¿VACUNAS? NI PARACAÍDAS Rafael Dávila Álvarez

Ni vacunas ni paracaídas. La gestión sigue siendo nefasta y de consecuencias mortales. Les da igual. Luego hacen un homenaje y cuando llegan las elecciones se les vota.  Siguen a lo suyo que es tirarnos del avión en marcha y sin paracaídas.

Otros se van de vacaciones con un sobre que lleva un amigo que le sigue a todas partes y aprovechan el viaje para darse un homenaje con champán porque el cava le da un poco de ardor en la parte izquierda del estómago.

Viajan todos con todo gratis. No ha sido el único a pesar de pilotar la nave al abismo porque el piloto se quedó sin paracaídas en aquel vuelo que los llevaba a Benicàssim; como a Canarias.

Al avión hay que subir vacunado y con paracaídas. Lo aprendieron los que manejan las naves aéreas en crisis—creo habérselo contado—, y lo dejó escrito el de un Junker alemán que en plena guerra civil regresaba a Tetuán después de haber dejado a unos cuantos legionarios en Sevilla. En el avión solo el capitán piloto y un mecánico. Los motores del Junker empezaron a mostrar fatiga y aquello se ponía peligroso. El piloto aferrado a sus mandos le pidió al mecánico que buscase los paracaídas. La situación era tensa, el avión vibraba como una batidora o saltaba en el aire como un canguro.

—¡¡¡Los paracaídas!!! Gritaba el capitán. Solo el ruido metálico de la chatarra del avión.

Angustia sobre el agua del Estrecho, palabras cada vez más convertidas en palabrotas. El final de la escena es lo que ustedes esperan. Aparece el mecánico en la cabina abrochándose el paracaídas, ya equipado y preparado para el salto.

—Mi capitán es que su paracaídas no aparece por ninguna parte.

Quizá del susto o de indignación, el piloto pudo hacerse con la nave y tomar tierra. No sé si tiraría al mecánico en mitad del Estrecho. Sé que es real lo que cuento. Es historia de la aeronáutica militar.

A la hora del yo-tú es muy difícil la elección. Si el Falcon 900 vuelve a Benicàssim mejor contar los paracaídas y llevarlos a mano.

Semana Santa ¿en La Mareta o en Doñana?

No hay paracaídas para todos, aunque aviones sobran y caras (de cemento) más.

Pilotos arriesgados que sean capaces de conducir la nave a pesar de la tripulación que llevan, quedan muy pocos. A unos los echan, a otros los tiran sin paracaídas y la mayoría opta por volar en naves extranjeras llenas de marcianos.

Esta es la sociedad secreta de las trampas, donde ellos parten y reparten. Los paracaídas ya lo están y la nave va sin piloto.

El problema de España ya no es ni siquiera saltarse la cola, sino la cara y la cola y quienes con una organizan la otra. Sobre todo el reparto de paracaídas en los Consejos de Administración, con secretos de gasolinera o de los otros como avales para que te permitan ajustarte los atalajes.

Espabilen. Sacúdanse la pereza. Cuando les toque el turno ya no será necesario el paracaídas. Se habrán estampado contra la realidad del duro suelo.

Es muy difícil salir de la zona de influencia de estos personajes. Muy difícil y harto peligroso volar como Dédalo para escapar consciente de la  caída de Ícaro por querer volar alto. Yo estoy dispuesto y preparado para saltar al vacío sin previo aviso y sin protección. Solo pido un favor: ¡No empujen!

—Mi capitán es que su paracaídas no aparece por ninguna parte.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

10 marzo 2021

 

 

14 pensamientos en “¿VACUNAS? NI PARACAÍDAS Rafael Dávila Álvarez

  1. Buenos dias:
    España va como el Titanic: a pique. En dicho buque, también hubo gente con cara de cemento armado, saltándose las colas y los protocolos, en detrimento como siempre de los más débiles.
    “Las mujeres y los niños primero” dijeron.
    Y se colaron.
    Ricos, oficiales, jetas, mediopensionistas y alguno que pasaba por allí.
    Los que pueden tienen flotador, el resto, a ahogarse. España hace aguas por todas partes.
    Y la orquesta sigue sonando.
    Un saludo a todos.
    Siempre COE.

    Le gusta a 7 personas

  2. A las órdenesde V. E., mi General.

    Pues sí, el que los paracaídas con sus atalajes, y otros medios de seguridad y emergencia, estuvieran en el avión, en su lugar específico, bien visibles y asequibles, y obviamente en número suficiente para cada ocupante, tripulante o pasajero (nosotros decíamos “paquete” y vigilábamos sin disimulo a los que nos parecían gafes), era rsponsabilidad precisamente del mecánico, quien además era quien tenía que explicar su manejo en caso de necesidad al esporádico pasajero que no tuviera práctica. Compadezco al del Falcon.

    Era obligatorio ponerse y ajustarse el atalaje al entrar en el avión, así como tener el paracaídas junto a uno para colgárselo al pecho sin dificultad ni demora si lo ordenaba el piloto. Algunos comandantes de aeronave se curaban en salud y exigían que se llevara puesto durante todo el vuelo. Cosa bastante incómoda para los miembros de la tripulación que teníamos que movernos por el avión. Y cuando nos conocíamos y teníamos cierta confianza, pues eso de ponerse el atalaje nos parecía un gesto de desconfianza y mala educación, de miedo, vamos, y alguna vez ni siquiera nos molestábamos en comprobar si los paracaídas estaban en su sitio, en la cola del avión, y si había para todos. En cierta ocasión, ya en el aire, la curiosidad me llevó a buscar dónde pudieran estar, pues no se veían a simple vista, y no los encontré por ninguna parte. No dije nada para no alarmar a nadie, y una vez de regreso en tierra, pude saber que se los habían llevado para revisión reglamentaria, pero se habían olvidado de poner otros en sustitución.

    Lo sorprendente era que la llave del avión la guardaba el mecánico y nadie podía acceder sin que él le abriera y supervisara lo que hacía.

    En el viejo Junquer me habría gustado llevar a estos pasajeros de ahora, con su etiqueta de VIP, para que disfrutaran de los baches y descendencias en aire turbulento. Era muy divertido, y hubieran aprendido a rezar al verme algunos días encaramado al salpicadero y con el brazo derecho haciendo la función de limpiaparabrisas con un trapo en la mano para hacer desaparecer el aceite que perdía y le salpicaba del motor central, y así pudiera tener visibilidad el piloto.

    Aquello sí que era volar. Qué tiempos.

    ¡¡¡Viva España!!!

    Le gusta a 8 personas

  3. Mi respetado y muy querido GENERAL,
    ¡VACUNAS Y PARACAIDAS vs. MITOLOGÍA y REALIDAD! .
    El más famoso arquitecto y artesano con la soberbia de no poder asumir tener rival alguno que le pudiera hacer sombra.
    Las vacunas llevan largo tiempo funcionando sin control alguno, según comentó Yápide. Quien ayudo a los de Berlín para que no bajasen el patinete de cola y ahorraban tiempo ha vuelto a renacer.
    De la noche a la mañana se traen al Honorable con la intención de dar nueva vida AL ROSELLÓN. Lo malo no era solamente eso. Resulta que en sus objetivos estaba camuflar y disponer de algo esencial que ahora esconde EXTREMADURA el LITIO 7 tan indispensable catalizador en la fusión.
    Precisamente aparece de súbito “talismática y pura, cual pudiera decirla Virgilio el divino”…LA IMPENSABLE MONTAÑA TELUROSA SUBMARINA. Ni más ni menos que la SEXTA FLOTA de maniobras con el primillo.
    ¿Dónde estamos?. . En el triple dado del MACTAE se quedan admirados. Ya no hay miedo a que los delfines sufran rasguños. ..la voz inconfundible de TALO por la pista de Ariadna: ¡Mi alférez no se retira ni DIOS!, le cubriré con mi cuerpo. Cerca del Oder las IMPERIALES ALAS siguen cantando : Bei eine Kaserne vor dr grossen Tor….
    A la orden de V.E
    VIVA EL REY
    VIVA EL EJÉRCITO DEL AIRE
    VIVA Y ARRIBA ESPAÑA

    Le gusta a 7 personas

  4. 1,3 millones de vacunados, dividido por 47 millones de españoles, y multiplicado por 100, da un resultado de 2,7%. Enhorabuena: los peores en todo. Y los USA haciendo maniobras Canarias minerales estratégicas con el moro. Pero no se preocupen, las lenguas vernáculas van a florecer y la penetración anal inversa progresará adecuadamente de la mano de la afortunada Beatriz Gimeno, bienpagada Directora del Instituto de la Mujer.
    ¡Dios salve a España y al Rey!

    Le gusta a 3 personas

  5. Mi General el artículo Chapeau!!!!!!!!!!!!!!!!!.
    Me ha hecho mucha gracia ,las claras alusiones a estos mangarranes que nos desgobiernan, si es que ya se puede desgobernar más,.
    ¡¡¡Sargento, mi paracaidas!!!!!!!!. Yo he conocido a miles de Sargentos , solian ser los primeros en Servir, y los últimos en pedir.
    No obstante , tambien con la misma cara, o más, que ese del vuelo del chascarrillo.
    De todos modos , con poco hemos hecho mucho”Como el milagro de los panes y los peces” perdóseme la malisima comparación. Pero en algunos casos , se ha parecido.
    Como siempre, Saludo con taconazo y ¡¡¡ARRIBA SIEMPRE ESPAÑA!!!!!!!!!!!
    Y en Motril se dice” y una mierda para el Chaquetas!!!!! Personaje ilustre de la venta de bicicletas de la historia de este Pueblo.

    Le gusta a 5 personas

  6. Buenos días, mi General, y todos. No sé si los falcon y airbús del ejército, todavía llevan paracaídas, y de ser así, estén preparados para saltos a altura y velocidad de crucero, pero dicho esto, esos chismes, (o por lo menos, los atalajes deben ser más personales que el cepillo de dientes. Los consejos de administración son como los colchones para que todos esos que usan “puertas giratorias de salto” no necesiten paracaídas; lo malo es que cada vez que un tonto vota, el colchón se vuelve más gordo y mullido. Y tengo la desagradable impresión de que uno de esos tontos soy, ¿era?, yo mismo.

    Le gusta a 6 personas

  7. Dice mi querido General: “Es muy difícil salir de la zona de influencia de estos personajes. Muy difícil y harto peligroso volar como Dédalo para escapar consciente de la caída de Ícaro por querer volar alto. Yo estoy dispuesto y preparado para saltar al vacío sin previo aviso y sin protección. Solo pido un favor: ¡No empujen!”

    Y yo digo: Mi General, mi paracaídas ha aparecido y estoy dispuesto a dar mi último salto sin que me empujen, un salto a mi interior como refugio para encontrarme libre, tranquilo, sin límites, como un sueño de paz y libertad…

    Mi interior es un lugar
    donde descansar mis penas,
    donde no siento heridas
    ni lloro a escondidas,
    donde puedo reír libremente,
    donde mis ojos brillen de dicha
    y mi voz tiene valor,
    donde puedo respirar tranquilo,
    sin que me ahoguen los políticos,
    donde mi vuelo no tenga límite
    y duerma con tranquilidad,
    donde me sonríen las estrellas,
    donde el sol nunca me falta,
    donde la lluvia siempre es
    mi mejor acompañante;
    y aunque el viento sople en contra,
    mi añorada España continúa,
    pues no dejaré nunca de soñar,
    porque en sueños es libre el hombre.

    Un abrazo a todos con mi ¡¡¡ VIVA ESPAÑA !!!

    Pedro Motas
    Veterano Caballero Legionario Paracaidista de España

    Le gusta a 6 personas

  8. No se si los aviones ahora llevan paracaídas . No es tan fácil “lanzar “,por las puertas a los pasajeros , con ninguna experiencia. Esto estará reglamentado y detallado en el plan de vuelo. Hablamos de vuelos regulares.
    Los profesionales ,salimos como cohetes durante el Curso, pero eso es otra historia. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    Le gusta a 5 personas

  9. A propósito que vá de aviones y paracaidas cuyo relato es magnífico ,mi General muy bien traido el comentario a este blog, pero así vamos, solo pretenden salvarse los del gobierno y a los suyos. Ya aparecen los resultados de la visita de aquella señora de Venezuela que aterrizó en Barajas y pasó clandestinamente con sus maletas ,ocultando su contenido y atendida por el Sr.Avalos, nada menos; era un viaje de Estado. Hoy florece la noticia en la prensa, el gobierno salva la aerolinea venezolana Plus Ultra participando economicamente en ella.
    Dicha linea es según dice la prensa de esta buena y humilde visitante y de la esposa de un cierto mandatario llamado Maduro. Nos sorprendemos cada dia como uno de los parrafos del Quijote, cosas veredeis Sancho.
    Por tanto, digamos Viva España ,Viva el Rey y Viva la Legión.

    Le gusta a 4 personas

  10. Es que hay pilotos que los tienen “bien puestos”. En un documental que vi hace años, se contaba cómo el piloto de un Pucará argentino (avión de hélice diseñado para lucha antiguerrillera) fue alcanzado por el fuego de un cañón de 20 mm de un Harrier de la Royal Navy y el piloto se empeñó en seguir volando y logró hacerlo aterrizar, a pesar de tener paracaídas. El mismo piloto británico del Harrier se quedó sorprendido del valor del piloto argentino.

    Le gusta a 4 personas

  11. Buenas tardes

    Hablando de saltos sin paracaídas, me temo que la presidenta de la Comunidad de Madrid se ha lanzado al vacío con buen criterio, pero sin saber demasiado bien dónde irá a caer para poder salvarse. La maniobra era imprescindible, visto lo visto en Murcia, y para vergüenza de ese otro partido en plena decadencia, que se han entregado al enemigo para seguir cobrando, al menos en lo que quede de legislatura. Ni siquiera por un plato de lentejas, apenas por unas migajas de pan

    Si vox no acude al rescate olvidando agravios del eminentemente inútil presidente del partido popular, y la comunidad de Madrid cae en manos del actual gobierno de la Nación, vamos listos. Si no es así, nos quedaremos huérfanos de todo, y sin saber a quién votar si por ventura nos dan la opción, sea cuando sea.

    Siento mucho si me he salido del guion del artículo de hoy., pero estoy impactada por la noticias que he venido oyendo durante todo el día, a través de medios digitales, por supuesto.

    Ahora habrá que esperar a Mayo, al menos para las elecciones de la comunidad de Madrid, y que no se pierda ni un voto, aunque nos cueste un dolor de estómago votar al partido que representa la señora Ayuso. ¿Entenderá el señor Casado que es a ella y no a él a quién votaremos? Esperemos que lo entienda, por su bien y por el de todos los españoles.

    ¿Se enterará ese eminente señor de que está llevando a su partido a la nada? ¿No habrá quién le obligue a dimitir y ceda ese lugar a alguien con más redaños y más vergüenza?

    Hoy he escuchado una entrevista que le hace un periodista español residente en Canadá a Cayetana Alvarez de Toledo, y podría decir sin mentir que todo lo que ella ha dicho lo podría hacer mío sin una sola objeción. Y a ese elemento culto, preparado y valiente, lo echan prácticamente del partido. Que egoísmo absurdo, que falta de sentido, que sensación de suicidio político se nos queda en la boca…

    Sólo nos queda esperar un poco más de sentido patriótico en Vox para que apoye a Isabel Díaz Ayuso y al menos Madrid se salve

    Saludos,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .