¡QUE VIENEN LOS ROJOS! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

En la Academia Militar en todos los ejercicios combatían rojos contra azules o viceversa. Casi siempre nos defendíamos de la invasión roja con una defensiva a toda costa en el arroyo del Guajaraz (Toledo). Seguro que Putín todavía tiembla cuando oye hablar de la defensa española, como inexpugnable. Atravesaban Europa en un pispás y quedaban detenidos en un arroyo perdido por Toledo, cuna de civilizaciones.

Hubo un tiempo en que se cambió lo de rojo por naranja. Debió de ser por aquella época de la Transición, en la que llegamos a creer que los rojos no lo eran tanto, que no tenían cuernos ni rabo. Nos equivocamos, o nos engañaron; como siempre. Eso sí, el azul siguió siendo azul.

En la Guerra Civil se usaban aquellos lápices, que alguno recordará, azul por un lado y rojo por el otro. Con ellos y la Guía Michelín se les ganó la guerra.

También se solía decir, a algunos, muy pocos, pero abundantes: <<Eres más rojo que el capote de Cagancho>>. Es que hay rojos y muy rojos; tonalidades. No faltan los rojillos, que son como un sucedáneo, o como el tabaco de liar, baratos y con estacas.

Lo de rojo (s), hay quien piensa que es algo inventado por los azules. No. Ese juego cromático lo inventaron ellos mismos.

Cosas de la guerra, aquella que empezaron en el 34 y convirtieron por su espesa voluntad en Guerra Civil.

<<La guerra preventiva comenzó en 1934>> (Gustavo Bueno). Conviene tenerlo muy en cuenta.

En Barcelona empieza todo el 4 de octubre con Companys apoyado por comunistas y socialistas. Miedo, tiros en la calle, declaración de independencia el 6 de octubre, el Estat català. Se apoyan en los mozos de escuadra y en los pelotones de escamots de Miguel Badía, el Capità Collons. El 5 de octubre de 1934 se declara el estado de guerra en Asturias. El día 6 en Madrid por el general de la I División. En Barcelona por el de la IV División, el general Domingo Batet, que acaba en pocas horas con el Golpe de Estado en Cataluña. Es la República contra la revolución republicana. El Gobierno responde militarmente. ¿A quién se enfrentaba? Ellos, los revolucionarios, se definen en el bando dictado por su Comité: el Ejército Rojo.

<<HACEMOS SABER: Desde la aparición de este bando queda constituido el Ejército Rojo, pudiendo pertenecer a él todos los trabajadores que estén dispuestos a defender con su sangre los intereses de  nuestra clase proletaria. Este ejército quedará compuesto y se dirigirá en la forma siguiente…>>.

Pues eso: Rojo, el Ejército Rojo.

Ustedes hagan lo que quieran. Yo sigo jugando con los mapas y siempre uso el lápiz de dos colores, azul y rojo. Tengo muy claro quiénes son los rojos.

Me ha surgido, no hace mucho, una duda que espero que alguien con los hechos me la resuelva: no sé quiénes son los azules. Rojo para el bando rojo ¿y azul? ¿Quiénes son los azules? ¿Dónde está el bando azul? Porque España está dividida de nuevo entre rojos y azules. El que no quiera verlo que vaya al oculista. Yo tendré también que ir porque sigo sin ver a los azules.

En definitiva: que están ganando los rojos y el Guajaraz, la línea fuerte de nuestra defensa, desguarnecida, un caos donde todos mandan y nadie resuelve. Vaya lío que tienen montado los que parecen ser azules. Es una mezcla de la que surge de todo menos algo bueno. Así no hay quien mande.

Les hemos puesto alfombra -azul- a la penetración: roja.

Ya están aquí los rojos. En la pasarela, pisando con fuerza sobre el azul de una España que oscurece.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

20 enero 2020

AVIONES DE COMBATE RUSOS Y ESPAÑOLES General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Encuentro sobre el Báltico. Ni amigo ni enemigo; esa cosa que ahora se estila, neutra, indefinida, que consiste en hacer lo que me da la gana y a ver quién es el chulo que dispara primero.

Como Crimea. A toro pasado: despliegue en la frontera con Rusia, carros y aviones de combate españoles. Esas son las consecuencias, despliegues y más despliegues, pero nada de nada. Tensar el arco.

El CRC detecta aviones rusos en territorio de la OTAN, dicen unos, otros desdicen. Identificador IFF Amigo-Enemigo: depende. Sale un avión español a comprobarlo:

-Hola don Pepito.

-Hola don José.

-¿Pasó usted por mi casa?

¡Cómo se me escape un misil sin querer queriendo…!

Saber, saber, lo que ha ocurrido, no es fácil. Solo lo han contado los rusos; y ya se sabe que son muy fanfarrones. Dicen que, pero nadie, que no sean ellos, formalmente dice nada. En estos casos es mejor mirar para otro lado y dejar que pase el tiempo, olvido tras olvido. Claro que uno se pregunta, también cuando vuela en un caza de combate: ¿qué hago yo aquí?

Eran dos aviones rusos contra uno español. Recuerdo cuando se decía en el futbol, antes del VAR: dos contra uno una mierdecilla para cada uno. Los rusos siempre han sido malísimos. Nosotros los infantes, ahora ya se puede contar, los deteníamos en el arroyo del Guajaraz, ceca de Toledo, cuando éramos los herederos de los Tercios de Flandes; después de que hubiesen cruzado Europa y atravesado los Pirineos los esperábamos apostados en el mapa. Pues eso, porque siempre un soldado español valió por tres rusos. Que no se pongan chulos los rusos. En la Academia Militar a los filetes rusos se les llamaba filetes nacionales y a la ensaladilla rusa ensaladilla imperial. Para estepa la nuestra, la de los polvorones. Y el sol lo toman en Benidorm; algunos rusos afortunados llegan allí con sus aviones. Alguno de combate.

La OTAN despliega, pero de nada sirve. Como Crimea, un día ocurrirá y se acabarán las tonterías de una Europa que saluda a don José. Por su casa yo pasé y con ella me quedé. Adiós don Pepito.

Los rusos hacen lo que les da la gana. Como el Gobierno catalán, que nadie quiso escuchar el día de aquella histórica declaración: el tres por ciento. Oídos sordos. Esa era la clave y después llegó la independencia, que lo es de facto.

Mantenemos permanentemente el arco en tensión, por lo que cuando hay que usarlo de verdad es ya ineficaz.

<<La guerra es un asunto de astucia… No esperéis ninguna hazaña de los que carecen de talento>>.

En esas estamos. Mientras tanto: dos contra uno, una mierdecilla para cada uno. Y que vengan los rusos, que yo sigo apostado en el Guajaraz.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

16 agosto 2019