LA PEOR DEUDA DE UN GOBIERNO INFAME. QUE NOS DEVUELVA A LOS MUERTOS Rafael Dávila Álvarez.

La edad sí que importa. En la Ilíada todo empieza cuando un anciano reclama la libertad de su hija.

<<¿Cuál de los dioses promovió entre ellos la contienda para que la pelearan?>>.

La pandemia lo ha dejado bien claro. Somos demasiados y no hay para todos. A la hora de elegir señalan a los viejos. ¿Se equivocan? Claro. Nadie es quien para elegir. La libertad es igualdad ante la vida y la muerte que no distinguen, sino que extinguen las dos. Lo mismo se lleva a uno que a otro. Es el precio de ser libre. Si la vida estuviese hecha a base de milagros no merecería la pena. La libertad se enfrenta siempre a la muerte y nadie puede confiar en los años ni en su juventud, porque llega sin distinguir el día, ni la hora.

Difícil de entender. Cada uno tiene sus propias armas, pero a la vejez solo le queda dejarse en manos de los demás. Volvemos a ser como niños a la espera de regresar al lugar de dónde venimos.

¿Seremos muchos y por ello la guerra?

<<Cuando el mundo se encuentra sobrecargado de habitantes, el único remedio es la guerra, que provee a cada hombre, ya sea con la victoria o con la muerte>> (Hobbes).

En esas estamos.

Me dice un viejo guerrero político, curtido en mil batallas, que ya no le quieren en ese mundo, les parece muy antiguo. La antigüedad ya no es un grado, sin darse cuenta que el voto jubilado representa más del 30%, doble o triple que el de los menores de 30 años. Solo hace falta alguien que sepa aunarlos y aprovechar voto y experiencia. Son los grandes olvidados y el reflejo de una sociedad desagradecida. Molestan los viejos; viven ahora demasiado. Pero votan.

La guerra está definida en la Ilíada. No la de los cañonazos, sino la de la vida misma, de amores y pasiones, el corto acto entre la vida y la muerte, de intensidad y grandeza por encima del tiempo, de dioses que se creen hombres, y hombres hijos de dioses. <<Quien a los dioses obedece es por ellos atendido>>. Entre el deber y la pasión, unos súbditos, otros cobardes, unos que luchan por los suyos, otros para llegar al conocimiento de los hombres venideros, otros por la descendencia.

Muy pocos para dar ejemplo de vida y muerte. Eso ya no está valorado.

Héroes de cuentos populares que van cambiando el nombre según el momento y el aedo que lo relata. Cuando nos canta que lo peor de la batalla no es morir en ella, sino regresar a casa vivo, donde ya nada es ni será igual. Una odisea, con final fracaso cuando pensabas que ya todo había acabado y estabas en la calma.

La guerra termina con la súplica de la vejez por recuperar el cuerpo joven del guerrero, que era su hijo, su descendencia. Para recuperar la honra de su pueblo, tuvo el anciano que engrandecerse con la humillación:

<<Mas, ¡ea!, a los dioses ten respeto,

Aquiles, y piedad de mi persona,

recordando a tu padre,

si bien de compasión soy yo más digno,

porque yo soporté lo que hasta ahora

ningún otro mortal sobre la tierra:

a mis labios llevarme yo la mano

del varón asesino de mi hijo>>.

Nunca la historia de la guerra ha dado un gesto de tan sublime grandeza.

Gesto que otros han despreciado en uno de los momentos más tristes que ha vivido la humanidad. Pandemia diaria es la vida, guerra y muerte. Continuación uno de lo otro. Pero hasta en la guerra más cruel te devuelven el cadáver de lo más querido.

Los 40.000 ruegos a Aquiles, multiplicados con lamentos, para que devuelva y reconozca nuestros cadáveres, no han sido atendidos. No habrá descanso ni consuelo.

Es la peor deuda que un Gobierno infame ha contraído con esta sociedad adormecida que quizá sea esto lo que se merece. Incapaz de luchar ni por sus muertos.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

1 JULIO 2020

10 pensamientos en “LA PEOR DEUDA DE UN GOBIERNO INFAME. QUE NOS DEVUELVA A LOS MUERTOS Rafael Dávila Álvarez.

  1. Con el permiso de Vuecencia y si a bien lo tiene mi General:

    Al desgobierno de pais
    ———————————————————-
    Libertarios dispensados
    del deber que corresponde
    a las mujeres y hombres
    que representan al Estado
    del acontecer sin nombre.

    Sois la peste que ilumina
    a la necedad y al rencoroso,
    las babosas y a los babosos
    que el bien hacer recriminan
    del modo más peligroso.

    No os tocáis el corazón,
    porque la sucia conciencia
    comulga con la indecencia
    que engrandece la sinrazón
    depreciando la excelencia.

    El respeto y la importancia
    de aquello que lo merezca
    en las formas que obedezca
    con decoro, y la prestancia
    que con dignidad se ofrezca.

    Haciendo valer el derecho
    de la sociedad comprendida,
    que haciendo cantos de vida
    dieron la cara, y el pecho
    atendiendo a las medidas.

    De los preceptos que honran
    el noble comportamiento
    que ensalzan los pensamientos
    sin las telarañas, ni sombras
    que vallan el confinamiento.

    Utilizan esta maldición
    para seguir en las butacas
    con la desfachatez que atacan
    a los partidos de la oposición
    que en la desunión destacan.

    Mientras ellos cierran filas
    unidos con las morrallas
    que van ganando medallas
    ante el pueblo que desfilan
    con el cinismo que explayan.

    Hasta de la misma desgracia
    quieren sacar beneficios,
    sin pensar en los perjuicios
    emanados de la arrogancia,
    las indolencias. Y EL VICIO.

    España día 1 de julio de 2020

    Ramón Lencero Nieto

    Le gusta a 4 personas

  2. Muchas gracias Mi General. Tiene toda la razón, la sociedad está adormecida, no se inmuta por nada y para nada, los muertos están muertos y nada más, que no se sabe donde están la mayoría, que mas da. Me pregunto si hemos llegado a este extremo, ¿Qué más nos queda por experimentar? siempre pensé que la edad no importa mueren jóvenes, mueren mayores. La muerte no respeta a nadie. ¿Quiénes son ellos para decidir la prioridad de las personas? Saludos para todos.

    Le gusta a 3 personas

  3. Mi respetado General, amigos, y lectores del blog:
    – Me gustaría saber escribir plasmando las ideas con el fondo literario que V.E. sabe hacer, pero iré directa a mi idea porque yo no sé hacer una literatura tan magnífica como la de V.E..
    – España cada vez se parece más al “paraíso” bolivariano, y la implantación del pensamiento único en nombre de salvaguardar la libertad …la libertad de los que detentan el poder contra la voluntad de los españoles, así nos acercamos cada día más a Venezuela, de entrada se deja morir a la experiencia de nuestros ancianos.
    – El último Consejo de Ministros parece ser que ha decidido prohibir la Fundación Francisco Franco…pues yo que siempre he dicho -y mantengo- que no soy franquista (aunque me mato por el Fundador de la I Bandera de La Legión que sin ser de Estado Mayor en el campo – que es donde se demuestran las Cornetas de los buenos infantes- les batió el cobre a todos los militares de su época), decidí hace tiempo que si prohíben la Fundación, si me admiten, en la clandestinidad, me daré de alta en ella.
    – Si no fuera trágico sería como para reírse, que l’enfant terrible, del Marqués de Galapagar, que juega a revolucionario trasnochado, haya olvidado el lema de Dani el Rojo en París durante Mayo del 68, (que para mi ha sido la última Comuna de París aunque no se la denominara así), decia que que yo que soy de derechas ( pero sin complejos, porque tengo una sensibilidad social prioritaria), defiendo a capa y espada el “prohibido prohibir” del Mayo francés del 68…a buen entendedor…
    – Acabo ya; durante la dictadura soviética se logró filtrar algún libro de disidentes políticos rusos concienciando sobre los malditos gulags y sus destierros en ellos (Sholchenitzin, por ejemplo).
    – Armando Valladares durante su confinamiento en las cárceles cubanas logró filtrar en papel higiénico, su testimonio sobre “el bienestar”, y la libertad, en Cuba (aconsejó leer, a quién no lo haya hecho, su durísimo libro “Contra toda Esperanza”, narrando la dureza de las torturas en las cárceles de Fidel Castro).
    – Nuestro heroico Cpt. Palacios a su vuelta de su prisión en la estepa rusa pudo escribir “Embajador en el Infierno”…
    – Pues tras años de intentarlo denodadamente, hasta ahora no logré hacerme con un libro de la disidencia venezolana, en concreto “Sangre y asfalto” de Carol Prunhber, editado por Kalathos, no había nada al respecto, o es materialmente imposible conseguirlo.
    – Que el sacrificio de nuestros muertos, o perseguidos, difamados, etc., por poner su inteligencia al servicio de nuestra amada Patria no perezca en el olvido.
    – Sigamos la senda marcada por nuestros hoy denostados héroes. Al menos yo no conozco otro camino…

    ¡¡ SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!!
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MI REY SERVIR HASTA MORIR, VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, VIVA LA LEGIÓN!!
    Esperanza González de Fonseca Marco
    ( Dama Paracaidista Auxiliar de Sanidad Militar)
    (Diplomada en Ciencias Políticas)

    Le gusta a 1 persona

  4. Por todo ello este desgobierno tiene que caer. No sé cómo ni por quien, pero no puede continuar. Europea nos lo hará pagar

    Le gusta a 2 personas

  5. Con permiso de V.E., mi admirado General.
    Respecto a su acertado comentario (como siempre, impecable), sólo una apreciación:
    “Pan y Circo”
    Conoce la expresión de sobras y por ello me permito la libertad, con respeto, ¿Cree que las gentes se movilizan hoy por el Espíritu?, ¿Considera que los “elementos sociales humanos” sienten algo por su Patria?
    “Pan y Circo”
    Dales mil euros mensuales (aunque se los tengas que quitar a otros) a los vagos y déjalos vivir a su aire (ocupando el espacio, privado o libre, que les dé la real gana).
    “La información es poder”.
    También, sobradamente conocida por todos. ¿Cree que el que se hace pasar por Vicepresidente con coleta y chepa oculta, se encuentra de brazos caídos? A ver quién tiene huevos para hacerlo volver a vivir a Vallecas “entre su gente de toda la vida”. Está amasando y lo peligroso es que se lo están sirviendo en bandeja.
    Somos muchos los mayores y yo pregunto a V.E., mi General. ¿Qué esperamos para unirnos y que nuestra REAL FUERZA se note en nuestra Patria?
    Simplemente, un líder cono VOS, SEÑOR.

    Eduardo Indiano
    Oficial de la Armada (R)

    Le gusta a 2 personas

  6. Esta sociedad adormecida, que quizá sea esto lo que se merece, INCAPAZ DE LUCHAR NI POR SUS MUERTOS.
    Porque antes de esta ignominia, soportó con inaudita mansedumbre, la profanación de un cadáver y de la reciente historia de España.
    Hasta en la guerra más cruel, te devuelven el cadáver más querido. Pero cuando impiden a su familia la libre disposición de los restos ¿Qué puede esperarse de gobierno tan infame?
    No se trata ya de crueldad -que también- sino de infamante felonía.
    Muchas guerras han comenzado reclamando la libertad de un hijo… o de un padre.
    O por no respetar a los difuntos y a sus deudos. Sea uno o 40.000
    Pero aún quedan viejos que no besará la mano del enemigo implorando la devolución del cadáver.
    Vivirán con la esperanza de recuperarlo a viva fuerza, antes de que por ley de vida tengan que efectuar su postrer desfile.
    Y por ello pasarán, los muchos o pocos años de vida que les resten, con la ilusión de escuchar el toque de generala.

    Le gusta a 3 personas

  7. Muy interesante tu relato, tienes razón en todo. La vida nos trae estos problemas y su solución es difícil. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 1 persona

  8. De ésta Pandemia saldremos más fuertes… !Que infame propaganda, que menosprecio a nuestra inteligencia y a nuestros corazones doloridos!

    ¿Cual es la dignidad, mi General, de besar la mano de quién ni siquiera nos entrega el cadáver de nuestro hijo? ¿Ante quién nos lamentamos? No por cierto ante Aquiles, que más quisiera.

    Nuestros lamentos llegarían a LA NADA, porque eso es lo que tenemos ante nosotros, LA NADA. Inútil lamentarse ante el vacío.

    Nuestros muertos serán sólo eso, nuestros, de nuestra pena y nuestro desconsuelo, para vergüenza de todos.

    Margarita Alvarez-Ossorio

    Le gusta a 2 personas

  9. Margarita: Siento, no estar de acuerdo contigo , en algunas cosas.
    En mi caso es distinto, tuve la suerte de no ir al hospital, allí el gobierno habría solicitado mi Alta, para que no viviera, y hoy no podría estar escribiendo. QUE VERGÜENZA, y que infamia.
    Este despreció a los “mayores “, nunca lo olvidaré. Me he sentido
    atropellado y vejado, mi Pandemia continúa por ese motivo, me siento despreciado y no volveré a ser el mismo nunca.
    Admiro a los médicos y a todo el personal sanitario. Los demás una pena.(políticos)
    Margarita, estoy totalmente contigo y con todas tus palabras, de ellas salen las mías. Gracias. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Me gusta

  10. Apreciado General Dávila.

    Encomiable artículo el suyo.

    Me atrevería a puntualizar que más que adormecida, la sociedad está alienada, inmersa en una situación de anomia y que acepta sin rechistar todas las medidas implementadas por los políticos de turno sin llegar, ni tan siquiera a cuestionarse la conveniencia o no de las mismas; ni tampoco es capaz de realizar la menor crítica o demandar responsabilidades políticas y penales por los errores acaecidos.

    Quizá sea esto lo que la sociedad se merece, al menos ese fue el resultado surgido de las urnas el 10 de noviembre de 2019.

    Un saludo a todos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .