menos de los COBARDES, porque el problema de los GALLINAS es que les molesta hasta la VALENTIA de los demás porque junto al VALIENTE no puede mimetizarse la falta de HONOR, y lo dejo aquí…
    – En cuanto a tu nieto, supongo que es el mismo que decía en el colegio que su abuelo es “cojonario”. Es entrañable y hermoso.
    – Un respetuoso saludo a todos, y que el Señor nos asista.
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN !!

    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 3 personas

  3. Excelente y muy bien traido artículo, mi General.

    Sin decirlo expresamente, queda V.E. muy bien retratado al Gobierno de los Necios que dirige la Nación, al citar <> (Ilíada. Canto XVII)..

    Ese Gobierno de Necios de la Nación que hace nueve meses desarticuló la Unidad Militar capaz de desplegar un Hospital de Campaña, que fue referencia en la OTAN.
    “Se llamaba Agrupación Hospital de Campaña (AGRUHOC) y dependía de la Brigada de Sanidad (BRISAN) militar. Su especialidad: levantar un centro sanitario con 92 camas, tres quirófanos, una morgue, quince grupos electrógenos, 170 metros de pasillo central, lavandería, dentista… El Ministerio de Defensa lo compró durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, en 2007, para casos de guerra bacteriológica o ante la posibilidad de ataques con armamento nuclear, radiológico, biológico y químico. El equipo socialista gastó 27 millones de euros y el proyecto lo desarrolló la firma alemana Siemens IT Solutions and Services.”

    Ruego a V.E.que me disculpe, si para ampliación pongo el enlace.

    https://www.msn.com/es-es/noticias/espana/sánchez-cerró-la-unidad-militar-capaz-de-levantar-hospitales-hace-nueve-meses/ar-BB117FUE?ocid=spartandhp

    Le gusta a 3 personas

  4. A las órdenes de V. E., mi General.

    Sí, mi General, cantemos “la cólera aciaga de Aquiles Pelida, que a los hombres de Acaya causó innumerables desgracias y dio al Hades las almas de muchos intrépidos héroes”.

    Muy acertada analogía la que hace entre esta situación y la guerra de Troya para referirse al honor, al sentido del deber, al valor, y a todo lo contrario a estos principios sagrados para todo hombre que se precie de tal.

    Me temo, por lo que circula en las redes y está en el pensamiento de muchos, que los responsables de hoy, aún conociendo con antelación la gravedad y el riesgo, ni informaron ni tomaron medida alguna, para no “deslucir” o poner en riesgo de cancelación la toma de la calle para el aquelarre feminista del día 8 sirviéndose de la celebración del Dia Internacional de la Mujer Trabajadora, que tanto rédito y propaganda gratuita les reporta. A saber cuántas personas se contagiarían e intercambiarían virus en esa gigantesca cama redonda de besos y abrazos y otros contactos cuerpo a cuerpo, y la magnitud de la contribución a la propagación de de la enfermedad. Imposible calcularlo.

    Ha sido tal el celo por cuidar de sus intereses, que no son otros que el aguantar contra viento y marea en las poltronas y perpetuarse en ellas, que hasta el décimo sexto aniversario de otro aquelarre de muerte y desolación, el 11M de 2.004, al que tanto deben, lo han hecho pasar de puntillas, inadvertido, y ni lo han mencionado. En las guerras, quizás hasta haya victorias que no interese recordar. Para no despertar la cólera de los vencidos.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 2 personas

  5. En un momento histórico en el que ciertas políticas e ideologías discriminatorias, con fuertes reclamos a un pasado vergonzoso, están resurgiendo en todo el mundo, aparece un virus que nos hace experimentar que, en un cerrar de ojos, podemos convertirnos en los discriminados.

    En una sociedad que se basa en la productividad y el consumo, en la que todos corremos 14 horas al día persiguiendo no se sabe muy bien qué, sin descanso, sin pausa, de repente se nos impone un parón forzado. Quietecitos, en casa, día tras día. A contar las horas de un tiempo al que le hemos perdido el valor, si acaso éste no se mide en retribución de algún tipo o en dinero. ¿Acaso sabemos todavía cómo usar nuestro tiempo sin un fin específico?

    En una época en la que la crianza de los hijos, por razones mayores, se delega a menudo a otras figuras e instituciones, el Coronavirus obliga a cerrar escuelas y nos fuerza a buscar soluciones alternativas, a volver a poner a papá y mamá junto a los propios hijos. Nos obliga a volver a ser familia.

    En una dimensión en la que las relaciones interpersonales, la comunicación, la socialización, se realiza en el (no) espacio virtual, de las redes sociales, dándonos la falsa ilusión de cercanía, este virus nos quita la verdadera cercanía, la real: que nadie se toque, se bese, se abrace, todo se debe de hacer a distancia, en la frialdad de la ausencia de contacto. ¿Cuánto hemos dado por descontado estos gestos y su significado?

    En una fase social en la que pensar en uno mismo se ha vuelto la norma, este virus nos manda un mensaje claro: la única manera de salir de esta es hacer piña, hacer resurgir en nosotros el sentimiento de ayuda al prójimo, de pertenencia a un colectivo, de ser parte de algo mayor sobre lo que ser responsables y que ello a su vez se responsabilice para con nosotros. La corresponsabilidad: sentir que de tus acciones depende la suerte de los que te rodean, y que tú dependes de ellos.

    Empecemos a pensar en qué podemos aprender de todo ello. Todos tenemos mucho sobre lo que reflexionar y esforzarnos. Con el universo y sus leyes parece que la humanidad ya esté bastante en deuda y que nos lo esté viniendo a explicar esta epidemia, a caro precio.

    Le gusta a 4 personas

  6. Un virus ha puesto de manifiesto que estamos con el peor gobierno posible y que el Estado de la Autonomías es inservible, aparte de caro y fomentar la corrupción.

    Le gusta a 4 personas

  7. ¡Bravo General Dávila, excelente artículo!

    Y con la IIíada como hilo conductor.

    <> (Ilíada. Canto XVII).

    Qué más se puede decir que usted no haya escrito y el resto de contertulios no hayan enriquecido con sus aportaciones.

    Armémonos de honor y valor para afrontar esta terrible crisis, que ya otros se han untado bien de cuanto ungüento han encontrado, para enmascarar su temor y bellaquería.

    Un saludo a todos y mucho ánimo ante la adversidad.

    Un saludo a todos,
    Pedro Dalmau

    Le gusta a 3 personas

  8. Magnífico e impresionante artículo el suyo Mi General. Hace un repaso por los clásicos griegos, que ya los quisieéramos tener en estos momentos. Muchas gracias, siempre unidos. Saludos para todos.

    Le gusta a 3 personas

  9. De algo malo podemos sacar algo bueno. Esta pandemia nos obliga a abrir los ojos,. No tienen sentido las Autonomías. La Sanidad debe estar centralizada, así como la Enseñanza, es de sentido común.
    Actuamos ahora o luego será .ya tarde.
    Demostrado el desastre y aprendida la lección, los políticos tienen la palabra. Demostrar que a vosotros, también os importa España. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    .
    El delató de hoy de matrícula de HONOR.🇪🇸

    Le gusta a 4 personas

  10. Estamos en una situación grave, según hoy el parte de las tres. Pero no he visto nada escrito quien a provocado este virus y quien pagará las desgracias que esta ocurriendo, con los fallecidos. Me gustaria una explicación. Muchas gracias

    Le gusta a 1 persona

  11. Con permiso de Vuecencia, mi General. ¿Cuántos políticos de hoy en día han leído los clásicos griegos. filósofos latinos, sobre todo los españoles? ¿ Como pueden gobernar, dirigir, un pueblo que no conocen?, ¿ Saben lo que significa honor, valor, honradez?. Esto no habría ocurrido si se hubieran tomado medidas desde el primer caso.
    He visto una entrevista, de la que no se ha dado publicidad donde hay pruebas de ataque bacteriológico ¿Es verdad? ¿Quién es responsable?.
    Mi General, por favor, no deje de escribir y denunciar los males que nos acechan por culpa de políticos egoístas y bolcheviques. ¡Arriba España y viva La Legión! Julio de Felipe

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .