EL FRANQUISMO Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Franco, como el Cid Campeador, sigue en el campo de batalla. Su nombre inunda el panorama desolador de una España que pretende ir soltando el lastre del orden moral que la atenaza al pasado, a su milenaria historia construida gracias al sentido del deber y el sacrificio de muchos españoles. Una pesada carga de ética y patriotismo que España arrastra desde siglos, pero ahora con más densidad porque todo, desde los Reyes Católicos hasta nuestros días, se concentra en un periodo determinado y concreto: el franquismo. Franco lo es todo. La bandera es franquista, el himno suena a Franco y gritar viva España ni te cuento. El Rey, la religión católica, los colegios de curas y monjas, los militares, la Legión y hasta su cabra, el Pazo de Meirás, son tan franquistas como la paga extra, la seguridad social, los pantanos o el TALGO. En la historia de España solo ha existido Franco. Desde la Reconquista hasta nuestro despliegue en Irak.

La mismísima España es puro franquismo. Si hablamos de una e indivisible, puro fascismo, y si pronuncian aquello de una, grande y libre puede que te detengan. Hasta la tortilla de patatas es puro franquismo. Les contaré.

La mejor tortilla de patatas se comía y se come en Betanzos (La Coruña), en un famoso restaurante llamado La Casilla: Gran Merendero de Pedro Vázquez. Espléndidos jardines. Sabrosas tortillas. Así se anunciaba a principios del siglo XX cuando fue inaugurado. Hoy es uno de los más famosos restaurantes de España. La tortilla de Betanzos solo tenía, y tiene, un secreto: muchos huevos y de gran calidad, gallegos sin duda, junto a unas buenas patatas que se plantan cerca del gallinero. Franco, buen gallego, era uno de los más fervientes clientes de La Casilla y por tanto todos sus acompañantes en los veraneos gallegos se hacían asiduos comensales del <<merendero de Betanzos>>, alabando por toda la geografía española su deliciosa tortilla. Así le llegó la fama aquel bello lugar, una de las capitales del antiguo Reino de Galicia: Betanzos de los Caballeros.

A doña Carmen, esposa de Franco, también le gustaba la tortilla de Betanzos y no se le ocurrió otra cosa que llevarse al Palacio del Pardo al cocinero de La Casilla, con las gallinas ponedoras, las patatas y las sartenes incluidas. Pero mira por donde aquello no funcionó. Por mucho empeño que puso el cocinero ¿o no?, las tortillas no tenían en El Pardo el sabor y textura que en Betanzos. Y es que cada cosa en su sitio, y yo diría que en su momento.

Regresó a su añorada tierra el maestro cocinero satisfecho de su paso por Madrid y de convivir con el Jefe del Estado, pero intranquilo por no haber conseguido el propósito para el que allí le reclamaron. Dicen que estuvo mucho tiempo preguntándose en voz alta: ¿Por qué sería? Porque por falta de huevos no fue… Allí los había y bien gordos. ¿Por qué sería…?

Más conocido es Betanzos por sus huevos y patatas que por otras muchas interesantes cosas, incluso que por el hecho histórico de guardar en su Museo das Mariñas la bandera del Gobierno de la II República en el exilio. Pocos lo saben. Cosas que van y vienen, para volver e irse.

Pero es historia, anécdotas de una historia que ahora se pretende reescribir e inventar desde una posición, ambigua unos, falsa, perversa y agresiva otros.

He empezado con anécdotas para terminar muy en serio. Quien quiera saber que lea y estudie. Pero no hablen de oídas. Al menos filtren lo que escuchen con ética y rigurosidad.

No es el mal llamado franquismo a lo que aluden los soportes de las leyes que emanan de mentes rencorosas que crecen y se agrandan en el enfrentamiento. Lo que hay detrás de sus propuestas legales (?) es acabar con el orden moral. Les da igual llamarlo franquismo,  fachismo, revanchismo o totum revolutum. Se trata de hacer desaparecer todo lo que signifique sentido del deber, responsabilidad, esfuerzo y unidad alrededor del significado de España. Acabar con la conciencia de España. Ese es el objetivo; el de siempre. Los años no hacen sino fortalecer el paso decidido de los que quieren acabar con España.

Nadie enlaza los hechos del pasado reciente con los que ahora vivimos. Acabo de leer el último libro escrito por Federico Jiménez Losantos: Memoria del comunismo. De Lenin a Podemos. Imprescindible, valiente, riguroso y tajante. Volveremos en próximos artículos a sus páginas porque es necesaria su lectura para entender lo que nos está ocurriendo. Hoy solo les adelanto unas palabras que explican perfectamente lo que yo humilde e irónicamente he intentado explicarles:

<<En realidad, lo que se quiere finiquitar es, como en 1936, la libertad. Y España es el cadáver que se quiere echar a la cuneta. Desde el 11-M de 2004, el PSOE de Zapatero, los comunistas y los separatistas, con la bovina complicidad del PP de Rajoy, están empeñados en rectificar el resultado de la Guerra, para lo cual es necesario emprenderla otra vez. Al cumplirse los cien años del comunismo, la Guerra Civil española sigue siendo el banderín de enganche de los infinitos liberticidas descerebrados del mundo, a los que les suena, habrían leído en wiki, o en un tuit, que al Che Guevara, al de las camisetas, lo mató Franco, el de los Reyes Católicos, en la Batalla del Ebro. Peor aún: la lucha contra Franco, tan antifascista, o sea, tan falsa como en 1936, se ha convertido en la más eficaz herramienta de deslegitimación de la democracia y de la propia existencia de la nación española>> (Memoria del Comunismo. Federico Jiménez Losantos. Pag. 350).

Poco más que decir. No es franquismo a lo que aluden <<los infinitos liberticidas descerebrados del mundo>>,  sino al españolismo que odian. La cualidad o condición de español. El amor o apego a lo español.

Ese es su objetivo que van consiguiendo amenazando, legislando, mintiendo. Es decir: lo de siempre. Pretenden inventar España como si nunca hubiera habido España. No nos engañemos. No es Franco ni el franquismo. Lo que no soportan estas mentes retorcidas y dirigidas es la idea de España.

Quisieran que España se desespañolizara.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

19 febrero 2018

 

 

 

 

 

 

 

SAN JUAN. PATRÓN DE LA GUARDIA REAL General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Guardia Real. Formación en el Patio de Armas del Cuartel del Rey

San Juan Bautista es el Patrón de la Guardia Real. Fue instituido por la Congregación del Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos de la Sede Apostólica a petición del Arzobispado Castrense de España en el año 1998. Pero no fue tan sencillo como parece.

San Juan Bautista Patrono ante Dios de la Guardia Real

Aquella idea del patronazgo de San Juan se le ocurrió a este humilde servidor que les relata la historia siendo coronel Jefe de la Guardia Real. Con la idea en mente consulté con el Páter de la Guardia Real, Luis López Melero (q.e.p.d) cuya temprana muerte nos dejó consternados, pero que sigue siendo el gran valedor de la Guardia Real desde el Cielo junto a San Juan. El Páter se entusiasmó con el proyecto y dada su gran amistad con Monseñor Estepa, Arzobispo Castrense de España, allí nos fuimos los dos a tantear su parecer y ver las posibilidades que encerraba. Pretendíamos que el Arzobispo nos orientase y dijese las posibilidades que tenía de realización; no queríamos  hacer oficialmente una propuesta baldía. Monseñor Estepa la recibió con afecto y decisión de manera que pronto la hizo suya dándonos la certeza de que podría llegar a buen fin. A partir de ahí empezamos a dar los pasos precisos despacio y con cautela, pero con la ayuda de todo aquel al que le dábamos a conocer la propuesta. Antes de ponerla en marcha por la vía oficial quise conocer la opinión y tener la aprobación de SM. el Rey Don Juan Carlos y de acuerdo con su parecer actuar. Aproveché un momento en el que pude hablar con él de manera informal para plantearle el tema. Después de explicarle los detalles y el proceso a seguir solo me preguntó si lo había consultado con Monseñor Estepa y cuál era su opinión.

A partir de ese momento solo hubo que dar inicio a la petición oficial a través del Jefe del Cuarto Militar y del Arzobispo Castrense que influyó decisivamente en la Santa Sede.

Al servicio de la Corona: Guardia Real

Fue el 11 de mayo de 1998 cuando la Congregación para el Culto Divino de los Santos Sacramentos, en virtud de las facultades concedidas por Su Santidad Juan Pablo II, confirmó el patronazgo aprobado por Monseñor Estepa: San Juan Bautista era Patrono ante Dios de los fieles militares pertenecientes a la Guardia Real.

Fue un gran día para la Unidad que de esa manera contaba ya con su Santo Patrón protector y mediador ante Dios. Alrededor de aquel día había que crear una tradición que mantuviese vivo el patronazgo y empezar a crear historia y tradición alrededor de aquella fecha de la festividad de San Juan, el 24 de Junio. Era un día clave para los Guardias Reales y debería celebrarse con toda solemnidad. Así empezó con sencillez, pero con gran dignidad, el Día de la Guardia Real. El 12 de junio de 1988 fue la primera celebración bajo el patronazgo de San Juan Bautista presidida por el entonces Príncipe de Asturias Don Felipe, actual Rey de España.

Siento gran emoción al recordar aquellos días, una de las fechas más importantes, sin duda alguna, de mi mando en la Guardia Real.

Pero si a alguien hay que recordar de aquellos momentos en los que San Juan irrumpe en la Guardia Real como Patrón es al Páter D. Luis López Melero, el Páter Luis, alma y vocación, un cura de los pies a la cabeza que con humildad, bondad e inteligencia se ganó el corazón de los Guardias Reales y les llevó el regalo de tener a San Juan a su lado como protector. Todavía le estoy viendo con su coro de Guardias cantarle al Rey la mañana de San Juan mientras Su Majestad se emocionaba: ‹‹Estas son las mañanitas / que cantaba el Rey David / Hoy por ser día de tu santo / te las cantamos a ti…››.

FESTIVIDAD DE SAN JUAN BAUTISTA EN LA GUARDIA REAL

Día de la Guardia Real 1988 presidido por el Príncipe de Asturias

Mañana se celebra en la Guardia Real después de 19 años de patronazgo la festividad de San Juan Bautista. Una Unidad conjunta que reúne y une Ejércitos, Armas y Cuerpos, sentimientos y capacidades, donde bien podemos decir que se dan cita todos los Santos patronos con una misma y única vocación de protección a los soldados de España. En cada advocación se eleva una oración, una petición al mejor servicio, a no sentir la debilidad ni la fatiga. El sacrificio y la entrega es un deber moral que se encierra en la intimidad y el soldado comparte con su soledad mirando al Cielo de sol o estrellas, de nieblas o borrascas, de esperanzas siempre al margen de los acontecimientos. Por eso reza.

Volverán a sonar las salvas de ordenanza y el Himno Nacional, honores a nuestra Bandera, en el Patio de Armas del Cuartel del Rey. El presente y la añoranza, algo de melancolía, y el permanente recuerdo de ver cómo pasa el tiempo, como se pasa la vida, como unos se van mientras otros esperan y otros llegan. Es la esperanza de ver que todo se renueva, pero permanece, todo avanza, pero hay un momento para detenerse y mirar la obra del espíritu, la que siempre queda. Volverá a sonar en el histórico rincón de El Pardo, en el Patio de Armas, el toque de oración que es la mirada valiente que se enfrenta con el deber del pasado, el deber del respeto a los que allí han dejado alma, corazón, ilusiones, lo mejor de cada uno allí entregado. Y sonarán los himnos y el canto duro de los corazones que en una única voz se prestan al futuro tal y como fue el pasado: Lealtad, disciplina y servicio.

Es un día muy especial para los que vivimos y servimos con inolvidable amor a lo que hacíamos. Inolvidable servicio.

En este día de profundo recuerdo quiero felicitar a SM. el Rey Don Juan Carlos I por su onomástica recordando el afecto, respeto y muchas cosas más. En definitiva fueron trece años de servicio a su lado, inolvidables, por todo, pero sobre todo por el amor puesto en este servicio. ¡Gracias Majestad!

San Juan Bautista Patrón de la Guardia Real

Felicitar a todos los Guardias Reales, los de ayer, los de hoy, los de siempre.

¡Feliz Día de San Juan Bautista, Patrón de la Guardia Real!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez (Coronel jefe de la Guardia Real entre 1995 y 2000).

Blog: generaldavila.com

23 junio 2017

LOS DOCUMENTOS DE FRANCO EN SUIZA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

franco-395

Los documentos de Franco

El historiador e hispanista Stanley G. Payne en la tercera de ABC del pasado domingo día 15 escribe: ‹‹Un obstáculo fundamental para los historiadores de Franco es que la figura más dominante de la historia contemporánea de España ha dejado muy pocos papeles personales; los documentos de esta clase quedaron en poder de su hija, Carmen, duquesa de Franco, y posiblemente guardados en un banco de Suiza››.

De sus palabras derivo que algo sabe sobre tales documentos. La rigurosidad del señor Payne y el libro escrito, junto al escritor e historiador Jesús Palacios, Franco, mi padre. Testimonio de Carmen Franco, la hija del Caudillo, me hacen pensar que habló de esos documentos con quien más sabe sobre ellos, la duquesa de Franco. Pero no sabemos el alcance e importancia de lo que contienen. Me queda una gran duda. Sobre todo después de leer el magnífico libro donde las contestaciones de la hija de Franco suelen ser vacías y de escaso interés histórico. Elude lo fundamental quizá premeditadamente. Una cosa es lo que se sabe y otra hasta donde se cuenta.

‹‹Yo eso no lo recuerdo casi nada. No recuerdo nada porque no hablaba delante de mi››.

principal-portada-franco-mi-padre-es

Franco mi padre

‹‹…las conversaciones eran un poco banales, nunca eran, así, muy interesantes››.

‹‹No, de eso no hablaba…››.

Los documentos a los que el profesor se refiere ¿aclararían alguno de los muchos desconocidos aspectos de la figura de Franco o son papeles pertenecientes exclusivamente a su intimidad? En cualquier caso el interés es grande ya que de pocos hombres se ha hablado y escrito tanto y tanto se desconoce. La personalidad de Franco ha sido de tal manera manipulada por unos y otros que ni él mismo se reconocería por lo escrito o hablado. Hasta afamados historiadores se han atrevido con perfiles psicológicos que solo leerlos producen sonrojo. Se ha tejido una leyenda y por diversas razones se ha convertido en historia. Negra o urbana, pero leyenda que deforma los hechos interesadamente para desprestigiar o magnificarlos. Con ello se han cerrado muchas líneas de investigación. Es decir se han cerrado en falso y con escaso o nulo interés por recuperar la veracidad de los hechos.

No hace mucho que procedente de Méjico, enviado por amigos ajenos a la contienda y a sus protagonistas, de un bando y otro, he recibido las memorias de un famoso general del bando nacional en las que describe su participación en la Guerra Civil con todo tipo de detalles. Muy interesante y esclarecedor en muchos aspectos militares de la guerra civil española más que de la política.  Diferenciar e indagar entre los generales que dirigieron la guerra y los que hicieron la guerra, arrojaría luz sobre oscuros aspectos. Hay una enorme diferencia entre los militares (no solo generales) durante la contienda y sus trayectorias al finalizar esta. La misma que hay entre la política y lo militar. Antes de la contienda, durante, y mucho más al finalizar. Muchos militares se limitaron a la acción exclusiva de su condición y otros fueron más allá. Quedan muchos documentos y testimonios por aflorar. Surgen en inesperados lugares. Cada vez menos. Si dejásemos correr la historia y contarla de verdad aparecerían muchos más papeles ocultos. Pero hay familias que no están dispuestas a ser juzgadas desde el sectarismo y la mentira. Prefieren guardar sus testimonios y documentos. Antes de que los pisoteen como de hecho está ocurriendo. Mal asunto para la historia y la convivencia.

Cierto es que si quieres ocultar algo nada mejor que ponerlo a la vista de todos. Con Franco y su época ha ocurrido algo parecido. Todo estaba y está ahí, pero entre odios y halagos unos miraban en la dirección equivocada y otros, con título de manipulador de la historia, ponían máscara a sus lectores. Así vamos a continuar durante mucho tiempo mientras contaminemos el pasado con leyes injustas que pretenden modificar a su antojo los acontecimientos. Ante el ruido y la mentira, ante los que vociferan la historia contando lo que ellos quisieran que hubiese sido, la verdad se retira esperando calma y sosiego.

En el artículo el profesor Payne habla de la primavera de 1948 momento en que se ejerce una fuerte presión contra Franco para lograr su salida, aunque continúa diciendo que se trató simplemente de unas cuantas personas que hablaban entre sí y no formaron ninguna entidad imponente, a pesar de hablar de un ‹‹comité político›› y una ‹‹junta militar›› de generales.franco-1-octubre-2

Que yo sepa no fueron meras reuniones.

Es de suponer que el profesor ha tenido acceso a los documentos. Esos precisamente no están depositados en Suiza. Están mucho más cerca y sin fronteras por medio. No es fácil que lleguen a manos de nadie. Están. Con intenciones, planes, y firmas de unos y otros. Cartas enviadas y remites con remitentes sonados. Algo más serio que un simple intercambio de opiniones.

Todo se sabía en El Pardo. La mejor fuente de información la generaba el mismo Franco cuando hacía uso -con mucha frecuencia- de aquella frase que sobre algunos pesaba como una losa. Transitaba de lo que uno le decía a lo que el otro nunca hubiese querido que se supiese.

Excelencia me he enterado que fulano dice…

Fulano enseguida se enteraba; a veces con consecuencias. En la siguiente audiencia.

-Fulano me ha dicho que usted va diciendo que…

Algo me hace pensar que los trascendentes documentos Franco no los guardó sino que otros guardianes supieron lo que hacer con ellos y cuando hacerlo. Muchos de ellos no están en Suiza. Seguirán guardados y ocultos.

Por ahora nadie quiere permitir que se siga mancillando y mintiendo a pesar de tener las pruebas delante de las narices. Eso es lo que provocan leyes sectarias que predican la mentira y el enfrentamiento.

1373914519_439479_1373914601_noticia_normal

Archivo militar

Esperemos que el conocimiento y rigurosidad del profesor Stanley G. Payne nos ponga en el camino de descubrir nuevas líneas de investigación y afloren testimonios y documentos. La verdad por delante. La personalidad de Franco ha sido de tal manera manipulada por unos y otros que ni él mismo se reconocería por lo escrito o hablado. Todavía es mayor el desconocimiento de la guerra interna que hubo en España después de la Guerra Civil.

Al paso que vamos pronto viviremos entre la mentira y la manipulación. El pasado y el presente. ¿O lo estamos viviendo ya?

Parece ser que la indigencia intelectual es ahora universidad.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez